El presidente de Malawi, Peter Mutharika declaró este miércoles estado de desastre natural en el país, a causa de la terrible sequía en el sur de África, mientras que el vecino Mozambique, igualmente golpeado por la sequía, movilizará cerca de $10 millones de dólares para ayudar a su población.

africa_ap-644x362

Unos 14 millones de personas se enfrentan al hambre en África debido a una sequía que se ha exacerbado por el fenómeno de El NIño según el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA). (Foto: Reuters)

“Declaro a Malawi en estado de desastre natural después de la prolongada sequía en la temporada agrícola 2015-2016”, dijo Peter Mutharika en un comunicado.

“Estimamos en 12% la caída en el volumen de las cosechas de maíz en relación con el año pasado”, dijo, y agregó que “más gente va a padecer inseguridad alimentaria y necesitarán ayuda humanitaria en 2016-2017.”

El miércoles, Mozambique anunció estar en “alerta roja” debido a la sequía, y por ello prevé la liberación inmediata de 500 millones de meticales ($9.5 millones de dólares) para ayudar a las personas en situación de inseguridad alimentaria.

Siete provincias del centro y el sur del país están en esta situación, y en algunos distritos, se destruyeron más del 90% de los cultivos.

Zimbabue, también está en estado de desastre natural, Mozambique, Zambia y Malawi sufren por la escasez de alimentos, por lo que hay la amenaza de una grave crisis alimentaria en la región.

Sudáfrica, el principal exportador de cereales a sus vecinos, registra la peor sequía en más de un siglo por lo que tendrá que importar seis millones de toneladas de maíz este año, la mitad de su cosecha normal.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU afirma ayudar a 3 millones de habitantes de Malawi, donde 23 de 28 distritos están afectados por la sequía.

En febrero, el PMA sonó la alarma que indica que Malawi se enfrenta a la peor situación de inseguridad alimentaria en una década.

En la vecina Zimbabue, una cuarta parte de la población padece por la crisis alimentaria (2.8 millones de personas), el PAM ayuda a unos 730,000 habitantes.

La sequía se agrava por el fenómeno de El Niño, la corriente cálida ecuatorial del Pacífico que reaparece cada cinco o siete años y que este año es muy intensa, causando sequías en algunas zonas e inundaciones en otras.