Con su cara redonda y pantalla en el pecho, el robot humanoide Pepper está listo para recibir a pacientes y visitantes en dos hospitales belgas, en las ciudades de Ostende y Lieja.

robots-humanoides_lrzima20160613_0085_11

Robots humanoides. (Foto: AFP)

Pepper es el primer robot del mundo en servir de recepcionista en un hospital, explicaron durante su presentación los funcionarios del Centro Hospitalario Regional La Citadelle de Lieja.

El robot de 140 cm de alto, ruedas ocultas bajo un casco blanco, es capaz de reconocer la voz humana en veinte idiomas y determinar si su interlocutor es hombre, mujer o niño.

En Lieja, Pepper, con un precio de compra de unos 30,000 euros, por el momento estará confinado al vestíbulo, pero en el hospital AZ Damien de Ostende, podrá acompañar a los visitantes que lo deseen hasta la entrada de los servicios.

Los robots de la generación de Pepper, sus materiales proceden de Asia pero se ensamblan en Francia, se probaron en comercios japoneses y en algunos supermercados franceses, por lo general tienen una función comercial.

Otros robots más pequeños (57 cm), desarrollados por la misma empresa, llamados Nao, ya están activos en unos 300 hospitales y asilos de ancianos de todo el mundo, en particular en Lieja y Ostende, donde se utilizan como herramientas de apoyo en servicios pediátricos y geriátricos.