Soldados brasileños tuvieron que matar a un jaguar, el felino más grande del continente americano en peligro de extinción, que había escapado después de estar en exhibición al paso de la antorcha olímpica en Manaos, capital del estado de Amazonas.

303652-698-392

Un jaguar en exhibición durante el relevo de la antorcha olímpica en Manaos, Brasil, 20 de junio 2016. (Foto: AFP/ Jair Araujo)

El jaguar, considerado como símbolo de la Amazonia, intentó atacar a un soldado que lo iba recapturar, sus entrenadores le dispararon tranquilizantes pero tardaron en surtir efecto. Como esto no detuvo al animal, tuvieron que dispararle con una pistola en la cabeza, dijo este martes el ejército.

El felino llamado Juma vivió en cautiverio en Gigs, con otros felinos que el ejército rescató de las manos de los cazadores que habían asesinado a su madre.

Acababa de estar en exhibición al paso de la antorcha olímpica que recorre Brasil antes de su llegada a Río en la apertura de los Juegos Olímpicos el 5 de agosto.

El Comité Organizador Río 2016 admitió que fue un “error” utilizar al animal

Ninguno de los jaguares es salvaje, son animales criados en cautiverio.