China adoptó una nueva ley de protección a los animales salvajes, que prohíbe la venta de alimentos derivados de especies amenazadas, pero permite ciertos derivados, según un medio de comunicación estatal. Su legislación sigue siendo un tema muy controvertido.

245e3b7831476e0a0ab4cd70305f39cf_xl

La cantidad de tigres criados en cautiverio ha aumentado. (Foto: Internet)

La medida fue aprobada este sábado por la Asamblea Nacional Popular (ANP), “refuerza la legislación en materia de uso de animales salvajes y sus productos derivados”, según la agencia oficial de noticias Xinhua.

Las ONG criticaron el texto preliminar de la ley, diciendo que consideraba esos animales, tigres y osos, como recursos comerciales y no evitaría su masacre.

El proyecto de ley “arraiga incluso la cría en cautividad” de tigres con fines comerciales, dijo la Agencia de Investigación Ambiental.

China aprobó una ley de protección a los animales salvajes en 1989, en parte para supervisar sus exportaciones de productos derivados. La legislación se revisó en 2004.

La nueva ley, que entrará en vigor el 1º de enero, prohíbe la producción y venta de todos los productos alimenticios elaborados a partir de especies en peligro extinción, de acuerdo a una versión publicada en el sitio web de la ANP, La Cámara del régimen.

Sin embargo, la ley permite “la cría y el uso de animales para espectáculo” de especies en peligro, así como “la venta, compra y uso” de productos derivados, si las autoridades correspondiente emiten la autorización.

El texto no es claro, en las posibles diferencias entre un “alimento” y un “producto”, y no especifica cómo se obtienen las excepciones mencionadas.

Militantes de los derechos de los animales estimaron que podrían utilizar la ley como cobertura legal de la caza furtiva.

Con la nueva legislación, “el uso de animales salvajes y productos derivados dependerá principalmente de animales en cautiverio y no debe perjudicar a las poblaciones silvestres y sus hábitats”, dijo Yue Zhongming, funcionario citado por Xinhua.

En los últimos años, la cantidad de tigres criados en cautiverio ha aumentado, en la actualidad hay más de 6000.

También crían osos con el fin de perforar su bilis, usada en medicina tradicional, con métodos crueles según las ONG.

En China, el sector ganadero en cautiverio representa 7,800 millones de yuanes (1,050 millones de euros) al año, destacó el año pasado el sitio de internet China Dialogue, citando al experto Shi Haitao.