El calentamiento global también altera las nubes

Las nubes, reguladoras de la temperatura del planeta, cambiaron debido al cambio climático, y podrían contribuir a empeorarlo, según un estudio publicado en la revista Nature.

1258119

La erupción del Chichonal en 1982 causó daños devastadores y fue un suceso que no había ocurrido en más de 11 mil años en México. (Foto: Archivo Excelsior)

Desde la década de los 80, la nubosidad se ha reducido en las zonas templadas de latitudes medias, con una expansión de las zonas secas subtropicales hacia los polos, revela el análisis de 20 años de imágenes de satélite. En todas partes, las nubes se han elevado en altitud.

“Estos cambios refuerzan la absorción de la radiación solar en la Tierra y reducen la radiación térmica hacia el espacio”, explican en la Institución Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, que tomaron parte en el estudio.

“Todo está exacerbando el calentamiento global, con el aumento de la concentración de gases efecto invernadero (GEI)”.

Las nubes regulan la temperatura terrestre enviando de nuevo al espacio una parte de la radiación solar antes de que toquen el suelo. En la noche, actúan como cobertura para reducir la pérdida de calor.

Su relación con el cambio climático constituye “una de las principales áreas de incertidumbre para los científicos que trabajan en el clima y tratan de anticipar su evolución futura”, dijeron los investigadores.

Los satélites, originalmente diseñados para predecir el tiempo, no son lo suficientemente estables para seguir la evolución de las nubes durante décadas. Sin embargo, el equipo pudo corregir los datos, viendo la órbita de los satélites, la calibración de los instrumentos o la degradación de los sensores.

Los resultados mostraron cambios notables en la distribución de las nubes, que los autores pusieron en paralelo con las concentraciones de GEI de la atmósfera en la historia.

“El comportamiento de las nubes apareció en consonancia con el incremento de la concentración de GEI generado por el hombre”, dice el instituto de investigación en un comunicado. Mientras que no hay ninguna correlación con otros posibles factores como los niveles de ozono, aerosoles antropogénicos, o cambios naturales de radiación solar.

Por otra parte, la erupción del Chichonal en México en 1982 y el Monte Pinatubo en Filipinas en 1991, actuaron en las nubes y tuvieron un efecto de enfriamiento durante algunos años, enviando polvo al aire que reflejaba la luz del sol.

Sin embargo, “salvo un nuevo suceso volcánico de este tipo, los científicos esperan que los factores que afectan a las nubes continúen, mientras que el planeta se siga calentando como resultado del aumento de las concentraciones de GEI”, advierten los autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s