Los primeros seis meses de 2016 fueron los más calurosos del mundo, el mercurio está a punto de establecer un nuevo record mientras siga el calentamiento global, dijeron climatólogos de la NASA.

90453520_gettyimages-81502754

El planeta ha registrado una temperatura cada vez más cálida durante 14 meses consecutivos, de acuerdo con los registros de la NOAA. (Foto: Getty Images)

“Las temperaturas promedio para la primera mitad del año son las más altas que hayamos visto hasta ahora para este periodo”, dijo Gavin Schmidt, director de Estudios Espaciales en el Centro Goddard de la NASA.

De enero a junio, la temperatura en la superficie de la tierra y del océano superó el record de 2015, en 0.2 grados Celsius, 1.05 grados más que la media del siglo pasado (13.5 grados), anunció también la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés).

Se trata de los seis meses más cálidos desde el inicio de los registros de temperatura en 1880.

El mes pasado fue también el mes de junio más tórrido de la historia, y el decimocuarto mes consecutivo en el que se registró una temperatura récord mensual en el planeta.

Es el periodo más largo y continuo de aumento de  la temperatura global en 137 años.

“En promedio, las temperaturas fueron 1.3 grados Celsius más altas que a finales del siglo XIX”, de enero a finales de junio, dijo Gavin Schmidt.

Esta subida del termómetro durante los seis primeros meses de 2016 está ya “cerca del objetivo” del acuerdo de París sobre el clima, su objetivo es mantener el aumento de temperatura global por debajo de 2 grados, o 1.5 grados en comparación con la era preindustrial, señaló.

Según él, la corriente ecuatorial cálida del Pacífico El Niño, que volvió a aparecer el año pasado, contribuyó “con cerca del 40% del aumento de temperatura desde el comienzo de año en comparación con 2015.”

“El 60% restante se debe a otros factores, sobre todo al fuerte calentamiento del Ártico”, que se debe a las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Con la desaparición de El Niño y la aparición de la corriente fría del Pacífico La Niña, el 2017 debería ser menos caliente, predijo el climatólogo, pero destacó que siga la tendencia a largo plazo del calentamiento.

Temperaturas más calientes que la media se midieron en la mayoría de los océanos en junio, con récords en el centro y el sur del Pacífico, el noroeste y suroeste del Atlántico y en ciertas partes del noreste del Océano Indico, señaló la NOAA.

Pero el efecto más espectacular se observó en el Ártico desde enero.

90454240_gettyimages-72604775

El calentamiento de tierra y océanos también ha propiciado que el hielo marino en ambos polos disminuya notablemente. (Foto: Getty Images)

“Cada mes, a excepción de marzo, se registró un récord mensual” de retroceso del hielo en el ártico, señaló Walt Meier, científico del Centro Goddard de la NASA.

El promedio de hielo fue en junio de 11.4%, o 1.3 millones de Km2, por debajo de la media registrada entre 1981 y 2010, según la NOAA y la NASA.

Es el área más pequeña de hielo observada desde el comienzo de las observaciones por satélite en 1979, y 259,000 km2 menos que el récord anterior de 2010.

Ahora el área de hielo en el Océano Ártico en lo más caliente del verano, cuando se funde más hielo, es 40% más bajo que a finales de la década de los 70.

Desde principios de la década de los 80, el hielo se reduce a un ritmo de 13.4% por década.