Un koala australiano se consuela de haber perdido a su madre con un peluche igual al marsupial, que le ha ayudado a superar el trauma de su muerte.

peluche-consuelo-bebe-koala-afp_claima20160919_0150_28

Un peluche, consuelo para un bebé koala. (Foto: AFP)

La madre de Shayne, un koala de nueve meses, murió arrollada por un coche en el estado de Queensland, al este de Australia.

El marsupial bebé se aferraba a la espalda de su madre en el momento del accidente, el impacto lo arrojó unos 20 metros. Cuando lo rescataron, lo atacaban los cuervos.

Shayne fue trasladado al Hospital de la Fauna Salvaje del Zoológico de Australia, dirigido por la familia del “cazador de cocodrilos” Steve Irwin, defensor del medio ambiente, icono en su país.

Los veterinarios del Hospital explicaron que está superando el trauma y aprende a ser independiente gracias a un koala de peluche, al que se aferra como lo haría con su madre.

“Shayne no resultó herido en el accidente. Pero tiene que afrontar la pérdida de su madre y de las lecciones vitales que debe aprender para ser un koala independiente y salvaje”, dijo la directora de la institución Rosie Booth.

Koalas, marsupiales emblemáticos de la isla continente, son víctimas del cambio climático, de la pérdida de su hábitat, de los ataques de los perros, accidentes de carro y de las infecciones por clamidia.

El hospital de la fauna salvaje trata, en promedio, de 70 a 80 koalas por mes.

A la llegada de los primeros colonos británicos en 1788, los koalas eran más de 10 millones. Como viven en lo alto de los árboles, su número es difícil de evaluar, pero se estima que en 2012 eran unos 330,000.