En la oficina de objetos perdidos del metro de la Ciudad de México se puede encontrar de todo, pero lo que más sorprende son dos urnas funerarias.

2412140caa9cb2dmed

La Oficina de Objetos Extraviados en el Metro de la Ciudad de México se encuentra en la estación Candelaria. (Archivo/Notimex)

La oficina se encuentra en la estación Candelaria de la línea 4. Ahí se llevan los objetos olvidados o perdidos en los vagones o en alguna de las 195 estaciones del metro, que transporta al día a 5.5 millones de pasajeros.

Cada año, terminan en esta oficina unos 2,000 objetos, entre credenciales, mochilas, bicicletas, ropa, juguetes y muchos zapatos.

Las dos urnas fueron encontradas en diciembre y enero. La ley mexicana establece que los objetos encontrados no se conserven más de 6 meses, pero para las urnas se esperará el tiempo necesario, eso dijo a la AFP el Sr. Dónovan Alvarado jefe de la Oficina de Objetos Extraviados del STC.

La primera urna, de madera oscura barnizada, lleva una pequeña placa a nombre de Rebeca Menes Pérez, una niña nacida el 14 de septiembre de 2010 que murió tres años y medio después, el 8 de marzo de 2014. La urna está decorada con dos corazones, rojos con puntos blancos, pegados a ambos lados de un ángel metálico con las alas abiertas.

La otra urna, tiene una placa a nombre de Gustavo Guerra Orduña, un joven que nació en 1973 y murió en el año 2000.

El Sr. Donovan no ha escatimado esfuerzos para encontrar la pista de Rebeca y Gustavo, con la ayuda de Facebook y dos viejos directorios telefónicos, pero todo ha sido en vano.

Incluso se dirigió al Registro Civil para obtener más información, pero la administración rechazó su petición por la ley que protege la privacidad.

Ahora, sólo se espera que las familias de los dos difuntos reclamen las urnas espontáneamente algún día.

Basándose en las fechas de las placas, piensa que los propietarios llevaban las urnas a sus casas. Las olvidaron en los vagones, tal vez “abrumados por el dolor” de tener con ellos las cenizas de sus seres queridos, imagina Dónovan.