Lo que comió, los medicamentos que toma, los cosméticos que usa, es algo de la información que se puede obtener de usted gracias a un método científico que establece perfiles, principalmente para investigación criminal, revela un estudio el lunes.

suciedad-telefono-movil-estilo-usuario_972213454_117221059_667x375

la suciedad del teléfono celular dice mucho del estilo de vida del usuario. (Foto: Dominio público)

Los investigadores pudieron reconstruir el modo de vida de 39 participantes mediante el muestreo de las moléculas de sus teléfonos celulares.

“Se puede imaginar que los investigadores llegan a la escena de un crimen y encuentran objetos personales, como un celular, una pluma o una llave sin huellas dactilares, o ADN que no esté en la base de datos de la policía… sin dejar rastro”, dijo Pieter Dorrestein, profesor de la Facultad de Farmacia de la Universidad de California en San Diego, autor principal del estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS, por sus siglas en inglés).

“Al analizar las moléculas dejadas en su teléfono celular, se puede decir si se trataba de una mujer, que usa cosméticos caros, se pinta el pelo, bebe café, prefiere la cerveza al vino, le gustan los alimentos picantes, recibe tratamiento para la depresión, lleva lentes de sol, usa insecticidas y pasa mucho tiempo fuera…”, dice Amina Bouslimani, científica de la Universidad de California en San Diego y otra de los autores de este trabajo.

Los investigadores tomaron muestras en cuatro lugares del teléfono celular, y 8 puntos de a mano derecha de los participantes, dando un total de cerca de 500 muestras.

Luego, se usó la técnica de espectrometría de masas para detectar las moléculas en estas muestras.

Identificaron tantas moléculas cómo fue posible, teniendo como referencia una gran base de datos.

Este enfoque no es lo suficientemente preciso, sin la mínima duda, para identificar a una persona, como lo permiten las huellas digitales, señala el profesor Dorrestein.

Para afinar la técnica, se necesita más moléculas de referencia en la base de datos como las que se encuentran en los alimentos que se consumen más, textiles de ropa, alfombras, paredes pintadas y todo lo que está en contacto con la gente.

Además de los perfiles en las investigaciones criminales, esta técnica podría utilizarse, entre otras, para el control de seguridad en los aeropuertos y en estudios de contaminación ambiental, según los autores.