NTD Televisión

Un funcionario de seguridad chino fue elegido presidente de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). Esta nominación preocupa por el hecho de que esta organización internacional pueda usarse no solamente para localizar a funcionarios chinos corruptos que se esconden en el extranjero, sino también para reprimir a la oposición que se encuentra más allá de las fronteras de China.

469556550-594x400

(Foto: Roslan Rahman/ AFP/ Getty Images)

Meng Hongwei, que ocupó el cargo de Viceministro de Seguridad Pública de China desde el año 2004, fue elegido presidente de la Interpol en la Junta General celebrada el 10 de noviembre en Bali, Indonesia. Ocupará este cargo durante cuatro años.

“El hecho es alarmante, teniendo en cuenta que China ha usado a la Interpol desde hace años, para detener disidentes y refugiados en el extranjero”, dijo Nicolas Bequelin, director regional de Amnistía Internacional para Asia Oriental, en un mensaje de Twitter.

“A diferencia de a mayoría de los cuerpos de seguridad del mundo, la policía china tiene, además de un mandato clásico del orden público, otro político para proteger el poder del Partido Comunista Chino (PCCh)”, dijo a The Guardian.

d19e2d2cf6d8bf3_size161_w600_h468

Meng Hongwei

En los últimos meses, la “policía” de las autoridades chinas se ha propagado en el extranjero. En octubre, Tailandia detuvo a Joshua Wong, famoso activista de Hong Kong, antes de que pudiera dar su discurso programado en Bangkok.

Li Wei, director del Centro contra el Terrorismo del Instituto Chino de Relaciones Internacionales Contemporáneas, dijo a The Guardian: “Como jefe de la policía criminal internacional, Meng Hongwei fortalecerá la lucha contra la delincuencia internacional”.

“Sky Net”

Como parte de la campaña contra la corrupción del dirigente de China, Xi Jinping, que ya castigó a cerca de un millón de funcionarios chinos, las autoridades usaron Interpol para atrapar sospechosos que habían escapado del país. La parte extranjera de esta campaña del partido comunista se llama “Sky Net”.

Los funcionarios chinos que huyen del país no sólo evaden a los órganos de disciplina de partido, sino que también llevan consigo enormes riquezas. Gran parte de este dinero es fraudulento.

La dificultad para China de repatriar a estos funcionarios en fuga, se debe a que los destinos más populares son los países occidentales que no tienen tratado de extradición con China. Sin embargo, las autoridades lograron capturar alrededor de un tercio de las personas buscadas, mientras Canadá anunció su intención de iniciar negociaciones con China para concluir un acuerdo de este tipo.