Pakistán: Karachi desbordada por la basura

Tres niños murieron en Karachi, la capital económica de Pakistán, cuando el fuego comenzó en una montaña de basura cerca de su apartamento, víctimas de la mala administración de residuos que hace de Karachi un basurero a cielo abierto.

imagen-12847291-2

Un niño busca en la basura material de reciclaje en Karachi, Pakkistán. (Foto: Shahzaib Akber/ EFE)

Los vecinos salvaron a los padres, Mohammad Umayr, comerciante en telas de 31 años, y su esposa Shameen, pero sus niños pequeños no fueron rescatados a tiempo, dos de ellos murieron antes de llegar al hospital. El tercero, murió cuando los médicos trataron de reanimarlo.

El fuego comenzó en una pila de basura que cubría la estrecha calle, frente a su edificio de cinco pisos, y se propagó hasta el primer piso donde vivía la familia Umayr.

La policía no pudo determinar qué provocó el fuego, pero la única habitación del apartamento se llenó rápidamente de asfixiante humo.

El trágico caso, no es aislado, accidentes así tienen lugar aquí y allá debido a la basura.

En la actualidad, los organismos municipales sólo pueden procesar el 60% de los residuos. Los dos vertederos que existen en las afueras de la ciudad se encuentran muy lejos, accesibles por carreteras congestionadas, y de todos modos están hasta el tope.

Karachi, una metrópolis portuaria del Mar Arábigo, es la ciudad más grande de Pakistán, su población ha crecido a unos 20-25 millones de personas (no hay una cifra concreta reciente), y barrios enormes se extienden en sus laderas sin orden ni concierto.

El crecimiento se ha visto impulsado por las sucesivas oleadas de inmigrantes, incluidos los refugiados que huyeron de la guerra de Afganistán y desplazados de las zonas tribales de Pakistán.

Karachi produce cerca de 12,000 toneladas de basura al día, según las autoridades de salud.

Las autoridades son capaces de recoger cerca de la mitad, lo que no creen los más escépticos. La otra mitad se apila en las calles, arroyos y caminos, la basura orgánica se descompone con el calor húmedo, el resto se acumula cada vez más alto.

Los habitantes y dirigentes locales recurren a un sistema disque tranquilizador: la quema de basura que contiene grandes cantidades de plástico…lo que libera gases tóxicos.

Entre los dirigentes que culpan a otros y la ingobernabilidad, es difícil considerar soluciones concretas.

La corrupción y la incompetencia, las denuncias de sobornos en los contratos de recolección de basura e incluso en la gasolina usada por los camiones.

El actual alcalde, Waseem Akhtar, elegido en 2016, se queja de que no tiene dinero ni poder.

Su autoridad se ve socavada por el ejecutivo provincial, que trajo empresas chinas para manejar la basura en al menos dos de los cinco distritos de la ciudad.

Mucha gente piensa que esto no es suficiente para enfrentar el problema: la acumulación de basura de millones de habitantes en una ciudad sin reciclaje organizado, sin esfuerzos para limitar el uso del plástico, y sin gente que esté dispuesta a asumir la responsabilidad de la limpieza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s