Los animales no quieren un muro en la frontera de México-Estados Unidos

En sus biósferas protegidas, jaguares, muflones y antílopes pasan la frontera, deambulan libremente entre México y Estados Unidos, sin embargo, la construcción de un muro podría significar la extinción de estas especies en peligro.

image21

Foto proporcionada por la Reserva de la Biósfera del Pinacate y desierto de Altaír de un antílope de Sonora, cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

En ambos lados de la frontera, se establecieron áreas protegidas, en el norte de Arizona, está el refugio para la vida silvestre Cabeza Prieta. Al sur, en el estado de Sonora, está la Reserva de la Biósfera del Pinacate y el desierto de Altaír, clasificado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.

Dos santuarios que cubren 90 kilómetros de los más de 3,000 que forman la frontera: una sección que, a diferencia de otros, no está delimitado por una barrera metálica, para deleite de ciervos, ocelotes, coyotes o lobos que pasan constantemente de un país a otro.

Simplemente la construcción del muro ocasionaría muchos problemas, el muro que tanto promueve el presidente Donald Trump para impedir el paso de ilegales y traficantes de droga, sería devastador para la fauna y flora de la región, advierten los expertos.

En esta zona la temperatura llega a veces a 55°C, las lluvias son cada vez más escasas, obligando a los animales a recorrer distancias cada vez más largas en busca de agua, alimentos y refugio.

Los primeros en sufrir serían los grandes mamíferos endémicos que ya están en peligro de extinción, como el antílope Sonora de pelaje color miel, y el muflón con grandes cuernos en espiral.

El muro cortaría el flujo migratorio de algunas especies, lo que agotaría gradualmente la diversidad genética de la fauna local.

Si la población se divide en dos, se tendría cruzas entre la misma familia, lo que preocupa a los expertos.

Todo el ecosistema de la región se rompería si los movimientos de estos mamíferos se limitan por un muro.

Muchos animales rompen con sus garras la costra que se forma en la superficie del desierto después de años sin lluvia, lo que permite que el agua atraviese el subsuelo. Los herbívoros permiten dispersar muchas semillas, asegurando la perpetuidad de la fauna local. Lo que no sucedería debido al muro.

El muro, también tendría impacto en el curso del río de la frontera, se bloquearía su paso entre los dos países, afectando a la fauna y provocando inundaciones.

Los hombres también sufrirían por todas las alteraciones en el ecosistema, la calidad y cantidad de agua disponible se modificaría, así como el microclima, las partículas suspendidas en el aire y la productividad del suelo.

Varias ONGs mexicanas y estadounidenses preparan ya una ofensiva contra el proyecto de Trump.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s