Gran Barrera: Sin recuperación corales decolorados por dos años consecutivos

Por segundo año consecutivo, los corales de la Gran Barrera sufrieron un fenómeno de blanqueamiento debido al aumento de temperatura, sin posibilidad de recuperación, advierten científicos australianos.

1480345023_381010_1480353269_sumario_normal_recorte1

La Gran Barrera de Coral en Australia. (Foto: El País)

En marzo, los investigadores anunciaron que los arrecifes de la Gran Barrera de Coral, en Australia, habían experimentado un blanqueamiento sin precedentes, por segundo año consecutivo.

Sus temores se confirmaron por reconocimientos aéreos del sitio considerado como Patrimonio de la Humanidad desde 1981.

El ecosistema, el más grande del mundo, se extiende por 2,300 kilómetros, ya había pasado en 2016 por el peor evento de blanqueamiento que se haya registrado, debido a aumentos de temperaturas del océano en marzo y abril.

El blanqueamiento de los corales es un fenómeno de debilitamiento que se traduce por una decoloración. La causa es el aumento de la temperatura del agua que causa la expulsión de algas simbióticas que dan al coral su color y sus nutrientes.

Los arrecifes pueden recuperarse si el agua se enfría, pero también pueden morir si el fenómeno persiste.

Es la cuarta vez que sucede un blanqueamiento después de los de 1998, 2002 y 2016.

Los científicos han encontrado que el blanqueamiento está relacionado con el calentamiento global.

El Niño también impacta en la Gran Barrera desde el primer blanqueamiento global observado en 1998, así como en 2016.

Pero no sólo eso, la Gran Barrera se ve amenazada por el calentamiento global, los escurrimientos agrícolas, el desarrollo económico y la proliferación de estrellas de mar que destruyen los corales.

Además sufrió el paso, el mes pasado, del ciclón Debbie en la parte sur de la Gran Barrera que no había sido tocada por el blanqueamiento.

Los científicos temen que los corales hayan sufrido daños debido a sus fuertes vientos y corrientes, pero aún no se evalúan los daños causados por Debbie.

El arrecife enfrenta muchos retos pero el más evidente es el calentamiento global. La solución es reducir las emisiones de carbono.

Australia asegura que se ha esforzado por proteger la barrera, comprometiéndose a gastar más de dos mil millones de dólares australianos (1,400 millones de euros) en diez años.

La barrera y sus 345,000 kilómetros cuadrados evitaron que la UNESCO la colocara en su lista de sitios en peligro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s