El almuerzo se vende según la cara de los alumnos de escuela secundaria china

Por: Paul Huang

La Gran Época, EE.UU.

gettyimages-692798986-2-700x420

La tecnología de reconocimiento facial se propaga rápidamente en toda China. Esta foto muestra a un maestro que usa una máquina de reconocimiento facial y huellas digitales que identifica a la persona antes del examen de ingreso en la provincia de Hebei el 6 de junio de 2017. (STR / AFP / Getty Images)

En China comienzan a comer con Big Brother, salido de la famosa novela 1984 de Georges Orwell. Una escuela secundaria instaló un sistema de reconocimiento facial en su cafetería que obliga a sus estudiantes a escanear su cara para recibir el servicio.

Este sistema, alabado por los medios de comunicación estatales como un modelo innovador, es sólo un ejemplo de cómo el régimen chino está introduciendo tecnología de reconocimiento facial en toda la sociedad con el objetivo de poder controlar algún día a todos sus ciudadanos.

Según los medios de comunicación chinos oficiales, el uso de esta tecnología en la Escuela Secundaria No. 11 de Hangzhou en la provincia costera de Zhejiang, es vista por los funcionarios como una manera de resolver un pequeño problema – el de los estudiantes que olvidan traer sus vales de comida.

El sistema Smart Dining Hall 3.0, suministrado por una empresa comercial china, instaló cámaras en todos los mostradores de la cafetería. Los estudiantes al formarse para el almuerzo deben escanear sus caras para compararlas con la base de datos. Este procedimiento “sólo tarda un segundo”.

El sistema almacena los números de identificación de todos los estudiantes con fotos tomadas cuando se inscribieron en la escuela secundaria. Se les invita a tomarse varias fotos para asegurarse de poder capturar diferentes ángulos y expresiones faciales.

El sistema no solo registra las caras de los estudiantes, sino también sus estados de cuenta e historial de comidas. La escuela puede incluso enviar a los padres un informe semanal de las comidas y nutrición de sus hijos – un “progreso” en relación con la versión anterior del sistema que enviaba informes mensuales.

La escuela afirma que el uso de la tecnología de reconocimiento facial en la cafetería es más eficaz que el uso de una tarjeta de cupones de comida, porque se les puede servir a los estudiantes que olvidan su tarjeta. Antes, al día había “hasta 50 estudiantes” que la olvidaban, dice Zhang Guan-Chao, subdirector de la escuela.

Zhang Guan-Chao también anunció que, gracias al “éxito” del sistema, la escuela planea introducir un sistema similar para registrar la asistencia en las aulas. “Esta tecnología puede incluso usarse para vigilar cuál estudiante habla más durante las clases, quién estudia y trabaja más en la biblioteca, en el gimnasio y en el laboratorio de ciencias”, dijo.

 Sin consentimiento

La tecnología de reconocimiento facial se está extendiendo rápidamente en diferentes sectores de China. Sin embargo, la decisión de imponer este sistema en la vida cotidiana de los chinos casi nunca depende de la opinión de las personas vigiladas. En el caso de la Secundaria no. 11 de Hangzhou, ninguno de los informes oficiales de los medios de comunicación chinos mencionan si alguno de los padres o estudiantes dieron su consentimiento en la instalación de tal sistema.

El diario The South China Morning Post informó la semana pasada que el régimen chino, en 2015, había comenzado a instalar un gigantesco sistema de vigilancia. Este sistema vinculará cámaras de seguridad de toda China a una base de datos que contendrá el perfil de identidad facial de todos sus ciudadanos.

Según el informe, no está claro cuándo comenzará a operar el sistema, ya que las limitaciones actuales de la tecnología de reconocimiento facial y la gran cantidad de chinos a vigilar requieren mucho tiempo para instalarlo y optimizarlo.

Sin embargo, el informe señala una creciente preocupación por el hecho de que China pueda seguir el ejemplo de la Secundaria de Hangzhou y pasar a la siguiente etapa de vigilancia – grabar a todos sus ciudadanos en una gigantesca base de datos que el régimen podrá supervisar. Una intención que el régimen chino nunca ha ocultado.

Versión en inglés

Traducido por: Lucía Aragón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s