Las inversiones de China en América Latina, a expensas de EE.UU.

La compra desenfrenada de infraestructura en Latinoamérica podría resultar un arma útil contra Estados Unidos

Por: Paul Huang

La Gran Época, EE.UU.

gettyimages-460783246-5-700x420

El empresario chino Wang Jin (Izq.) del Grupo HKND da la bienvenida a miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional para la inauguración de trabajos relativos a un canal interoceánico en Tola, 22 de diciembre de 2014 (Inti Ocon / AFP / Getty Images)

La creciente influencia económica de China en América Latina, debido a la compra desenfrenada de infraestructura, podría resultar útil como arma contra los Estados Unidos en caso de conflicto militar. Es lo que sostiene el doctor Evan Ellis, investigador de Estudios Latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos del War College de los EE. UU.

El profesor Ellis argumenta que Sudamérica está cada vez más en los pensamientos del Partido Comunista Chino, ya que el Dragón tiene la intención de crear una “base operativa” en el hemisferio occidental.

Durante una conferencia en el Hudson Institute, Ellis dijo que aunque China afirma estar interesada solo en el aspecto económico de estas operaciones, el enorme alcance de estas sugiere que hay motivos militares.

Tal como se observó en Medio Oriente y África, China comenzó a comprar infraestructura y otros activos estratégicos en Latinoamérica en años recientes a un ritmo desenfrenado, a menudo a través de empresas estatales chinas, financiadas con dinero del régimen.

En Brasil, por ejemplo, China compró 87 grandes proyectos por valor de 46,800 millones dólares, vinculados a todas las áreas importantes de los sectores público y privado, que incluyen: centrales hidroeléctricas, puertos, aeropuertos, empresas agrícolas, compañías de telecomunicaciones, hospitales y bancos.

Según Ellis, la expansión de China en América Latina debería servir de advertencia a quienes toman las decisiones de seguridad nacional en Estados Unidos. Los países latinoamericanos, alguna vez considerados como el patio trasero de Estados Unidos, están recogiendo dinero chino, regalando la propiedad y el control de su infraestructura y activos críticos.

Todo lo que China compró o intentó comprar en América Latina podría usarse contra los Estados Unidos “en caso de conflicto”; Ellis afirma: “Si yo estuviera al mando del Ejército Popular de Liberación de China, miraría un mapa (de América Latina, ndr) y comenzaría a hacer preguntas sobre qué podemos hacer”.

“Si no podemos lograr que la Organización de Estados Americanos (OEA) actúe en Venezuela dada la situación ridícula que ocurre ahí, ¿cómo esperamos que estas compañías y países que están profundamente involucrados con los chinos apoyen a los Estados Unidos?”, pregunta Ellis. Venezuela sigue siendo uno de los aliados más cercanos de China, a pesar de que la economía socialista del país ha fracasado en los últimos años, convirtiéndose en un caso de crisis humanitaria.

Ellis señala que China ha definido sus relaciones con muchos estados que desea cortejar, y en América Latina hay siete (Argentina, México, Brasil, Venezuela, Ecuador, Chile y Uruguay) ‘asociaciones estratégicas’. El término parece oscuro para la mayoría de los observadores occidentales, pero en realidad es muy significativo.

En 2016, mientras los Estados Unidos estaban distraídos con sus elecciones, China silenciosamente promovió a seis de esos siete países (excluyendo Brasil) a la categoría más prestigiosa de “asociaciones estratégicas integrales”, lo que significa que China ahora considera de importancia estratégica aún mayor sus relaciones con estos países.

Ellis dice que las compras estratégicas de China en Latinoamérica, podrían permitirle acceder a “puertos de importación y puntos de apoyo de los Estados Unidos, que están muy cerca de las instalaciones comerciales operadas por los chinos”. Los que toman las decisiones en los EE.UU., dice Ellis, deberían reflexionar en las posibles consecuencias de esto.

Por ejemplo, a cien kilómetros de la costa de los EE.UU., las empresas chinas tienen depósitos, instalaciones logísticas y aeropuertos por valor de 10 mil millones de dólares, e incluso un hotel en las Bahamas, valuado en 4,200 millones de dólares.

Según Ellis, la expansión de China en África reveló muchas pistas de cómo pretende explotar estas propiedades una vez que se haya establecido una presencia lo suficientemente grande. De hecho, con el pretexto de operaciones contra la piratería, se construyó una base naval en Yibuti en el Cuerno de África, que se inauguró formalmente en agosto de 2017.

De acuerdo con el ritmo al que China compra e instala estas bases comerciales (en América Latina), puede en el futuro fácilmente convertir una base civil normal en una instalación equipada militarmente.

Versión original en inglés: https://www.theepochtimes.com/chinas-investments-in-latin-america-could-turn-military-assets-against-us-says-expert_2337148.html

Traducido del inglés al español por: Lucía Aragón

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s