Archivos

Estudiante universitaria vence el temor a la persecución en China

En china, la sola mención de Falun Dafa provoca riesgos enormes

Por Cat Rooney – Epoch Times

SAN FRANCISCO – “Durante dieciséis años, viví con el temor de que me persiguieran por mi fe”, dice Gu Peiqi, 30 años, que creció en China comunista. Su creencia es Falun Dafa, una práctica de la escuela Buda que tiene como objetivo mejorar el cuerpo y la mente. Esta práctica se puede ejercer libremente en casi todo el mundo, excepto en China.

1_5_17_sf_topstorypic_peigigu_10-24-16-catrooney-676x450

El 24 de octubre 2016 en San Francisco, Gu Peiqi evocó los valores que su familia le inculcó durante su crianza y cómo sus posibilidades de terminar la universidad se redujeron gradualmente a causa de su fe en Falun Gong, una práctica perseguida en China. (Cat Rooney/ Epoch Times)

Un año antes de ponerse en marcha la persecución, Gu tenía 11 años y adopta Falun Dafa (Falun Gong) con su madre. De acuerdo con un informe oficial, había 70 millones de practicantes en China. Fuentes de Falun Dafa, dicen que la cantidad superaba los 100 millones.

Este sistema de meditación tradicional fomenta altos valores morales, y el libro Zhuan Falun enseña cómo llegar a ser un “hombre verdadero”, cómo cultivar la compasión y la tolerancia.

“Con la lectura de Dafa, siempre encuentro un significado profundo de la vida, del universo en Dafa”, dice. Pero también trata de cómo ser una buena persona y “enfrentar las tribulaciones y problemas de la vida.”

Cuando comenzó la persecución, la televisión totalmente controlada por el partido comunista, inició la difamación contra Falun Gong, Gu no creyó ni una palabra. Los programas inculcaban el miedo y el odio contra Falun Gong, para justificar la brutal persecución.

“Me sorprendió, porque era todo lo contrario de lo que había aprendido con la práctica de Dafa y la lectura del libro Zhuan Falun, que nos dice que hay que ser una buena persona y seguir los principios Zhen-Shan-Ren (Verdad, Benevolencia, Tolerancia).”

Gu y su madre se dispusieron a contrarrestar la difamación, explicando a los demás sus experiencias positivas con esta práctica, pero la iniciativa fue muy arriesgada.

Sin embargo, la joven estudiante logró forjar su camino hacia la libertad espiritual y, elevar la voz para disipar las mentiras en contra de Falun Gong.

La educación, una prioridad para la familia

Para la familia de Gu, la educación era una prioridad.

1_6_17_2-2016_10_24_sf_peigi-gu_cat-rooney-1-674x450

Peiqi Gu creció en China, hija única de dos padres amorosos que valoran la educación. (Cat Rooney / Epoch Times)

“Soy hija única. Estaba muy, muy consentida.”

Su madre siempre se levantaba primero a preparar el desayuno. “Es curioso, desde la primaria hasta la secundaria”, explica. Su padre esperaba hasta el último momento antes de despertarla para que durmiera más. Después de desayunar o mientras lo hacía, su madre la peinaba. Su padre le arreglaba la mochila y la ayudaba a ponerse los zapatos y el abrigo.

“Así que… mi padre abría la puerta y salía corriendo a la escuela. Mis padres incluso se cambiaron a un apartamento al lado de mi escuela, hacía sólo cinco minutos a pie para llegar a clase.”

Detenciones y amenazas  

Hasta febrero de 2006, Gu Peiqi se sentía segura, especialmente en la escuela.

“Nunca olvidaré ese día cuando… mi madre y yo fuimos detenidas. “

Gu, su madre y la familia de su tía pasaban sus vacaciones en un hotel.

“Nos detuvieron a seis de nosotros y la policía nos interrogó por separado”, explica.

“Entonces, comprendieron que sólo mi madre y yo practicábamos Falun gong y por eso liberaron a mi tía y a nuestros familiares.”

Las arrestaron porque ella y su mamá distribuían DVD gratis a los comerciantes. Los DVD informaban a la gente de las tácticas de propaganda empleadas por los medios de comunicación controlados por el gobierno, para que la gente odiara Falun Gong.

Madre e hija también explicaban a los gerentes de las tiendas sus experiencias personales, como se convirtieron en personas sanas y habían mejorado por vivir en la Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia.

En la comisaría, su madre se negó a decir a la policía de donde había sacado el DVD. “La policía amenazó a mi madre con bloquear mis estudios, con arruinar mi futuro.”

Después de 48 horas en la comisaría, “enviaron a mi madre a un centro de detención, y le pidieron a mi padre que me llevara a casa. La policía… le dijo a mi padre, que no es practicante, que me cuidara, porque (ahora) tenía antecedentes penales. Si reincidía… me iban a detener y me impedirían continuar con mi educación.”

“Es la primera vez que vi a mi padre tan desesperado.”

Las graves amenazas también fueron para mi madre. “Mi mamá incluso pensó en suicidarse, no se perdonaba el hecho de impedirme ir a la escuela.”

Su padre tuvo que prometer a la policía que todo iba a ir bien, y preguntó si podía tomar el lugar de su hija en caso de que fuera a la cárcel. Esperaba con esto que sus estudios no se interrumpieran.

Impacto en la familia

A través de su historia, el régimen comunista siempre ha creado temor, para dividir a los padres de sus hijos, aislar a alguien del resto de su familia.

“La respuesta es feroz si hablamos de Falun Dafa en público, o si no renuncia a su fe cuando las autoridades del régimen comunista lo exigen. Las consecuencias, bien documentadas, incluyen la prisión, privación del sueño, prohibición de ir al baño o bañarse, amenazar con atacar a los familiares”, informa Amnistía Internacional.

“Los malos tratos se traducen en brutales palizas, vigilancia las 24 horas del día, aislamiento, descargas eléctricas, y cientos de otras formas de inhumana tortura”, según Amnistía Internacional.

Por temor a las represalias por parte de las autoridades gubernamentales, los familiares de Gu les dieron la espalda. “Nos abandonaron en la noche oscura, nos abandonaron. Nunca lo olvidaré. Se fueron…olvidaron a mi padre.”

1_6_17_4-2016_10_24_sf_peigi-gu_cat-rooney-1-674x450

Ahora vive en los Estados Unidos, Peiqi Gu puede practicar abiertamente Falun Gong. Su misión es decirle a la gente los beneficios de Falun Gong como se muestra aquí en un parque en San Francisco el 24 de octubre de 2016. (Cat Rooney / Epoch Times)

En lugar de encontrar soluciones. “Todos se juntaron… para maldecirnos y culparnos.”

“Nadie quería ayudarnos a salir de la situación. Así, comprendí que mi familia se había derrumbado.”

Desde el día en que ella y su madre fueron detenidas, Gu dice: “He vivido con el temor de ser perseguida.”

“No podía imaginar que me pasara lo peor. Así que lo único que me obsesionó durante mis cuatro años de universidad (en China), fue escapar, huir.”

Se presentaron varias oportunidades para vivir en otro lugar. Ella finalmente llegó a América. Con la ayuda de los practicantes de Falun Gong de Estados Unidos, “poco a poco dejé de tener miedo”, concluye.

El deseo de practicar Falun Gong

Después de la universidad, Gu trató de vivir en diferentes lugares fuera de China.

“Me contrataron en una empresa que me envió Laos, un país en desarrollo. Prefería vivir allí… en lugar de regresar a China. No más preocupaciones.”

Sin embargo, aun tenía miedo, la policía supervisaba el teléfono de sus padres.

Su trabajo en Laos tenía relación con la hotelería, “donde encontré cierto interés en la industria hotelera”, dijo. En 2014, fue aceptada en una escuela de Estados Unidos y comenzó una Maestría en Administración hotelera.

La escuela le dio oportunidad de asistir a una conferencia en República Dominicana, donde por primera vez, pudo practicar libremente Falun Gong desde que inició la persecución.

“Ese momento fue tan hermoso. Me sentí tan aliviada de sentarme y practicar con los demás. Me di cuenta que… el mundo entero daba la bienvenida a Falun Dafa.”

“La práctica viene de China, pero desafortunadamente, la mayoría de los chinos no son capaces de conocer la belleza de Falun Dafa.”

Gu decidió seguir haciendo lo que hacía en China, “explicar a los demás, especialmente a los chinos, lo qué es Falun Dafa, (y) por qué es maravillosa.”

Una nueva vida en Estados Unidos

En mayo de 2016, terminó su Maestría en Administración Hotelera, lo que le permitió encontrar un buen trabajo como contadora para una cadena de hoteles.

Recientemente, vio a su padre que la visitó en Estados Unidos. Ella estuvo muy contenta de volverlo a ver después de dos años de vivir en ese país.

“Nunca me había separado de mis padres tanto tiempo.”

Su padre no podía creer que su niña se había convertido en una mujer adulta, independiente, después de haber terminado sus estudios, con una nueva vida, amigos y un buen trabajo.

“Él sabe hasta qué punto tuve que luchar para sobrevivir sola en el otro lado del mundo.”

Ahora, la esperanza de toda la familia es volver a reunirse.

Fuente: College Student Overcomes Fear of Persecution in China

Traducido del inglés al español por: Lucía Aragón

Órganos por Demanda

Alix Rovi

Prisioneros, Turismo de Órganos y Mentiras

Era el año 1999 cuando el entonces Dictador del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, ordenó el desprestigio, la persecución política, encarcelamiento y asesinatos de los practicantes de cualquier creencia espiritual ajena a aquella impuesta por el Régimen -en especial a quienes practicaran la vía de meditación espiritual Falun Gong. Su única razón: celos. Mientras que su partido político tenía tan sólo setenta y cinco millones (75,000,000) de seguidores adquiridos a lo largo de los años desde la culminación de la Revolución Cultural en China; Falun Gong (FG) adquirió más de cien millones (100,000,000) de practicantes en tan sólo seis (6) años. Esta vía de meditación y cultivo personal tuvo una acogida tan favorable debido a que sus practicantes gozaban de excelente salud sin importar la edad, y debido a las mejoras en cuanto a salud y el comportamiento ético que se observaba en quienes practicaran dicha vía espiritual, Falun Gong hoy en día es ampliamente reconocido a nivel mundial y goza de distintos premios en países como los Estados Unidos y China; y su fundador, el Sr. Li Hongzhi ha sido nominado varias veces al Premio Nobel de la Paz. En su libro, Falun Dafa: Girando la Rueda del Fa, el sr. Hongzhi explica de manera sencilla qué es Falun Gong.

“Falun Gong, también llamada Falun Dafa, es una práctica de cultivo de mente y cuerpo o Qigong que consiste en cinco ejercicios suaves y sencillos, y unas enseñanzas basadas en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia”. (Li Hongzhi, 2012)

La controversia inicial era el hecho de que se persiguiera, capturara a prisioneros de conciencia, sin embargo, el hablar de la gente despertó dudas y surgió una controversia mayor, ésta última radica en el hecho de que los prisioneros (los practicantes de la vía de meditación espiritual Falun Gong), fueran utilizados, o mejor dicho, fueran los únicos utilizados para la extracción ilegal de órganos mientras se encontraban con vida y pagando condenas en cárceles, campos de trabajo forzado o en instituciones mentales. Por un lado, el Partido Comunista Chino (PCCh) mantiene su postura en negar dicha práctica alegando la utilización de los órganos de los presos con sentencia de muerte. Por otro lado, la CIPFG (Coalición para Investigar la Persecución a Falun Gong en China), los practicantes de Falun Gong y los autores del Libro Cosecha Sangrienta (David Kilgour y David Matas), se apoyan en una investigación realizada a lo largo de 6 años para reunir las pruebas suficientes contra este nuevo tipo de genocidio chino. Sin embargo, al final del análisis demostraré que China utiliza los órganos de los prisioneros de consciencia con fines de lucro y no los órganos de los presos condenados a muerte de manera altruista.

14074494_934727283337439_1005734302_o

(Foto: Public domain)

El argumento más fuerte de la posición contraria es el hecho de que China es el país que más ejecuta presos a nivel mundial, según las cifras mostradas por el PCCh (Partido Comunista Chino), se ejecutan alrededor de 7,000 a 8,000 condenados a muerte al año, y de ésta alta cifra de ejecuciones proceden los órganos para los trasplantes de órganos internos. En una entrevista televisada en la cadena estatal china conocida como CCTV13, el ex viceministro del Ministerio de Salud de China, el Sr. Jiefu Huang procede a declarar:

“En la actualidad, nuestro país realiza entre 10,000 y 11,000 trasplantes de órganos al año, somos el país con el mayor volumen de órganos. La fuente de los órganos para trasplante es en su gran mayoría de los prisioneros sentenciados a muerte”. (Human Harvest, 2010)

En una entrevista para la Televisión Estatal China, el Sr. Mao Qunan, portavoz del Ministerio de Salud de China declaró:

“El impacto que la investigación de la comunidad internacional ejerce, especialmente en el extranjero, va más allá de la cuestión del trasplante de órganos. Es un ataque intencional a China como país y a su gobierno”. (Human Harvest, 2010)

En el mismo documental realizado por el Estado se puede apreciar como el Dr. Lu Guoping, del área de trasplantes de riñón del Hospital Nacional de Guangxi, desmiente la llamada telefónica que atendió y que es utilizada como prueba en la investigación del libro Bloody Harvest.

“Cuando me encontraba de turno, en el mes de mayo del año 2006, recibí la llamada de una señora con acento norteamericano. Tenía alrededor de 50 años de edad, y me dijo que un pariente suyo sufría de uremia aguda. Le sugerí que contactara el Centro de Trasplante de Órganos de la Provincia de Guangzhou. Cuando ella preguntó si allí recibían órganos extraídos a practicantes de Falun Gong le comenté que no estaba involucrado en el proceso quirúrgico y no sabía de la procedencia de los órganos, que no podía dar respuesta a sus preguntas. 

El informe dice que cuando se me preguntó si sabía de dónde sacaban a los practicantes de FG, si de centros de detención o de cárceles, este informe alega que mi respuesta fue que los sacaban de las cárceles, pero esa no fue mi respuesta. Mi respuesta fue que ni el hospital, ni yo, estábamos calificados para realizar este tipo de cirugías. El informe inventó mis respuestas y también agrega preguntas que jamás se me hicieron”. (Human Harvest, 2010)

Puede objetarse la teoría del “Sistema por Demanda de Trasplantes” que comenzó en el año 2010, y que el PCCh utiliza para exponer que la procedencia de la totalidad de los órganos utilizados para los trasplantes -en un periodo de espera no superior a un mes- provienen exclusivamente de los sentenciados a muerte por el régimen, puesto que, según cifras dadas por la misma dictadura, ejecutan cerca de 7,000 y 8,000 presos anualmente y realizan exitosamente entre 10,000 y 11,000 trasplantes de órganos al año. La diferencia entre las ejecuciones realizadas y las operaciones exitosas no tiene fuentes apoyadas por donantes voluntarios.

Un trasplante es cuestión de tiempo, de mucho tiempo, el Sistema de Obtención y Trasplantes de Órganos (OPTN, según sus siglas en inglés), de la Administración de Servicios y Recursos de Salud (HRSA, según sus siglas en Inglés) del Departamento Estadounidense de Salud & Servicios Humanos, muestra en su portal en línea una tabla la cual contempla, entre muchos otros datos, el tiempo de espera para un determinado tipo de órgano, la espera inicial, desde el momento en que se ingresa a la lista, es superior a los 2,500 días, lo cual es refutable con el corto periodo de tiempo de espera que los Hospitales Estatales Chinos anuncian en sus portales en línea -de 2 días a 3 semanas.

“No tienes que ser un experto en la obtención y trasplante de órganos para comprender  que, si puedes obtener un trasplante de hígado o riñón en un periodo de espera de una semana, existe una gran cantidad de personas en fila compatibles con los requerimientos de tejido y sangre. En realidad, no se necesita ser genio para entender que algo no está bien con esa situación”. (David Kilgour, Bloody Harvest, 2010)

“En cualquier parte del mundo la espera por un órgano es de años, sea el órgano que sea,  hígado, riñones, corazón o pulmones. Entonces, cuando agendas con anterioridad un trasplante de corazón, con sólo viajar a China y entrar a cirugía en un plazo de un par de días, están asesinando a alguien por lo que has ordenado, no existe otra manera de explicar este tipo de procedimiento”. (David Matas, Bloody Harvest, 2010)

Además, para que un órgano sea compatible, tanto el donante como el paciente deben dar
positivo en el Test de Cromosomas (sangre y tejido), que se realiza antes de un trasplante para evitar el rechazo del nuevo órgano en el cuerpo del paciente, y es prácticamente imposible que, en caso de que china ejecutara 10,000 prisioneros al año, estos prisioneros fueran 100% compatibles con los 10,000 pacientes. Entonces viene a colación la utilización de los prisioneros de consciencia para suplir el exceso de demanda, y probablemente un gran porcentaje de la demanda en el turismo de órganos.

Como lo explica el Doctor Damon Noto de la Facultad de Medicina Mount Sinai de la Universidad de New York:

“¿Cómo tiene el PCCh la capacidad de surtir este “Sistema por Demanda de Trasplantes” en periodos de tiempo tan cortos? – La única manera en que pueda hacerlo es el tener otra fuente de recursos de donantes vivos, disponibles bajo demanda. Repito, donantes vivos, y es en este punto, es donde en algunos casos, el hecho de realizar un trasplante de órganos, por sí mismo, es un acto de asesinato. Y se debe a varias investigaciones que hemos llegado a creer que son los prisioneros de conciencia, en especial los practicantes de Falun Gong, quienes han sido asesinados por sus órganos, siendo éstos las mayores víctimas de este genocidio. Estos prisioneros conforman en su mayoría las estadísticas de presos de conciencia a lo largo de todo el territorio chino, lo cual va de la mano con la acogida en trasplantes de órganos de China. También, se puede concluir, al analizar las tablas de tiempo de los trasplantes realizados por china, de 9 trasplantes realizados en el año 1998, se pasó a 1,601 trasplantes para el año 1999, ascendiendo de manera paralela con el comienzo de la persecución a los practicantes de Falun Gong”. (Audiencia en el Congreso Americano, 12 de septiembre de 2012).

Unos claros ejemplos de esto son: la Investigación realizada por los autores del libro Cosecha Sangrienta, donde se reúnen varios años de investigación científica- política. Y demás medios donde aún se pueden apreciar los testimonios de víctimas y autores de asesinatos a practicantes de Falun Gong.

La participación de un doctor que seguía órdenes y creía en la Teoría del Sistema de Órganos por Demanda del Sistema de Ejecuciones:

Enver Thoti, antiguo cirujano de Uyghur en la Provincia de Xijiang, China, declaró: “Para el verano del año 1999, creo que era el mes de julio, uno de mis jefes de cirugía me llama y me pregunta: ¿Quieres hacer algo alocado? -Le dije que sí – era joven. Entonces me dio  instrucciones de solicitar el equipo de cirugía, dos asistentes del hospital, un asistente propio, una ambulancia y tener todo listo para el día siguiente a las 9:30 AM. A la hora esperada, nos dirigimos a un lugar llamado Western Mountain Execution Ground, ahí fue cuando escuchamos el disparo. Para mi sorpresa, cuando abrí el cuerpo, la sangre estaba fluyendo, esta persona seguía con vida, el disparo había sido en el pectoral derecho, yo debía extraer su corazón, ya saben, ubicado debajo del pectoral izquierdo”. (Testimonio en el Parlamento Escocés, abril 24 de 2014).

La declaración de una practicante de Falun Gong y afortunada sobreviviente:

“Fui forzada a realizarme varios exámenes de sangre, rayos-x y ultrasonidos para examinar el estado de mis órganos”. Cindy Son, Practicante de Falun Gong y sobreviviente a un Campo de Labor Forzado. (Human Harvest, 2010)

La entrevista a un reconocido médico en materia de obtención y trasplante de órganos a nivel mundial:

Torsten Trey, Médico Especialista, Director Ejecutivo de la Organización Médicos en Contra de la Extracción Ilegal de Órganos, declaró para NTDTV: “Cuando hablé con practicantes de Falun Gong sobrevivientes a la persecución, y supe de la continua toma de muestras de sangre, desde un punto de vista médico, si un paciente no tiene ningún problema de salud, o no solicita un examen médico, el que se realicen exámenes de sangre (10 exámenes en un lapso de dos años), no tiene ningún sentido. Sin embargo, cuando se busca un donante para un órgano, tiene sentido que se realice una continua toma de muestras para darle seguimiento”. (NTDTV, 2010)

La investigación de un periodista, investigador y escritor independiente:

Ethan Gutmann, autor del libro “The Slaughter”, declaró: “El Dr. Ko Wen-Je, Jefe del
Departamento de Traumatología de la Universidad Nacional de Taiwán, viajó en el año 2004 para negociar en un hospital de gran importancia en China la adquisición de órganos, al día siguiente le llamaron para decirle que le aseguraban que la totalidad de los órganos que sus pacientes requerían serían extraídos de practicantes de Falun Gong. Le dijeron: estas personas, son las mejores, estas personas son jóvenes, son saludables, no beben, no fuman y practican un qigong muy avanzado”. (Human Harvest, 2010).

Lo que hace la dictadura china no es algo nuevo, con anterioridad ya se había hecho uso del desprestigio, o la táctica de satanizar algo para obtener un resultado favorable, sucedió con la Alemania Nazi en contra del a comunidad judía, y en Ruanda en contra de la comunidad tootsie. Jiang Zemin, vio el surgimiento de un grupo independiente y se sintió amenazado. La dictadura china funciona con propagandas falsas y una red de mentiras, y que la población comience a creer en la Verdad, fue visto como la pérdida del control del pueblo por parte del estado.

Por ley, cuando un prisionero es condenado a muerte por ejecución, sus órganos pueden
utilizarse para trasplantes de órganos sin necesidad de obtener el consentimiento de un familiar.

Entonces, se volvió evidente que la extracción de órganos en China se ha convertido en un
negocio bastante bien remunerado cuando se sabe que los Centros Médicos Chinos
acostumbraban a declarar que la fuente número uno de ingresos era la unidad de trasplantes. En los distintos portales en línea de cada hospital, se encontraban los precios de una córnea (USD $30,000), un riñón (USD $60,000), un corazón (USD $150,000), ahora imagínense el precio que tiene una sola persona.

Por las razones expuestas con anterioridad, se sabe y se prueba que el PCCh utiliza presos de consciencia para suplir una demanda con fines lucrativos.

Falun Gong: por qué el 20 de julio es una fecha importante

Durante 16 años en China, decenas de millones de personas inocentes han sufrido una brutal persecución, que incluye la detención, la tortura, el despido del trabajo, el lavado del cerebro, y la extracción de órganos de los practicantes para venderlos y traficar con ellos. Fue el 20 de julio de 1999, cuando Jiang Zemin, entonces líder del Partido Comunista Chino (PCCh), movilizó a todos los niveles del Estado para erradicar a Falun Gong y eliminar a sus practicantes.

Practicantes de Falun Gong en Washington el 16 de julio de 2015,, pidiendo que Jiang Zemin sea llevado ante la justicia. (Foto: Larry Dye/Epoch Times)

Falun Gong (o Falun Dafa) es una disciplina que enseña los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia, y fue puesta a disposición del público en 1992 en China. De acuerdo con el gobierno había cerca de 100 millones de practicantes en China, incluyendo muchos miembros de alto nivel del PCCh. Jiang Zemin comenzó la persecución contra Falun Gong porque sus enseñanzas tienen relación con la gloriosa cultura antigua china, nada que ver con la ideología marxista profesada por el régimen.

De hecho, Jiang temía perder el poder al ver la gran cantidad de practicantes de Falun Gong, superior a los afiliados al partido comunista, una amenaza para su supervivencia en la escena política. Él decidió erradicar la práctica, de manera autónoma, sin el consenso de los otros miembros del Comité Permanente del Politburó del PCCh, el máximo órgano político en China.

Para Jiang, “ningún medio era excesivo” en el asunto de Falun Gong y “los muertos se cuentan como suicidios”, según algunos funcionarios del PCCh que desertaron. Jiang también estableció la Oficina 610, órgano extralegal del Estado con el objetivo de difamar la reputación de los practicantes, arruinarlos económicamente y destruirlos físicamente.

La brutalidad de la persecución alcanzó su punto máximo con la extracción forzada de órganos. En 2006, el abogado de derechos humanos David Matas y el ex Secretario de Estado canadiense David Kilgour, llevaron a cabo una investigación independiente que demostró que el personal militar y el de salud en las cárceles y hospitales de China extirpan a la fuerza los órganos de los practicantes de Falun Gong todavía vivos con fines de lucro. Según su informe, entre 2000 y 2005 casi 41,500 practicantes murieron a causa de esto, pero la cifra real podría ser mucho mayor.

Resistencia Pacífica

Dieciséis años después del inicio de la persecución, los practicantes de Falun Gong fuera de China siguen exponiendo la verdad sobre la brutal persecución. Vigilias con velas, actividades públicas, manifestaciones pacíficas frente a las embajadas y consulados chinos, eventos con el apoyo de políticos, son las actividades más comunes para sensibilizar a la gente. Incluso en China, a pesar de la férrea represión, los practicantes se las ingenian para exponer pancartas y se han manifestado en público, y hablan con las personas para despertarlas.

Cada vez son más los ciudadanos chinos y también de otras partes del mundo, que denuncian a Jiang por crímenes de lesa humanidad y genocidio, y más de 210 millones de chinos han renunciado al PCCh y a sus organizaciones afiliadas.

El sitio web Minghui.org ofrece información de primera mano sobre Falun Gong, ahí se informó que a finales de mayo se habían presentado 232 denuncias contra Jiang Zemin, hasta el 11 de junio eran casi 4,000, a mediados de julio llegaron a más de 35,000. Ya que los tribunales chinos deben aceptar denuncias por escrito sin poderlas rechazar, como era el caso antes, maestros, ingenieros, pilotos, militares, están denunciando a Jiang. La humanidad está despertando.

China: concierto de Maroon 5 cancelado, al parecer debido al Tíbet

El concierto previsto en China del grupo pop estadounidense Maroon 5 fue cancelado, dijeron los organizadores, los fans se preguntaban si las autoridades habían actuado en represalia por la reunión de uno de los músicos con el Dalai Lama.

Maroon 5 en Hong Kong en 2011. (Foto: Wikipedia)

Jesse Carmichael, que alterna el teclado con la guitarra en Maroon 5, tuiteó que se había encontrado recientemente con el líder espiritual tibetano, en la celebración de los 80 años del Premio Nobel de la Paz.

El tuit se refería a la persona que el régimen comunista acusa de querer separar el Tíbet de China, sin embargo fue borrado posteriormente.

Maroon 5 iba a presentarse en Shanghái el 12 de septiembre, indicó el grupo en su sitio de internet, pero esta fecha ya no aparece.

La oficina de Live Nation en China, compañía californiana que organiza espectáculos, se comprometió a reembolsar al público el precio de los boletos del concierto, sin dar ninguna explicación por la cancelación.

Los fans del grupo estadounidense, decepcionados, comentaron en las redes sociales el suceso: “Para asistir al cumpleaños de un amigo, ¿debemos adoptar sus ideas políticas?”, preguntó un internauta.

En general, a las autoridades comunistas chinas no les gusta el rock ni los valores de rebelión contra la autoridad, o el amor libre que transmite.

Desconfiado, el gobierno de Pekín obliga a los artistas de gira en China a presentar con antelación la lista de las canciones que van a interpretar.

El año pasado, los Rolling Stones dijeron que tuvieron que retirar su canción “Honky Tonk Woman” de sus conciertos en China, porque la letra no es del agrado de las autoridades.

En 2013, China prohibió la presentación del legendario grupo de música electrónica alemana Kraftwerk en un festival de Pekín, más de diez años después de figurar su nombre en el cartel de un concierto de apoyo a la causa tibetana.

Pekín también vetó a la cantante islandesa Björk, porque en 2008 en un concierto en Shanghái, había cantado “Tíbet, Tíbet” al final de su canción “Declare Independence” (declare la independencia).

En 2012, el cantante y compositor británico Elton John dedicó su concierto en Pekín al artista Ai Weiwei, abiertamente crítico del régimen chino.

“Es como demandar a Hitler”, abogados y académicos chinos dicen sobre la denuncia contra el ex líder del Partido Comunista, Jiang Zemin

Larry Ong – Epoch Times

En los últimos meses, se han presentado una serie de denuncias penales contra el ex líder chino Jiang Zemin quien ordenó la persecución a Falun Gong desde 1999. La mayoría de los denunciantes son practicantes de esta disciplina espiritual, algunos fueron detenidos por las autoridades, otros no. A medida que el clima político que rodea a la persecución a Falun Gong sigue cambiando a China, abogados y académicos comienzan a estudiar el caso.

Policías en la puerta del Tribunal Intermedio de Kunming, provincia de Yunnan, 12 de septiembre 2014. (Foto: STR/ AFP/ Getty Images)

Zhong Weiguang es un investigador chino que se encuentra en Alemania, comparó el proceso contra Jiang Zemin con “el de Hitler por crímenes de lesa humanidad después de la Segunda Guerra Mundial”. Dijo que este proceso es inevitable históricamente.

Guo Lianhui, fundador del despacho de abogados chinos Jiangxi Mingli, dijo en una entrevista que esos intentos legales eran “algo bueno”, porque, según Guo, Jiang Zemin “causó mucho daño en China y al pueblo chino, pues él inició la brutal persecución a los practicantes de Falun Gong.”

“Los que hacen maldades deben recibir su retribución”, añadió.

Zhang Zanning, profesor de derecho de la Universidad del Sudeste de la ciudad de Nanjing, provincia de Jiangsu, instó a los tribunales chinos a aceptar denuncias y acusaciones contra Jiang Zemin, en virtud del “estado de derecho”, promovido por el régimen últimamente.

“Creo que denunciar a Jiang Zemin es adecuado desde el punto de vista de la ley y la justicia”, dijo. “Mis colegas y yo tenemos la certeza de que demandar a Jiang Zemin es un signo alentador. Demuestra que la conciencia jurídica del pueblo chino está mejorando.”

Los practicantes de Falun Gong, meditación tradicional china que incorpora enseñanzas morales, han presentado al menos 70 denuncias penales contra Jiang Zemin por delitos de lesa humanidad del 28 al 30 de mayo de 2015, en China, de acuerdo con Minghui, sitio web de Falun Gong que informa regularmente de la persecución en China.

Jiang Zemin es demandado porque él inició la persecución de la práctica en 1999, y utilizó todo el aparato del partido y del Estado en la implementación de esta campaña. Una cantidad desconocida de practicantes de Falun Gong, probablemente más de 100,000, según las estadísticas y estimaciones de los investigadores, fueron torturados a muerte en custodia o víctimas de la extirpación forzada de órganos. La cantidad de muertes es imposible de evaluar en la actualidad, porque el partido comunista trata de mantener control total de esta información en China.

China: destacada periodista condenada a 7 años de prisión

Este viernes en Pekín, una prominente periodista china galardonada con varios premios internacionales, fue sentenciada a siete años de cárcel por revelar “secretos de estado”, las autoridades amordazan así una “voz libre” según militantes de derechos humanos.

En Hong Kong el 17 de abril 2015, retrato de la destacada periodista china Gao Yu, condenada a siete años de cárcel por revelar “secretos de Estado”. (Foto: AFP/ Philippe Lopez)

La dura sentencia de Gao Yu, de 71 años, viene a confirmar que el régimen del presidente Xi Jinping no da respiro a los intelectuales con ideas reformistas, considerados por el partido comunista como peligrosos para mantener su poder.

En 1997, la Sra. Gao fue la primera en ganar el Premio Mundial a la Libertad de Prensa de la UNESCO. El año pasado, Washington decía estar “muy preocupado” por la suerte de la periodista.

Gao Yu es culpable “de pasar secretos de estado a extranjeros”, dijo el tribunal en su cuenta oficial de microblog.

Shao Baojun, uno de los abogados de la condenada, dijo estar “muy decepcionado” por la decisión.

Inmediatamente después del veredicto, Gao Yu expresó su intención de apelar, pero no le dieron la oportunidad de expresarse más, informó el abogado.

Amnistía internacional lo denunció inmediatamente como una “afrenta a la justicia” y un “ataque contra la libertad de prensa”. Gao Yu es una “víctima de una ley sobre secretos de Estado, arbitraria y vagamente formulada, usada para reprimir militantes por la libertad de expresión”, dijo William Nee, experto en China en Amnistía.

Con frágil salud, la Sra. Gao compareció a puerta cerrada en noviembre por cargos de los que se declaró inocente. La prensa extranjera no tuvo acceso al tribunal.

La Unión Europea pidió, por su parte, la “revisión inmediata” del juicio de la periodista, “conforme a las normas internacionales, así como otros casos de personas que han sido procesadas por la expresión pacífica de sus opiniones o de sus demandas de mayor transparencia”, según un portavoz de los servicios diplomáticos de la UE.

Gao Yu, ex editora en jefe de la revista Economics Weekly, fue detenida a finales de abril de 2014, en una ola de aislamiento a militantes de derechos humanos al acercarse el XXV aniversario de la Masacre de la Plaza de Tiananmen en Pekín. De acuerdo con Human Rights Watch (HRW), está acusada de transmitir a un sitio web de los Estados Unidos un documento interno del Partido Comunista Chino, que abogaba por una mayor represión a las ideas democráticas, a la independencia de los medios y al registro histórico de intentos críticos al PC chino.

Reporteros sin Fronteras (RSF) dijo que la Sra. Gao había “enviado a sus medios de comunicación una nota interna del Partido Comunista Chino (documento 9), considerado secreto por las autoridades chinas, después de que ya lo había publicado en la web”.

“La comunidad internacional no debe dar más tiempo un cheque en blanco a Xi Jinping, en nombre de los intereses económicos que los unen con Pekín”, dijo RSF.

La condena de Gao Yu “es un nuevo golpe a la libertad de expresión y la libertad de prensa”, según el PEN American Center, asociación de escritores que abogan por la tolerancia y la libertad de expresión.

El 8 de mayo de 2014, la Sra. Gao apareció en la televisión estatal china en un reportaje en el que admitía sus errores. Pero, más tarde ella explicó a sus abogados que su confesión fue bajo coacción.

La “confesión pública”, procedimiento típico totalitario de la época maoísta, experimenta un segundo aire bajo el régimen de Xi Jinping, que hace campaña por el fortalecimiento del “estado de derecho”.

En 1993, ya habían acusado a Gao Yu por divulgación de “secretos de Estado”, fue condenada a seis años de prisión y fue puesta en libertad en febrero de 1999 por “razones de salud”.

Ella participó en las manifestaciones por la democracia en Tiananmen en 1989, lo que la lleva a su primer encarcelamiento.

El caso de Gao Yu fue tratado “de conformidad con la ley en vigor”, dijo el viernes Hong Lei, portavoz de la diplomacia china, y agregó que “el caso se refiere a la soberanía interna de China”.

Un sobreviviente del 4 de junio presenta una petición a la Casa Blanca

Carole Wickenkamp, Epoch Times

Petición publicada en el sitio web de la Casa Blanca, instando al gobierno de los Estados Unidos a tratar de detener la persecución del régimen chino sobre las personas involucradas en la manifestaciones democráticas de 1989 (Captura de pantalla via Epoch Times)

Petición publicada en el sitio web de la Casa Blanca, instando al gobierno de los Estados Unidos a tratar de detener la persecución del régimen chino sobre las personas involucradas en la manifestaciones democráticas de 1989 (Captura de pantalla vía Epoch Times)

Tang Baiqiao, líder estudiantil en la época de la Masacre de la Plaza de Tiananmen del 4 de junio de 1989, quiere llamar la atención del presidente de los Estados Unidos hacia el tema, con la esperanza de que con su influencia se haga justicia a las víctimas de la masacre y a todos los perseguidos desde entonces, por su implicación en movimientos democráticos.

Para este 24º. Aniversario del movimiento a favor de la democracia que siguió con la masacre del 4 de junio de la Plaza de Tiananmen, Tang, el presidente de la Academia por la democracia en China, inició una petición en el sitio web de la Casa Blanca, invitando al público a firmar. La petición pide al presidente Obama hacer una declaración para el movimiento democrático del 4 de junio, y pedir al Partido Comunista Chino (PCCh) detener la persecución del movimiento pro la democracia y la liberación de sus miembros encarcelados.

De acuerdo con los requerimientos de la página web de la Casa Blanca, si la cantidad de firmas en una petición alcanza las 100,000, la Casa Blanca hará una declaración oficial en respuesta a la petición.

Tang dijo en su denuncia que como sobreviviente de la masacre, carga sobre sus hombros el deber de trabajar por la justicia a nombre de los que murieron luego de la masacre, y los que el PCCh ha perseguido después, un objetivo que se debe alcanzar ahora. También dijo que es lo que esperan mil millones de chinos cuyas voces fueron silenciadas.

Como líder del movimiento estudiantil del 4 de junio, Tang fue detenido y condenado a tres años de prisión y vive en el exilio desde 1992. Participó en varios movimientos que trabajan por una China democrática, y es autor de dos libros.

Cada año, al acercarse el aniversario de la sangrienta represión, los manifestantes ocupan monumentos alrededor del mundo en homenaje a las víctimas. Entre los principales eventos conmemorativos de este 4 de junio, la vigilia anual en Hong Kong que atraerá a miles de personas y en Taiwán un grupo de estudiantes realizará una vigilia en Taipéi.

La petición se encuentra en la siguiente dirección electrónica: https://petitions.whitehouse.gov/petition/ask-chinese-government-end-persecutions-against-participants-tiananmen-democracy-movement/tW78XMyK