Archivos

Por qué China necesita urgentemente avanzar en las negociaciones comerciales

Por: Frank Fang

La Gran Época, Estados Unidos

xi-jinping-and-donald-trump-in-japan-01-700x420

El líder chino Xi Jinping le da la mano al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, antes de la reunión bilateral al margen del Osaka G20, el 29 de junio de 2019. (Brendan Smialowski / AFP / Getty Images)

Tras la reunión de Osaka, se reanudaron las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos. Y el presidente estadounidense Donald Trump ha acordado no imponer aranceles –que había anunciado en los últimos meses– a otros 325 mil millones de dólares en productos chinos.

Durante una conferencia de prensa celebrada el 29 de junio, tras reunirse con Xi Jinping al margen del G20 en Japón, Trump dijo: “Básicamente, hoy hemos acordado que seguiremos adelante con las negociaciones, que yo había interrumpido hace poco tiempo”.

Wu Qiang, ex profesor de ciencias políticas en la prestigiosa Universidad de Tsinghua en Pekín, explicó a Radio Free Asia que la suspensión de la guerra comercial era de vital importancia para Xi, ya que es un compromiso aceptable tanto para los “halcones” como para las “palomas” del Partido Comunista Chino.

El ex profesor dijo: “Fue un éxito diplomático decente. Aunque Xi obtuvo resultados modestos en esta ocasión, la verdad es que era muy urgente que se llegara a un acuerdo”.

Wu dijo que actualmente existe una gran presión sobre Xi: debe lograr resultados antes de la próxima Cuarta Sesión Plenaria del 19º Comité Central, que normalmente tiene lugar en el otoño.

La reunión está reservada para los funcionarios chinos más importantes del Comité Central del Partido Comunista Chino, un grupo de élite del partido compuesto por 205 miembros permanentes más 171 miembros nombrados de vez en cuando. Por lo general, durante los cinco años de mandato de los miembros del Comité Central, se celebran siete sesiones plenarias. La segunda sesión plenaria se celebró en enero de 2018, y la tercera el mes siguiente.

Se rumoreaba que la Cuarta Sesión Plenaria se celebraría el pasado mes de octubre, pero la reunión nunca se materializó. Se ha especulado mucho sobre por qué no fue así, y muchos líderes de opinión creen que la causa son precisamente las divisiones dentro del Partido.

“Un revés en las relaciones chino-estadounidenses, o un prolongado estancamiento en las negociaciones comerciales, sería un gran problema para el estatus político de Xi”.

He Jiangbing, economista y líder de opinión chino, también fue entrevistado por Radio Free Asia, y dijo que predice que el alto al fuego en la guerra comercial no durará mucho tiempo. Si las negociaciones comerciales no van bien en el futuro, es muy probable que Trump siga adelante con los aranceles que había amenazado con imponer sobre los 325 mil millones de dólares adicionales en productos chinos.

Feng Chongyi, profesor asociado de estudios sobre China en la Universidad de Tecnología de Sydney, explicó durante una entrevista con la edición china del Epoch Times que el acuerdo comercial es de vital importancia para Pekín: “La economía china no está funcionando muy bien en estos momentos. Las nuevas tasas obligarían a más y más empresas a abandonar [China, ed.], lo que conduciría a un mayor estancamiento de la economía y a un aumento del desempleo”.

Según Feng, es probable que el régimen, preocupado porque la pobreza económica conduce a la inestabilidad social, acepte algunas de las demandas de Estados Unidos para salvaguardar el papel del Partido.

Además, es probable que Pekín arrastre las negociaciones comerciales hasta que esté claro si Trump será reelegido o no en las elecciones presidenciales de 2020.

Artículo en inglés: Beijing Needs Progress in Trade Talks with US for Its Own Political Reasons, Analysts Say

Traducción: Lucía Aragón

¿Conoce usted la agenda 2030 de las Naciones Unidas? Primera parte: de los impuestos, la producción nacional y el consumo

Por Sandra Rodríguez

ods_2030

En la Cumbre para el Desarrollo Sostenible, que se llevó a cabo en septiembre de 2015, los Estados Miembros de la ONU aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que incluye un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, …( onu.org.mx)

Muy pocos han escuchado de la agenda 2030 de Naciones Unidas y aun menos son conscientes de las consecuencias nefastas de dicha agenda dirigida curiosamente por China, un país que es cada día más poderoso, y con una influencia que controla no solo el mercado internacional sino también naciones socialistas tales como Venezuela.

Esta agenda se justifica desde la necesidad del “desarrollo sostenible”, primordial para salvaguardar el planeta, que atraviesa en estos momentos los flagelos del cambio climático, las guerras y las hambrunas.

El objetivo central es que todos los países del mundo se acojan a estas reglas a la mayor brevedad, pero en especial los países occidentales, sobre todo las naciones ricas, pues para hacer posible el “desarrollo sostenible” se supone de la colaboración de los que tienen para con los que no. La pregunta es cómo se pretende recolectar dicha ayuda.

Los recursos no se pedirán voluntariamente según está agenda globalista de 2030, la ayuda se exigirá y los recursos de las naciones ricas pasarán a ser manejados y controlados por la ONU que decidirá a su vez a quién brindar dichas donaciones. Esto va directamente en detrimento de la economía de las naciones ricas de occidente, lo que supone indiscutiblemente un peligro inminente para la economía de todo el hemisferio occidental: si cae Europa y Estados Unidos, nos guste o no Latinoamérica caerá en desgracia. Todos nuestros países sufrirán el karma venezolano.

Nicolás Maduro es un ferviente ejecutor de dichas políticas socialistas maquilladas de humanitarias; a los ricos se les expropia, pero a los pobres no se les da nada, solo sobras. Entonces, ¿a dónde van esos dineros? A grandes multinacionales como por ejemplo Monsanto y Dupont, naturalmente también a la banca privada y a las grandes firmas del gigante asiático, sin olvidar otros actores menos legales como el narco.

La agenda 2030, un documento de 700 páginas, pareciera ser el plan de salvación del mundo, sin embargo, es una agenda socialista para el control de masas por parte de un gobierno global que inició operaciones después de 2015 y que se prevé estar completamente ejecutada para el 2030. En esta agenda, el contribuyente occidental verá cómo los impuestos que él paga a su nación se fugan al extranjero, provocando un resquebrajamiento de las economías nacionales. Tal escenario ya se ha vivido como experimento en Europa: con la crisis en Grecia, Italia y España se le obligó a los alemanes pagar un impuesto de ayuda a Grecia, el cual nunca llegó a solventar la crisis económica. Los recursos aterrizaron directo en los bancos que siguieron haciendo de las suyas, fomentando la xenofobia, la polarización y llevando a la gente a confiar en los partidos de corte ultraderechista, o más bien, nacional…socialista.

Como resultado, el desempleo y la crisis económica en Alemania creció, pero nunca en la escala de los países mediterráneos, pues la idea no es desangrar rápidamente al contribuyente, sino mantenerlo con la soga al cuello con contribuciones cada vez más numerosas y que se incrementarán de a poco, acudiendo a su moral como buen ser humano: tienes que ayudar al que necesita y si no, eres malvado. Por su parte, en los países en crisis, el desempleo y la burbuja inmobiliaria estalló y las pensiones desaparecieron.

La redistribución de la riqueza no solo se pretende lograr a través de estos impuestos sino también a través de la reestructuración de los modelos de producción y consumo de cada nación. El país que quiera implementar el proteccionismo para cuidar a su industria nacional será severamente castigado, pues interferiría gravemente con la recaudación de dineros para las naciones empobrecidas con regímenes socialistas y comunistas. Justamente, hoy un medio independiente colombiano denunció cómo Guaidó, el presidente interino de Venezuela, se apropió de recursos internacionales para ayudar a los pobres en Colombia y se los llevó a su país.

Usted se preguntará qué tiene que ver Guaidó con Maduro, pero es muy simple. Todo hace parte de una puesta en escena. Se trata de polarizar y enfrentar a los ciudadanos unos en contra de otros. El régimen se enriquece con las políticas de hambre de la ONU, mantiene a China y Rusia surtidos con petróleo gratis y roba recursos a su vecino para empobrecerlo y sofocarlo hasta que caiga en una crisis tan profunda que sea fácilmente influenciable en las elecciones de alcaldes y presidente, como pronto sucederá en Colombia. Todos juegan sus cartas con el mismo objetivo: El gobierno global.

El documento a punta en primer lugar a la insostenibilidad del sistema de consumo, lo que implica que cada nación se vea en la necesidad de restringir el poder adquisitivo de sus ciudadanos y al mismo tiempo retire el apoyo estatal a la industria nacional, provocando miles de despidos masivos, ya sea por reestructuración o por cierre de empresas y fábricas que ven cómo ya nadie compra sus productos. Esto lo ha venido propiciando China con sus industrias de muerte y esclavitud en su territorio matando las economías de muchos países. La materia prima es barata, la producción es barata, la mano obra casi gratuita. Un cóctel mortal para la mediana y pequeña industria de cualquier nación en el planeta y también para el consumidor: sus compras son de pésima calidad y se verá obligado a comprar una y otra vez lo mismo porque no dura. Esto va en detrimento de la economía y del bolsillo del consumidor empobrecido.

Todo esto se sostiene en la agenda justificando que hay demasiada gente que consume demasiados recursos y que el planeta sucumbirá a esta tendencia. Sin embargo, al analizar tal premisa se puede ver lo ilógico del asunto. Si bien, la población mundial es enorme, eso no quiere decir que todos consumen de igual manera, que todos tienen dinero para comprar, que todos tienen empleo. Solo menos del 20% de la población mundial sostiene la economía del planeta, los cientos de millones de pobres no cuentan para el sistema, no existen, y los mega ricos que son un escaso 1% de la población, evaden impuestos y obligaciones en paraísos fiscales que ninguna autoridad controla.

Entonces, ¿cómo afirman que el ritmo de consumo es insostenible? La clase media y la media alta cada día pierden más derechos debido a los impuestos y la reestructuración del sistema de producción. La especulación y el sistema de crédito engañan a los incautos y los ahogan en deudas, dejándolos en la total ruina. La clase media mundial es cada vez más pobre. Por lo tanto, ¿quién es el que consume desmesuradamente los recursos del planeta? Sí, las grandes multinacionales que, como Nestlé, llegan a naciones tercermundistas y se apoderan del territorio y del agua, alegando que el preciado líquido NO es un derecho humano, sino un bien de consumo. El consumidor sin ética ni control no son más que esos conglomerados alimenticios, tecnológicos, banqueros y farmacéuticos, no el ciudadano común.

Esta agenda se empeña con su discurso climático en hacerle creer al ciudadano de a pie que él es el culpable y no responsabiliza abiertamente a las grandes multinacionales por la contaminación. Por lo tanto, insiste en no comprar automóviles o mejorar los medios públicos de transporte, sino optar por la bicicleta, en no consumir agua y electricidad, mientras las grandes mineras a través del fracking envenenan las reservas subterráneas de agua y devoran energía sin límites ni restricciones, en no tener descendencia, mientras a los niños ya nacidos se les mata con azúcar y químicos.

Si bien, es imperativo regular cosas como el uso de plásticos, concretamente responsabilidad de una industria alimentaria devastadora e irresponsable, la agenda 2030 quiere hacerle creer al ciudadano que todo el caos planetario es su responsabilidad y de las naciones soberanas, por lo tanto, un gobierno global es la única solución. Un gobierno ideal en cabeza de las Naciones Unidas guiadas por China, el nuevo líder de la organización, bien conocido por sus crímenes de lesa humanidad, por sus políticas de producción desmesurada sin ética, de abortos forzados, de eugenesia, de esclavitud y control de masas por medio de la censura y de la represión.

En China pensar diferente es un delito mortal. Bien lo saben los practicantes de Falun Dafa. Cerca de 65,000 de ellos fueron perseguidos, desaparecidos, torturados y asesinados por el régimen chino y sus órganos vendidos en el mercado internacional de manera ilegal sin el consentimiento ni de las víctimas ni de sus familias. Incluso muchos de los cadáveres son ahora parte de la exposición BODIES de Günther von Hagens, ahora también investigado por estos crímenes.

Por su parte, los ciudadanos comunes son controlados por una red de cámaras al mejor estilo BLACK MIRROR y ven cómo sus derechos y libertades individuales básicas son coartadas y violadas por el régimen.

Eso es lo que le espera al mundo si más naciones se unen a esta agenda liderada por China. La ciudadanía debe saber y conocer a profundidad este documento. Trabajar, producir y consumir no es malo, quienes propician el caos y la crisis de recursos son las grandes industrias, es imperativo que los países protejan sus economías y fronteras y cuide de los suyos.

Trump anuncia aranceles del 5 por ciento sobre productos mexicanos

México ha seguido aceptando pasivamente que los migrantes ilegales crucen sus fronteras, dijo el presidente de Estados Unidos

Por: Mimi Nguyen Ly

La Gran Época, Estados Unidos

il-presidente-donald-trump-tiene-un-discorso-nella-roosevelt-room-alla-casa-bianca.-washington-1-novembre-2018.-mark-wilsongetty-images

El presidente Donald Trump pronuncia un discurso en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca. Washington, 1 de noviembre de 2018. (Mark Wilson: Getty Images)

En la noche del 30 de mayo, el presidente Donald Trump anunció nuevas tarifas: “El 10 de junio, Estados Unidos impondrá tarifas del 5 por ciento a todos los bienes que lleguen a nuestro país desde México, hasta que se interrumpa el flujo de migrantes ilegales que llegan a nuestro país a través de México”.

“Las tarifas aumentarán gradualmente hasta que se resuelva el problema de la inmigración ilegal, momento en el cual se eliminarán. La Casa Blanca difundirá más detalles”.

Sólo unas horas antes, Trump había ‘confiado’ a los periodistas que estaba preparando ‘un comunicado importante’, el más significativo y ‘sensacional’ hasta ahora sobre el tema de la frontera con México. “No estoy cerrando las fronteras, estoy haciendo otra cosa”, dijo, señalando que el comunicado “trata de las personas que cruzan la frontera ilegalmente”.

El comunicado oficial

Poco después del tweet nocturno de Trump, la Casa Blanca publicó la declaración del presidente en su sitio web.

Según el presidente Trump, México ha seguido aceptando pasivamente que los migrantes ilegales crucen sus fronteras a pesar de tener “leyes de inmigración muy estrictas”, lo que le habría permitido detener fácilmente el flujo de migrantes ilegales y enviarlos de vuelta a sus países de origen.

Además, destacó Trump, los cientos de miles de migrantes ilegales que entran a Estados Unidos a través de México han generado “una emergencia y una gran amenaza” para la seguridad nacional y la economía de Estados Unidos: “El flujo constante de inmigrantes ilegales tiene profundas consecuencias en todos los aspectos de nuestra vida nacional -continúa la declaración-, sobrecarga nuestras escuelas, obstruye los hospitales, drena nuestro sistema de bienestar social y genera una cantidad incalculable de delitos.

Por otra parte, el presidente de Estados Unidos argumenta que México no se ha comportado “correctamente” con Estados Unidos desde hace muchos años, ya que no ha frenado la oleada de inmigrantes procedentes de América Central, de países como El Salvador, Honduras y Guatemala.

“¡Esto tiene que parar! – escribió Trump – México debe estar comprometido y ayudarnos a resolver este problema”.

“Damos la bienvenida a las personas que vienen a los Estados Unidos legalmente, pero no podemos permitir que se pisoteen nuestras leyes y violen nuestras fronteras. Durante años México no nos ha tratado adecuadamente, pero ahora estamos haciendo valer nuestros derechos como nación soberana.

El presidente también dijo que si México es capaz de aliviar las crisis en la frontera sur reduciendo drásticamente o eliminando el número de migrantes ilegales que cruzan la frontera, Estados Unidos tal vez elimine los aranceles.

Pero por supuesto – subrayó Trump – “si las crisis persisten, por el contrario, el 1 de julio los aranceles se elevarán al 10 por ciento”.

Añadió que, si México no asumía un compromiso serio, los aranceles volverían a subir al 15 por ciento a partir del 1 de agosto, al 20 por ciento a partir del 1 de septiembre y al 25 por ciento a partir del 1o. de octubre.

“Como presidente de Estados Unidos, mi mayor responsabilidad es defender al país y a sus ciudadanos – concluyó Trump – Una nación sin fronteras ya no es una nación. No permitiré que se erosione nuestra soberanía, pisoteen nuestras leyes, o que sigan violando nuestras fronteras”.

Sin embargo, aún no se ha aclarado si el comunicado tendrá o no repercusiones en el nuevo acuerdo comercial firmado entre Estados Unidos, México y Canadá.

Versión en inglés: Trump to Impose 5 Percent Tariff on Mexican Imports Over Illegal Immigration

Traducción: Lucía Aragón

Bloqueo a las exportaciones de tierras raras, una opción autodestructiva para China

Si Pekín usa estos metales estratégicos como arma política contra Washington tendrá consecuencias devastadoras y podría resultar contraproducente, según los expertos 

Por: Emel Akan 

gettyimages-105983996-700x420

El bulldozer extrae suelo que contiene varias tierras raras para cargar en un barco en el puerto en Lianyungang, China, el 5 de septiembre de 2010. (Foto: STR / AFP / Getty Images)

WASHINGTON-China podría dar el giro drástico de restringir las exportaciones de elementos de tierras raras para contraatacar a Estados Unidos, mientras se intensifica la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo. Sin embargo, el uso de estos metales estratégicos por parte de Pekín como arma política contra Washington tendrá consecuencias devastadoras y podría resultar contraproducente, según los expertos. 

Aunque hasta ahora Pekín no ha dicho explícitamente que limitaría las exportaciones de tierras raras a Estados Unidos, los periódicos chinos de propiedad estatal han advertido que Pekín consideraría seriamente esta opción. 

Las tierras raras son un grupo de 17 elementos utilizados en la producción de componentes esenciales para tecnologías importantes, como los vehículos eléctricos, los teléfonos inteligentes, los aerogeneradores, satélites, misiles y los chips semiconductores. Los metales también son cruciales para el sector de la defensa, ya que se utilizan en armas guiadas con precisión, equipos de comunicaciones, motores a reacción, baterías y otros productos electrónicos de defensa. 

Los Estados Unidos fueron el mayor productor de elementos de tierras raras hasta la década de los 80. Sin embargo, muchas plantas se cerraron durante las últimas décadas debido a los costos y a cuestiones ambientales, así como a la competencia de China. Actualmente, los Estados Unidos dependen totalmente de las importaciones de tierras raras, y la gran mayoría proviene de China. 

La especulación de que China podría usar su dominio en tierras raras es una gran amenaza para Estados Unidos, según Richard Trzupek, analista del Heartland Institute, un centro de investigación con sede en Chicago. 

Los políticos y los legisladores han hecho oídos sordos al respecto, dijo. 

Si China decide restringir las tierras raras, tendría un efecto devastador en ambas partes, según Trzupek. Y un embargo total haría caer a todo el mundo industrializado, argumentó. 

Es difícil para mí creer que estén tan locos como para dar ese gran paso, dijo, y agregó que eso tendría un efecto negativo en la economía china. 

En los últimos días, los medios de comunicación estatales de China, incluyendo el Global Times y el People’s Daily, han insinuado firmemente que China podría utilizar las tierras raras como arma política en la guerra comercial con Washington. 

¿Serán las tierras raras un contra-armamento para que China contraataque la presión que Estados Unidos ha ejercido sin razón alguna? La respuesta no es ningún misterio, declaró People’s Daily en un comentario. 

Por lo que sé, China está considerando seriamente restringir las exportaciones de tierras raras a los Estados Unidos. China también puede tomar otras contramedidas en el futuro, escribió Hu Xijin, editor en jefe del periódico sensacionalista chino Global Times, en su cuenta de Twitter el 28 de mayo. 

Amenaza velada 

La especulación comenzó cuando el líder chino Xi Jinping visitó el 20 de mayo una compañía minera china de tierras raras en la ciudad de Ganzhou, conocida por sus ricos yacimientos de minerales de tierras raras. La visita de Xi ha sido considerada una amenaza encubierta dirigida a los Estados Unidos. 

Pekín ha utilizado antes las tierras raras como represalia, pero terminó disparándose en el pie. 

En 2010, Pekín cortó las exportaciones de tierras raras después de que un barco pesquero chino chocara con dos barcos de la Guardia Costera de Japón en el Mar de China Oriental. La prohibición de exportación hizo que los precios de las materias primas subieran por las nubes. La enorme subida de los precios perjudicó a Pekín, ya que alentó un aumento de la producción ilegal en China; también motivó una nueva producción en países como Australia y destruyó la demanda de metales chinos de tierras raras. 

En 2012, Japón, Estados Unidos y la Unión Europea se quejaron ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) de las restricciones de exportación de China de tierras raras. Dos años después, la OMC falló en contra de China. 

Es un posible motivo de fricción en nuestra relación bilateral, dijo Jeffrey Schott, investigador titular del Instituto Peterson de Economía Internacional, un centro de investigación con sede en Washington. 

La desconfianza crece. Por lo tanto, es algo que se debe monitorear de cerca, agregó. Pero no espera que el régimen chino instituya controles de exportación duros por segunda vez, después de haber perdido el caso en la OMC hace unos años. 

El Departamento de Defensa de Estados Unidos presentó el 29 de mayo un informe al Congreso sobre los minerales de tierras raras, según Reuters. El Pentágono no explicó los detalles del informe, pero dijo que el documento estaba vinculado a un programa federal diseñado para impulsar la capacidad de producción nacional a través de incentivos económicos. 

En diciembre de 2017, el presidente Donald Trump emitió una orden a los departamentos y agencias ejecutivas con el fin de desarrollar una estrategia para reducir la dependencia de la nación en minerales estratégicos. 

Estados Unidos perdió su capacidad de producir metales de tierras raras durante las últimas décadas, principalmente debido a la creciente oposición ambiental a la minería, dijo Trzupek, y agregó que tardaría años en reconstruir esa capacidad. 

El proceso de obtención de permisos en Estados Unidos es tan complejo y tan abierto a las obstrucciones, dijo. 

Si usted está explotando tierras raras y quiere cambiar un poco su proceso, entonces tiene que solicitar un permiso, y los grupos ecologistas que se oponen a cualquier tipo de explotación minera se romperán la espalda para oponerse a ello, explicó. Así que se vuelve más caro porque estás usando tecnología más antigua”. 

Así que, eventualmente, económicamente no tiene sentido que un operador minero o una refinería continúe haciendo negocios en este país. Ya no pueden competir más, dijo. 

Versión en inglés: https://www.theepochtimes.com/blocking-rare-earth-exports-is-a-self-destructive-option-for-china_2942855.html

Traducción: Lucía Aragón

Colapso de la economía china es cada vez más evidente

Algunos piensan que el país asiático con su economía planificada “tomará el control del mundo, otros que sus deudas son una burbuja tan grande que estallará y destruirá toda su economía

Por: Valentin Schmid

La Gran Época, Estados Unidos

452579470-700x420

Barrendero en la costa de Shanghai, 24 de julio de 2014. (Foto: Johannes Eisele: AFP: Getty Images)

China es un país de extremos, especialmente en términos de economía. Por lo tanto, no es de extrañar que algunos piensen que “China tomará el control del mundo” con su economía planificada, mientras que otros creen que sus deudas han creado una burbuja tan grande que, cuando estalle, destruirá toda su economía.

La verdad, como siempre, es más fácil de encontrar en el centro y parece que ahora están más cerca de descubrirla.

Según datos oficiales, el crecimiento del PIB chino es del 6.6 por ciento para 2018: un resultado espectacular entre las economías industriales e incluso entre las emergentes; pero el hecho es que nadie cree en estos datos, a pesar de ser en realidad los peores para China desde 1990.

Diana Choyleva, economista jefe de Enodo Economics, en una nota a los clientes sobre el crecimiento anualizado en los dos últimos trimestres de 2018 dijo: “El PIB real cayó un 1.7 por ciento y un 0.6 por ciento respectivamente en el tercer y cuarto trimestres; por el contrario, los datos oficiales muestran un crecimiento del 6.4 por ciento y del 6 por ciento. Según Choyleva, China está experimentando una recesión, aunque no sea oficial.

dyfg9-qv4aadzn9-600x360

Enodo Economics estima que el crecimiento del PIB chino fue negativo durante los últimos dos trimestres. (Enodo Economics)

Aunque esto no significa que su economía se quemará hasta los cimientos, llevando al país al colapso, la ráfaga de indicadores económicos oficiales y no oficiales que parpadean en rojo no hace realista para nada el escenario de “control mundial”.

Más y más abajo

Independientemente del indicador que se mire, se puede ver claramente que la economía china está colapsando: el crecimiento de las ventas al por menor es ligeramente superior al 5 por ciento, el nivel más bajo desde 2003, con una caída en las ventas de automóviles del 13 por ciento. Las importaciones totales en dólares estadounidenses cayeron un 7.6 por ciento en diciembre de 2018 en comparación con el año anterior.

dyf8b_2x0ai48v2-600x414

Las importaciones en China están cayendo. (Economía de capital)

La balanza por cuenta corriente de China, uno de los principales impulsores del crecimiento chino en las últimas décadas (o más bien la cantidad de exportaciones sobre importaciones), pasó del 10 por ciento en 2008 al 0.37 por ciento del PIB.

Con un descenso de las exportaciones del 4 por ciento, los analistas de Oxford Economics también dan la voz de alarma: “Mientras que el PIB de China está ralentizando su crecimiento como se esperaba, el comercio está disminuyendo bruscamente, lo que implica efectos indirectos internacionales negativos aún más fuertes. Dado que China representa alrededor del 10 por ciento del comercio mundial (y casi el 20 por ciento del crecimiento del comercio mundial en la última década), este debilitamiento de las importaciones representa una amenaza significativa para el crecimiento mundial.

dx8603mw0aaepcg-600x500

La cuenta corriente de China fue una vez una fuente de fortaleza, ya no. (TS LOMBARD)

¿Qué hay con los datos no oficiales? El China Beige Book (Cbb), que realiza un gran número de encuestas en diversas empresas y sectores del territorio chino, ya a finales de diciembre de 2018 informó de que “ahora la tendencia es de deterioro, en lo que podría ser un 2019 potencialmente aún más débil. El hecho de que los préstamos, que siguen siendo muy elevados, no hayan dado lugar a grandes inversiones de capital lo dice todo: los irrisorios resultados en los servicios y en la venta al por menor provocan un fuerte descenso del crecimiento de la inversión global”.

El Cbb también señaló que la producción en general está disminuyendo y que los servicios y los consumidores no están recuperándose, como sugieren los datos oficiales.

Dada esta desaceleración del comercio, se podría suponer que son las represalias de EE.UU. contra las prácticas desleales de China las que están causando problemas a la economía china, pero no es así. La Cbb informa que sólo el 18 por ciento de las empresas que operan en la provincia altamente industrializada de Guandong (sur de China) mostraron un aumento en los pedidos de exportación en el cuarto trimestre, por debajo del 65 por ciento en el tercer trimestre de 2018.

Aunque la dura postura de la administración Trump respecto a las políticas anticompetitivas de China ciertamente no está ayudando a Pekín, no es la causa principal de la desaceleración y los problemas de la economía.

De hecho, el comercio con los países asiáticos ha caído mucho más que el comercio bilateral con los Estados Unidos, y los problemas internos de China, como la ralentización de las ventas al por menor, no pueden explicarse sólo por los aranceles impuestos por Trump.

Acreedores

El principal problema de la economía china son las deudas y los excedentes de producción: las deudas han alcanzado el 300 por ciento del PIB.

El financiamiento se ha utilizado para la construcción de trenes, carreteras, aeropuertos, apartamentos, barcos: en otras palabras, para construir un poco de todo. La utilidad de algunos de estos trabajos puede ser discutida, mientras que otros fueron claramente inapropiados.

Si el producto no es útil y sostenible, no generará el rendimiento económico necesario para saldar la deuda. Este problema podría haberse detenido de raíz, pero la planificación del Gobierno central chino quería cada vez más siderúrgicas y más trenes de alta velocidad, posponiendo el momento de la confrontación hasta el último momento en que las empresas tuvieran que declararse en quiebra.

Por lo tanto, para mantener los trenes en funcionamiento, se crearon aún más deudas y problemas para ser resueltos.

Ahora el crecimiento de la deuda también se ha detenido, lo que probablemente sea la causa principal de la fuerte desaceleración. El gran crecimiento del crédito oficial se ha ralentizado a alrededor del 10 por ciento, el más bajo en una década.

En el contexto de una deuda más amplia, el sistema bancario paralelo de préstamos fiduciarios, aceptaciones bancarias y productos de gestión de activos está creciendo de forma muy negativa.

En otras palabras, la CbbB informa de que las empresas se están quedando sin canales oficiales de liquidez, pero esto es más una señal de desesperación que de crecimiento futuro: “Las pruebas de las acciones clandestinas del Banco Popular de China (PBOC) son cada vez más evidentes: la tasa de demanda de préstamos se ha mantenido alta, pero a pesar de ello la tasa de rechazo está en su nivel más bajo de todos los tiempos; tanto los préstamos bancarios normales como los préstamos en suspenso son de nuevo más baratos. El problema no es la falta de préstamos, sino el hecho de que la abundante deuda no estimula el crecimiento”.

Esta divergencia explica que las inversiones en activos fijos que aumentaron en diciembre en un 5.9 por ciento en comparación con el año anterior, en contraste con el resto de indicadores, todos ellos en declive. Según la CBB, fueron las empresas estatales y las más grandes las que obtuvieron los mayores préstamos para utilizarlos en actividades de construcción, que son las más fáciles de manipular de una manera que engaña a la planificación central.

Desesperación

Con el nuevo año, los responsables de la planificación central del régimen chino se están desesperando cada vez más y esto ha llevado a la aparición del Banco Popular de China (PBOC).

Después de que a finales de 2018 se hubiera reducido la cantidad de dinero que los bancos deben mantener en reserva, a principios de 2019 PBOC inició un programa completo de flexibilización cuantitativa (Quantitative Easing, QE).

Aunque todavía no se conocen los datos finales, el programa permite a los bancos intercambiar garantías casi inutiles por activos del banco central, reduciendo así los riesgos en sus balances y liberando reservas para nuevos préstamos.

Pero a pesar de ello, el líder Xi Jinping ha usado palabras fuertes para alertar a sus camaradas. Según el medio de comunicación del estado Xinhua, durante una reunión interna del partido en enero de 2019, dijo: “El partido se enfrenta a largos y complejos exámenes en términos de mantener las reglas, reformar y abrir una economía de mercado en un entorno externo. El partido se enfrenta a los graves y penetrantes peligros de la falta de espíritu, la falta de capacidad, la distancia de la gente, así como a un estado de pasividad y corrupción. Se trata de un juicio general basado en la situación actual”.

Su valoración no está muy lejos de la verdad, porque “la situación actual” está degenerando cada vez más rápidamente.

Humo y ceniza

Sobre la base de todo esto, ¿puede concluirse que el otro extremo (el colapso total de la economía china esperado por algunos) tendrá lugar y como resultado la gente en Pekín volverá a usar caballos o, en el mejor de los casos, bicicletas? ¡Probablemente no!

El resultado más probable de la reducción de la deuda será un período de crecimiento bajo o inexistente e importantes ejercicios contables creativos para barrer la deuda incobrable bajo la alfombra, como el escritor Fraser Howie declaró en su libro ‘Capitalismo Rojo’ al describir los rescates bancarios alrededor del año 2000: “Mucho de esto fue contabilidad: mezclar recursos, mover cosas fuera de balance, sacándolas fuera del ojo público”.

Esta estratagema puede evitar un colapso explosivo, pero como se ha malgastado demasiado capital y mano de obra en proyectos de planificación central tecnocrática, ni siquiera traerá crecimiento.

Por lo tanto, es muy probable que China se parezca a Japón, que se ha enfrentado a un caso similar de fuerte endeudamiento, excepto que Japón ha logrado llevar a toda la población a la prosperidad, no sólo a la mitad, lo que ya sería mucho para los propósitos del Partido Comunista y el “modelo chino” de “estatismo” y planificación central.

La economista Diana Choyleva sostiene que, por supuesto, habrá altibajos y que la QE, así como otros estímulos del gobierno, podrían aumentar la actividad por un tiempo, pero no por mucho tiempo; por lo tanto, aconseja a los inversores que se abrochen los cinturones de seguridad porque “estos cambios tectónicos harán mucho más difícil, si no imposible, que Pekín cuente con las herramientas probadas de estimulación política para restaurar el crecimiento sostenible. Aunque inciertos, los mercados financieros mundiales todavía tienen que entender que esta vez es realmente diferente en China”.

Artículo inglés:  Big Trouble in Little China.The country’s economic problems are starting to escalate

Traducción: Lucía Aragón

¿Está aumentando el desempleo en China?

Millones de trabajadores migrantes regresan a sus hogares

Por: Sunny Chao

La Gran Época, Estados Unidos

GettyImages-831734992-550x330

Un trabajador empuja un carrito en el sitio de construcción de un complejo de viviendas en Beijing el 15 de agosto de 2017. (Foto: Greg Baker / AFP / Getty Images)

El 8 de noviembre, el Ministerio de Agricultura chino anunció que actualmente hay 7,4 millones de trabajadores migrantes que regresan a sus lugares de origen después de haber trabajado en centros urbanos.

En los últimos años, millones de chinos de zonas rurales –muchos de ellos de aldeas agrícolas empobrecidas– han viajado a las principales ciudades del país en busca de empleos mejor pagados para mantener a sus familias. China tiene alrededor de 300 millones de trabajadores migrantes.

El Ministerio declaró que entre los que regresan a sus casas había trabajadores migrantes, estudiantes, personal militar retirado y personal científico y técnico. Su edad media es de 40 años, y el 40 por ciento de ellos completaron la educación superior. El ministerio dijo que estas personas se convertirían en “la principal fuerza” para que los agricultores se hagan ricos.

Sin embargo, existe una gran posibilidad de que se trate de personas que han perdido sus empleos y que ahora se ven obligadas a regresar a sus hogares.

El régimen chino considera el desempleo un tema tabú y siempre se ha subestimado. Aunque la tasa de desempleo oficial de China es de alrededor del 4 por ciento, esta cifra no incluye a los trabajadores migrantes, que son tratados casi como ciudadanos de segunda clase debido a su origen rural. A menudo no son elegibles para los beneficios del estado, como el de desempleo.

La economía china está experimentando una desaceleración del crecimiento, como lo demuestran varios indicadores económicos, como la inversión inmobiliaria, que alcanzó su nivel más bajo en 10 meses, el crecimiento de las ventas al por menor, que fue inferior al esperado, y la caída de las cotizaciones bursátiles.

El Sr. Wang, un trabajador migrante de la provincia de Jilin, dijo a NTD TV, parte de Epoch Media Group, en una entrevista realizada el 12 de noviembre, que había estado trabajando con otros migrantes durante varios años para un promotor inmobiliario en una ciudad importante, pero que no habían recibido ingresos suficientes. En los últimos tres años, han emprendido acciones legales contra el promotor, pero no han recibido respuesta.

“Hemos demandado repetidamente a estos promotores por deudas salariales con los trabajadores migrantes, tanto con el gobierno local como en Pekín. Pero los funcionarios del gobierno nos ahuyentaron con porras de la policía”, dijo el Sr. Wang.

Con tanta gente que regresa a las zonas rurales, las oportunidades de empleo serían aún más limitadas, dijo. Volver a tu ciudad natal es sólo un eufemismo de desempleo.

“No tenemos dinero. ¿Cómo podríamos empezar un negocio en nuestra zona?” continuó. “Si pudiéramos empezar un negocio y vivir bien en casa, ¿por qué nos molestaríamos en ir a la ciudad a buscar trabajo?”

NetEase, un portal de información chino, informó el 22 de octubre que 5,04 millones de empresas cerraron sus puertas y más de 2 millones de personas perdieron sus empleos en China en la primera mitad de este año. El informe también señala que los directores generales de 453 empresas que cotizan en bolsa dimitieron o fueron despedidos durante el mismo período. Los censores chinos eliminaron rápidamente este informe.

Yang Zhanqing, un alto directivo de una ONG china, también dijo a NTD que, dado que la mayoría de los trabajadores migrantes se han acostumbrado al estilo de vida urbano, les será difícil reajustarse al estilo de vida rural.

Versión original

Traducción de Lucía Aragón

 

Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, México y Canadá: una victoria para las tres naciones

La UETA es el resultado de la renegociación del TLCAN por parte de los Estados miembros en el período 2017-2018, aceptaron informalmente las condiciones el 30 de septiembre y formalmente el 1º. de octubre de 2018

Por David Kilgour

La Gran Época, Canadá

gettyimages-969834996-700x420

El Presidente Donald Trump y el Primer Ministro Justin Trudeau celebrando una reunión al margen de la Cumbre del G7 en La Malbaie, Quebec, Canadá, el 8 de junio de 2018. (Foto: SAUL LOEB/AFP/Getty Images)

El comercio entre Estados Unidos y Canadá ha proporcionado durante mucho tiempo buenos medios de vida a millones de personas en ambos países. Por lo tanto, mucha gente apoyó el Tratado de Libre Comercio (TLC) de 1988 y su ampliación en 1994 para incluir a México en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) (en inglés: NAFTA).

Después de más de un año de negociaciones, los tres gobiernos nacionales, a veces llamados los “Tres Amigos”, acordaron en principio enmendar y renombrar el TLCAN, que ahora regula lo que ha alcanzado más de mil 200 millones de dólares anuales en el comercio de bienes y servicios. El nuevo acuerdo pasa a denominarse Acuerdo México-Estados Unidos-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés).

Cuáles son los cambios: ¿qué perdimos o ganamos?

Se eliminaron las disposiciones relativas a las controversias entre inversores –Estados (Capítulo 11), que tienen un impacto negativo significativo en Canadá.

Abandonaron el intento estadounidense de eliminar las medidas para proteger las industrias culturales y de medios de comunicación de Canadá.

Los tres gobiernos acordaron mejorar los derechos laborales y ambientales. Los mexicanos podrán sindicalizarse más fácilmente; los camiones que crucen la frontera de Estados Unidos tendrán que cumplir con normas ambientales más estrictas.

Se ha establecido un comité conjunto para examinar la aplicación de la política macroeconómica en los tres países.

Canadá se resistió con éxito al intento de Estados Unidos de eliminar un procedimiento independiente de solución de controversias entre los socios del TLCAN (Capítulo 19). Los tres países pueden ahora impugnar las cuotas compensatorias y antidumping del otro país ante grupos especiales de representantes de la AEUMC, en lugar de ante tribunales estadounidenses.

Los productores lecheros de Estados Unidos obtienen un mejor acceso al mercado canadiense –una victoria para el presidente Donald Trump. Canadá acordó ampliar el acceso libre de impuestos a su mercado interno, algo más de lo que ya se había ofrecido bajo la administración de Obama en las negociaciones de la Asociación del Pacífico (PPT). En la práctica, esto afecta sólo a una fracción del 1 por ciento de las exportaciones totales de Canadá.

Las clases especiales 6 y 7 de los productos lácteos en disputa están estandarizadas. Los productores lácteos canadienses están, con razón, insatisfechos con la decisión del gobierno de Trudeau de permitir que más leche estadounidense pase a través del muro arancelario que protege el sistema de gestión de la oferta. Aunque los productores lácteos canadienses recibirán subsidios de compensación, el acuerdo tendrá poco o ningún impacto en los precios al consumidor en Canadá.

Los aranceles sobre el acero y el aluminio impuestos a Canadá bajo el pretexto de la seguridad nacional de Estados Unidos han causado daños a ambas economías. Ford Motor Company anunció que los dos gravámenes le costaron más de mil millones de dólares sólo el año pasado.

El Presidente del Sindicato de Siderúrgicos de EE.UU. se pronunció en contra de ambas medidas. Siguen en vigor porque Canadá ya ha respondido con una represalia de un dólar por uno, por lo que ahora era un momento excelente para que ambos gobiernos concluyeran una tregua.

El Sindicato de Trabajadores del Automóvil Unifor y el Congreso Laboral Canadiense han elogiado el acuerdo de no imponer tarifas similares en el sector automotriz.

La USCA limitará el número de automóviles y el valor de las piezas de automóviles que Canadá puede enviar a los Estados Unidos sin pagar impuestos más altos. A partir de 2020, calificar para la exención de impuestos, un automóvil o camión deberá tener al menos el 75 por ciento de sus piezas producidas en los Estados Unidos, México o Canadá.

Además, a partir de 2020, al menos el 30 por ciento del trabajo realizado en un vehículo admisible debe ser realizado por trabajadores que ganan al menos $16 por hora (€14), lo cual es aproximadamente 3 veces más del salario actual de los trabajadores automotrices mexicanos. Esto ayudará a los trabajadores de la industria automotriz, pero aumentará los precios de los automóviles y dificultará que los automóviles fabricados en América del Norte compitan en los mercados internacionales.

La USCMA requiere que Canadá y México respeten los largos plazos de patentes que Estados Unidos impone a sus compañías farmacéuticas. Más concretamente, el capítulo sobre propiedad intelectual prevé una ampliación del período durante el cual los nuevos medicamentos biológicos de alto costo estarán protegidos de la competencia de los genéricos.

Esta extensión significa que las compañías farmacéuticas estadounidenses podrán vender sus productos biológicos en Canadá durante toda una década, retrasando la introducción de medicamentos genéricos de menor costo en dos años. Según Richard Gold, profesor de derecho de la Universidad McGill y experto en propiedad intelectual, podría costar a los canadienses “decenas de millones” de dólares anuales.

Una de las novedades de la USFTA es una cláusula que otorga a Estados Unidos el equivalente a un veto sobre cualquier acuerdo de libre comercio que los otros dos socios deseen negociar con un “país no comercial” incluido en la lista, como China (que ya está en la lista estadounidense).

El economista Paul Krugman, ganador del Premio Nobel, predijo con razón hace años que la continua negativa de Pekín a permitir que su moneda flotara provocaría represalias por parte de economías en las que un yuan manipulado crea una enorme ventaja competitiva para China.

Chrystia Freeland, la respetada Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, dijo que el nuevo acuerdo preserva la arquitectura económica que durante mucho tiempo ha gobernado el comercio norteamericano. Los críticos creen que Estados Unidos está decidido a dictar las condiciones del comercio y que los socios más pequeños pueden consentir o sufrir años de acoso.

A pesar de ello, la USCA es considerada actualmente una “victoria” para todos los participantes. Donald Trump consigue su primer acuerdo comercial “importante” justo a tiempo para las elecciones intermedias. El presidente saliente de México, Enrique Peña Nieto, renuncia con orgullo a su cargo; el presidente electo Andrés Manuel López Obrador evita las negociaciones comerciales trilaterales. El Primer Ministro Justin Trudeau puede decir que defendió con éxito a Canadá contra un desastre económico.

David Kilgour, abogado de profesión, sirvió en la Cámara de los Comunes de Canadá durante casi 27 años. Durante el gobierno de Jean Chrétien, fue Secretario de Estado  (América Latina y África) y también Secretario de Estado (Asia-Pacífico). Es autor de varios libros y coautor con David Matas de Bloody Harvest (Muestras mortales: El asesinato de practicantes de Falun Gong por sus órganos).

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente las de Epoch Times.

Versión original

Traducción de Lucía Aragón