Archivos

El anciano que vende sobres en la ITB

El anciano vendedor de sobres.

La historia real del anciano que vende sobres en la ITB (Instituto Tecnológico de Bandung), la escribió el profesor Rinaldi Munir, profesor en la ITB. Se trata de un anciano que no teme sobrevivir de la venta de sobres en la Mezquita de la ITB en Salman. Hoy en día, los sobres no son necesarios, muchas veces el anciano se va a su casa con las manos vacías.

El anciano que vende sobres en la ITB

Cada vez que conduzco hacia la mezquita para la oración del viernes, siempre veo a un anciano sentado, pensativo con su mercancía. Vende sobres envueltos en plástico. A primera vista, su mercancía luce “extraña” entre los vendedores que ocupan el “Mercado de Sorpresas” cerca de la calle de Ganesha. Por lo general, venden alimentos, ropa, DVDs piratas, juguetes, zapatos y otros accesorios. De hecho, es un poco extraño que se destaque por vender sobres, algo que no se necesita en la era electrónica actual. El apogeo de la entrega de correo convencional ya pasó, pero el viejo sigue vendiéndolos. Puede ser que no vaya con los tiempos, mucho menos con el rápido desarrollo y el momento de la tecnología de la información, así que pensó que había personas que aún necesitaban sobres para enviar cartas. La presencia de un anciano con mercancía sin vender; me causó un sentimiento de compasión. ¿Quién compraría esos sobres? Ninguno de los transeúntes estaba interesado en comprarlos. Las personas que pasaban apresurados hacia la mezquita Salman hacían caso omiso a la presencia del anciano.

Un día, cuando iba a las oraciones del viernes en Salman, vi otra vez al viejo sentado, pensativo. Me había prometido comprar sobres después de orar, aunque realmente no los necesitaba. Bueno, sólo para ayudar al anciano a popularizar sus productos. Después de la oración del viernes, y a punto de regresar a la oficina, me acerqué al anciano. Le pregunté el precio de un paquete de sobres envuelto en plástico. “Mil” dijo en voz baja (alrededor de 1 centavo USD). ¡Oh Dios mío! El precio de un paquete de 10 sobres ¿sólo cuesta mil rupias? Sólo suficiente para comprar dos bolas de verduras fritas (bala-bala) a un vendedor ambulante cercano. Mil rupias no es nada para nosotros, pero para el viejo era importante. Se me hizo un nudo en la garganta y traté de contener lágrimas de piedad, al escuchar el precio tan barato. “Le compro diez paquetes señor”, dije.

El anciano me miró encantado por comprar sobres a granel. Puso los diez paquetes de nuevo en sus cajas. Sus manos temblaban mientras lo hacía.

Volví a preguntarle por qué los sobres eran tan baratos, si los compramos en los puestos, un sobre vale como 100 rupias (alrededor de 0.1 USD). Con 1000 rupias, tal vez podría comprar 5 sobres. El anciano me mostró el recibo de compra de los sobres de la tienda, 10 paquetes por 7,500 rupias (alrededor de 0.75 USD). “El abuelo sólo toma un poco”, dijo en voz baja. Así que tenía una ganancia de 250 rupias (alrededor de 0.25 USD) por un paquete de diez sobres. Me emocionó mucho escuchar la respuesta honesta del anciano. Si un vendedor atrevido “engaña” incrementando el precio de venta para obtener el doble de ganancias, el anciano sólo tomaba un poco de ventaja. Incluso si vendiera diez paquetes, la ganancia serviría para comprar arroz a los vendedores ambulantes. ¿Quién quiere comprar sobres al por mayor hoy en día? En un día, no puede vender diez paquetes, y se necesita al menos 20 para poder comprar arroz.

Después de pagar 10,000 rupias por los diez paquetes de sobres, regresé a la oficina. No olvidé darle al anciano más dinero para comprar un almuerzo. Lo recibió con manos temblorosas mientras agradecía con la voz a punto de llorar. Me fui de inmediato, ya que no soportaría derramar una lágrima. Mientras caminaba recordé el estado de un amigo en Facebook que decía así: “Los ancianos que no pueden vender bien sus productos, las ancianas que se sientan en silencio delante de sus puestos. Busque razones para comprar sus productos, aunque no los necesite. No siempre compre cosas, en los bien surtidos centros comerciales y tiendas…”

El viejo vendedor de sobres era uno de ellos, tampoco los vendedores ambulantes pueden vender sus productos. La forma más fácil y sencilla de ayudar no es dándoles dinero, sino comprando sus productos o utilizando sus servicios. Aunque sus mercancías sean un poco más caras que en el centro comercial y tiendas, comprar sus productos será más bendecido, porque indirectamente ayudaremos a dar continuidad a sus vidas y negocios.

En mi opinión, el viejo era más respetable que los mendigos que vagan en la mezquita Salman, pidiendo limosna a los transeúntes. Los mendigos llevan a sus hijos para provocar compasión. Pero ese anciano no quería mendigar, se mantuvo firme vendiendo sobres con una pequeña ganancia.

En la oficina, observé de nuevo el paquete de sobres. Es cierto que en realidad no los necesito, pero las diez mil rupias que gasté eran esenciales para el anciano.

Puse la caja de diez paquetes de sobres en la esquina de mi escritorio. Quién sabe si los necesite más adelante. Me gustaría ver al anciano los viernes siguientes de nuevo vendiendo allí, sentado como en sueños frente a sus bienes sin vender.

Seamos agradecidos por tener la capacidad y la gracia de este anciano. Pero por supuesto no sólo con palabras sino con acciones reales. Tengamos más actos de caridad hacia la gente más pobre. Dios responderá a todos por nuestra caridad.

Agradezco a Julia Thema su traducción del indonesio al inglés. Traducción del inglés al español: Lucía Aragón.

Gao Zhisheng, “Conciencia de China”

Por David Kilgour

Gao Zhisheng es un candidato tres veces nominado al Premio Nobel de la Paz (en los años 2007,2008, 2010),  se ganó el sobrenombre de “conciencia de China” por su trabajo enfrentando grave peligro personal. La semana pasada (30 de abril), después de una breve liberación, volvió a desaparecer, todos los que estamos en el mundo democrático debemos presionar al régimen comunista para que nos diga donde está el abogado más conocido de China.

Sin miedo representó a los más vulnerables: niños con discapacidad, trabajadores despedidos y presos condenados a muerte. También defendió a los mineros de carbón, miembros de comunidades de iglesias, los que presentaron peticiones al gobierno y las víctimas de la demolición de sus viviendas. Preocupado profundamente por el ciudadano chino común y expresó su indignación ante las innumerables injusticias del sistema legal.

Gao Zhisheng y su familia

Tres de sus defendidos fueron Yang Modong, Yichun Zheng y el pastor Cai Zhuohua. El Sr. Yang fue detenido por prestar asesoramiento jurídico a pobladores del sur de China, que intentaban derrocar a un líder del pueblo por corrupción. Zheng, periodista y ex profesor, fue condenado a siete años por sus escritos en Internet. Cai fue condenado tres años por imprimir copias de la Biblia.

Gao nació en la cueva de una colina en la que vivía su familia al norte de China. Sus padres no podían darse el lujo de mandarlo a la escuela, por lo que escuchaba afuera de las ventanas de las aulas para recibir su educación básica. Comenzó como trabajador migrante, luego como minero de carbón a la edad de 15 años,  más tarde se unió al Ejercito Popular de Liberación, donde conoció a su futura esposa (Geng He), obtuvo su educación secundaria y se convirtió en miembro del Partido Comunista.

Al final, Gao fue vendedor ambulante pero estudió para ser abogado, en 1994 estuvo entre el 1% de los candidatos autodidactas que pasaron el examen de la barra de abogados. En 2001, el Ministerio de Justicia de China lo nombró uno de los diez “abogados más respetados” del país en un concurso de la televisión nacional.

Representar a campesinos que perdieron sus tierras ante los fraccionadores por poco o nada de compensación y a cristianos, fue suficientemente grave para los jefes del partido. Hacer lo mismo para los practicantes de Falun Gong, después de que el régimen había prohibido a los abogados representarlos, fue completamente inaceptable.

Despacho cerrado

A partir de 2005, después de escribir cartas abiertas al Presidente Hu Jintao y el Primer ministro Wen Jiabao, Gao y su familia fueron acosados, su despacho de abogado cerrado y su licencia para practicar la abogacía revocada. En las cartas pedía terminar con la persecución a Falun Gong, detallaba una amplia gama de abusos que sufren sus miembros en detención, incluso la tortura, abuso sexual, golpizas y ejecuciones.

En diciembre de 2005, en una respuesta típica Gao hizo una declaración pública en la que renunció al Partido Comunista y más tarde también dijo que era cristiano.

En otoño de 2005, Gao, Geng He y sus dos hijos fueron puestos bajo vigilancia policíaca durante 24 horas y luego fueron seguidos e intimidados constantemente. Incluso su hija a la edad de 13 años fue golpeada por la policía. A mediados de enero de 2006, Amnistía Internacional informó que Gao escapó a un intento de asesinato, concebido como un accidente de tráfico, seguramente por órdenes de la policía secreta china.

El 4 de febrero de 2006, Gao con Hu Jia y otros militantes, iniciaron una huelga de hambre “relevo de los derechos humanos”, en la que militantes y ciudadanos se mantuvieron en ayuno durante 24 horas por relevos. La huelga de hambre contó con personas de 29 provincias de China. Los participantes fueron detenidos por estas acciones.

Secuestrado por funcionarios

El 15 de agosto de 2006, después de numerosas amenazas de muerte y hostigamiento constante. Gao, fue secuestrado por la policía secreta china. El 22 de diciembre de 2006, fue declarado culpable de “subversión” y condenado a tres años de prisión. La sentencia fue suspendida pero fue puesto bajo arresto domiciliario.

En septiembre de 2007, Gao fue secuestrado y torturado de nuevo después de haber escrito una carta abierta al Congreso de Estados Unidos para expresar su preocupación por el empeoramiento de los derechos humanos antes de los Juegos Olímpicos de 2008. Regresó a su casa en noviembre de 2007  y posteriormente emitió un comunicado revelando la tortura que sufrió bajo custodia. Detalló las palizas, descargas eléctricas repetidas en los genitales y cigarrillos encendidos colocados cerca de sus ojos. El dolor y la humillación fueron tan graves que pensó en el suicidio. Dijo que sus captores lo habían amenazado de muerte si hablaba en público del tema.

La defensa de Gao a nombre de la comunidad de practicantes de Falun Gong demuestra su voluntad de ayudar a cualquier persona o grupo tratado injustamente. Sin dejarse intimidar por la continua propaganda estatal y la difamación a Falun Gong, insistió en su derecho a practicar sus creencias, sin ser sometidos a torturas y a igualdad de trato ante la ley. La respuesta que recibió del partido-estado fue similar a la dada a Falun Gong y a otros defensores de la dignidad humana y la consciencia.

Gao fue capaz de hacer todo esto sin tener en cuenta su propia seguridad, es un testimonio de su profundo compromiso con la dignidad humana, la justicia y la gobernabilidad democrática.

El 4 de febrero de 2009, fue secuestrado de nuevo por agentes de seguridad pública, desapareció por más de un año. Su esposa e hijos, incapaces de soportar el acoso continuo, en secreto huyeron de China en enero de 2009 y se les concedió asilo en los Estados Unidos.

A principios de abril de 2010, Gao se reunió brevemente con los medios de comunicación, aunque evidentemente no pudo hablar directamente. Su situación sigue siendo preocupante. Todos los aspectos de su vida están estrechamente controlados por el régimen. Teniendo en cuenta su historial de tortura bajo custodia policiaca que le llevó a contemplar el suicidio. Muchas personas piensan que el año pasado sufrió un destino similar. Su esposa y otros observadores ven la tortura en sus ojos y rostro en una fotografía.

Desaparecido de nuevo

El 30 de abril de este año, el New York Times informó que Gao había vuelto a desaparecer, no regresó a su apartamento de Pekín después de pasar más de una semana en Urumqi, la capital de la región occidental de Xinjiang, donde visitó al padre de su esposa. Gao evidentemente avisó a su suegro cuando su avión despegó de Urumqi el 20 de abril, diciendo que lo llamaría en cuanto llegara a Pekín. Li Heping, un amigo y abogado de derechos humanos en Pekín, dijo que había ido varias veces al apartamento de Gao en vano. “Había una gruesa capa de polvo en la manija de la puerta”, dijo Li, quien fue la última vez al apartamento de Gao el 29 de abril. “Nadie ha estado ahí desde hace mucho tiempo. No tengo idea a quien dirigirme o quien se lo llevó.”

Con toda probabilidad, Gao estaba bajo custodia del gobierno y el breve comunicado anterior fue autorizado para detener la especulación mundial de que había muerto en custodia. 

Pese a las peticiones de la Unión Europea, Estados Unidos y la ONU, Gao se ha ausentado desde el 4 de febrero de 2009, cuando fue secuestrado por funcionarios, hasta que de repente apareció el mes pasado en un Monasterio budista del norte de China. En una entrevista telefónica con el New York Times, dijo que dejaría su trabajo como defensor de derechos humanos y simplemente pidió “calmarse y llevar una vida tranquila”. Se negó a decir si lo habían maltratado en cautiverio. El 7 de abril, en entrevista con The Associated Press dijo simplemente: “No tengo la capacidad de perseverar”.

El South China Morning Post, con sede en Hong Kong, reportó que la última desaparición de Gao fue el 30 de abril, señaló en un artículo que había sido “totalmente honesto” durante la entrevista del 6 de abril en su apartamento de Pekín, a pesar de la certeza de que su conversación fue grabada por los guardias de seguridad. El artículo decía que Gao pidió que los detalles de cómo fue tratado por las autoridades no fueran publicados. “Si se informa” fue citado diciendo: “Voy a desaparecer de nuevo”.

Debemos hacer todo lo posible por salvar la vida del eminente abogado, quien se ha convertido en un símbolo del movimiento por la dignidad humana y el estado de derecho en China. También tenemos que seguir apoyando la causa a la que ha dedicado su vida.

Consideraciones finales

Durante años, el respeto y afecto por el pueblo chino calló mi crítica a su gobierno. Lo racionalicé diciendo que por lo menos no era como el régimen de Mao Tse-tung, que causó que 35 millones de personas murieran de hambre durante su inhumano “Gran salto adelante” (1958-61). Cuando los apologistas del partido-estado insisten en que la situación económica de una parte creciente de la población ha mejorado, yo como muchos otros; pasamos por alto el mal gobierno, la violencia oficial continua, la creciente desigualdad social, la ausencia completa de estado de derecho, el nepotismo y la corrupción generalizada.

El pueblo chino ha dicho en las manifestaciones y otros medios “Ya basta”. Sus amigos de todo el mundo deben apoyar las voces que piden justicia. El destino de Gao y de miles de prisioneros de Falun Gong son parte substancial de la razón.

El emperador Kangxi – Un maestro de la pluma y la espada

 [Minghui Net] El emperador Kangxi, gobernante durante la dinastía Qing (1654-1722), nació el 18 de marzo (4 de mayo de 1654) del año 11 del reinado de Shunzi en el Palacio Prohibido. Su nombre real era Aisin Giorro Xuan Hua, y era el hijo de Lady Dong. Murió a los 68 años el 13 de noviembre (20 de diciembre de 1722) del año 61 del reinado de Kangxi en la Librería del Arroyo Claro de Chang Chuen Yuan. Sus 61 años de mandato lo hicieron el emperador con el reinado más largo de la historia china.

Administrando los asuntos del estado con diligencia y precaución 

Kangxi representó tres razas diferentes en su línea de sangre, tres culturas, y tres tipos de características. Su padre era Manchuriano, su abuela era de Mongolia, y su madre era de origen Han.

Creció bajo las influencias de las tres culturas, su maestro de Manchuria le enseñó el lenguaje manchuriano como también a leer y disparar. Su maestro Han le enseñó los cuatro libros (Da Xue, Zhong Yong, Lun Yu, y Meng Zi) y los cinco clásicos (Shi, Shu, Li, Yi, y Chun Qiu), que le inculcaron el confucionismo. Kangxi enfatizó la diligencia y la precaución cuando se trataba de administrar los asuntos del estado. Cuando tenía 14 años, asumió el poder y comenzó a participar en los asuntos del estado. El emperador personalmente llevaba a cabo reuniones con sus oficiales más altos en el Palacio de la Pureza Celestial y discutía y tomaba decisiones sobre asuntos de defensa nacional y administración. Dentro de los oficiales que participaban había nueve ministros: el Ministro de Ritos, el Ministro del Consejo de la Función Pública, el Ministro de Hacienda, el Ministro de Guerra, el Ministro de Justicia y el Ministro de Obras Públicas, el jefe del Ministerio de Supervisión, el jefe de la Corte Suprema de Justicia y el Primer Ministro. También había oficiales para registrar las actividades diarias del Emperador.

Con lluvia o con sol, Kangxi llevaba a cabo estas reuniones con sus oficiales, cada día a las 8:00 a.m. para discutir los asuntos nacionales, y los reportes recibidos por la corte imperial. Esta tradición fue transmitida a la Dinastía Qing por el emperador Kangxi al emperador Guangxu. Cuando se administraban los asuntos del estado, Kangxi era extremadamente precavido. En sus años tempranos, escribió sobre tres grandes temas nacionales en las columnas de la corte: la estabilización de Yunnan, Guangdong y Fujian los trabajos en los ríos y el transporte del agua. Envió a sus guardias imperiales en un viaje de ida y vuelta de 10.000 Km. hasta el origen del río Amarillo, para obtener el primer mapa del río Amarillo de la historia china.

Recopilación de libros y construcción de jardines

Kangxi se enfocó en la cultura y la educación. Bajo su mandato, y habiendo aprendido de la etnia Han del sur, estableció el Sistema de Estudio del Sur. Él personalmente fue a Qufu para realizar visitas formales al templo de Confucio. El emperador Kangxi participó en la organización, compilación y publicación de aproximadamente 60 libros, calendarios y mapas incluyendo trabajos tales como: El diccionario Kangxi, La Integración de Libros Antiguos y Modernos, El calendario como la prueba tal, Contenido matemático profundo y concreto, Peiwen Yunfu (diccionario chino), Diccionario del Idioma Manchuriano, el Calendario Kangxi Yongnian, el Emperador Kangxi y Todos los Mapas. Más de veinte mil volúmenes de estos libros, calendarios y mapas se han convertido en importantes tesoros de la civilización china.

Fue también durante el reinado de Kangxi que el Jardín Chang Chuen, el Resort de verano de Chengde y la caballeriza Rehe Mulan fueron construidos. Su nieto, el emperador Qianglong, continuó con el esfuerzo de construir “Tres montañas y Cinco Jardines”. (Las tres montañas incluían el monte de la Longevidad, el monte Fragante y el monte de la Fuente de Jade, el Antiguo Palacio de Verano, el Jardín de la Tranquilidad y la Brillantez, el Jardín de la Tranquilidad y el Placer, y el Palacio de Verano).

Estos esfuerzos empujaron al arte tradicional chino de jardines hasta su nivel más alto. El Resort de verano de Chengde, un jardín imperial que era dos veces más grande que el Palacio de Verano, no era de ningún modo un lugar común para el descanso del emperador y sus invitados. Influenciado por la arquitectura de Mongolia y el Tíbet, estos resorts y jardines intentaban crear una sensación de regreso a casa para las familias reales y la nobleza.

Estableciendo una buena relación con los mongoles, enfatizando la agricultura y el encauzamiento de los ríos

Mongolia solía estar dividida en tres partes, Monan Mongolia, Mongolia del Desierto Oeste, y Mobei Mongolia. A través de los esfuerzos de dos generaciones, desde Nurhachi hasta Taiji, Monan Mongolia (también conocida como Mongolia Interior) fue completamente conquistada. Sin embargo Mongolia del Desierto Oeste o Junggar Mongolia, estaba bajo el control de Galdan. Quien junto con su ejército representaba una amenaza a la dinastía Qing atacándola en diferentes oportunidades.

Kangxi decidió pelear con Galdan y lo derrotó. Adicionalmente, a través de una serie de medidas, Kangxi resolvió asuntos con Khalkha y Mobei Mongolia o Mongolia exterior. Como Kangxi decía: “La dinastía Qing anterior construyó la Gran Muralla. Mi dinastía le concedió misericordia a Khalkha, haciéndola su guardia contra el norte. El resultado es que mi dinastía se ha vuelto incluso más fuerte que la Gran Muralla”. Es por eso que el emperador Kangxi resolvió el problema de Mongolia, una dificultad histórica que existió durante los periodos Qin y Han y duró hasta la dinastía Ming, durante dos mil años.

Debido a los largos periodos de guerra desde finales de la dinastía Ming hasta principios de la dinastía Qing, la producción agrícola fue severamente obstaculizada. Kangxi ordenó una serie de medidas para que se restaure y desarrolle la producción agrícola. Él personalmente fue seis veces a las zonas del sur del río Yangzi para inspeccionar los recursos de agua y también para reparar el río Amarillo, el río Huai y el río Yongding. Kangxi enfatizó la producción agrícola, el encauzamiento de los ríos y la conservación del agua. Estos esfuerzos llevaron a grandes logros.

Conclusión

El emperador Kangxi fue un maestro tanto de la pluma como de la espada. Tenía un amplio conocimiento de la cultura tradicional pero también estudió la ciencia occidental. Era un maestro tanto para disparar como para montar a caballo, pero también tuvo la gran capacidad de repeler a Galdan a través de campañas militares y para estabilizar y manejar la nación. Desarrolló estrategias para asegurar la victoria. Sus victorias durante las guerras en contra de “las tres rebeliones” y Rusia, mientras comandaba desde miles de millas en Beijing, y la recuperación de Taiwán mostraron su extraordinario talento militar. Adicionalmente, Kangxi tenía una extraordinaria visión y entendimiento. Escogió crear una “Alianza Doron” después de las guerras, aliándose con diferentes tribus de Mongolia, y firmó tratados para asegurar que el territorio de Heilongjiang no fuese violado. Kangxi también enfatizó la educación, lo cual estableció las bases para la duración de un siglo del periodo de apogeo de la dinastía Qing que es usualmente llamada “la Era prospera de Kangxi y Qianlong”.

Día de Martin Luther King

Por David Kilgour

El gran hombre que honramos hoy dijo dos años antes de que terminara su vida:

“Escojo identificarme con los más desfavorecidos. Elijo identificarme con los pobres. Decido dar mi vida por los hambrientos. Elijo dar mi vida por quienes se quedaron fuera de la luz del sol de las oportunidades. Elijo vivir para y con los que se encuentran a si mismos, viendo la vida como un desolado corredor sin salida. Este es el camino que tomo. Si eso significa sufrir un poco, voy de esa manera.  Si significa sacrificio, voy por ese camino. Si significa morir por ellos, voy por ese camino porque oí una voz que decía: “Haz algo por los demás.”

Es difícil exagerar la actualidad de lo que el Dr. King y el movimiento de derechos civiles estadounidense alcanzó en Estados Unidos y el mundo. Enfrentando enormes obstáculos, cambiaron el pensamiento en la dirección de la igualdad humana y la democracia para todos. King fue llamado el “Gandhi de América” por su política y lucha en común de protesta sin violencia. Los dos fueron los principales líderes mundiales en las últimas décadas fundamentales del siglo XX.

El reverendo King nutrió, dio sustento y se formó por el movimiento de derechos humanos. Lo movió la búsqueda de un trato más amable para los afroamericanos en los autobuses de la ciudad de Montgomery pugnando por la abolición de todo el sistema “Jim Crow”, con todas sus restricciones a los negros estadounidenses, abogando por cambiar América y el mundo a favor de los pueblos más abandonados de todas partes.

En la actualidad, es fácil olvidar lo que logró el movimiento por los derechos civiles, incluso:

>la abolición del sistema “Jim Crow”,

>el final de la segregación legal en Estados Unidos,

>la restauración del derecho a votar a los afroamericanos en el Sur, que fue eliminado en su mayoría después de 1876,

>disminución de la violencia blanca cometida contra sus conciudadanos,

>mayor incremento en oportunidades de educación y trabajo para los afroamericanos, y

>gran impacto en la dignidad humana de todos los continentes.

El catalizador de gran parte de esto fue Rosa Parks, quien en 1955, se negó a ceder su asiento de autobús a un hombre blanco, como exigía un decreto de la ciudad. El Dr. King, entonces recién llegado como pastor en la ciudad, se expresó de ella como “uno de los mejores ciudadanos de Montgomery”, recordó a los estadounidenses con inigualable elocuencia que su más alto tribunal había declarado recientemente (Brown v. Board of Education) que la segregación en las escuelas por mandato estatal era inconstitucional.

Lo que siguió, incluidos los Freedom Riders de 1961; la campaña para eliminar la segregación en los almacenes Birmingham, con sus horrorosas escenas de perros policía atacando mujeres y niños, la carta de King desde la cárcel, su conmovedor discurso “I have a dream” pronunciado en Washington en 1963, transmitido a millones; la Ley de Derechos Civiles de 1964; su Premio Nobel de la Paz y su discurso de aceptación, refiriéndose a Nelson Mandela y otras personas que se encontraban entonces en la cárcel en Sudáfrica; la campaña Selma pro derechos de voto; la Ley de derecho a votar; los disturbios de Watts en Los Ángeles en 1964; el asesinato de King en Memphis, el 3 de abril de 1968.

Lecciones para el mundo

¿Qué lecciones de la vida y trabajo de King pueden adaptarse a los contemporáneos del mundo? Déjenme sugerir dos:

Primero, no abogar por la dignidad humana es alinearse a si mismos con los apologistas locales, nacionales o internacionales del status quo. Si alguien tenía razones para darse por vencido a menudo, era King. Por más de cinco años, después de Montgomery, tuvo que abandonar un papel efectivo por los derechos civiles, pero cuando las circunstancias cambiaron estaba dispuesto y preparado para continuar. Se reorganizó, lo volvió a pensar y a comenzar pero no sucumbió a la indiferencia. Nunca se rindió. Preserve en su mente la famosa reflexión de King de su carta en la cárcel de Birmingham, “La injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia en todas partes”.  Actuar, si es necesario local, estatalmente, nacional o internacionalmente.

Segundo, cualquier persona que defienda comunidades debe, como King, buscar movilizar grupos afines e individuos a unirse a su causa. Las coaliciones y redes son a menudo la clave del éxito. La coalición mundial sobre el cambio climático, sin duda, no logró todo lo que buscaba en Copenhague, pero no hay duda que trabajar por una causa común ha demostrado su eficacia.

Los que conservan su sueño, tienen toda la razón en que “el espíritu” del Dr. King fue y sigue siendo universal, abarca a todas las razas y pueblos, cruzando todas las fronteras nacionales: realmente un hombre de todas las épocas. Como ganador del Premio Nobel de la Paz, el Dr. King muestra a todo el mundo un camino hacia la paz con justicia.

Truda Rosenberg, Historias sobre el Holocausto

Truda Rosenberg

Truda rosenberg, Unmasqued, historias de sus experiencias durante el Holocausto (Foto: Benita Baker)

Truda rosenberg, Unmasqued, historias de sus experiencias durante el Holocausto (Foto: Benita Baker)

 

Por Lucía Aragón

Su nombre es Gertruda Rosenberg, es judía, este hecho por sí mismo la hubiera llevado hasta la muerte en un campo de exterminio nazi. Ella aún escucha las voces que hace 68 años le dijeron que saltara. Viajaba en un tren para ganado a Belzec, donde medio millón de judíos fueron sacrificados. Dos hombres que se encontraban en el vagón del tren, donde estaba Truda, se ofrecieron a ayudarla a escapar por una pequeña abertura de la puerta. Gertruda Osterman, como se llamaba entonces, miró a las dos tías que la acompañaban.

“Salta, hija”, le dijo una de las tías.

Truda saltó y sobrevivió, todos los demás miembros de su familia fueron asesinados durante el Holocausto, o la Shoah, el término hebreo que ella prefiere.

Truda ahora tiene 87 años y es uno de los psicólogos más prominentes de Ottawa. Publicó recientemente su libro de memorias titulado Unmasked (Sin máscara en español). Libro de tan sólo 94 páginas, con las historias que se relacionan con Rosenberg durante la guerra. No son un recuento completo porque ella quiere que el lector reflexione sobre cuestiones más importantes como el bien y el mal, en lugar de centrarse en los dilemas de la joven polaca. Truda tenía 19 años cuando los nazis invadieron su hogar en Polonia.

Muchas personas se arriesgaron a ayudarla después de que saltara del tren. Incluye a una campesina polaca sordomuda, un famoso poeta, Zbigniew Jasinski, en Varsovia y una peluquera que ayudó a Rosenberg a cambiar su apariencia para parecer menos judía y asumir una nueva identidad, era conocida como Zofía Wolanowska, una polaca cristiana.

Sin embargo, terminó siendo una trabajadora esclava de los nazis, pero un cristiano esclavo tenía mejor trato que un preso judío. Sobrevivió. La identidad falsa todavía duró algunos años más después de la guerra, incluso después de que se  trasladara a Inglaterra y se convirtiera en enfermera.

El antisemitismo no terminó con la guerra, en una parte culminante del libro nos cuenta que tomaba una taza de té con sus colegas de un hospital inglés en 1951:

“¡Qué pena que Hitler no matara a todos los judíos!”, dijo uno de sus compañeros de trabajo.

¿Por qué? preguntó Truda.

“Bueno” el otro contestó, “Son un montón de pesados. Son doctores y abogados pero ¿cuándo han visto un enfermero judío?”

Truda se quedó callada por un momento, luego contestó “Estás viendo a uno”.

 E invitó al grupo a su cuarto:

“Nos detuvimos en la puerta donde decía mi nombre- Zofía Wolanowska”, escribe Rosenberg. “Tomé la tarjeta por debajo le di vuelta y escribí- ¡Gertruda Osterman!”

A partir de ese día, Truda recuperó su identidad, se quitó la máscara y no la ha vuelto a usar desde entonces. En ese mismo año, ella emigró a Vancouver. En 1958, se trasladó a Ottawa para obtener un doctorado en Psicología. Después enseñó psicología en la Universidad de Haifa, en Israel, regresó a Ottawa para abrir una clínica privada de Psicología, mantiene su oficina y la práctica de Psicóloga y aún viaja al extranjero como profesor.

Una anécdota desgarradora le sucedió un día después de saltar del tren. Se encontró con un niño, de 5 o 6 años, en el camino. Los padres del niño seguramente lo habían arrojado del tren que iba al campo de exterminio.

“Señora, por favor, señora, llévame contigo”, dijo el niño: “Tengo algo de dinero”.

Truda no se llevó al niño, lo entregó a unos campesinos polacos.

“¿Adónde lo hubiera llevado?, escribe Rosenberg en Unmasked. “Hasta hoy día, miro a los ojos de todo hombre que haya sobrevivido a la Shoah con la esperanza de que el niño sea uno de ellos.  Tal vez yo hubiera podido hacerme cargo de él…la memoria es dolorosa y será así mientras viva.”

Nunca se supo la suerte de este muchacho.

Truda se casó con Imrich Yitzhac Rosenberg.

Ji Sizun, cárcel a un inocente

Ji Sizun

PH2008081202588 

Por Lucía Aragón

Hace un año que se efectuaron las Olimpiadas en Pekín y el compromiso del régimen de mejorar su récord en derechos humanos sigue sin cumplir. El sistema judicial chino está más cerca de “El Proceso” de Kafka que de un auténtico estado de derecho.

 Ji Sizun es un abogado autodidacta que representó a mucha gente pobre, a veces sin recibir paga. Hace un año, en el cuarto día de las Olimpiadas de Pekín quería manifestarse en uno de los “parques  oficiales” de protesta. En lugar de eso terminó en la cárcel.

Liu, un abogado de Pekín de 45 años, viaja regularmente a  Fuzhou, la capital de la provincia de Fujian, donde actualmente se encuentran en prisión cuatro de sus clientes. Tres de ellos firmaron la Carta 08 pidiendo una nueva constitución, un nuevo sistema político y finalmente una nueva China. Liu siente un  profundo vínculo con las personas que son tratadas injustamente y las defiende legalmente. La televisora alemana Deutsche Welle le otorgó un premio, el régimen chino le negó la visa de salida impidiéndole viajar a Alemania para recibirlo en persona. Otro incidente cotidiano en el juego del poder.

Su cuarto caso en Fujian es especialmente complicado, un hombre que desapareció durante los  Juegos Olímpicos. Se trata de Ji Sizun de quien se desconocía su destino. Ahora se sabe que está detenido en la cárcel de Wuyishan, ubicada en medio de un magnifico paisaje declarado patrimonio de la humanidad, por lo cual visitarlo es muy complicado.

¿Por qué fue detenido Ji?  ¿Por querer protestar? ¿Por ser un crítico del régimen? ¿Por tratar de dañar la imagen de China durante las Olimpiadas, cuando era primordial? Fue condenado a 3 años de cárcel por algo totalmente ridículo “falsificación intencional de documentos nacionales  y sus sellos soberanos”. Esto expone el engaño con el que el régimen chino envolvió a un ingenuo COI. Pero también esto suena ridículo puesto que es imposible que el COI y su presidente Jacques Rogge pudieran cerrar los ojos ante la evidente persecución a tibetanos, uigures y a Falun Gong.

Se esperaba que Ji acabara en un campo de trabajos forzados, en reeducación o que fuera asesinado en un presunto accidente. No obstante, fue llevado a la Oficina nacional de apelaciones donde se lleva su caso una vez más a puerta cerrada. Los delegados de su provincia ya lo estaban esperando. Es una característica del sistema chino que cada provincia tiene oficinas de enlace en Pekín y se hacen responsables de su gente cuando se encuentran en la capital.

Como los funcionarios de la apelación no mostraron interés, Ji fue enviado a su provincia y detenido en el Hotel de la Agricultura de la ciudad de Zhangzhou bajo arresto domiciliario. Hasta aquí su búsqueda hubiera sido imposible, las autoridades chinas operan en secreto, los políticos no tienen interés en la transparencia, la policía es un mundo aparte y el poder judicial es una maquinaría anónima, solo se oye hablar de ella en público cuando sirve a los intereses de propaganda del Partido comunista chino. Los temas más sensibles se tratan a puertas cerradas. Pero hasta aquí tenían un grave problema; no tenían de que acusar a Ji. No había caso, no se había cometido ningún crimen, ni siquiera uno menor.

Después de la Revolución Cultural, Ji trabajó en una mina, luego fue asignado como oficinista. Estudió Leyes por su cuenta y se convirtió en un experto jurídico, quienes representan a las personas que no pueden permitirse un abogado. En muchos casos, renunció a sus honorarios si su cliente tenía la razón pero no podía pagar.

Ayudó a defender a los trabajadores migrantes contra los abusos de la policía y defendió en la Corte a mujeres de edad que habían sido expropiadas sin indemnización para construir una represa hidroeléctrica. Ayudó a profesores a recibir su pensión y negoció el pago de daños a las personas víctimas de accidentes de trabajo. En el 2005, logró exponer una red de políticos corruptos en Fuzhou, miembros del partido y agentes de la policía llevándolos a los tribunales. Diecisiete personas fueron acusadas en el caso más sonado y fueron condenados colectivamente a 113 años de prisión. Había acumulado una gran cantidad de enemigos.

Mientras estaba detenido en el Hotel de la Agricultura, la policía “descubrió” documentos incriminatorios en el departamento de Ji: formas selladas que sus clientes tenían que llenar para que fuera su representante legal. Las formas tenían información básica como el nombre del cliente, edad, dirección y estado civil. Todas con el sello de que fueron recibidas por la autoridad judicial con la leyenda “Centro de Justicia- Confirmación de representación legal”. La policía y posteriormente el fiscal del distrito dijeron que las formas eran falsificadas y que el falsificador era Ji.

Así tuvieron un caso, del arresto domiciliario fue llevado a un centro de detención al sur de la ciudad. Ahí, Ji fue torturado con privación de sueño, fue interrogado durante horas y luego obligado a permanecer despierto durante 16 horas e incluso hasta de 25 a 30 horas. Hasta ahí se negó a confesar sus supuestos crímenes pero en cuanto lo amenazaron con llevarlo a la celda con los funcionarios que había ayudado a encerrar, dijo lo que querían oír que había falsificado los sellos.

Las autoridades tuvieron su confesión y el 7 de enero ya tenía su condena de 3 años de prisión. Aunque adujo coacción bajo tortura, el juez no lo escuchó.

China tiene leyes y reglamentos. En el caso de Ji no es difícil darse cuenta que la forma trivial en cuestión no es uno de los 13 “documentos nacionales” definidos por la ley y en cuanto a los sellos, la primera frase normativa establece que deben ser redondos y no ovalados como en los documentos de Ji. Las pruebas en las que la corte basó su decisión son las mismas pruebas de la inocencia del condenado.

En la mañana de su detención, en agosto 11 del 2008, Ji dijo: “Hay grandes poderes que están en mi contra, pero no soy el único, somos muchos”. Muchos que están luchando por hacer de China un país libre.

Descanse en paz la bloguera más anciana del mundo

Por Roberto Serrano

La bloguera más anciana del mundo, María Amelia López Soliño, más conocida como la “abuela bloguera” gallega, murió a los 97 añblogueraos en la localidad de Muxía, según informaron diversos medios.

La “bloguera universal” como ella misma se definía, acaparó la atención de cibernautas de todos los continentes y de todas las edades con su blog http://amis95.blogspot.com, en el que comenzó a escribir cuando su nieto se lo regaló por su 95 cumpleaños el 23 de Diciembre.

Su familia, nuestra familia, os queremos agradecer a todos vosotros estos 880 días de blog que la hicieron muy feliz, estas muestras de cariño y este apoyo fundamental para que disfrutase como nunca de sus últimos años.

Las verdad es que es el post más difícil de mi vida, el que sabía que algún día me tocaría escribirlo y aquí estoy.

No estoy triste, para nada. No sé porque, pero no lo estoy. La vida no dura 150 años y la abuela ya nos había pegado muchos sustos. Pero la vida es para vivirla y ella la vivió con intensidad siempre. Y cuando una persona fallece a los 97 años habiendo vivido con intensidad desde el principio hasta el final su vida, no se puede estar triste.

Podría empezar y no parar porque la ocasión lo merece, pero se me pasan miles de cosas por la cabeza… y no soy capaz de ordenarlas. Así que prefiero que le habléis vosotros, sus “blogueriños”.

Donde la abuela esté, ella leerá todos los comentarios, no dejará ni uno sin leer, eso seguro. Se reirá con algunos, aprenderá cosas nuevas con otros, se cabreará con los “malas lenguas”… y será feliz leyéndolos todos.

Este blog se acaba aquí pero continuará en otro formato allá donde ella esté. Será un formato diferente, que aún no podemos leer. Pero tened claro que todos, tarde o temprano, lo acabaremos leyendo.

Disfrutad de la vida y de los abuelos

Un beso y un abrazo muy grande

María Amelia y Familia

Te queremos Abuela

Estos fueron los comentarios hechos en el blog, por parte de la familia de la abuela “mas anciana del mundo”, en el cual trataba en su bitácora temas dispares, desde su infancia hasta la política, la Guerra Civil o su tierra, Galicia. Incluso llegó a conocer a su admirado presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que la animó a continuar con su labor.

Nacida en Muxía el 23 de diciembre de 1911, María Amelia animó desde la red a los ancianos a que utilizaran las nuevas tecnologías, con las que aseguró haber rejuvenecido 20 años y haber hecho miles de amigos en todo el mundo.

El blog de la mediática anciana gallega fue galardonado con el premio BOBs 2007 como la mejor bitácora en español

Raoul Wallenberg

 “…En esencia la tragedia no es la opresión y la crueldad de la gente mala sino el silencio de la gente buena…al final recordaremos no las palabras de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos”.  Martin Luther King Jr.

Monumento a Raoul Wallenberg. Montreal Centro. Escultor Paul Lancz (Fotografía Sylvia Arce)

Monumento a Raoul Wallenberg. Montreal Centro. Escultor Paul Lancz (Fotografía Sylvia Arce)

Por Lucía Aragón

Hace algunos años estando en Canadá, concretamente en la ciudad de Montreal, me senté a descansar en una plaza del centro. Ahí se encuentra un monumento conmemorativo a Raoul Wallenberg y la plaza lleva el mismo nombre. En ese entonces desconocía quien era. Su historia está ligada a los miles de judíos húngaros a los que salvó durante la Segunda Guerra Mundial, pero contradictoriamente el misterio de su desaparición después de ser arrestado, pese a su inmunidad diplomática, por las Fuerzas Especiales Soviéticas, deja ver el abandono al que fue condenado por la comunidad internacional y empaña todos los honores que se le han otorgado por parte de varios países del mundo incluidas las dos nominaciones al Premio Nobel de la Paz.

Raoul Wallenberg nació en el seno de dos familias prominentes suecas. Estudió arquitectura en la Universidad de Michigan, era conocido por su buen humor y por su falta de esnobismo, prueba de ello es que viajó pidiendo aventón por Canadá, Estados Unidos y México. Después de graduarse regresó a Europa, comenzó a trabajar en un negocio de alimentos en Estocolmo y Europa Central. Este trabajo lo llevó por primera vez a Budapest, la ciudad que amó.

En 1944, Wallenberg fue asignado a la Embajada de Suecia en Budapest. Y ahí fue contratado por el Consejo Americano para Refugiados de Guerra, creado por el presidente Roosevelt, su tarea consistía en salvar a judíos húngaros de una muerte segura. Para ello, Wallenberg gestionó un tipo de pasaporte protector o “Schutz-pass” y además creó las “Casas de Suecia” donde llevaba a los judíos que obtenían el preciado documento. Además recorría las estaciones de ferrocarril cuando llegaban los vagones repletos de judíos hacia los campos de concentración e incluso llegó a obligar a oficiales alemanes y húngaros a abrir los vagones para que bajaran los que tenían dicho pasaporte.

El 17 de enero de 1945, Wallenberg fue capturado por soldados rusos en Hungría y nunca más se volvió a saber nada de él. Hasta la muerte de Stalin, el gobierno soviético reconoció oficialmente que Wallenberg había muerto en la cárcel de Lubyanka. Durante años Moscú aseguró que había fallecido de un ataque al corazón, pero Vladimir Kriuchkov, jefe de los servicios secretos soviéticos durante el gobierno de Mijaíl Gorbachov, declaró que había sido fusilado.

En el año 1991, se creó por ambos gobiernos una comisión sueco-rusa para investigar el caso de su desaparición, revisó una gran cantidad de documentos y testimonios sobre el destino de Wallenberg. En el año 2001 terminaron sus actividades,  prepararon y publicaron sus informes por separado el gobierno sueco y el gobierno ruso. No se encontró ninguna documentación que certificara la muerte del diplomático sueco en la URSS ya que toda la evidencia había sido destruida. Sin embargo, la evidencia circunstancial recolectada por el grupo confirma que Wallenberg fue asesinado en la URSS el 17 de julio de 1947, aunque los rusos reconocen que puede existir documentación adicional en sus archivos.

Plaza Raoul Wallenberg. Montreal, Canadá. (Fotografía Sylvia Arce)

Plaza Raoul Wallenberg. Montreal, Canadá. (Fotografía Sylvia Arce)

En diciembre del 2000, el Fiscal General de la Federación Rusa declaró a Raoul Wallenberg victima de la represión política soviética. Durante décadas hubo testimonios de presos de los gulags que decían haberlo visto, tener noticias de él o comunicado con él en varias prisiones rusas después de 1947.  

Sin embargo, las evidencias claras y contundentes aún quedan en el fondo de algún archivo de inteligencia húngaro y/o ruso. El abogado de derechos humanos canadiense e investigador sobre el caso Wallenberg, David Matas apunta al hecho de la incapacidad de los investigadores independientes de acceder a los archivos confidenciales rusos.

La indiferencia y la falta de voluntad para resolver el misterio sobre el caso Wallenberg le ha negado el honor que merece su coraje, tenacidad y humanismo.

Al monumento de la Plaza Raoul Wallenberg, en la ciudad de Montreal le da siempre el sol aunque está rodeada de edificios altos. Wallenberg, por el contrario, vivió sus últimos años metido en un gulag oscuro, con frío y hambre, quizás buscando el sol.

Hu Jia y el cine

Por Lucía Aragón
El cine, el séptimo arte, ha sido un importante medio de comunicación, desde el punto de vista estético e incluso como divulgador hujia101webde nuevos valores morales o la falta de ellos.

Ha habido películas memorables de largos cuadros secuencias, música hecha especialmente para cine, e incluso en los años 70, militante políticamente. El boom que desató el documental, usado como “cine verdad” para hacer notar los hechos de una manera objetiva.

Ahora en su séptima edición el Festival de cine de Derechos humanos, que se llevará a cabo en Ginebra, Suiza del 6 al 15 de marzo de este año, estará dedicado a Hu Jia, disidente chino premio Sajarov 2008 de la libertad de conciencia asignado por el Parlamento europeo y que se encuentra aún en prisión.

Los organizadores han dicho que aún si el gobierno chino no libera a Hu Jia “simplemente porque para el Parlamento europeo es un héroe de los derechos humanos”, el festival de Ginebra al menos “servirá como un pinchazo de recuerdo al estado de los derechos humanos en China”.

El Festival, se quiere sea una plataforma política para “presionar” al Consejo de derechos humanos de la ONU que se encuentra en Ginebra, tendrá este año por tema la tan subvalorada “dignidad humana” , pondrá al descubierto especialmente la situación en Georgia después de la guerra relámpago de verano con Moscú, en Argelia y por supuesto en la Franja de Gaza.

Haciendo una reseña de la situación de los derechos humanos en el mundo, podemos ver que es catastrófica. “Vivimos tiempos vergonzosos donde la violencia se ensaña con los más vulnerables”, dijo el co-director del Festival, Léo Kaneman, en una conferencia de prensa. “Queremos presionar al Consejo (de los derechos humanos de la ONU) para que se muestre intransigente.”

Una veintena de documentales serán exhibidos a un jurado compuesto por Louise Abour, ex Alto Comisionado de la ONU en Derechos humanos, del cineasta francés Mathieu Kassovits y de la periodista Florence Aubenas.
Por Georgia concursará la película de la realizadora Nino Kirtadze “Georgia el castigo”, de Argelia “Haqiqa la verdad” de Anne Amzallag. Sobre Gaza se presentarán “Gaza-Sderot, Crónicas de antes de la guerra” de Serge Gordey, Robby Elmaliah et Khalil al Muzayyen, así como Shadida (mujeres terroristas) de Natalie Assouline.

El Festival tocará el tema de los “sin papeles”, de la libertad de expresión y aún la vida de un niño soldado. El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz presentará el mismo en premier mundial el film de Jacques Sarrasin: “El Mundo según Stiglitz.”

Cómo se ve, el Festival mostrará la preocupación mundial sobre el estado de los derechos humanos en varias partes del mundo, un merecido homenaje a Hu Jia, amigo de Gao Zhisheng.

Noche negra, capuchón negro, secuestrado por la mafia negra

Gao Zhisheng, era considerado uno de los mejores abogados de China. Escribió cartas abiertas a los dirigentes chinos en 2004 y 2005 denungaogociando la situación de los Derechos Humanos en su país.

Ha sufrido amenazas y ataques contra su familia, vigilancia intensa, tentativas de asesinato, arrestos, detenciones, lo inimaginable. Revela en las líneas que siguen los detalles de 50 días de torturas, después de su arresto en septiembre del 2007.

El 6 de febrero del 2009, fue arrestado de nuevo y no se tienen noticias de él.

El testimonio fue publicado por China Aid Association. Es inédito aunque fechado en el 2007. Lo que sigue es el texto íntegro.

 

 

Noche negra, capuchón negro, secuestrado por la mafia negra.
(Mi testimonio de más de 50 días de tortura en el 2007)
Por Gao Zhisheng
Difusión autorizada para la comunidad internacional el 9 de febrero del 2009.

Hoy estas palabras que escribí serán reveladas finalmente. Expondrán el verdadero rostro de China y mostrarán el inimaginable corazón y características del “partido en el poder” en China.

Seguramente estas palabras no serán agradables y es más pueden molestar los confusos sentimientos de los “buenos amigos” y los de los “buenos socios” en el mundo del Partido comunista chino (PCCh) de hoy, si estos “buenos amigos” y “buenos socios” tienen aún en su corazón alguna consideración por la conciencia humana y la moralidad.

Hoy, el repentinamente rico PCCh no solamente se ha hecho de más buenos “amigos” y “socios” internacionales, sino también ha gritado cada vez más y más fuerte, consignas perversas como “China es un país de estado de derecho”. Lo qué es desastroso para el progreso y desarrollo de los derechos humanos del pueblo chino.

El 21 de septiembre, alrededor de las 20 h, las autoridades me advirtieron verbalmente que debía asistir a una sesión de reeducación. Me di cuenta que pasaban cosas raras. La policía secreta que normalmente me seguía de cerca, guardaba mayor distancia. Ese día, caminaba por la calle, cuándo di vuelta en una esquina, seis o siete desconocidos se dirigieron hacia mí. De repente, recibí un golpe en la nuca y caí al suelo, alguien me jaló de los cabellos e inmediatamente me pusieron un capuchón negro en la cabeza.

Me subieron a un vehículo, a pesar de que no podía ver, me pareció que había dos asientos con un espacio en medio. Me pusieron en ese espacio, en el piso. Tenía mi mejilla derecha contra el suelo. De repente, una bota me aplastó la cara para inmovilizarme en el piso. Muchas manos empezaron a registrarme por todos lados. Me quitaron el cinturón y lo utilizaron para atar mis manos por detrás, en la espalda. Al menos cuatro personas pusieron sus pies sobre mí para inmovilizarme.

Más o menos 40 minutos después, me sacaron del vehículo. Mis pantalones estaban caídos a las rodillas, me llevaron a una pieza. Nadie me había hablado hasta ahí. En ese momento me quitaron el capuchón que cubría mi cabeza. Inmediatamente, los hombres empezaron a insultarme y a golpearme. “*#*, llegó el día de tu muerte. Hermanos démosle hoy una lección brutal. Hay que golpearlo hasta que se muera.”

Enseguida, cuatro hombres con macanas eléctricas comenzaron a golpearme la cabeza y todo el cuerpo. No se oía más que el ruido de los golpes y mi angustiada respiración. Me golpeaban con tanta violencia que mi cuerpo empezó a temblar sin control. “¡No pretendas hacer eso!”, gritó uno de ellos; que después supe se llamaba Wang. Después, un hombre muy alto y fuerte (1.9m) me agarró de los cabellos para levantarme del suelo. Wang comenzó a golpearme en la cara con todas sus fuerzas. “***, no eres digno de llevar ropa negra. ¿Eres jefe de la mafia?, quítate toda la ropa”.
Me quitaron toda la ropa, quedé completamente desnudo. Wang gritó de nuevo, alguien me golpeó por atrás de las piernas y me desplomé al suelo. El hombre alto continuó jalándome del cabello para forzarme a ver a Wang.

En ese momento, pude ver que había 5 personas en la pieza. Cuatro de ellos tenían macanas eléctricas y el otro tenía mi cinturón. “Escucha bien, Gao, hoy tus tíos no quieren otra cosa que tu vida sea peor que la muerte. Te digo la verdad, tu asunto, no es solamente entre el gobierno y tú.” ¡Mira al piso! No hay una sola gota de agua. Pero en un momento, tendrás agua por encima de tus tobillos. Dentro de un rato sabrás de donde viene el agua.”

Mientras que Wang decía esto, me electrocutaban la cara y el torso con las macanas eléctricas. Wang gritó entonces: “¡Vengan chicos, segunda lección!”, entonces me electrocutaron todo el cuerpo con las macanas. Y todo mi cuerpo, mi corazón, mis pulmones y mis músculos empezaron a saltar bajo la piel de manera incontrolable. Me retorcía de dolor en el piso, tratando de arrastrarme. Entonces, Wang me electrocutó mis partes genitales.

Mis súplicas de que pararan provocaron risas y más torturas inimaginables. Wang, enseguida utilizó la macana para electrocutar mis genitales tres veces más mientras gritaba ruidosamente. Después de algunas horas de esto, ya no tenía fuerzas para suplicar y mucho menos para escaparme. Pero mi mente estaba aún despejada.

Sentí que todo mi cuerpo tenía espasmos violentos cuando la macana me tocaba. Sentí claramente cómo el agua se esparcía sobre mis brazos y piernas mientras me sacudía. Fue entonces que me di cuenta que era mi propio sudor y comprendí lo que Wang quiso decir sobre el agua.

Parecía que los torturadores también estaban cansados. Antes de que cayera la noche, dos de ellos abandonaron la pieza. “Regresaremos más tarde para darte la siguiente lección”, dijo Wang. Los dos hombres que quedaban aún en la pieza pusieron una silla en el centro, me levantaron y me sentaron en la silla. Uno de ellos tenía 5 cigarros en la boca. Un hombre estaba parado detrás de mí y el otro con los cigarros adelante.

El que estaba atrás me cogió de los cabellos para mantener mi cabeza agachada. El otro utilizó los cigarros para llenar mi nariz y ojos de humo sin parar. Lo hicieron con suma paciencia. Después de un rato, ya no sentía nada, aparte de algunas lagrimas que caían sobre mis piernas. Esto continúo cerca de dos horas.

Enseguida, otros dos hombres llegaron a reemplazar a los dos anteriores. Ya no veía, porque mis ojos estaban hinchados y cerrados. Los dos nuevos comenzaron a hablar: “¿Gao, puedes aún escuchar con tus dos oídos? Te digo la verdad, estos dos son expertos en reprimir mafiosos. Son duros. Esta vez fueron escogidos especialmente y con cuidado por las más altas autoridades.” “¿Puedes escuchar quien soy? Mi apellido es Jiang. Te seguí en Xiajiang después de tu liberación el año pasado.”

¿Eres el de la ciudad de Penglai, en Shandong?, pregunté.
“Si, tu memoria aún es buena. Te dije que regresarías tarde o temprano. Cuándo vi cómo te comportabas en Xiajiang, sabía que regresarías. Menospreciabas aún a nuestra policía. ¿No deberíamos darte una lección mejor? Escribiste esa carta a los miembros del Congreso americano. Mírate, traidor. ¿Qué podría darte tu Señor americano? El congreso americano no vale nada. Aquí es China. Es el territorio del Partido comunista. Matarte es tan fácil cómo aplastar una hormiga. Si osas seguir escribiendo tus estúpidos artículos, el gobierno tiene que mostrar claramente su actitud. ¿Has visto su actitud esta noche?”, Jiang hablaba lentamente.

Pregunté: “¿Cómo pueden enfrentarse golpeando así a los chinos utilizando tácticas mafiosas contra los contribuyentes chinos?”
“Tú no eres más que un objeto para ser golpeado”, respondió Jiang. “Tú lo sabes en tu corazón mejor que nadie. Los contribuyentes no cuentan para nada en China. No hables en ese término contribuyente.”

Mientras decía esto, alguien entró en la pieza. Reconocí la voz de Wang. “No le hables con tu boca. Dile la verdad. Tus tíos te han preparado doce lecciones. Anoche, terminamos sólo tres. A tu tío en jefe no le gusta hablar, entonces, en un momento vas a ver que vas a comer tu propia mierda y beber tus orines y te vamos a picar [los órganos genitales] con palillos. No hables aún de tortura por el partido comunista, porque ¡ahora mismo te vamos a dar una lección completa! Tienes razón, torturamos a Falun Gong . Todo es cierto. Las doce lecciones que te vamos a dar fueron practicadas en Falun Gong. De verdad, no tengo miedo si continúas escribiendo. Podemos torturarte hasta que mueras y nadie encontrará tu cuerpo. Forastero despreciable (significa que no es de Pekín) ¿Qué piensas ahora que estás aquí?

En las horas de tortura que siguieron, me desmayé varias veces, por la falta de alimento, agua y sudoración abundante. Estuve acostado desnudo sobre el frío piso. Sentí varias veces cómo alguien vino a abrir mis ojos a proyectar una linterna de bolsillo, para ver si aún estaba vivo. Cuando me desperté sentí un fuerte olor a fétida orina. Mi cara, nariz y cabellos estaban impregnados. Obviamente, pero no supe cuándo, alguien había orinado sobre mi cara y mi cabeza.

Estas torturas continuaron hasta el mediodía del tercer día. No sé en dónde encontré la fuerza para resistir, pero por alguna razón, luché por escaparme de sus garras y comencé a golpear mi cabeza en la mesa. Gritaba los nombres de mis dos hijos (Tiangyu y GeGe) y traté de matarme. Pero no lo logré. Doy gracias a Dios todopoderoso. Fue él quien me salvó. Sentí que fue Dios quien me sacó de ese estado y me dio vida. Mis ojos estaban llenos de sangre después de haberme golpeado la cabeza así. Me caí al suelo.

Inmediatamente, tres personas se sentaron sobre mí cuerpo. Uno estaba sobre mi cabeza. Reían. Decían que había intentado matarme para asustarlos. Me dijeron que habían visto esto muchas veces. Enseguida, me siguieron torturando hasta la noche. No podía ver nada con mis ojos. Podía oír aún a los torturadores y otra vez regresaron después de cenar.

Uno de ellos vino a jalarme de los cabellos para enderezarme. “Gao, ¿tienes hambre? ¿Dinos la verdad?”
“Tengo mucha hambre”, respondí.
“¿Quieres comer?, ¡Di la verdad!
Dije: “Quiero comer”. En lugar de eso, me abofetearon sin descanso, una docena de veces o más y volví a caer al piso. Una bota aplastó mi pecho y alguien electrocutó la barbilla con una macana. Grité. Entonces, metieron la macana en mi boca.

“Vamos a ver qué tan diferente es tu boca de las otras. ¿No quieres comer? Dijiste que tenías hambre. ¿Eres digno? La macana estaba en mi boca pero no estaba prendida. No sabía que querían hacer.

“Gao, ¿sabes por qué no hemos destruido tu boca?”, dijo Wang. “Esta noche, tus tíos quieren que hables toda la noche. Queremos que hables de que eres mujeriego. No puedes decir que no lo eres. No puedes decir tampoco que son pocas mujeres. No olvides ningún detalle. No puedes olvidar ningún detalle. Tus tíos quieren eso. No hemos comido y dormido lo suficiente, es tu turno de hablar.

“¿Por qué no habla? Vamos, ¡golpéenlo hermanos!”, gritó Wang. Tres macanas empezaron a electrocutarme. Me arrastré de un lado a otro para huir y estaba aún desnudo. Después de algo más de diez minutos, temblaba aún como una hoja.

Les supliqué. “No tuve un amorío. No es eso lo que no les quiero decir”, escuché mi propia voz que temblaba.
“¿Te estás volviendo loco? Dijo Wang. Déjanos usar la macana para aclararte las cosas y ver si comienzas a hablar” Luego, dos personas me estiraron los brazos y los inmovilizaron en el piso. Utilizaron palillos para perforar mis genitales. El lenguaje no puede describir la impotencia, el dolor y la desesperación que me invadió. En tal situación, el lenguaje y la emoción no tienen el poder para explicarlo. Finalmente, inventé historias, les conté de aventuras que tuve con cuatro mujeres. Pero las torturas no cesaron y tuve que describir mis relaciones sexuales con cada una de esas mujeres. Así continuó hasta el amanecer.

Hasta ese momento, había sido llevado hasta el lugar dónde debía firmar la transcripción de la confesión de mis aventuras. “Si revelamos esto, te convertirás en mierda de perro apestosa en medio año”, vociferó Wang. (Después de ser liberado, supe que al día siguiente de mi tortura, el interrogador llamado Sun Huo informó a mi esposa de la “verdad” que habían conocido sobre mis aventuras. Mi esposa les dijo que no eran su asunto. Ella dijo: “Yo tengo siempre confianza en Gao”.

Después de ser torturado durante días, perdí a menudo el conocimiento y fui incapaz de determinar cuánto tiempo había pasado. Otro grupo se preparaba aún para torturarme. Otro hombre llegó y los regañó. Pude escuchar que era un director adjunto del Buró de seguridad pública de Pekín. Lo había visto en varias ocasiones anteriormente. Yo tenía una buena opinión de él. Aunque no podía verlo, porque mis ojos estaban aún hinchados. Todo mi cuerpo estaba golpeado e irreconocible. Parecía enojado debido a mi condición. Encontró un médico para que me atendiera. Dijo que estaba horrorizado y sorprendido. Dijo: “¡Esta tortura no representa al Partido comunista!”
Le pregunté: ¿Quién ordenó esto?

No respondió. Pedí ser enviado de vuelta a casa o aún a la cárcel. No respondió. Hizo venir a mis torturadores a la pieza y los reprendió. Les ordenó comprarme ropa, darme una manta y comida. Me dijo que trataría de su parte ya sea mandarme a prisión o a casa.

Tan pronto el director adjunto se retiró, Wang comenzó a insultarme. “Gao, ¿aún sueñas con irte a prisión? No, sería demasiado fácil. No tendrás ninguna oportunidad en tanto el PCCh continúe en el poder. Ni lo pienses.”
La misma noche, fui transportado a otro lugar pero no supe dónde, porque tenía el capuchón negro una vez más. Fui torturado continuamente durante otros diez días.

Pero un día, me pusieron el capuchón negro de nuevo, me subieron a un vehículo. Mi cabeza estaba entre mis piernas a la fuerza y tuve que permanecer así por más de una hora. El sufrimiento era más de lo que podía resistir, quise morir.

Una hora después, en ese nuevo lugar, me quitaron el capuchón. Cuatro de los cinco torturadores anteriores no estaban ahí. Pero, vi al mismo grupo de la policía secreta que usaron para seguirme.

Desde entonces, la tortura física paró pero la emocional continuó. Dije que el 17° Congreso del Partido comunista había empezado y que iba a esperar las opiniones de las altas autoridades sobre mi caso.

Durante ese tiempo, algunos funcionarios vinieron a visitarme a mi celda. Su actitud era más suave y se me autorizó a lavarme la cara y cepillarme los dientes. Algunos funcionarios me propusieron usar mis habilidades para escribir para insultar a Falun Gong, y podría utilizar cualquier cosa que quisiera para hacerlo.

Les dije que no era un problema técnico sino ético. Entonces me propusieron “Si es muy difícil, entonces escribe artículos alabando al gobierno y otra vez pon todo lo que quieras.” Finalmente me propusieron “Si escribes que dirigimos para que fueras tratado bien después de la prisión y que fuiste engañado por Falun Gong y Hu Jia, todo irá bien. De otra manera, ¿cómo vas a encontrar fin a tus sufrimientos? Piensa en tu esposa e hijos.”

En cambio, escribí un artículo que decía que el gobierno había tratado bien a mi familia. Escribí la carta abierta al Congreso de los Estados Unidos y di la razón de que fui engañado por Falun Gong y Hu Jia.

Antes de ser puesto en libertad para ir a casa, mientras tanto, fui llevado a la ciudad de Xian. Me llevaron para llamar a Geng He (mi esposa). En el Festival de medio Otoño, las autoridades me pidieron llamar a mi esposa para consolarla debido a que estaba protestando e intentaba suicidarse por el trato que el gobierno estaba dando a nuestra familia. Todo el contenido de la llamada fue diseñada por las autoridades. (Después supe que la respuesta de ella también fue ensayada). En ese tiempo, yo aún no podía abrir uno de mis ojos. Y dado que la llamada fue grabada, tuve que explicar que fue una herida auto infligida.

A mediados de noviembre 2007, después de que conseguí ir a casa, me enteré que fue registrada totalmente sin un documento ni orden judicial. Durante estos más de 50 días de tortura, tuve muchas emociones extrañas. Por ejemplo, algunas veces pude escuchar “muerte” y muchas otras “vida”.

El doceavo o treceavo día de mi secuestro, cuando pude abrir un poco mi ojo de nuevo, vi que mi cuerpo estaba en un estado horripilante. Ni un solo centímetro cuadrado de mi piel era normal. Tenía contusiones y lesiones por todo el cuerpo.

Cada día de mi detención, la experiencia de “comer” fue inusitada. Cada vez que estuve a punto de morir de hambre, ellos me llevaban pan al vapor y me lo ofrecían. Si aceptaba cantar una de las tres canciones revolucionarias famosas del Partido comunista, podía obtener un poco de pan. Mi deseo más profundo era que quería vivir hasta dónde fuera posible. Mi muerte sería una tortura para mi esposa e hijos, pero al mismo tiempo no quería ensuciar mi alma. Pero la dignidad humana pierde fuerza en ese ambiente. Si no se canta esas canciones, se continúa muriendo de hambre y continuarán torturándolo, así que canté.

Cuando utilizaron la misma táctica para forzarme a escribir artículos atacando a Falun Gong, no lo hice. Pero, cedí escribiendo una declaración diciendo que el gobierno no me había secuestrado, ni torturado y que había tratado bien a mi familia. Firmé ese documento.

Durante esos más de 50 días de tortura, se cometieron actos perversos aún más horribles, de los que he mencionado. Esas perversidades no merecen estar en ningún archivo histórico de ningún gobierno humano. Pero, esos testimonios nos permitirían ver claramente hasta dónde los dirigentes del PCCh son capaces de llegar, con sus perversos crímenes en contra de la humanidad con el objeto de ¡preservar su monopolio ilegal de poder! Esos actos innobles son tan sucios y repugnantes, que no quiero ni mencionarlos ahora y quizás no los mencionaré nunca. Cada vez que fui torturado, siempre me amenazaron con hacerlo de nuevo si decía lo que me había pasado aquí, y me dijeron: “La próxima vez será delante de tu esposa e hijos”. El hombre alto que me jalaba de los cabellos me lo repetía muchas veces durante los días de tortura. “Tu muerte es segura si cuentas esto al mundo exterior”.

Me lo repitieron muchas veces. Estos actos brutales y violentos no son correctos. Los que los cometieron, ellos mismos, lo saben muy bien en el fondo de sus corazones.

Para terminar, quiero decir algunas palabras que no van a gustar a algunos. Quiero recordar a los llamados “buenos amigos” y “buenos socios” globales, según los términos del PCCh, que el creciente grado de brutalidad e indiferencia en contra del pueblo chino por el PCCh es la consecuencia directa del apaciguamiento de ambos; ustedes y nosotros (nuestro propio pueblo chino).

Escrito el 28 de noviembre del 2007, en mi domicilio bajo vigilancia en Pekín.

___________________________________________________________________________________

A los practicantes de Falun Gong, un movimiento espiritual cuyos principios son Verdad, Compasión y Tolerancia, además de un sistema de ejercicios y meditación. (Nota del traductor)

Traducido al español por Lucía Aragón