Archivos

Descubren diente del Buda histórico que contiene materia extraterrestre

Por: NTD Inspired

2793-ntd-budda-tooth-1-640x359

©Aboluowang

Extraordinarias imágenes de lo que se encontró al interior de un diente de hace dos mil quinientos años que pertenecía a un monje budista, circulan en internet. Sorprendente, aunque científicamente inexplicable, es principalmente sarira: reliquias en forma de pequeñas piedras incrustadas en el diente. Compuesto de un material no presente en la Tierra, y más duro que el diamante.

Lo que se reveló después, magnificando mil veces la imagen del hallazgo, es objetivamente algo sensacional.

Sarira: Historia de las reliquias de Buda Sakyamuni

La torre de madera más alta del mundo data del año 1056 d.C. La pagoda de madera (Gett), se encuentra en el condado de Ying, China, y ha superado todas las pruebas del tiempo. A lo largo de los siglos, la pagoda (más de 67 metros de altura y construida según la tradición china en su totalidad con madera sin clavos) ha resistido muchos terremotos, batallas y relámpagos.

Algunos atribuyen la longevidad de la pagoda a las misteriosas y sagradas reliquias del Buda histórico que se encuentran dentro.

En 1974, durante las reparaciones de la pagoda, un raro descubrimiento aclaró la razón probable de su construcción y destino: dos dientes pertenecientes a Buda Sakyamuni, que vivió hace dos mil quinientos años en la India. En todo el mundo, sólo hay siete dientes que pertenecieron a Buda.

ntd

©Getty Images | Liu Liqun

Teniendo en cuenta que la implacable Revolución Cultural de Mao Zedong (1966-76) destruyó gran parte de los tesoros de la tradición china de inestimable valor (histórico, cultural, arquitectónico y sobre todo espiritual), el hecho de que los dientes de Buda hayan escapado de ella es —hay que decirlo— milagroso.

Un equipo de expertos del laboratorio de Amberes, presidido por el socio mundial American Gem Society, concluyó que el material encontrado en el diente no existe en la Tierra. Esta sustancia es literalmente de otro mundo, se conoce con el nombre de sarira, y se puede encontrar en las cenizas de la cremación de auténticos budistas espirituales. Sarira es brillante, puede tener diferente color y se asemeja a pequeñas perlas brillantes.

ntd3

©Aboluowang

El Dr. Gao Bin, uno de los expertos, hizo varias pruebas en el diente para descubrir, mediante el examen de la reliquia con un microscopio óptico, muchas pequeñas perlas esféricas. Luego, observando el sarira ampliado mil veces con microscopio electrónico, apareció algo que se puede comparar con un grupo de cuatro Budas sentados alrededor de uno más grande.

ntd-shakyamuni-sarira-magnified-1000-times-4

©Aboluowang

Por si fuera poco y para hacerlo aún más enigmático, otros resultados de laboratorio revelaron que  —a pesar de que los dientes tienen dos mil quinientos años de antigüedad— las sariras colocadas en su interior datan de hace tres mil millones de años.

Su composición es de 98.07 por ciento de carbono y el resto zinc, antimonio y telurio.

ntd2

©Aboluowang

Se utilizó un conductor térmico para probar los hallazgos, y los resultados mostraron su extraordinaria conductividad térmica de 1,000 – 2,600 W/(mK). En comparación, la alta conductividad térmica del diamante es: 1,000 W/(mK) a una temperatura superior a 100 grados Kelvin.

También se realizó una prueba de presión de dos mil toneladas para analizar la susceptibilidad de la sarira a la grafitización, lo que permite observar la descomposición de la microestructura de la materia. El material de la sarira permaneció totalmente intacto.

El Dr. Gao Bin explica: “El contenido de carbono inorgánico en la composición química del diamante, es del 99.98 por ciento y, entre los minerales existentes en la naturaleza, es la única sustancia compuesta por un solo elemento. El científico agregó que hay decenas de millones de tipos de cristales naturales y artificiales, todos clasificables en siete categorías. Una de ellas es el sistema cristalino hexagonal al que pertenecen las sariras.

Hace más de 50 años, se descubrió una nueva forma de diamante, la lonsdaleita, que lleva el nombre de la cristalógrafa Kathleen Lonsdale, en un meteorito que se estrelló en Arizona. Después de una serie de pruebas, Gao descubrió que la estructura del sarira que se encontró en el diente de Buda es similar a la de la lonsdaleita, pero se necesitan más pruebas.

Los expertos confirmaron que las sariras están hechas del material más resistente jamás encontrado en nuestro planeta, y las han llamado “indestructibles”. También se estableció que el material del que están compuestas no sólo no se encuentra en la Tierra, sino que ni siquiera puede ser fabricado con la tecnología más avanzada actualmente lograda por el hombre.

De hecho, las reliquias de Buda han sido objeto de varios exámenes más profundos, incluidos los rayos infrarrojos, que excluyeron totalmente la fabricación por el hombre.

Versión original

Traducido por: Lucía Aragón

Anuncios

Fósil en una huella humana, ¿los humanos coexistieron con este animal hace 250 millones de años?

Por: NTD Inspired

aki-1247-1-640x359

Hace casi 50 años, un científico estadounidense hizo el increíble descubrimiento de un fósil claramente impreso en una huella humana. ¿Qué tiene de extraño? Bueno, un trilobites fue un organismo marino que pobló el fondo del océano durante más de 270 millones de años antes de desaparecer finalmente hace 250 millones de años.

Es como si los historiadores estuvieran bromeando: ¿cómo es posible que hubiera humanos hace millones de años?

Hace millones de años, un hombre pisó un trilobites. El hombre se detuvo en seco, arañando la criatura ovalada de caparazón duro antes de seguir su camino. ¡Sin darse cuenta que su huella quedaría inmortalizada en el aplastado trilobites! Millones de años después, en junio de 1968, el científico estadounidense William J. Meister descubrió el fósil de trilobites en la huella humana en Antelope Spring, a 70 kilómetros al oeste de Delta, Utah.

Cuando Meister golpeó con su martillo una losa de piedra de 60 cm de largo, la roca colapsó, dejando al descubierto un trilobites triturado sobre una huella de 25 cm de largo y 8 cm de ancho. El fósil estaba impreso claramente en la huella de un humano que calzaba zapatos. El Dr. Melvin. A. Cook, profesor de metalurgia de la Universidad de Utah, determinó que la huella del zapato era real.ntd-footprint-trilobite3

“Obviamente, esta impresión no era ninguna escultura ya que, hasta que Meister la encontró, estaba cubierta por los estratos superiores”, dijo el Dr. Cook.

Según los científicos evolucionistas, el hombre apareció hace uno o dos millones de años. ¿Cómo es posible que un humano con zapatos pudiera simplemente aplastar un organismo que ya había desaparecido millones de años atrás?

Si aceptamos el “concepto dominante” de la civilización humana, podemos concluir fácilmente que la historia de alguien que camina sobre un trilobites es solo fantasía. Sin embargo, Meister no es la única persona que ha encontrado fósiles en huellas.

En 1997, un maestro encontró un fósil en la huella de un zapato de unos 25 cm de largo en Red Mountain, en la ciudad de Urumqi, China. Un fósil de bacalao prehistórico, de aproximadamente 12 cm de largo, se veía claramente en el segmento del talón de la huella del zapato. Los científicos examinaron el fósil y lo fecharon con 200 millones de años.

Anteriormente, el 25 de enero de 1927, el geólogo aficionado Albert E. Knapp descubrió una notable “marca del talón” preservada en la piedra caliza del Triásico de 225 millones de años. Knapp descubrió el fósil entre fragmentos de roca mientras descendía de una pequeña colina en Fisher Canyon, Condado de Pershing, Nevada.

La roca fue examinada por un geólogo de la Fundación Rockefeller. Se recogieron diminutos cristales de sulfuro de mercurio del fósil de la “impresión de talón” y confirman que la roca es indudablemente caliza del período Triásico.

ntd-trilobites-300x238

Fuente Internet

Sorprendentemente, las microfotografías mostraron que la antigua huella de la suela del zapato estaba hecha de cuero cosido por una doble hilera de puntadas. Los giros de los hilos son muy visibles. Este descubrimiento intrigó a los investigadores debido a que las costuras dobles hechas con tan refinado enhebrado no fueron utilizadas por los zapateros hasta 1927.

“¿Qué pasa con la teoría darwiniana ante esta evidencia de que había hombres inteligentes en la Tierra millones de años antes de que supuestamente evolucionaran de los monos?”, dijo Samuel Hubbard, Curador Honorario de Arqueología del Museo de Oakland en California.

Estos estimulantes descubrimientos que contradicen la teoría de la evolución de Darwin y desafían la historia de la civilización humana sugieren audazmente que hubo otros períodos de civilización avanzada antes de nuestra actual civilización humana.

En la sección “Misterios del Universo”, La Gran Época recopila historias sobre extraños fenómenos que desafían el conocimiento contemporáneo. Exponer ideas que estimulen la imaginación y abran nuevas posibilidades. Si son verídicas o no, usted decide.

Versión original

Traducido por: Lucía Aragón

 

Cantre’r Gwaelod: la leyenda del reino sumergido de Gales

Por: Wu Mingren

Ancient-Origins.net

6092740134_3b42effd66_b-700x420

Los prehistóricos árboles fosilizados en Cardigan Bay a veces brotan durante las mareas bajas. ¿Es esta la tierra legendaria de Cantre’r Gwaelod? (Foto: Yrhenwr / Flickr)

La historia de Atlántida es una de las más famosas y perdurables de la antigua Grecia. La isla, mencionada en las obras del filósofo Platón, parece haber sido tragada por el mar. Sin embargo, la historia de la Atlántida no pertenece exclusivamente al mundo de la Grecia antigua, porque otras culturas también tienen leyendas similares de continentes que desaparecieron en el fondo del mar. Una de ellas es Cantre’r Gwaelod en Gales.

Se cuenta que Cantre’r Gwaelod (en galés: ‘a cientos de las tierras bajas’) estaba localizada entre las islas de Ramsey y Bardsey, en la zona ahora conocida como la Bahía de Cardigan, al oeste de Gales, Reino Unido. Se cree que se extendía unos 32 kilómetros al oeste de la costa actual hacia la bahía.

En el siglo VI, un rey legendario llamado Gwyddno Garanhir gobernaba Cantre’r Gwaelod. De hecho, hasta el siglo XVII, Cantre’r Gwaelod era conocido como Maes Gwyddno (que significa “Tierra de Gwyddno”), que tomó su nombre de este gobernante de Gales. Otra versión anterior de la leyenda, cuenta que la tierra se sumergió bajo el agua cuando Mererid, sacerdotisa de un manantial de las hadas, dejó que el agua se desbordara.

Sin embargo, en la actualidad se conoce y cuenta otra leyenda diferente, más moderna. En esta versión Cantre’r Gwaelod se describe como una tierra extremadamente fértil, tanto que uno de sus acres de tierra era tan bueno como cuatro acres de otro terreno. El único problema de Cantre’r Gwaelod era depender de un dique para protegerse del mar y las mareas. Cuando la marea estaba baja, las compuertas del dique se abrían para permitir al agua bañar la tierra. Las compuertas siempre se mantenían cerradas durante la marea alta.

En esta versión más reciente de la historia, el guardián encargado de vigilar las compuertas era un hombre llamado Seithennin, amigo de Gwyddno Garanhir, y un gran bebedor. Una noche, Seithennin se hallaba disfrutando de una fiesta en el palacio real, cuando una tormenta se acercaba desde el suroeste. Como se estaba divirtiendo mucho o se había quedado dormido por beber demasiado o, simplemente, no notó la tormenta que se aproximaba, olvidó cerrar las compuertas del dique a tiempo. Entonces, el mar inundó la tierra fértil, 16 aldeas quedaron bajo las aguas. Gwyddno y sus seguidores se vieron obligados a abandonar las fértiles tierras bajas y debieron comenzar una nueva vida en terrenos menos fértiles.

En la versión más antigua, no era Seitennin, sino la doncella Mererid la persona responsable de vigilar las compuertas del dique. Se cree que Seithennin era un rey visitante que distrajo a la doncella con sus coqueteos amorosos. Una vez más, la tormenta llegó y Mererid, ocupada con Seithennin, no se dio cuenta de nada y no pudo cerrar las compuertas, causando la inundación de Cantre’r Gwaelod.

submerged-prehistoric-forest-at-borth-beach

El bosque prehistórico sumergido en la Playa de Borth, Gales. (Foto: Kristi Herbert/Flickr)

En la actualidad, algunas personas creen en la existencia de Cantre’r Gwaelod, y tienen la intención de comenzar una investigación submarina para encontrar la mítica tierra perdida.

A veces, durante las épocas más tormentosas, vestigios de bosques prehistóricos emergen en la Bahía de Cardigan. Hace unos años, de hecho, se descubrieron animales y huellas de humanos fosilizados, así como un camino enrejado con estacas y diversas herramientas. Al datar estos objetos, se comprobó que tienen miles de años de antigüedad, lo que indica que sí hubo tierra habitada donde hoy hay mar.

Sin embargo, también es bastante probable que los vestigios del bosque ancestral hayan estimulado la imaginación de las personas que los vieron, creando así la leyenda de Cantre’r Gwaelod.

También es posible que el mito de Cantre’r Gwaelod sea visto como una fábula con una enseñanza moral. Su versión más antigua nos advierte de los peligros de la lujuria, mientras que la versión posterior defiende virtudes como la templanza. Los cambios en la historia podrían ser indicativos de cambios en los valores de la sociedad galesa que se han producido a lo largo del tiempo. Independientemente de si Cantre’r Gwaelod existió o no, es posible que se siga contando la leyenda, y quizás de vez en cuando actualizada de acuerdo con los últimos hallazgos.

Publicado con el permiso de Ancient Origins

Artículo original en inglés: Cantre’r Gwaelod: The (Mythical?) Sunken Kingdom of Wales

¿Las plantas son inteligentes y tienen conciencia?

El universo está lleno de misterios que desafían nuestro conocimiento. En la sección “Misterios del Universo”, La Gran Época recopila historias sobre estos extraños fenómenos para estimular la imaginación y abrir posibilidades desconocidas. Si son verdad o no, usted decide.

Por: Tara Maclsaac

La Gran Época, EE.UU.

istock_000070845899_large-700x420

Explorando la inteligencia de las plantas. (Foto: Paladin13/iStock)

Desde los años sesenta hasta hoy, algunos científicos han hecho algunas afirmaciones sorprendentes sobre la inteligencia y las capacidades sensoriales que poseen las plantas. Sus hallazgos plantean preguntas sobre lo que significa tener “sensaciones” y cómo se define la conciencia.

El profesor Stefano Mancuso del Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal de la Universidad de Florencia, que habló con la BBC para una emisión especial sobre la inteligencia de las plantas, dijo: “Estamos convencidos de que las plantas son seres cognitivos e inteligentes, por lo que usamos técnicas y métodos que normalmente se usan para estudiar animales cognitivos”.

Él condujo experimentos con dos plantas trepadoras de frijol. Estas plantas fueron preparadas para competir por un palo. La que estaba perdiendo advirtió que la otra planta había llegado al palo primero y comenzó a buscar una alternativa.

“Esto muestra que las plantas conocían su entorno físico y el comportamiento de la otra planta”, dijo Mancuso. “En los animales esto se llama conciencia”.

Sentido de comunidad

Suzanne Simard, profesora de Ecología en la Universidad de Columbia Británica, le dijo a la BBC: “Hasta ahora no hemos tratado a las plantas como seres conscientes”. Llevó a cabo experimentos con abetos de Douglas, y descubrió que podían reconocer a sus parientes cuando crecieron en un área donde había “extraños” y parientes.

Los árboles también parecen ser capaces de sentir cuando están a punto de morir y liberan carbono en los pinos de la zona.

“Mi interpretación fue que los abetos de Douglas sabían que estaban muriendo y querían transmitir su legado de carbono a su vecino, porque es un beneficio para los hongos asociados y la comunidad”, dijo Simard.

Memoria a largo plazo, aprendizaje

El año pasado, la Dra. Monica Gagliano, de la Universidad de Western Australia, publicó un estudio en la revista Oecology que examina la memoria a largo plazo de las plantas. Dejó caer plantas de Mimosa Pudica en macetas con una espuma que amortiguaba los golpes desde una altura que habría causado un impacto en las plantas, pero no las dañó.

Ella pudo monitorear sus reacciones y descubrió que las plantas eventualmente aprendieron que la caída no las lastimaría. Las plantas habían conservado un recuerdo a largo plazo de lo que habían aprendido.

¿Pero estos comportamientos son una forma de “inteligencia”?

El profesor Daniel Chamovitz, presidente del Departamento de Ciencias de la Vida de la Universidad de Tel Aviv y autor de “What a Plant Knows”, dijo a la BBC: “En la orquídea carnívora pudimos observar su capacidad para cerrarse en una hoja. Podríamos definirlo como ‘inteligencia’, pero esto no ayuda a comprender completamente la biología vegetal. Debemos ser muy claros con la terminología”.

Emociones y habilidades supersensoriales 

En 1966, el ahora fallecido Cleve Backster probó con detectores de mentiras, y al parecer las plantas registraron respuestas emocionales.

Backster fue especialista en detector de mentiras de la CIA y desarrolló técnicas de polígrafo, que el ejército de los EE.UU. y agencias gubernamentales aún utilizan ampliamente. Realizó experimentos con plantas dragón (Dracaena) descritos en detalle en el libro “The secret life of plants.”

Por ejemplo, tenía dos plantas Dracaena y conectó una al detector de mentiras. Hizo que una persona pisoteara la otra planta. Cuando se realizó esta acción, el polígrafo mostró que la planta testigo sintió miedo.

Marcel Vogel continuó los experimentos de Backster y demostró que las plantas parecen estar influenciadas por pensamientos. Vogel fue un experto científico en la IBM durante 27 años, durante los cuales patentó más de 100 inventos. Una parte de su carrera la dedicó a una aplicación más orgánica de su conocimiento científico.

Probó con las corrientes eléctricas emitidas por las plantas y descubrió que las plantas respondían de forma espectacular cuando respiraba o tenía un pensamiento en la cabeza, a diferencia de cuando su mente estaba vacía y su respiración era lenta.

Dan Willis, su ex investigador asociado, explicó los experimentos de Vogel en su sitio web MarcelVogel.org.

Willis escribió: “La capacidad de respuesta de las plantas al pensamiento era la misma, independientemente de si estaban a una distancia de 20 centímetros, 2 metros, 13 mil kilómetros, como lo demostró el científico desde Praga, Checoeslovaquia, hasta su laboratorio en San José, donde pudo afectar a la planta conectada al equipo.”

Versión original en inglés:  ‘Are Plants Conscious, Intelligent?

Traducido de inglés al español por: Lucía Aragón

¿Por qué es tan especial y enigmático el número 9?

(NASA)
 Desde los orígenes el número 9 se ha identificado con la cosmología, tema que ha tenido un protagonismo fundamental en las sendas espirituales, así como en las religiones y en los rituales paganos comunes de los magos, chamanes y hechiceros, que entremezclaban diversas culturas.

Los planetas que rodean el Sol son 9, incluyendo la Tierra, aunque la ciencia discute si el noveno sería Plutón o un desconocido planeta X. Sea cual sea, para la mitología estos nueve planetas se asociaron a los 9 niveles de cielo de los Tres Reinos: el Cielo, la Tierra y el Mundo Subterráneo.

El número 9 adquiere importancia porque representa el noveno Cielo, el que cierra el total de los cielos de la dimensión humana. Desde ahí se busca pasar a otra dimensión, un estado más elevado, el estado divino.

Nueve planetas. (NASA)

En algunas sendas espirituales sobrepasar el noveno cielo es sobrepasar el eterno ciclo de las reencarnaciones, lo que en el budismo lo acerca al estado de Buda, el ser divino del Tao.

Como contraparte del noveno Cielo está el noveno nivel del Inframundo o Infierno. En medio, el ser humano decide la vía.

Los polinesios representaban 9 cielos con su lado izquierdo y derecho. Los mexicas primero establecieron 9 cielos que luego se cambiaron a 13, la Tierra en su centro y nueve Inframundos.

Los nueve cielos de los polinésicos (Wikimedia)

En el Templo del Cielo en Beijing se observa un altar circular de tres capas, donde cada capa tiene nueve círculos. El relato budista dice que “se utilizaron nueve placas de piedra o múltiplos de nueve para pavimentar cada uno de los círculos”.

En la opinión popular china, para los grupos étnicos del norte, así como los Han y tibetanos, “el número 9 es auspicioso”. De hecho al ofrecer un brindis, los tibetanos beben tres copas de vino tres veces, señala el relato.

Nueve niveles del Inframundo en el Templo de la Inscripciones de Palenque. (Wikimedia)

Por esta razón se cree que todos los números que suman nueve son auspiciosos: 18, 36, 72, 81 y 108. El 108 es la cantidad de pilares usados para sostener el monasterio de Jokhang en Lhasa, y también se dice que la humanidad sufre de 108 tipos de preocupaciones que pueden ser eliminadas, de ahí que son a menudo 108 las cuentas del rosario, un múltiplo de 9.

Numerología y Cosmología

El poeta griego Homero reveló la importancia del número 9 en sus escritos, y otros escritores griegos mencionan que el filósofo y matemático Pitágoras se preparaba tres veces por nueve días (total 27) en sus rituales o realizaba tres visitas de 9 días. También los masones adoptaron el método.

Esto puede relacionarse con los 27 días los que demora la Luna en orbitar la Tierra, recorrer así las 12 constelaciones y pasar por tres ciclos de los elementos Tierra, Aire, Agua y Fuego.

Por la misma razón el alfabeto fue adaptado en muchas culturas para alcanzar este número de 27 (tres veces 9) letras.

Cada letra tendría entonces un número de significado de 1 a 9, dividida en tres grupos. El número que suma el nombre sería la Tónica que representará la persona en la vida.

Según los inventores de este sistema, el nombre ADA tendría la suma de los números 141=6, donde A es 1 y D es 4. El número 6 sería su tónica del nombre, portador del significado del número 6, asociado al Bien y Mal.

Este método no solo se usó para los nombres, sino también las fechas. Mozart que nació un día 27, donde 2+7 es 9, tendría la tónica del día 9.

Nacer con una tónica 9, simbolizaba reflexionar y plasmar las experiencias pasadas, Buscar la verdad. Además es la que cierra un ciclo. Es el límite hacia una nueva dimensión, donde se recorren todos los números en sí mismo. Es tres veces lo completo (3×3) y lo completo.

El significado del nueve para los griegos, hebreos y árabes se puede explicar también de la siguiente manera: cada nueve días o nueve años se repiten circunstancias que resuenan en la misma frecuencia que nueve ciclos atrás.

Es así que se encuentra similitud por ejemplo entre los años de vida 11, +9=20, +9=29, +9=38, +9=47, etc., o entre los años 3, +9=12, +9=21, +9=30, etc.

A su vez hay que agregar 9 días para ver una recurrencia en los hechos cíclicos a una escala menor, por ejemplo horas y días.

Se cree que Pitágoras usaba la numerología en armonía con el cosmos y no como un ejercicio adivinatorio. Como matemático seguramente vio que los números se repiten en el Universo y en todas las formas de la vida que nos rodea.

Nueve en el tarot

Es muy posible que el juego de cartas del Tarot, usadas por los masones y los adivinos, se basó en las sendas espirituales y religiosas, aunque con otros objetivos. Los orientales dicen que no es posible explicar los misterios del Tao y el estado de Buda si no se sigue la verdadera vía recta.

La carta 9 es El Ermitaño, es quien tras una ardua transformación personal llegó al noveno nivel de su camino, o quien debe pasar una larga caminata hasta llegar a este nivel en que reflexiona toda su vida.

Carta número 9 del Tarot- El Hermitaño. (Wikimedia)

Al completar el noveno paso está listo para enfrentar la Rueda de la vida (carta X), que le hará pagar todas sus deudas del karma. Luego entrará en el nuevo ciclo de 9, pero esta vez en un nivel más alto, en el cielo.

El noveno Cielo (Carta XIX: El Sol) aquí se encuentra iluminado por la estrella, y abarca tan lejos como llegan los rayos del Sol, en sus confines, es decir a nivel del noveno planeta. Para sobrepasar el Cielo tendrá que pasar un Juicio (Carta XX: El Juicio), y solo si lo aprueba tendrá su propio Mundo. (Carta XXI: El Mundo), el mundo de un Iluminado, un Buda, el que pudo volver a su origen y escapar de las eternas reencarnaciones.

Más sobre el 9

El número 9 como multiplicador siempre generará el mismo número:

1×9 =9

2×9=18=9

3×9=27=9

etc.

Los agujeros del hombre son 9: dos ojos, dos oídos, dos orificios nasales, la boca el orificio genital y el ano.

Los meses del año antes comenzaban con marzo, y el noveno mes sería entonces noviembre, cuyo nombre deriva de la palabra nueve.

Los egipcios usaban la expresión 9 enemigos en los jeroglíficos.

En el Nuevo Testamento se menciona que el apóstol Pablo habló de los nueve frutos de espíritu, y el noveno era la Gentileza.

Se suele orar nueve veces por nueve días en las novenas católicas.

Tres niveles de 9 jerarquías de ángeles pintó en este cuadro Botticini sobre la ascensión de la virgen ( Wikimedia)

Eran nueve las musas hijas de Zeus, la novena era Urania, que velaba por la astronomía.

Se suele agregar el número 9 en los precios de los productos, se cree que tiene más suerte en las ventas.

Comentaristas del deporte dicen que los jugadores con número 9 y 10 son los que más goles han lanzado en los mundiales.

Algunos músicos de gran fama mundial fallecieron durante o luego de completar su Novena Sinfonía. La famosa novena sinfonía coral del compositor alemán Ludwing van Beethoven (1779-1827), que incluye la Oda de la Alegría, fue su última composición de este género.

Otro gran músico alemán Franz Schubert (1797-1828), tuvo como última composición sinfónica su Novena Sinfonía, denominada más tarde La Grande, el mismo año de su muerte. Al igual que Beethoven, una obra de gran reflexión de la vida.

Se encontró antigua civilización avanzada en la Antártida

La Gran Época explora investigaciones y relatos relacionados con fenómenos y teorías que desafían nuestro conocimiento actual

Por: Tara Maclsaac

La Gran Época, EE.UU.

antarctica-symbols-700x420

Imagen de satélite de lo que William James Veall sugiere es una escultura prehistórica de una cabeza humana en la Antártida. (Cortesía de William James Veall)

William James Veall es un investigador independiente que utiliza un satélite de detección a distancia para buscar sitios arqueológicos, y afirma que el derretimiento del hielo en una zona de la Antártida reveló rastros de una civilización antigua.

Veall estudió ingeniería en la Universidad de Bakingstoke y Shouthampton, y arqueología en la Universidad de Southampton, Reino Unido, y diseña vehículos aéreos no tripulados (drones, ndt) para explorar zonas de difícil acceso, y se llama a sí mismo “arqueólogo de satélite”.

El investigador estudia las fotos de satélite tomadas en Cabo Adare, península al extremo noreste de la Antártida, que muestra grandes cabezas humanas, dibujos de animales y símbolos tallados en el suelo. Si su interpretación es correcta, muestran que una civilización avanzada creó estas imágenes hace millones de años. Pero esto contradice la cronología convencional según la cual la Antártida era desconocida hasta principios del siglo XIX.

figure-05-600x307

Figura 1. (Foto: Cortesía de William James Veall)

La noticia de un gran territorio o continente en el extremo sur, comenzó a difundirse desde tiempos antiguos y empujaron a exploradores como James Cook a su búsqueda. La historia oficial, sin embargo, no da crédito a la existencia de una civilización desarrollada en esta zona, capaz de producir tales obras antes de la era moderna.

Afirmaciones similares a las de Veall también se hicieron en el pasado, por gente que veía figuras aparentemente hechas por el hombre en diferentes lugares del mundo, e incluso en la superficie de Marte: los escépticos rechazan a menudo tales afirmaciones, que en cambio consideran estas imágenes formaciones naturales, que crean el efecto de pareidolia (efecto óptico, que asocia una forma distinta a un objeto claro e identificable, como sucede por ejemplo con las nubes, ndr).

Veall respondió a estas objeciones argumentando que “ha estudiado imágenes de satélite y piedras procesadas durante casi cuarenta años, y necesariamente tuvo que desarrollar criterios estrictos para evitar las frecuentes acusaciones de pareidolia”. También invita a otros científicos a examinar y confirmar las pruebas que ha encontrado por satélite.

Si realmente fueran esculturas de hace miles de años, se erosionaron considerablemente, y considerando que las fotos fueron tomadas desde el espacio, es necesario examinar más a fondo las imágenes con contornos borrosos.

Veall está convencido de que hace seis mil años la antigua cultura sumeria, una de las más avanzadas de su tiempo, llegó a esta zona.

figure-07-600x300

Figura 2, (Foto: Cortesía de William James Veall)

La opinión del Lingüista

El profesor Clyde Winters ocupa una catedra de Lingüística y Antropología en la Universidad de Illinois-Urban, confirmó que los símbolos seleccionados entre las imágenes se asemejan a la escritura sumeria. En una carta dirigida al mismo investigador y examinada por nuestro equipo editorial, escribió: “Las inscripciones parecen pertenecer al sumerio lineal”. Según el erudito, los símbolos que se pueden ver en la cara de la figura no. 2 arriba, indica a un chamán u oráculo, un hombre poderoso, como lo entiende la escritura sumeria.

Han cuestionado el trabajo de Winters y algunos también cuestionan su legitimidad como lingüista. El profesor mencionó sus habilidades en un artículo en RationalWiki, recordando sus estudios y carrera universitaria, con artículos que describen la historia genética y lingüística de diferentes civilizaciones, publicadas en revistas sujetas a la evaluación de expertos. Uno de estos artículos apareció en las actas de la prestigiosa Proceedings of the National Academy of Sciences.

Cabo Adare, lugar ‘lógico’

Veall añade que la región donde se identificaron las “esculturas” es un lugar ‘lógico’ por la conexión transoceánica con la Antártida, los antiguos exploradores podrían haber navegado por la costa este de Australia. Desde el descubrimiento de Cabo Adare, realizado por el navegante británico James Ross en 1841, su ubicación relativamente conveniente lo ha convertido en un importante punto de acceso para la exploración de la Antártida.

El investigador identificó ‘esculturas’ similares también en la isla de Marambio, que los argentinos llaman ‘puerta de entrada de la Antártida’, y la usan como punto de desembarco.

extra_large-1480093547-cover-image-600x338

Montaña con forma de pirámide en Ellsworth, Antártida Occidental (Foto: Google Earth)

William Veall no es el primero en afirmar que una avanzada civilización antigua tuvo un conocimiento profundo de la Antártida y que puede haber vivido en esos lugares: otros investigadores dicen que un mapa de 1513 compilado por el cartógrafo turco Piri Reis, muestra un conocimiento detallado del territorio antártico, transmitido desde una época lejana.

Las montañas en forma de pirámides en la Cordillera Ellsworth se han interpretado de forma contraria: para algunos son artificiales y para otros son formaciones naturales.

Nota sobre las fotos: Veall especifica que el fondo fue ligeramente retocado para mejorar la imagen, pero no se modificó la documentación original en absoluto.

Versión original en inglés: Civilización avanzada antigua encontrada en la Antártida

Traducido por: Lucía Aragón

¿Hay algún misterio oculto en el rombo dorado de Stonehenge?

Por April Holloway

Ancient Origins

lozenge-stonehenge-700x420

Los dos diamantes encontrados en el sitio ancestral de Bush Barrow (Foto: Sitehut)

En Misterios del Universo, La Gran Época explora investigaciones e historias que analizan fenómenos y teorías que desafían el conocimiento actual. Buscamos ideas que estimulen la imaginación y abran nuevas posibilidades. Temas muy controvertidos.

Un descubrimiento poco conocido del sitio emblemático de Stonehenge, es el espectacular y misterioso artefacto de las espadas del dragón, que se encontró cerca del círculo en la tumba de lo que se supone es un antiguo jefe o sumo sacerdote. ¿Podrían las riquezas de su tumba tener un significado astronómico?

En 1808, un arqueólogo británico llamado William Cunnington descubrió una rica herencia de artefactos que se denominaron las joyas de la corona del “Rey de Stonehenge”.

¿Sería lógico que un rey estuviera relacionado con piedras antiguas? Se encontraron en un gran montículo de la Edad de Bronce a sólo 800 metros de Stonehenge, ahora conocido como Bush Barrow. Pero la tumba está lo suficientemente cerca del círculo y del complejo más grande como para creer que su ubicación es una casualidad.

gold_lozenge_belt_buckle_copper_dagger_from_wilsford_g5_bush_barrow-600x800-225x300

Un rombo de oro, una hebilla de cinturón de oro y una daga de cobre pertenecientes a Wilsford G5, Bush Barrow. Ahora en el Museo de Wiltshire, en Devizes. (Foto: Dominio público)

Un rombo de oro, una hebilla de cinturón de oro y una daga de cobre pertenecientes a Wilsford G5, Bush Barrow. Ahora en el Museo de Wiltshire, en Devizes. (Foto: Dominio público)

Cunnington escribió a su jefe el arqueólogo Sir Richard Colt Hoare: “Encontramos el esqueleto de un hombre alto y robusto. Cuando nos aproximamos al tórax del esqueleto, hallamos una fina placa de oro en la caja torácica. La pieza en forma de rombo estaba fija sobre una delgada pieza de madera, cuyos bordes estaban envueltos en oro.”

Había una gran hebilla de oro en la cintura, decorado con delicadas líneas impresas y un pequeño contorno tallado en forma de diamante.

El rombo de oro es raro, si no es que único, en este periodo

gold_lozenge_from_wilsford_g5_bush_barrow-600x800-225x300

Un rombo de oro, propiedad de Wilsford G5, Bush Barrow. ( Foto: Dominio público )

El descubrimiento es importante de muchas maneras. En primer lugar, encontrar una antigua tumba intacta, sin saquear, es extraordinario. La sepultura tiene una antigüedad de 4000 años y el oro en la Edad de Bronce no era común.

Segundo, la decoración (si la hay) que se encuentra en el rombo de oro es rara, si no es que única, en ese periodo. Consiste de líneas impresas en un patrón que indica un conocimiento de la geometría que se consideraría avanzado e incluso vanguardista. El diseño tan preciso fue evaluado por algunos como una repetición de hexágonos en una serie de tres círculos concéntricos, usando un ángulo repetido de 60 grados.

Otros analistas describieron una posible dimensión astronómica en la disposición de los ángulos. Si estos análisis son correctos, se debe considerar un sofisticado conocimiento de matemáticas y geometría. Esto, combinado con las habilidades necesarias para usar este conocimiento de una manera práctica, es algo inesperado para la época. David Dawson, director del Museo Wiltshire, describe el trabajo de este artista como “el trabajo de dioses”.

Una tercera cuestión en el descubrimiento de esta pieza es, por lo tanto, saber si tiene una función específica. ¿Es sólo un objeto de arte o tiene una aplicación práctica?

¿Objeto de arte o tiene una aplicación práctica?

Incluso si la utilidad del rombo de oro sigue sin resolverse, hay teorías inevitables. Algunos están convencidos que era un instrumento astronómico que lógicamente estaría relacionado con el gran circulo de piedras. El astrónomo Gerald Hawkins concibió la teoría de que el propio Stonehenge fue utilizado como una enorme estructura astronómica que podía medir con precisión los movimientos solares y lunares, así como los eclipses.

Otro investigador, el Dr. Derek Cunningham, sugiere que la estructura geométrica de las líneas debe ser una forma de escritura astronómica. Esta teoría sugiere que debido a que los primeros astrónomos no tenían alfabeto, simplemente hacían lo que era necesario, es decir, escribían sus valores astronómicos en forma de ángulos. El patrón en el rombo está entonces relacionado con la escritura astronómica y, hasta cierto punto, está comprobado.

Aunque esto es coherente, no significa que sea lo que representa realmente el rombo. Puede ser que las habilidades de un herrero excepcional de la Edad de Bronce se utilizaran para producir joyas para un individuo de alto rango. Rey o sacerdote, astrónomo o arquitecto, el debate continúa.

Artículo original: http://www.ancient-origins.net/artifacts-other-artifacts/are-there-hidden-depths-golden-lozenge-stonehenge-008810?nopaging=1

Traducción del inglés al español: Lucía Aragón