Archivos

El gobierno boliviano acusa a Cuba y Venezuela de estar detrás de la violencia

Por: La Gran Época

El nuevo gobierno interino boliviano acusó el jueves a Cuba y Venezuela de estar en el origen de la violencia en el país para apoyar a Evo Morales, que se encuentra actualmente en México, y pidió su regreso al país.

gettyimages-1182176158-795x447

Partidarios del ex presidente boliviano Evo Morales el 13 de noviembre de 2019, en La Paz, Bolivia, tratando de bloquear las calles. (AIZAR RALDES / AFP a través de Getty Images)

La ministra boliviana de Comunicación, Roxana Lizárraga, dijo a los medios de comunicación de La Paz que su gobierno no reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela. Lo describió como un dictador, reconociendo al líder de la Cámara y al líder de la oposición, Juan Guaidó, como el líder del país.

Lizárraga advirtió que su país no se arrodillará por un “complot” de las embajadas de Cuba y Venezuela en Bolivia, ni por las acciones que el Sr. Morales puede tomar de México.

En este contexto, afirmó que el embajador cubano en Bolivia, Carlos Rafael Zamora, a quien llamó “Gallo Zamora”, forma parte del servicio de inteligencia cubano que intervino en los conflictos de Nicaragua y Ecuador.

La ministra dijo que presuntos agentes cubanos supuestamente están pagando a los partidarios de Evo Morales para que cometan actos violentos, por orden del ex presidente del país, pero con dinero del estado boliviano, dijo.

Roxana Lizárraga citó información sobre la reciente detención en Bolivia de varios cubanos que tenían en su poder miles de bolivianos, la moneda boliviana.

También destacó los temores de que el régimen de Nicolás Maduro haya distribuido unas 200 mil armas en toda América del Sur, algunas de las cuales “es más probable que se encuentren aquí”.

También se preguntó cómo percibirán los mexicanos las supuestas “relaciones con los cárteles de la droga”, de las que aseguró que algunas investigaciones periodísticas acusan a Morales.

La autoridad exigió que México devolviera a Evo Morales a Bolivia después de concederle asilo.

Lizárraga advirtió que se investigará y advertirá a los que pudieran cometer un delito de “sedición” contra una conspiración lanzada por el último ministro de Morales, Juan Ramón Quintana, cuyo paradero se desconoce, y Raúl García Linera, hermano de su ex vicepresidente, Álvaro García Linera, en el exilio en México.

Acusó a los dos hombres de actuar con una “línea terrorista” cuyo objetivo era que los miembros del partido gobernante cercano a Morales “mataran gente, derramaran sangre” en Bolivia.

El ministro criticó al Movimiento al Socialismo de Morales por violar la Constitución, y dijo que tendrá que “rendir cuentas” por haber sido “un ladrón del voto y de la democracia”.

El domingo pasado, la Organización de los Estados Americanos publicó un informe sobre graves irregularidades en las elecciones del 20 de octubre, tras lo cual Evo Morales fue reelegido por cuarto mandato consecutivo. El mismo día de la publicación de este informe, anunció su renuncia para exiliarse en México al día siguiente.

Trabajadores esclavos

Por: Sandra Rodríguez

La Gran Época, México

1800 esclavos rusos

Alexey Nikitin (izq.) y Zakir Ismailov en una fábrica de ladrillos en Daguestán. (Foto: Ethnofund)

Voluntarios de la ONG Alternativa y un equipo de periodistas de The Guardian se camuflan entre la multitud en el centro de Moscú. Allí concurren cientos de personas como un hormiguero humano para tomar el tren al trabajo y entre ellos, si se mira con atención, esperan ansiosos y algo nerviosos decenas de hombres con sus pocas pertenencias en una bolsa de plástico. Migran de varias provincias a la gran ciudad en busca de trabajo y viven allí en condiciones de extrema pobreza esperando una oportunidad, pero esa posibilidad se convierte en un abrir y cerrar de ojos en una verdadera pesadilla.

Mientras esperan, son abordados por personas que les ofrecen un trago y les hablan de ofertas de trabajo. Inocentemente estas personas acceden y luego de aceptar una copa pierden la consciencia y son secuestrados. Cuando despiertan, se hallan en un bus camino a Daguestán, una de las ex repúblicas soviéticas más pobres y olvidadas. Muchos ex-esclavos, relatan con espanto cómo son amenazados, golpeados y vendidos a personas influyentes como altos dignatarios de la región que son dueños de fábricas ilegales de ladrillos. Allí sus documentos son decomisados por sus nuevos patrones y condenados a la explotación. Cabe aclarar que la industria de la construcción en Rusia es un monstruo económico en ascenso y estas víctimas quedan sin voz en los campos polvorientos de dichas fábricas. Otro sector que se nutre de esta terrible práctica es la servidumbre en el campo.

Según informa The Guardian “Daguestán, una república de mayoría musulmana, tiene una larga historia de violencia. Siglos de gobierno de los imperios mongoles, persas y otomanos, seguidos por las invasiones árabes y la eventual anexión de la Rusia zarista, han dado lugar a una serie de levantamientos armados por clanes que lideran la “yihad” contra la madre patria ortodoxa. Los lugareños a menudo se quejan de ser tratados como ciudadanos de segunda clase en su propia tierra. En los últimos años, la ley de la sharia, las guerras tribales y los coches bomba han llevado a Daguestán a ser catalogado como el lugar más peligroso de Europa.”

Alexey Nikitin y Zakir Ismailov son dos voluntarios de Alternativa, una organización que ha luchado en contra de la esclavitud moderna en Rusia. Estos dos jóvenes se han enfrentado a situaciones muy difíciles y peligrosas para liberar a cientos de esclavos de su tormentosa prisión. Ellos explican que la cifra de víctimas crece sin control porque la gente en su desesperación acepta cualquier trabajo sin sospechar lo que les espera. Por otro lado, la legislación en Rusia, con respecto a la trata de esclavos, es tan confusa y tiene tantos huecos jurídicos, que no es posible procesar y encarcelar a los que trafican y mantienen esclavos porque no se define con claridad qué es el trabajo esclavo, aclara un fiscal especialista en derecho del trabajo que labora en la mejora de dichas leyes desde hace ya 20 años.

1642 rusia 2

Alexey se enfrenta a un capataz de la granja por la liberación de un trabajador. (Foto: Ethnofund)

Por otro lado, hay muchas más inconsistencias legales con respecto a la contratación de extranjeros e inmigrantes en el país. Esto ha llevado a que los empleadores abusen de sus trabajadores con contratos poco claros o inexistentes, de manera tal que las garantías laborales de estas personas quedan desamparadas y terminen de este modo trabajando sin derecho a recibir un sueldo justo, es más, ni siquiera reciben sueldo y terminan trabajando gratis mientras esperan que algún día se cumplan las promesas olvidadas de sus jefes.

La falta de claridad en las leyes también hace que rescatar a un esclavo sea una tarea casi imposible. En la mayoría de los casos, tanto Alexey como Zakir tienen que actuar bajo riesgo propio, pues la policía no interviene a no ser que la situación se torne muy peligrosa para ellos. Los dueños de los esclavos ven la situación muy normal y no entienden por qué sus víctimas quieren abandonarlos. “Es socialmente aceptado”, afirma Alexey, porque “si una persona está abajo es por su propia culpa.”

El miedo que infunden los dueños de las fábricas en los esclavos llega a límites increíbles. Es tal el pánico de estas personas que se niegan a escapar o a contactar ayuda alguna porque la retaliación por parte de sus explotadores puede ser brutal. Por esta razón, solo se puede rescatar a una persona a la vez sin poder desarticular la red de traficantes ni la organización de dichas fábricas ilegales. Muchos de estos esclavos llevan años trabajando y sufriendo sin que puedan contactarse con sus familias.

La situación es tan peligrosa, que incluso voluntarios de Alternativa han sido drogados y secuestrados por esta mafia, pero gracias a la rápida acción de sus compañeros se han salvado de caer en una de estas fábricas infernales.

El problema sigue creciendo, pero muchos son ajenos a esta problemática. Según el Global Slavery Index para el 2016, se encontró que tanto trabajadores rusos como migrantes provenientes de antiguas repúblicas soviéticas como Tayikistán, Uzbekistán, Azerbaiyán y Kirguistán, así como de la vecina Ucrania y Corea del Norte fueron drogados, secuestrados y vendidos como esclavos en su mayoría para la industria ilegal de ladrillos. Aunque muchos tratan de huir, la mafia de los dueños de dichas fábricas está tan bien organizada y la topografía de la región es tan compleja, que terminan siendo recapturados y vendidos entre estas personas para seguir trabajando. Un infierno sin fin.

Tanto Alexey como Zakir han tenido que lidiar con amenazas, pero siguen en su lucha contra la esclavitud. Afortunadamente las amenazas hasta el momento no han pasado de palabras y así más víctimas pueden aspirar a ser liberadas. Sin embargo, los culpables saben que no pueden ser castigados y por el contrario defienden sus actos argumentando que, sin ellos, estas personas serían mendigos, borrachos o buenos para nada. De este modo, el círculo vicioso se repite sin que nadie lo evite; un nuevo esclavo se puede comprar por unos cuantos euros.

Alexey Nikitin concluye: “No importa si se trata de alcohólicos o ex -convictos. Debe tratarse a las personas con respeto. También ellos tienen derechos que merecen ser protegidos. Sus derechos son los mismos derechos fundamentales que los míos, y si como sociedad dijéramos ‘él no merece sus derechos’ eso significaría que los derechos de todos los individuos están en peligro. En otras palabras, solo si las personas en situación social inferior conservan sus derechos, están asegurados los derechos de todos nosotros”.

Fuentes:

https://www.theguardian.com/global-development/2017/apr/01/slave-saviours-men-risking-their-lives-to-free-brick-workers-in-dagestan

https://www.globalslaveryindex.org/country/russia/

https://www.youtube.com/watch?v=KxH3r0UJOA0&t=1423s

Líder de la Gestapo china asesinado

Por: Frank Fang

La Gran Época, EE.UU.

610-office-7000x466-700x447

La Oficina 610, organismo del régimen chino tipo Gestapo establecido en 1999 para arrestar, encarcelar y torturar a los practicantes de Falun Gong (Imagen de New Tang Dynasty Television)

El 8 de junio pasado, Sun Hengshan, de 57 años, último jefe de la Oficina 610 en la provincia de Jilin, fue asesinado a puñaladas por uno de sus subordinados.

El asesino de Sun Hengshan huyó inmediatamente después de apuñalarlo, y más tarde se trasladó a la comisaría de Changchun. Confesó que mató a Sun en venganza por una mala evaluación de su trabajo que le costó un descenso en su carrera.

El asesinato de este funcionario es el último de una larga y sangrienta serie de crímenes y violaciones a los derechos humanos perpetrados en China por la notoria organización del Partido Comunista Chino conocida como Oficina 610. Esta estructura está compuesta por agentes de una policía secreta especial, similar en todos los aspectos a la Gestapo, y creada para perseguir a los ciudadanos chinos que practican Falun Gong (una disciplina espiritual pacífica, que durante casi veinte años ha sufrido una represión despiadada y sangrienta por parte del Partido Comunista Chino).

Sun Hengshan tuvo una larga carrera política en la provincia de Jilin. Según el sitio chino Baidu, antes de recibir su última asignación, fue jefe de la oficina de la Comisión Jurídica y de Supervisión del Congreso del Pueblo de Jilin (cuerpo legislativo títere que actúa como vicepresidente del Parlamento de la provincia) y jefe de la oficina de la Comisión de Inspección Disciplinaria de Jilin, agencia anticorrupción, destinada al más alto tribunal de la provincia.

La muerte de este funcionario se suma así al trágico informe sobre la Oficina 610. El sitio Minghui.org, que recopila información sobre la persecución en curso de Falun Gong, informa que 783 funcionarios pertenecientes a esta oficina han muerto de enfermedad, se han suicidado, han sido “heridos” o despedidos como resultado de investigaciones internas sobre corrupción.

La principal víctima de la Oficina 610

Falun Gong, o Falun Dafa, es una antigua práctica china que incluye el ejercicio, la meditación y el mejoramiento de la persona, con fundamento en los principios de la verdad, la compasión y la tolerancia. A principios de los años noventa era muy popular en China y, por sus beneficios en la salud, también fue favorecida por las autoridades y, en 1999, las fuentes oficiales del régimen chino estimaron unos 70 millones de practicantes.

Pero la creciente popularidad de Falun Gong y su independencia del régimen chino y de todas las formas de poder político y económico, fueron suficientes para desatar la furia del paranoico ex jefe del PCCh, el dictador Jiang Zemin, quien –en el delirante terror de que su propio poder pudiera verse afectado de alguna manera por Falun Dafa– en julio de 1999 comenzó una feroz represión por todo el país. La persecución fue apoyada y ‘justificada’ por una acción masiva de propaganda y difamación: un verdadero ‘lavado de cerebro’ infligido al pueblo chino, que tenía la función de compactarlo en el odio común contra esta práctica espiritual completamente inofensiva. Una de esas operaciones típicas de adoctrinamiento y manipulación de masas que en los regímenes totalitarios (comunistas y no comunistas) son lo más común.

Zemin estableció la Oficina 610 el 10 de junio de 1999, fecha a partir de la cual la estructura tomó su nombre. Durante los diez días siguientes, se establecieron filiales en todo el país y, desde entonces, cientos de miles de practicantes de Falun Gong han sido arrestados y sometidos a tratos crueles: tortura, trabajos forzados en prisiones, lavado de cerebro en centros psiquiátricos. En la provincia de Jilin, más de 290 personas murieron en dos días, y sólo en las provincias de Liaoning, Heilongjiang y Hebei ha habido aún más muertes.

Pero dada la estricta censura de la información del régimen comunista chino, es realista pensar que estas cifras representan sólo una fracción de las cifras reales.

Artículo en inglés: The Death of a Chinese Official Exposes Long-Standing Human Rights Abuse in China

Traducción de Lucía Aragón

La misteriosa enfermedad de los diplomáticos estadounidenses en China

Por: Lisa Lambert y Sue-Lin Wong

Reuters

consolato-usa-cina-700x447

Entrada al Consulado estadounidense en Guangzhou, China (Foto: Reuters /Sue-Lin Wong)

Una misteriosa enfermedad aflige al personal diplomático estadounidense en China. Como medida de precaución, el Departamento de Estado de los Estados Unidos ordenó el regreso a casa de un grupo de diplomáticos que prestan servicio en la ciudad de Guangzhou, en el sur de China. La ‘enfermedad’ presenta síntomas similares a los de una lesión cerebral, que ya había afectado al personal estadounidense en otro régimen comunista: Cuba.

Después de investigar a un empleado del gobierno en Guangzhou, el Departamento de Estado envió un equipo médico para realizar controles a los empleados del Consulado y sus familias. El 6 de junio de 2018, la portavoz de la diplomacia de Estados Unidos, Heather Nauert, dijo: “Después del resultado del proceso de selección, el Departamento ha decidido llamar a algunas personas a Estados Unidos para que se realicen más evaluaciones y monitoreos[…] Los médicos continuarán realizando análisis exhaustivos para identificar la causa de los síntomas a los que se refirieron, y para determinar si coinciden con los señalados en el personal del gobierno previamente afectado, o si son completamente ajenos a ellos”.

Según el New York Times, por lo menos dos estadounidenses, antes de experimentar síntomas y ser llamados a casa, habían oído “sonidos extraños”.

Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, dijo que no tenía noticias de ninguna comunicación formal con funcionarios estadounidenses sobre los nuevos casos de la extraña “enfermedad”, y que sólo había investigado el primer incidente que se dio a conocer.

En Cuba, el año pasado, 24 empleados del gobierno de Estados Unidos y sus familiares mostraron síntomas similares, que se manifiestan como lesiones cerebrales menores. El caso, que estalló en La Habana, había aumentado las tensiones entre los antiguos opositores de la Guerra Fría.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, dijo que se creó un grupo de trabajo para tratar el problema, pero que en estos momentos “aún no se ha establecido la naturaleza exacta de los daños sufridos por el personal, ni existe una causa común para todos los casos”.

Artículo en inglés: US Says More Diplomats in China Hit by Mystery Illness

Traducido por: Lucía Aragón

La Gran Época entrega a la Biblioteca Nacional de República Dominicana compendio de sus 115 publicaciones impresas

Un total de 115 ediciones impresas y también en formato digital fueron entregadas a la Biblioteca Nacional de República Dominicana en el marco de conmemorar 10 años de circulación de La Gran Época en este país.

 SANTO DOMINGO – La Gran Época hizo formal entrega a la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña de República Dominicana un compendio de 115 ediciones que comprende desde su primera publicación en octubre de 2007 a su más reciente número el pasado mes de noviembre. El acto se efectuó en conmemoración a 10 años de circulación de La Gran Época en el país caribeño y en cumplimiento de la ley 112-71 de Depósito legal que dispone la obligación de entregar a la Biblioteca Nacional toda publicación periódica.

De esta forma, las ediciones impresas en español del periódico La Gran Época, pasan a formar  parte del patrimonio bibliográfico y cultural de la Biblioteca Nacional y los usuarios a su vez pueden valorar la calidad de su contenido.

Rocio Morillo, encargada del Depósito Legal de la mencionada institución, recibió de la coordinadora local de La Gran Época las 115  ediciones impresas así como el archivo en formato digital correspondiente a cada número, mes y  año de las distintas publicaciones, las cuales estarán disponibles para los usuarios de la Biblioteca Nacional.

 

Foto: Rocio Morillo, encargada del Depósito Legal de la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, recibe 115 ediciones del Periodo La Gran Época.

Reseña de La Gran Época

La Gran Época pertenece al grupo editorial Internacional Da Ji Yuan o (Epoch Times, en inglés). Su sede central se encuentra en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, y posee una red de periodistas locales en todo el mundo.

La primera edición se publicó en chino y, a partir de 2004, se lanzó en inglés. Luego le siguieron publicaciones locales impresas por oficinas regionales, incluidas en español en Argentina, España y México. En octubre del año 2007 se sumó República Dominicana .

Durante estos 10 años, La Gran Época en República Dominicana ha informado al lector, con veracidad e independencia sobre la realidad de China y su influencia en el resto del mundo, acercando -a su vez- a los occidentales a la auténtica cultura tradicional china.

La Gran Época pertenece al único grupo editorial del mundo con capacidad de ofrecer noticias sin censura desde el gran país asiático, gracias a la labor de los corresponsales que desafían el control informativo del régimen comunista chino.

Si bien La Gran Época es un medio especializado en China, también incluye informaciones importantes sobre el resto del mundo, contando con un alto contenido educativo, moral y cultural.

Sobre la Biblioteca Nacional y el Deposito Legal

Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, Santo Domingo, República Dominicana. (La Gran Época)

La Biblioteca Nacional de República Dominicana tiene como misión garantizar el desarrollo integral y afianzar la identidad nacional de todos los dominicanos, dentro y fuera del país, mediante la adquisición, organización y facilitación de acceso a la información de la producción intelectual, en todos sus formatos y soportes, así como orientar técnica y metodológicamente la Red Nacional de Bibliotecas Públicas.

Tiene la visión de salvaguardar la producción intelectual de los dominicanos y fomentar el estudio de la dominicanidad mediante la creación y consolidación de una biblioteca digital que registre la memoria bibliográfica de la nación y una red nacional de bibliotecas públicas municipales que estén al servicio de la educación y la cultura nacional.

Referente al Depósito Legal es la obligación impuesta por Ley de entregar a la Biblioteca Nacional tres (3) ejemplares de toda la producción editorial en cualquier tipo de soporte, por cualquier procedimiento (impresión, grabación sonora,  producción audiovisual o electrónica) realizados en el país caribeño.

Gracias a la Ex Unión Soviética Pepsi Cola llego a ser la sexta potencia militar durante la guerra fría

Gracias a la Ex Unión Soviética Pepsi Cola llego a ser la sexta potencia militar durante la guerra fría

Miguel Jorge/ Gizmodo.com

Hubo un tiempo en que Pepsi se convirtió en el primer gran producto de consumo capitalista que se producía, comercializaba y se vendía en su totalidad en la Unión Soviética. En aquella época, la compañía llegó a ser la sexta potencia militar más grande del mundo.

A mediados de la Guerra Fría que mantuvo en tensión al planeta, el Primer Ministro soviético, Nikita Khrushchev, todavía no había pisado el suelo estadounidense. Nixon tampoco había llegado al poder, aunque era el vicepresidente de la nación más poderosa del mundo.

En este clima que ha dejado tantas anécdotas surrealistas para la historia, el siguiente relato merece estar en los primeros puestos.

La expo norteamericana en la mismísima Unión Soviética

El debate de cocina. Wikimedia Commons

Finales de julio de 1959. El gobierno de Estados Unidos había organizado una exposición bajo el descriptivo título de “Exposición Nacional Estadounidense” en la ciudad de Moscú. La expo se organizó en el Parque Sokolniki con una idea muy clara: exhibir los últimos productos de consumo y logros capitalistas al público soviético.

Las escenas que se vivieron en este encuentro fueron realmente peculiares, aunque también proporcionó otros momentos históricos de gran importancia. Por ejemplo, el debate de cocina del 24 de julio. Una discusión improvisada entre Nixon y Khrushchev.

La escena fue más o menos así: se montó una casa prefabricada, de la que sus promotores dijeron que cualquier persona (con un salario digno) en Estados Unidos podía costearse.

Exposición Nacional Estadounidense. WC

Esta vivienda fue provista para la ocasión con varios utensilios de cocina “que aliviaban el trabajo de las amas de casa”, a la vez que representaban los frutos del floreciente mercado norteamericano de bienes de consumo. Obviamente, como contraposición de la inexistencia en la Unión Soviética de aquellos años.

Sin embargo, además de este debate de lo más folklórico que tanto dio que hablar, antes de que Khrushchev y Nixon entraran a la famosa cocina, el vicepresidente estadounidense condujo al primer ministro soviético a un puesto cercano de Pepsi.

Donald Kendall, jefe de operaciones en el extranjero de Pepsi (y amigo de Nixon), dirigía el stand. Kendall le sirvió al líder soviético preguntando si prefería una botella de la bebida producida en Nueva York o una hecha con agua local de Moscú.

La imagen que originó el acuerdo. WC

La respuesta soviética fue obvia. Khrushchev, como era de esperar, eligió la Pepsi local y luego se tomó un sorbo algo escéptico de la Pepsi de Estados Unidos que Kendall le ofreció. Luego, el líder soviético instó a todo el público a “beber la Pepsi hecha en Moscú, mucho mejor que la Pepsi fabricada en Estados Unidos”.

Aunque esta escena pueda parecer contraproducente para los intereses americanos, la imagen que tenemos encima (con la Pepsi en las manos del líder) y las palabras de Khrushchev, fueron una oportunidad de marketing perfecta para la empresa.

De ahí salió una de las fotos históricas que perseguía la marca de cola, una instantánea que se convirtió más tarde en una pieza central de la campaña de marketing de Pepsi. ¿Adivinan el slogan? “Los socialistas prefieren Pepsi”.

El primer acuerdo (y el acuerdo épico)

Otro momento de la escena que se vivió en el stand de Pepsi. WC

Lo cierto es que pasó algo más de una década hasta que Kendall, y con la ayuda estatal del ahora presidente Nixon, pudo constatar que aquella imagen estaba dando sus frutos. A mediados de noviembre de 1972, y bajo su dirección (ahora era director ejecutivo de Pepsi), el gigante lograba por fin un acuerdo de trueque con el gobierno soviético, el sueño largamente esperado.

Para ello, PepsiCo debía cambiar su jarabe de cola por el vodka Stolichnaya. En este punto vale la pena detenerse un segundo. Gracias a este acuerdo, Pepsi se convertía en el primer producto de consumo capitalista que se producía, comercializaba y vendía en su totalidad en la Unión Soviética. Estaban haciendo historia.

                                                      Pesi (rusa). Robintimweis

Dos años después, en 1974, la compañía abría su primera planta de Pepsi en Novorossiysk y la distribución masiva estaba lista para comenzar en 1979. Por supuesto, fue un gran negocio, y le dio a Pepsi una ventaja muy importante sobre Coca Cola en la famosa guerra de las colas que han vivido durante mucho tiempo.

Una década después, en 1989, el primer acuerdo histórico llegaba a su fin. El acuerdo inicial entre el gobierno de la Unión Soviética y PepsiCo estaba a punto de expirar y se hizo uno nuevo, aunque esta vez a lo grande: de tres mil millones de dólares.
                                              Pepsi en la Unión Soviética. AP

Con estas cifras, las botellas de vodka no parecía que fueran suficientes para pagar el refresco. Así que los líderes rusos se pusieron a pensar y se dijeron: ¿Qué nos sobra en este momento que le pueda interesar a Pepsi? La respuesta: equipamiento militar.

 Así se hizo uno de los trueques en el mundo de los negocios más legendarios (y poco conocido) que se recuerde. En total, los rusos entregaron a Pepsi 17 submarinos, un crucero, una fragata y un destructor, todo ello a cambio del flujo constante de esas bebidas azucaradas que tanto gustaban al pueblo soviético.

Para situarlo en perspectiva, la adquisición de esos submarinos convirtió a PepsiCo durante unos días en la sexta potencia militar más grande del mundo por el número de sus submarinos. Sin embargo, esta tremenda adquisición duró muy poco en sus manos, ya que luego la vendieron a una empresa sueca para su reciclaje.

Curiosamente, ni con uno de los mayores arsenales militares Pepsi fue capaz de batir a Coca Cola. Esa gran ventaja que tomó en la Unión Soviética se convirtió en una desventaja en unos pocos años, cuando el sistema soviético colapsó en Europa del Este. Entonces, la gente le dio la bienvenida a marcas genuinamente occidentales que no tenían conexión con el pasado soviético.

Obviamente, no fue la única causa, pero sin duda ayudó a que Coca Cola tomara esa ventaja sobre su máximo competidor. [NPRWikipediaNew York TimesThe Economist]

10 años de La Gran Época en República Dominicana

10 años de La Gran Época en República Dominicana

 

La edición impresa de La Gran Época en República Dominicana cumplió 10 años, en los que ha informado al lector, con veracidad e independencia, sobre la realidad de China y su influencia en el resto del mundo, acercando a los occidentales a la auténtica cultura tradicional china.

Nuestra Historia:

Al obtener su titulo de doctorado en Georgia Tech, Estados Unidos, en los años noventa, John Tang advirtió las grandes diferencias entre los medios de comunicación de China y los de su país adoptivo.

Bajo las restricciones de censura de los medios, las personas del país asiático no sabían, por ejemplo, qué pasaba realmente en la Plaza Tiananmen en 1989, y aquellos fuera de China no estaban al tanto de la severidad de la persecución de las personas con creencias espirituales “no aprobadas”, como los tibetanos, uigures y practicantes de Falun Dafa.

Al concientizarse en mayor medida de que nadie decía la verdad sobre la realidad de China, y dado que en los últimos años el gigante asiático se convirtió en una de las principales potencias mundiales, gracias a su vertiginoso crecimiento económico, occidente demanda cada vez más informaciones sobre este hermético país.

Sin embargo, la mayor parte de esta información es exclusivamente proporcionada por la agencia de noticias oficiales del régimen comunista. En respuesta a esa creciente necesidad, John Tang y otros chinos-estadounidenses fundaron La Gran Época (Epoch Times) en el año 2000.

La historia de La Gran Época es la historia de aquellos que querían fusionar las inquietudes que sentían por su tierra natal con las libertades otorgadas por los Estados Unidos, como libertad de prensa y libertad de culto.

Nuestro periódico pertenece al grupo editorial Internacional Da Ji Yuan o (Epoch Times, en inglés), con sede central en la ciudad de Nueva York y una red de periodistas locales en todo el mundo.

La primera edición se publicó en chino y, a partir de 2004, se lanzaron ediciones en inglés. Luego le siguieron ediciones locales publicadas por oficinas regionales, ediciones impresas en español en Argentina, España, México y en octubre del año 2007 República Dominicana, sumándose al periódico independiente de más amplia distribución en todo el mundo, con publicaciones en 35 países y 21 idiomas.

La Gran Época pertenece al único grupo editorial del mundo con capacidad de ofrecer noticias sin censura desde el gran país asiático, gracias a la labor de los corresponsales que desafían el control informativo del régimen chino.

Aunque La Gran Época es un medio especializado sobre China, también incluye informaciones importantes sobre el resto del mundo, contando con un alto contenido educativo, moral y cultural.

En cualquier lugar que se publiquen, las ediciones de La Gran Época relatan acontecimientos sobre China que ningún otro medio puede, o podrá, comunicar.

¿Por qué es importante China?

Aunque usted no sea chino, China igualmente es importante para usted. Se trata de la nación más poblada y la segunda potencia económica mundial. El chino es el tercer idioma más hablado en Estados Unidos.

Tres décadas atrás, la llamada “Planicie Central” era remota, misteriosa y, sobre todo, intrascendente en la vida diaria de los ciudadanos de las naciones occidentales. Beijing pasó rápidamente de una política de aislamiento a una de crecimiento económico a través de la exportación.

Los avances tecnológicos, como envíos en contenedores e Internet, le permitieron reunir con velocidad a personas, productos e ideas.

En la actualidad, uno puede acceder a productos chinos todos los días. Nos vestimos con indumentaria fabricada en el país asiático. Consumimos alimentos y bebidas del gigante asiático. Lo que sucede en territorio chino tiene un impacto real y directo en nuestra salud personal y en nuestro futuro en todos los niveles.

Las protestas y las nefastas condiciones laborales en las fábricas chinas están conectadas con los dispositivos electrónicos que nosotros tenemos en la mano o colocamos en nuestros escritorios. Tanto la corrupción que se revela en Shanghái como el sistema legal que pronuncia fallos dictados por el Partido Comunista en Beijing pueden alterar nuestras cadenas de suministro o nuestras inversiones en un abrir y cerrar de ojos. Las empresas chinas que compran compañías occidentales pueden aplicar la misma ética en sus nuevas subsidiarias. El Instituto Confucio, patrocinado por el Estado chino, imparte silenciosamente valores comunistas en campus universitarios.

A lo largo de siglos y milenios, China ha sido fuente de grandes bienes, así como de grandes males.

El alcance del mal salió a la luz en la serie editorial 9 Comentarios sobre el Partido Comunista de La Gran Época, en el año 2004. Desde sus inicios, el Partido Comunista Chino ha causado más de 80 millones de muertes por causas no naturales y continúa asesinando a personas inocentes en la actualidad. El régimen ha contaminado la tierra. Permite la exportación de productos contaminados. Ha colocado espías en todos los niveles y cargos de las sociedades occidentales. Nosotros traemos estas historias para usted.

Por otro lado, la historia y cultura de China, llena de relatos de héroes y actos nobles, su arte, sus tradiciones espirituales, su medicina tradicional y su arte culinario regional y suntuoso pueden beneficiar y enaltecer nuestra vida diaria. La Gran Época acoge lo mejor de la China tradicional y lo trae para usted en nuestras páginas.

¿Por qué “La Gran Época”?

Los fundadores eligieron el nombre chino “Da Ji Yuan”, cuya traducción es “la gran época”. De este modo, el nombre de la publicación alude a un periodo ilustre o grandioso de la historia, aplicado a la actualidad.

La Gran Época en República Dominicana

Edición impresa de La Gran Época que se distribuye en República Dominicana.

Como 10 años no es un número que pueda pasarse por alto, luego de una  trayectoria de acontecimientos compartidos, queremos dar las gracias a todos los lectores por sus opiniones, las cuales valoramos y a los que de una manera u otra han apoyado nuestra iniciativa de poderles compartir las informaciones de mano de los corresponsales que desafían el control informativo del régimen chino, y que se han comprometido a informar sobre la situación del país asiático.

Cabe resaltar que muchos de ellos, incluidos sus fundadores, han sido arrestados en allanamientos nocturnos, otros han sido asesinados, otros enviados a campo de trabajo forzado o prisiones esclavistas chinas y de muchos otros aún no se sabe su paradero.

Sus esfuerzos siguen siendo valorados y reconocidos en diferentes ámbitos de la comunidad internacional, lo que se refleja en la sólida presencia global de Da Ji Yuan por todo el mundo.

La Gran Época en República Dominicana, a 10 años de circulación ininterrumpida localmente y de manera gratuita, ha generado un total de 115 ediciones, con un contenido rico en valores, promoviendo la cultura y arte tradicional chino, así como la cobertura de noticias sin censura del régimen comunista.

Nuestras ediciones han mantenido una línea de lectores de diversos sectores de la sociedad: medios de comunicación, empresarial, gobierno, espacios públicos y culturales.

Esperamos que el esfuerzo, trabajo, dedicación y corazón que durante estos 10 años hemos puesto para compartir La Gran Época a la República Dominicana, hayan sido de aporte al crecimiento cultural y social de nuestro país, y que La Gran Época se constituya en una fuente confiable y de consulta casi obligada por parte de todos los forjadores de opinión pública, medios de comunicación, sector empresarial, legisladores, gobierno y todas aquellas instituciones y/o personas que, de una u otra manera, necesiten conocer sobre la verdad de los grandes acontecimientos del país asiático.

 

 

 

 

 

Continuaremos informándoles con responsabilidad y veracidad sobre China, los invitamos a que nos acompañen por otros muchos años más a ser parte del futuro.

Equipo de La Gran Época en República Dominicana