Archivos

Metales pesados

Por: Maylida Armas

0000077724

La contaminación por metales puede provocar diversos efectos a la salud y al ambiente, dependiendo del elemento en particular

De forma general podemos definirlos como un grupo de elementos químicos de alta densidad presentes en la naturaleza. Y si hablamos de salud, podemos añadir que en cantidades elevadas son  tóxicos para los organismos vivos, afectando el funcionamiento de varios órganos. Entre los más conocidos están Arsénico (As), Cadmio (Cd), Cobalto (Co), Cromo (Cr), Cobre (Cu), Mercurio (Hg), Níquel (Ni), Plomo (Pb), Estaño (Sn)  Aluminio (Al), Selenio (Se) y Zinc (Zn). Se les atribuyen propiedades cancerígenas y de daño genético. El aluminio y el arsénico aunque químicamente no pueden considerarse metales pesados, se incluyen en la lista por ser sus efectos en el cuerpo similares a los anteriormente mencionados. El  hombre utiliza metales pesados como materia prima para muchos bienes y servicios.

Algunos de estos metales forman parte de los micronutrientes que necesita nuestro organismo para cumplir sus funciones, pero para ello deben estar presentes en mínimas cantidades. Además de los efectos antes señalados, altas concentraciones en nuestro cuerpo de los metales tóxicos, genera desequilibrios de mucha relevancia para la salud, tales como anemias, problemas estomacales, daños pulmonares, renales o hepáticos, alteración de los sistemas nervioso e inmunológico, entre otros.

No se eliminan naturalmente de cada organismo, sino que tienden a bioacumularse, de allí que sea un proceso silencioso del cual no nos percatamos hasta que aparece algún desequilibrio que casi nunca asociamos con una alta concentración de alguno de estos químicos. Cada elemento contaminante tiene un mecanismo de acción y afectación sobre un organismo vivo, tendiendo a acumularse en determinados órganos o sistemas, produciendo con el tiempo altas concentraciones que comprometen seriamente el funcionamiento del órgano donde se han alojado.

No resulta sencillo evitar la exposición a muchos de ellos, pues se encuentran en el medio ambiente como resultado principalmente de procesos industriales y productos de uso cotidiano. Esta presencia en todo, crea un círculo vicioso que afecta al aire, el agua, el suelo y por ende, nuestros alimentos. Por mencionar solo tres de los más conocidos, podemos decir que el Plomo y el Cadmio degradan el suelo afectando las plantas, mientras que el mercurio, contamina gravemente las fuentes de agua y la vida que existe en ellas.

De este modo, los metales pesados constituyen un factor determinante para nuestra buena o mala salud. Algunos de los medios a través de los cuales se introducen estos compuestos en nuestro cuerpo son:

  • El agua, ya sea ingerida o usada para nuestro aseo si circula por tuberías que contienen plomo o cualquier otro metal catalogado como pesado. Las tuberías de plomo en general han dejado de usarse pero pueden estar presentes aún en edificaciones antiguas.
  • El aire contaminado con esmog, humo industrial y tabaco, pasa a nuestro organismo a través de la piel o de la respiración.
  • Los alimentos afectados por pesticidas, fertilizantes y aguas contaminadas. Si el suelo está contaminado, nuestros alimentos también lo estarán.
  • Utensilios de cocina o de uso diario. Casi todos los materiales con que se elaboran las ollas y sartenes desprenden elementos químicos. Esa triste realidad nos acorrala de una manera contundente, pues incluso el barro que pudiera considerarse más seguro, con frecuencia es barnizado con pinturas que contienen plomo. El vidrio y el titanio son igualmente opciones convenientes, pero su alto costo circunscribe su uso a porciones pequeñas de la población. El teflón y aluminio igualmente desprenden compuestos dañinos e incluso también el acero inoxidable es cuestionable.
  • Algunos productos de uso cosmético como tintes para el cabello, permanentes, alisadores, cremas o maquillaje.

En estos tiempos industriales y tecnológicos la sobre-exposición a la que estamos sometidos alcanza niveles alarmantes. Somos entonces, literalmente bombardeados externa e internamente por estos contaminantes que a su vez son consecuencia de la tecnología mal aplicada o mal controlada.

Como ya hemos mencionado, una de las formas en que estos metales llegan a nuestro organismo es a través de los alimentos cuando el suelo que los contiene está muy contaminado. Y el suelo se contamina especialmente por el uso de pesticidas, fertilizantes, desechos industriales, etc. Asimismo, el agua, como ya se mencionó, puede convertirse en un factor muy contaminante, no solamente la de nuestro uso directo, sino la  proveniente de las fuentes de agua del planeta. Altas concentraciones de mercurio en mares y ríos, han contaminado moluscos, mariscos y peces, de allí que sea más recomendable consumir peces pequeños (sardinas, por ejemplo) en lugar de grandes como el atún, ya que mientras más alto se ubique en la cadena alimenticia, más metales acumula el animal. Esto aplica igualmente a los animales terrestres, sean carnívoros o no.

La mejor manera de protegerse de los metales pesados es disminuir su exposición, aunque la mayoría de las veces no depende de nosotros. Algunas de las medidas a nuestro alcance serían por ejemplo, pasar mayor tiempo en lugares libres de la contaminación de las industrias, consumir alimentos ecológicos o del propio huerto, evitar fumar o estar cerca de quienes fuman, evitar el consumo de mariscos y especies que hacen vida en las orillas de las fuentes de agua, preferir especies de mar pequeñas a las grandes, escoger para cocinar los utensilios más seguros, utilizar en lo posible filtros de agua que controlen metales pesados y en general leer las etiquetas de los productos cosméticos y de limpieza que usamos habitualmente, entre otros. En fin, mientras más natural sea nuestra vida, hábitos y costumbres también naturales, mas protegeremos nuestra salud.

La eliminación de metales pesados puede ser muy compleja. Hay un proceso llamado Quelación que se aplica en algunos lugares de corte naturista, pero que no está al alcance económico de todos y requiere varias sesiones. Sin embargo, algunos alimentos ayudan hasta cierto punto en el proceso de desintoxicación. Los más conocidos son el alga chlorella, el ajo, cilantro, brócoli, o  alimentos fermentados como el Kimchi.

El Cilantro tiene importantes propiedades de desintoxicación. A continuación compartimos la receta de un pesto basado en este ingrediente que además de tener un rico sabor, puede apoyar la liberación de metales pesados. Puedes preparar una cantidad abundante y congelar una parte para usarla al terminar la primera. Se recomienda una cucharada diaria durante 2 semanas. Puedes consumirlo sobre pan, papas, ensaladas o arroz. Durante este período consumir también abundante agua para permitir que salgan con facilidad los tóxicos por vía renal. Como todo tratamiento, es importante no exceder el consumo recomendado para permitir la correcta eliminación sin forzar los órganos excretores.

Receta de Pesto de Cilantro:

1/3 de Nuez de la India (Anacardos)

1/3  semillas de girasol

1/3 semillas de calabaza

2 tazas de cilantro fresco

2/3 de aceite de Oliva

El zumo de 1 limón

Sal marina.

Procesar las semillas hasta que estén partidas y luego añadir el resto de los ingredientes. Si deseas que quede más líquido puedes añadir más aceite. Guarda la mezcla en un frasco oscuro en el refrigerador. Puedes congelar una parte. Disfruta este delicioso sabor mientras desintoxicas tu cuerpo.

Siete consejos para un cuerpo más sano

Estas simples acciones pueden hacer una gran diferencia en su bienestar

Por: Michael Edwards

La Gran Época, Estados Unidos

insalata_cr-700x447

(Foto: Isidor Emanuel / Unsplash)

Comer ensaladas

La medicina entra en la era de los microbios. Solo ahora, está empezando a descubrir la increíble importancia que estos pequeños amigos simbióticos del hombre tienen para la salud de los mamíferos. De hecho, el bienestar de una persona está regulado en gran medida por los alimentos que ingiere, ya que las reacciones químicas microbianas, desencadenadas por la digestión de los alimentos, determinan la salud del individuo. Y la mejor manera de promover un ecosistema intestinal diferente y beneficioso es comer una ensalada de hierbas y varios vegetales todos los días.

Más precisamente, la salud de los microbios intestinales, considerados como hijos de un cuerpo humano entendido como familia, determinará la de todo el individuo que los acoge. Sin embargo, se necesita algo más que un plato de lechuga con unas pocas rodajas de zanahoria; para promover un ecosistema beneficioso, la ensalada debe ser abundante; debe contener diferentes tipos de vegetales; pero también jengibre, ajo, cilantro, granada y muchos otros colores: incluso se puede preparar con hasta 15 variedades diferentes de vegetales.

Beba arándanos y limonada

El agua es maravillosa; y la gente probablemente debería beber más agua. Sin embargo, se puede utilizar para preparar bebidas más beneficiosas: por ejemplo –aprovechando las propiedades antiinflamatorias y diuréticas de los arándanos y hepáticas-depurativas-digestivas y que equilibran el pH corporal del zumo de limón– se puede preparar un litro y medio de bebida, que se bebe una o varias veces al día, a base de arándanos y limón endulzados con stevia.

Eliminar toxinas

Las toxinas que inhala del aire tienen consecuencias, tanto es así que los productos de limpieza podrían dañar el cuerpo humano tanto como fumar un paquete de cigarrillos al día. Además, los perfumes, los desodorantes ambientales, el olor de un coche nuevo y las fragancias utilizadas para perfumar su cuerpo también han demostrado ser altamente tóxicos para el cuerpo humano. Así que siempre que sea posible, abra las ventanas, evite encerrarse en las habitaciones con aire viciado y utilice productos de limpieza personal no tóxicos.

Sentadillas

En muchas partes del mundo, es normal agacharse mientras se cocina, se come, se da a luz y se va al baño. Te agachas todo el tiempo. El hombre está estructurado para agacharse: es su propia actitud natural. En la naturaleza, se agachaban todo el día para orientarse y para sobrevivir en busca de alimento: tomaban un vegetal y lo comían, probablemente permaneciendo abajo, en la misma posición, mirando a su alrededor de los posibles peligros que acechaban. Se agachaban para perseguir a su presa, para hacer ejercicio y para relajarse; también porque no había sillas. El hombre ha estado en cuclillas durante siglos, y ha seguido evolucionando para agacharse. ¡Es un movimiento que ayuda al cuerpo humano a desintoxicarse y regular su actividad hormonal! Y cuando eres incapaz de ponerte en cuclillas, trate de “animarse”. Es decir, ¡que para hacer cualquier cosa tiene que levantarse, agacharse y levantarse de nuevo! Es posible que tenga que empezar desde una silla o tal vez tumbarse en el suelo y, y así moviéndose de arriba hacia abajo vaya aumentando hasta hacer sentadillas.

Caminar y correr

Los hombres deben caminar, trotar y correr todos los días. Usted debe caminar, ponerse en cuclillas y correr esporádicamente todos los días. Correr puede ser particularmente difícil para un cuerpo altamente intoxicado, pero también tremendamente beneficioso. Y cuando no puedas correr, camina. Caminar también se convierte en un tipo de meditación, incluso cuando no estás tratando de meditar. Y luego, debe preferir el uso de escaleras en lugar de ascensores, aparcar más lejos de nuestro destino, caminar, trotar y, tan pronto como pueda, incluso tomar algunas fotos de la carrera.

Sumergirse en la naturaleza

Ya se ha escrito mucho sobre la importancia de la naturaleza para la salud humana: la gente la necesita mucho y nunca se cansa de ella. Así que, si vives cerca de un bosque, es aconsejable dar un paseo diario y respirar en la naturaleza rodeada de vegetación; caminar descalzo o sentarse en una roca y meditar. Hagas lo que hagas, tienes que salir para absorber algunos de los iones negativos.

Respiración

La respiración es importante: su salud y bienestar mental pueden mejorar radicalmente eliminando inmediatamente la respiración superficial y aprendiendo a respirar de forma profunda y natural. Si se acuesta en el suelo y respira, tienes que observar si tu estómago sube o baja: si se está hundiendo mientras recuperas el aliento, entonces la respiración está completamente mal.

Michael Edwards es el editor en jefe de OrganicLifestyleMagazine.com , donde este artículo se publicó originalmente. 

Artículo in inglés: Health Hacks: Easy Tips to Be Healthier Right Now

Traducción de Lucía Aragón

Diez razones para dejar de tomar café

Menos ansiedad, mayor absorción de nutrientes, dientes más sanos y blancos, disminución de la presión arterial y otras más 

Por: Tiffany La Forge 

Heathline 

girl-drinking-coffee-e1540831877475-700x447

El café puede hacer que el despertar sea más agradable, por otro lado, la adicción a la cafeína tiene consecuencias reales. (Foto: Pinterest)

Beber café también tiene efectos positivos en el cuerpo humano: acelera el metabolismo y reduce significativamente el riesgo de la enfermedad de Alzheimer. Pero, ¿cuáles son los beneficios de estar libre de cafeína, y quién es el que realmente debería mantenerse alejado de ella? 

Este artículo explica los 10 beneficios principales de no consumir cafeína. 

  1. Menos ansiedad

¿Se siente cada vez más ansioso? Podría ser demasiada cafeína. 

La cafeína provoca una explosión de energía en el cuerpo humano, que es precisamente la razón por la que la mayoría de las personas la consumen. Sin embargo, esta energía también estimula las llamadas hormonas “luchar o huir”, que pueden estimular la ansiedad, el nerviosismo, las palpitaciones cardíacas e incluso los ataques de pánico. 

Aquellos que tienden a quedar atrapados en el estrés y la ansiedad pueden notar que la cafeína hace que estos sentimientos sean considerablemente más fuertes. Además, el alto consumo de cafeína se ha asociado con una mayor incidencia de depresión entre los adolescentes. 

  1. Duerme mejor

El hábito de tomar café puede afectar negativamente su descanso. Varios estudios muestran que la ingesta diaria de café puede alterar las fases del sueño, causando sueño agitado y fatiga durante el día. Esto podría ser particularmente cierto para aquellos que toman cafeína menos de 6 horas antes de acostarse. 

Además de dormir mejor y más silenciosamente, los que no consumen cafeína pueden necesitar menos tiempo para dormirse. 

  1. Mayor absorción de nutrientes

Aquellos que no toman café pueden asimilar algunos nutrientes mejor que aquellos que lo toman. De hecho, el tanino presente en la cafeína puede inhibir la asimilación de calcio, hierro y vitamina B. 

Esto puede ser particularmente cierto para aquellos que consumen grandes cantidades de cafeína, tienen una dieta desequilibrada o son más ancianos. Abstenerse de la cafeína puede ayudar al cuerpo a asimilar mejor los nutrientes presentes en los alimentos que consume. 

  1. Dientes más sanos y blancos

Hay poco que discutir sobre este punto: el café y el té manchan los dientes. Esto se debe principalmente a las altas cantidades de tanino presentes en estas bebidas, que causan erosión y decoloración del esmalte. Además, la acidez de las bebidas con cafeína, como el café y las bebidas carbonatadas, puede debilitar y dañar el esmalte dental. 

  1. Alteración del equilibrio hormonal en las mujeres

Para las mujeres es particularmente beneficioso dejar la cafeína, ya que las bebidas carbonatadas, el café y el té pueden alterar el nivel de estrógeno. 

Un estudio de 2012 encontró que el nivel de estrógeno de las mujeres asiáticas y africanas que bebían 200 miligramos o más de cafeína cada día había aumentado, mientras que el nivel de estrógeno de las mujeres blancas que bebían la misma cantidad había disminuido ligeramente. 

Alterar el nivel de estrógeno puede ser particularmente preocupante para las personas que están en riesgo de endometriosis, cáncer de mama o cáncer de ovario. De hecho, aunque la cafeína no está directamente relacionada con estas enfermedades, sí lo están los altos niveles de estrógeno. 

Además, se ha demostrado que la cafeína agrava algunos de los síntomas de la menopausia. 

  1. Disminución de la presión arterial

No tomar cafeína puede disminuir la presión arterial. Se ha demostrado que la cafeína eleva los niveles de presión arterial debido a su efecto estimulante sobre el sistema nervioso. 

El alto consumo de cafeína está generalmente asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. 

  1. Química cerebral más equilibrada 

No es sorprendente que el café pueda afectar el estado de ánimo de la gente. No es casualidad, de hecho, que frases como “no me hables antes de que me tome el café” sean muy populares. 

La cafeína puede alterar la química cerebral más o menos tanto como la cocaína, y los académicos están de acuerdo en que la cafeína cumple algunos de los criterios típicos de las drogas adictivas. 

Las personas que no toman cafeína regularmente no necesitan preocuparse por la adicción que causa, pero aquellos que eligen reducir o dejar de tomarla completamente pueden experimentar síntomas de abstinencia y cambios repentinos de humor. 

Momento de la adicción: si el cuerpo es dependiente de la cafeína, puede experimentar los primeros síntomas de abstinencia después de 12-24 horas. La duración de estos síntomas depende de la cantidad de cafeína que esté acostumbrado a beber, pero generalmente pueden durar de dos a nueve días, alcanzando su punto máximo entre las horas veintiuna y cincuenta. 

  1. Menos dolor de cabeza

La abstinencia de cafeína es un fenómeno real. Uno de los efectos secundarios más comunes y desagradables de la abstinencia de cafeína es el dolor de cabeza. Y no tienes que esperar mucho para que aparezca. 

Alguien puede haber notado que es más común experimentar dolores de cabeza cuando por alguna razón usted no bebe su propia taza de café en la mañana. Y ese es sólo uno de los síntomas de la abstinencia de cafeína. Entre otros: fatiga mental, fatiga física, dificultad para concentrarse e irritabilidad. 

Aunque los síntomas de abstinencia no ocurren inmediatamente, un estudio del 2004 encontró que el consumo de cafeína es un factor importante que aumenta el riesgo de desarrollar migrañas crónicas. 

  1. Una digestión más sana

La cafeína está relacionada con varios problemas digestivos desagradables: de hecho, el café genera un efecto laxante que estimula el intestino. Y el consumo de grandes cantidades de café puede causar diarrea o incluso incontinencia. 

Además, las bebidas cafeinadas pueden jugar un papel en el desarrollo de la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). 

  1. Envejecer mejor

Aquellos que tienen miedo de envejecer podrían beneficiarse evitando la cafeína, ya que interfiere con la formación de colágeno, reduciendo su biosíntesis. 

Debido a que el colágeno tiene un efecto directo en la condición de la piel, el cuerpo y las uñas, no tomar esa taza de café en la mañana podría llevar a menos arrugas en el futuro. 

¿Quién debe abstenerse absolutamente de la cafeína? 

Para aquellos que se encuentran en una de las siguientes condiciones, es mejor mantener una distancia adecuada de la cafeína: 

  1. Mujeres que están embarazadas o aspiran a estarlo

Se sabe que las mujeres embarazadas, o las que están amamantando, deben abstenerse de tomar cafeína, pero no todos saben que es importante hacerlo, incluso las que tienen la intención de concebir un hijo. De hecho, la cafeína se ha asociado con un aumento en los abortos espontáneos y una disminución en la fertilidad. 

  1. Personas ansiosas

Aquellos que tienden a estar ansiosos o deprimidos pueden haber notado que la cafeína sólo empeora su condición. También se ha demostrado que la cafeína exacerba ciertos trastornos psiquiátricos. Puede causar mayor irritabilidad, hostilidad y comportamiento ansioso. 

  1. Personas con problemas digestivos como reflujo gastroesofágico, gota o diabetes

Para aquellos que ya tienen problemas digestivos, la cafeína sólo puede empeorar las cosas. Esto es especialmente cierto para aquellos que sufren de reflujo gastroesofágico, gota, diabetes o síndrome del intestino irritable. 

  1. Aquellos que toman ciertos tipos de medicamentos

Usted siempre debe revisar si la cafeína está interfiriendo con sus recetas. Algunos de los medicamentos en cuestión son antibióticos, antidepresivos (especialmente Maoi) o incluso medicinas para el asma. 

Aunque dejar la cafeína, particularmente el café, puede parecer una tarea imposible, existen alternativas como el té o la matcha que pueden hacer que este proceso sea menos práctico. 

Dicho esto, el café también tiene sus beneficios. Si su vida no mejora después de dejar su taza de café de la mañana, no hay razón para abstenerse completamente. De hecho, como con todos los alimentos y las cosas bellas de la vida, lo fundamental es la moderación. 

Tiffany La Forge es cocinera profesional y escritora gastronómica que dirige el blog Parsnips and Pastries.

Artículo en inglés: Health Benefits of Living Caffeine-Free

Traducción de Lucía Aragón

Comida chatarra causa obesidad, no la falta de ejercicio

Por: Martha Rosenberg

La Gran Época, Estados Unidos

JunkFood-e1535568393790-699x447

Una hamburguesa Big Mac con papas fritas fotografiadas en un McDonald’s en el centro de Londres. (Foto: Ben Stansall/AFP/Getty Images)

Actualmente hay más de 700 millones de personas obesas en el mundo, de las cuales 109 millones son niños, según el New York Times en 2017. En Brasil, el gigante de la alimentación Nestlé utiliza vendedores de puerta en puerta para distribuir su comida chatarra de alto contenido calórico y ofrece a los clientes la oportunidad de pagar un mes después de la compra. Nestlé define a los vendedores ambulantes de comida chatarra, que a menudo son obesos, como “microempresarios”.

Las multinacionales de la alimentación recurren cada vez más a los “mercados emergentes” de los países más pobres para satisfacer las expectativas de Wall Street y de los accionistas, probablemente porque el mercado de la comida chatarra en los países más desarrollados está ahora saturado.

Sustituir las dietas indígenas de los habitantes de los países pobres por alimentos precocinados o envasados y bebidas azucaradas es inmoral por muchas razones. Además de causar obesidad, diabetes, problemas cardíacos, enfermedades crónicas y dañar los dientes, la comida basura está reemplazando los cultivos tradicionales por los de cereales y soya transgénica. Incluso organizaciones humanitarias como la Fundación Bill y Melinda Gates han creído en la historia difundida por las multinacionales de la alimentación de que los OGM (organismo genéticamente modificado) alimentarán al mundo. En realidad, los OGM llenan el suelo con pesticidas tóxicos y contaminan el agua.

Nestlé manipuló a los más pobres hace más de 40 años, cuando consiguió convencer a las madres de escasos recursos, de no amamantar a sus hijos con su propia leche (lo único que una madre puede ofrecerles), sino con formula láctea de esta marca. Varios grupos activistas afirman que muchos niños mueren en las zonas más pobres de Asia, África y América Latina porque sus madres los alimentan con leche de fórmula.

Según las investigaciones del Times sobre la influencia de las multinacionales de la alimentación en Brasil, “el mayor donante para las elecciones parlamentarias fue el gigante de la alimentación JBS S.A., que donó 112 millones de dólares a los candidatos en 2014” (Jbs adquirió Swift & Company, la tercera empresa procesadora de carne de vaca y cerdo más grande de los Estados Unidos, que en 2007 sacrificó la increíble cantidad de 51 mil 400 animales por día). En 2014, Coca Cola donó 6,5 millones de dólares a la campaña electoral brasileña, mientras que McDonald’s donó 561 mil dólares.

Hace unos años, Reuters informó que la Organización Panamericana de la Salud había recibido cientos de miles de dólares, además de algunos “consejos” sobre el tema de la obesidad, de las multinacionales de comida chatarra y bebidas azucaradas. No es de extrañar que recomendaran hacer hincapié en la importancia del ejercicio físico y pedir la liberalización de campañas de marketing agresivas dirigidas a los niños. ¿Alguien se sorprendió de que Coca Cola se convirtiera en la bebida azucarada más vendida en México cuando la compañía fue dirigida por Vicente Fox, quien más tarde fue incluso elegido presidente de México?

Con el tiempo, Coca Cola ha adquirido una enorme influencia económica: financia la American Heart Association, la American Lung Association, la American University of Cardiology, la American University of Paediatrics y el Departamento de Medicina de Harvard. Proporciona fondos a las principales universidades, grupos deportivos y de ejercicio, y organizaciones que ayudan a las minorías étnicas, cuyos miembros se ven particularmente afectados por la obesidad.

Coca Cola también financia los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades en los Estados Unidos a través de la asociación sin fines de lucro Cdc Foundation, creada por el Congreso en 1992 para fomentar las “relaciones” entre la industria y el gobierno.

Y la prensa tampoco ha sido inmune. El año pasado, el British Medical Journal escribió que Coca Cola está expandiendo su influencia oculta en el periodismo médico y científico a través de la subvención de conferencias de periodistas, incluyendo las celebradas en la prestigiosa National Press Foundation en Washington, D.C.

Por eso, declaraciones irresponsables como “la causa de la obesidad es la falta de ejercicio” y no la comida basura como la Coca Cola, han sido hechas no sólo por gobiernos y profesionales médicos, sino también por periodistas.

En 2014, el documental de Katie Couric, ‘Fed Up’, mostró cómo el gobierno de los EE.UU. insta a la gente a comer bien, mientras que al mismo tiempo promueve los alimentos que engordan, y cómo los comedores escolares compran la comida a las multinacionales de la alimentación. El documental revela cómo las transnacionales del huevo, el azúcar y otras empresas han cambiado las directrices desarrolladas por el Informe McGovern de 1977, que recomendaba que la gente comiera menos alimentos grasos y azucarados, con el fin de promover su negocio.

En 2006 se produjo otro “triunfo” de las multinacionales de la alimentación. Ante las directrices de la Organización Mundial de la Salud, similares a las del Informe McGovern, el entonces Secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Tommy G. Thompson, viajó a Ginebra para amenazar a la Organización Mundial de la Salud de que si no se modificaban las directrices, los Estados Unidos dejarían de apoyar económicamente a la Organización. Sí, para el Gobierno de los Estados Unidos, apoyar la agricultura es más importante que la salud de las personas.

El verano pasado, el New York Times documentó los efectos devastadores de la comida chatarra, las personas más pobres de la región de los Apalaches tienen obesidad y diabetes, la mayoría de las cuales tienen poco acceso a los servicios de salud. Joseph Smiddy, médico voluntario de Virginia, dijo que la población de la región de los Apalaches está más enferma que la de América Central: “En América Central comen frijoles y arroz y caminan mucho. No beben Mountain Dew [una bebida carbonatada de PepsiCo, ndt] y no comen dulces. No están plagados de epidemias de obesidad y diabetes”. Por supuesto que Smiddy se refería a zonas que aún no han sido invadidas por Nestlé, Coca Cola y McDonald’s.

El año pasado, en Chicago, surgió una amarga disputa por un impuesto a las bebidas endulzadas. La industria de las bebidas gastó más de 1,4 millones de dólares en publicidad para tratar de convencer al público de que el impuesto se debía abolir. La industria ha hecho todo lo posible para transmitir el mensaje de que el deseo de beber bebidas altas en calorías que causan obesidad, diabetes y afecciones dentales es una “elección del consumidor”. Irónicamente, los principales partidarios de la revocación del impuesto fueron las comunidades pobres de Chicago, que también son las más afectadas por las bebidas azucaradas y la comida chatarra.

Un individuo que consume 2 mil calorías al día debe consumir un máximo de 200 de azúcar, el equivalente a un poco más de una lata de una bebida carbonatada. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses consumen al menos el doble de la cantidad recomendada, algunos beben aún más y otros admiten ser dependientes de ella.

Alguna vez, “azúcar” significaba azúcar obtenido de la caña de azúcar o de la remolacha. Pero desde 1980, los fabricantes de bebidas endulzadas han estado favoreciendo el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa (Hfcs) y desde entonces han sido imitados por los principales productores y procesadores de alimentos. Las restricciones comerciales en otros países para proteger la producción local de azúcar han encarecido el azúcar, sobre todo porque los agricultores estadounidenses cultivaban enormes cantidades de maíz debido a los subsidios gubernamentales y a las semillas transgénicas. El jarabe de maíz de alta fructosa también es más barato de producir, almacenar y transportar.

Este edulcorante está directamente relacionado con la obesidad, la diabetes, las enfermedades hepáticas y los problemas de memoria, pero esto no significa que los edulcorantes artificiales sean mejores. El aumento en el uso del aspartamo, que se encuentra en la Coca Cola light, y la sucralosa, que se encuentra en Pepsi One, parece ser una de las causas del aumento de personas obesas, según el Yale Journal of Biology and Medicine.

En conclusión, los gigantes de la comida gastan millones de dólares en comida chatarra y millones de dólares en decirle a la gente que no es esta comida la que los hace engordar. Pero, ¿alguien sigue creyendo eso?

Martha Rosenberg es la autora de la premiada encuesta sobre alimentos “Born With a Junk Food Deficiency”, publicada por Random House. Ha dado conferencias en universidades y escuelas de medicina y ha sido una invitada frecuente en programas de radio y televisión.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las de La Gran Época.

Artículo en inglés: Big Food Wants You To Believe Obesity is Caused by Lack of Exercise not Junk Food and the Spin Is Working

Traducción de Lucía Aragón

Alimentos fermentados

Los métodos tradicionales de fermentación doméstica son muy sencillos, tienen la ventaja de requerir pocos recursos, y como se realizan en el hogar, los materiales y utensilios están en cualquier casa

Por Maylida Armas

La Gran Época, México

ANTECEDENTES:

Col fermentada (Foto: Maylida Armas)

Desde tiempos inmemoriales, los alimentos fermentados han acompañado a la humanidad, quizás no con el conocimiento pleno de los nutrientes que aportan, pero sí como un medio de conservación cuando no se contaba con medios para ello. Han permanecido vigentes en algunas tradiciones especialmente europeas, y asiáticas y han llegado a occidente de distintas formas. Sin embargo, la industrialización los ha reemplazado por alimentos pasteurizados o conservados en vinagre, perdiéndose así no solamente tradiciones, sino los nutrientes, enzimas, minerales y vitaminas que aportan.

Si hablamos de bebidas, hay registros de bebidas fermentadas desde hace 8 mil años. En Babilonia 5000 a.C., se fermentaban bebidas y en Egipto alrededor de 3150 a.C. En el México prehispánico alrededor de 2000 a.C. Podemos hablar del kéfir y la kombucha que se pierden en la historia del hombre asiático. Los lácteos también han sido fermentados desde tiempos inmemoriales al igual que vegetales, frutas, carnes o pescados, en países donde el invierno dura mucho tiempo o donde sencillamente la tradición ha fortalecido las costumbres.

En general, la fermentación se produce por la acción de diferentes tipos de microorganismos (bacterias, levaduras y mohos) sobre los alimentos, produciendo cambios químicos que transforman el producto original y le transmiten características agradables al gusto. Sin embargo, cuando hablamos de fermentación, necesariamente debemos hablar de lactofermentación, término que no se origina en lo que conocemos como lácteos, sino en la generación de ácido láctico que se produce a partir de la descomposición de azúcares cuando no hay oxígeno, desactivand oel proceso natural de descomposición. La lactofermentación es producida por bacterias llamadas lactobacilos.

Los lactobacilos que están presentes en los alimentos fermentados  no mueren al pasar por el estómago y llegan activos al intestino donde no solamente controlan el crecimiento de bacterias patógenas, sino que forman parte de la flora intestinal fermentativa cuyas funciones son esenciales para la buena salud, mejorando la digestión, aportando vitaminas, enzimas, antibióticos naturales, mejorando la absorción de nutrientes y reforzando el sistema inmunológico entre muchos otros beneficios. El estreñimiento, colon irritable, alergias, asma, intolerancia al gluten, candidiasis, y muchísimas otras enfermedades, están relacionadas con falta de equilibrio de la flora intestinal. De hecho el Naturismo sostiene que todas las enfermedades comienzan en la zona intestinal, de allí la importancia de cuidar su microbiota.

En estudios relativamente recientes, se ha determinado que los fermentos pueden incluso desactivar el efecto de algunos pesticidas y químicos que ingresan a nuestro organismo a través de los alimentos y se quedan alojados en la grasa del cuerpo pudiendo afectar el funcionamiento de las células. Se dice que es precisamente el ácido láctico el que podría ejercer esta importante función.

Alimentos fermentados. (Foto: Maylida Armas)

Los métodos tradicionales de fermentación doméstica son muy sencillos. Presentan la ventaja de requerir pocos recursos, y como se realizan en el hogar, los materiales y utensilios están presentes en cualquier casa. Otras ventajas muy importantes son la posibilidad de conservar los alimentos por largo tiempo, enriquecer nutricionalmente el alimento original, facilitando su digestión, disminuyendo los anti-nutrientes que poseen algunos alimentos en su estado original, y son ecológicos al no requerir energía fósil para su conservación.

Para fermentar vegetales y frutas, es necesario que los mismos  se encuentren frescos o maduros, conservarlos en frascos o envases de vidrio, cerámica o madera preferiblemente esterilizados, no usar utensilios de metal para su manipulación y minimizar la entrada de oxígeno al cultivo cuidando de apretar bien los vegetales y taparlos durante el proceso. El proceso de fermentación se da en lugares oscuros, de modo que el envase debe protegerse de la luz.

Existen varios métodos de fermentación de vegetales y frutas: 

1.- Fermentación con Sal: En este grupo entra la col fermentada, llamada también Chucrut o Sauerkraut

El Chucrut puede prepararse solamente con col o añadir los vegetales deseados. Son ideales la zanahoria, nabos, rábanos, jícama etc. El procedimiento básico es colocar ½ cda. de sal marina por cada 500 g de col rallada o cortada. Apretar para que salga el agua y envasar apretando bien la col para que no queden bolsas de aire. Finalmente  se cubre con hojas de col y se coloca un peso para que no suba el contenido.

Toda la col debe quedar cubierta por su agua.

Se puede cerrar el frasco parcialmente por los primeros días y después cerrar hermético, o dejar destapado protegido de polvo o insectos, con manta de cielo. En el primer caso debemos asegurarnos de colocar el envase dentro de un recipiente que reciba el líquido que irá saliendo del frasco por la fermentación. Al cuarto día de fermentación ya puede consumirse.

2.- Fermentación con Salmuera: este método se usa para vegetales o frutas que se quieran fermentar enteros. Las proporciones de la salmuera generalmente son de 1 cda. de sal por litro de agua.

El procedimiento es colocar el vegetal o fruta seleccionado en un frasco, añadir especias o hierbas, a veces una pizca de azúcar, cubrir con la salmuera y tapar sin apretar los primeros 4 días y apretar la tapa para los siguientes. Los tiempos de fermentación varían de 1 semana a 2 meses, dependiendo del caso.

3.- Fermentación sin sal:

Para las personas que no pueden consumir mucha sal, existe este método basado en el extracto de apio. El apio tiene un alto contenido de sodio por lo que solamente su jugo hará el papel de conservador y favorecedor de la fermentación. Con este método los vegetales deben quedar bien apretados en el frasco, sumergidos en el  extracto de apio.

4.- Con iniciador de fermentación: Esta opción es muy utilizada para los Chutney Crudos. El Chutney es una especie de mermelada gruesa multi sabor pues es picante, dulce, salada y ácida al mismo tiempo que generalmente es cocida. Para usar este método se usa una fruta que pueda triturarse con una pequeña porción de algún iniciador como el rejuvelac, aunque igualmente puede usarse la kombucha o kéfir y se le añaden las especias elegidas. También es posible fermentar vegetales cortados en pequeños trozos con alguno de los iniciadores mencionados en lugar de la salmuera.

5.- Fermentación Mixta: El famoso Kimchi entra en este grupo. El Kimchi es un alimento de mucha importancia en Corea y conjuga un tipo especial de col llamada col china (chicoria en México), varios vegetales y con frecuencia pescado,  mariscos o carne.

Suele tener un largo tiempo de fermentación aunque mientras más tiempo tenga, es mayor su acidez. Cabe destacar que es un alimento multisápido con predominancia del ácido, aunque también es dulce y picante.

Este método combina la sal o salmuera para la col y luego se agrega una “salsa” realizada con chiles, jengibre, salsa de soya y frutas dulces como manzana, pera o dátiles o piloncillo, quedando una especie de chamoy. Esta salsa es añadida a la col y al resto de los vegetales cortados en trozos. El resto del procedimiento es similar a los anteriores.

Betabel como fuente de salud

Por: Maylida Armas

La Gran Época, México

remolacha 1

Foto: Pinterest

La remolacha, también llamada  betabel, betarraga, o acelga blanca entre otros, es un tubérculo con propiedades nutricionales maravillosas. Pertenece a la familia de las acelgas y espinacas. Es un alimento muy antiguo que crecía en forma silvestre en el norte de África, Asia y Europa. Se tienen referencias de su existencia y consumo de por lo menos 4 mil años. En un principio solo se consumían las hojas y se dice que para el siglo XVI, fue cuando se empezó a consumir la dulce raíz llegando hasta nuestros tiempos dicha costumbre.

Para el siglo XVIII, se logra extraer azúcar de este tubérculo y durante el siglo XIX, empezó a producirse formalmente en virtud de la escasez de la caña de azúcar en Europa, producto de los bloqueos y guerras de esos tiempos.

Hoy en día, éste azúcar sigue teniendo mucha importancia, aunque lastimosamente en un alto porcentaje, el betabel utilizado para ello es transgénico.

Los tipos de betabel se clasifican en tres grupos: El rojo, el amarillo y el blanco, siendo éste último el más utilizado para la producción de azúcar.

Un vaso de jugo de betabel  te ayuda a:

Jugo-de-remolacha

Foto: Pinterest

1) Bajar la Presión Arterial

El efecto puede verse en pocas horas. Sus nitratos se convierten en óxido nítrico que está reconocido como dilatador de los vasos sanguíneos.

2) Aumentar tu Resistencia Física y Energía

Tomar un jugo de remolacha antes del ejercicio potenciará tu resistencia, lo cual está relacionado con un menor gasto de oxígeno provocado por el óxido nitroso antes mencionado.

3) Bajar la Inflamación

Su betaína protege las células, coadyuva en el tratamiento de la inflamación protegiendo los órganos internos. Además mantiene el equilibrio hídrico de las células.

4) Prevenir o tratar el Cáncer

Sus fitonutrientes no solamente ayudan a prevenir el cáncer, sino que ayudan a tratarlo.

5) Recibir nutrientes esenciales

Contiene nutrientes importantes como proteínas, fósforo, zinc, fibra, vitamina B6, magnesio, potasio, cobre, y manganeso.

6) Reducir el colesterol malo

Su betacianina es un poderoso antioxidante que ayuda a reducir la oxidación del colesterol LDL y no permite que se deposite en las paredes de las arterias.

7) Combatir la osteoporosis

Contiene sílice, que permite que el cuerpo use el calcio eficientemente.

8) Mejorar tu salud y rendimiento sexual

El Betabel es también llamado “Viagra Natural”. El óxido nítrico que permite liberar a través de sus nitratos, amplía los vasos sanguíneos aumentando el flujo de sangre. Además su boro favorece la producción de hormonas sexuales.

9) Mejorar tu capacidad cognitiva

Al facilitar la absorción de oxígeno, mejora y previene problemas en el funcionamiento del cerebro, además de mejorar la trasmisión de impulsos neurales.

10.- Combatir el envejecimiento y los radicales libres

La fibra de remolacha puede incrementar los niveles de enzimas antioxidantes y el número de glóbulos blancos responsables de detectar y eliminar células anormales y radicales libres.

Quizás su más poderoso beneficio, sea su poder desintoxicante. Su consumo periódico purifica la sangre y apoya al hígado a desintoxicar el organismo.

Es importante resaltar que para obtener los beneficios antes mencionados, debe consumirse cruda, bien sea en ensaladas o en jugos. Los extractos también son beneficiosos pero tienen la desventaja de no tener fibra y de implicar un consumo mucho mayor que pudiera especialmente en personas que padecen diabetes, incrementar el índice glucémico.

Las hojas de betabel son casi siempre desechadas, sin embargo tienen incluso un mayor nivel nutricional que el propio tubérculo. Nos aportan fibra, proteínas, fósforo, zinc, vitamina B6, A y K, magnesio, potasio, cobre, manganeso e incluso tienen más hierro que las espinacas. Para consumirlas solo hay que incorporarlas a los licuados o a nuestras ensaladas picadas o salteadas brevemente.

Betabel para tratar el cáncer

Venezuela fue la cuna de un importante médico, llamada Edita Hernández, quien dedicó su vida a tratar el cáncer desde la alimentación. Ideó una dieta vegetariana cruda basada en un licuado de betabel y otros ingredientes que más adelante les compartiremos.

Determinó que una persona de 60 kg, debía consumir dos litros de ese licuado al día, como único alimento (para casos de enfermedad) por un tiempo determinado. Lo probó con un inmenso número de pacientes y con ella misma que había sido desahuciada por cáncer de útero con metástasis. Con este licuado logró revertir su cáncer y murió anciana a los 86 años de edad, luego de sanar sinnúmero de pacientes con la misma enfermedad.

El licuado que puede ser utilizado también como prevención, o como terapia complementaria para cualquier enfermedad degenerativa, psoriasis, VIH, sida, artritis, hepatitis C, etc. También para combatir el estreñimiento con los siguientes ingredientes:

  • 1 betabel grande
  • 3 zanahorias grandes
  • 5 ciruelas pasas (sin hueso)
  • 3 ramitas de perejil
  • 1 rama de apio completa
  • 3 ramitas de berro
  • 7 almendras
  • 2 cucharadas soperas de semillas de linaza (remojada en un vaso de agua por 12 horas)
  • Jugo de zanahoria o gajos de naranja o toronja hasta llenar el vaso

Licuar bien y beber sin colar con cada comida. Refrigerar mientras se consume.

Los diabéticos deben reducir la cantidad de betabel, zanahoria y ciruelas y sustituirlo por el doble de apio, berros y perejil, cambiando el jugo de zanahoria por toronja. Si es posible, agregar un nopal.

Queremos compartirles otra receta que potencia los nutrientes del betabel y le añade probióticos que refuerzan el sistema inmunológico. Se trata del Kvas. Es una bebida fermentada originaria de Rusia con mucha antigüedad y tradición.

Para elaborarlo, corta un betabel bien lavado en cuadritos y colócalo en un frasco hermético. Añade jengibre (aproximadamente 5 cm) cortado en rueditas y llena el frasco con salmuera al 2 por ciento (20 gramos de sal para un litro de agua). Cierra tu frasco y guárdalo en un lugar oscuro por unas 4 semanas. Puedes revisarlo de vez en cuando y retirar de ser necesario una espuma que tiende a formarse. Esta operación debe hacerse rápidamente y con una cuchara de madera para no contaminar el líquido. El Kvas estará listo cuando no tenga sabor salado. En ese momento puedes colarlo, guardarlo en una botella y tomarlo en pequeños shots preferiblemente en ayunas.

Una vez listo tu kvas, puedes usar los cuadritos de betabel fermentados triturándolos y añadiendo dátiles cortaditos o azúcar, canela, clavo, unas tres cucharadas de jugo de naranja y una cucharadita de ralladura de naranja o limón y una pizca de sal. Si quieres más probióticos, añade un chorrito de rejuvelac. Mete todo en un frasco y deja fermentar uno o dos días. Obtendrás una especie de mermelada probiótica con mucho sabor.

Conociendo la Kombucha

Por: Maylida Armas

La Gran Época, México

health-benefits-of-kombucha-in-glasses-on-table-700-350-main-image

Té de kombucha. (Foto: BBC)

La kombucha es un té azucarado fermentado por una colonia de bacterias y levaduras beneficiosas que guardan una relación simbiótica entre sí. De allí que su nombre oficial sea SCOBY (Symbiotic Colony Of Bacteria and Yeast). El resultado final es una bebida burbujeante y muy refrescante de sabor muy agradable que aporta un sinfín de beneficios a la salud.

Un Scoby maduro tendrá una apariencia blanca, de textura gomosa firme y será capaz no solamente de fermentar el té azucarado que constituye su alimento, sino que proveerá probióticos en cantidad considerable, además de nutrientes esenciales.

La función más conocida de la Kombucha es su apoyo a la función digestiva, específicamente en el fortalecimiento de la flora intestinal fermentativa, lo cual trae beneficios invaluables a la salud, ya que esta flora permite sintetizar las vitaminas y nutrientes de los alimentos que ingerimos, además de incidir en el fortalecimiento del sistema inmunológico.

La kombucha es, pues, un poderoso desintoxicante del hígado, de tóxicos de toda naturaleza, que nos aporta además enzimas principalmente digestivas, aminoácidos, trazas de vitamina C y Complejo B, glucosaminas que coadyuvan al tratamiento de problemas en las articulaciones, y ácidos que apoyan el funcionamiento ideal del organismo como el ácido glucónico, láctico, úsnico entre otros, promoviendo además la producción en el hígado de ácido glucorónico, que se encarga de juntar las toxinas y volverlas hidrosolubles para que puedan ser eliminadas por vía renal.

La presencia de estos elementos en la kombucha va a depender en mucho de las condiciones en las que se produce, tiempo de fermentación y calidad de los ingredientes utilizados.

El uso de la Kombucha como aliado en el restablecimiento de la salud o simplemente energizante, se pierde en la historia del hombre. Muchas leyendas han llegado a nuestros días sobre su uso y todas coinciden en que se conoció en Asia. La mayoría dice que se inició su consumo en la Dinastía Qin (220 a. C.) y que entonces fue llamado “El elixir de la inmortalidad”. También se ha dicho que el ejército de Genghis Khan utilizaba esta bebida y que los samuráis la usaban para reforzar su energía antes de los combates.

Con los años y probablemente a través de la Ruta de la Seda, pasó a Rusia y de allí al resto de Europa, aunque llegó casi a desaparecer en tiempos de guerra por la escasez de los insumos necesarios. Sin duda quedaron algunas cepas que llegaron a nuestros días.

Muchas investigaciones se han realizado sobre los usos medicinales generales de la Kombucha, y específicamente sobre su apoyo a la cura y prevención del cáncer. Estos estudios llevaron a los investigadores a comunidades rurales de Rusia, donde no existían índices de dicha enfermedad, y el factor común en todas las familias era el consumo habitual de Kombucha como refresco.

Ya en el siglo XX, varios médicos europeos recomendaban el té para distintas afecciones de salud como endurecimiento de arterias, gota, intestino perezoso, migrañas, fatiga, tensión nerviosa, reumatismo, diabetes, entre otros.

Ya en tiempos más recientes, se ha incorporado este maravilloso elixir a la cosmética y está presente en cremas y tratamientos para el cabello entre otros.

Pero hablemos un poco de las características de la bebida y su forma de producción. La Kombucha como todo fermento tiene un gusto ácido que puede variar en intensidad dependiendo del grado de fermentación. Para que pueda tener todos los compuestos y propiedades arriba señalados debe tener una fermentación de 10 a 14 días, en las condiciones que más abajo se señalan. También se puede consumir con menos fermentación y por ende menos ácido, pero tendrá mayor cantidad de azúcar lo cual es una desventaja.

Su preparación es sencilla aunque requiere ciertos cuidados ya que el scoby es susceptible a contaminarse fácilmente. Una de las reglas de oro es no usar en todo el proceso utensilios de metal. El té a utilizar debe ser lo más puro y de la mejor calidad posible, debe ser té auténtico (Camellia sinensis) y básicamente verde o negro que nutren adecuadamente al scoby. También pueden hacerse combinaciones con otros tipos de té, siempre que las mismas tengan alguno de los dos. No se recomiendan los tés herbales porque no son Camellia Sinensis y nuestro scoby se desnutrirá.

El otro ingrediente básico para preparar la kombucha es el endulzante. Todo proceso de fermentación se hace a base de azúcares de los alimentos que estemos utilizando. En nuestro caso, el té debe ser endulzado con azúcar blanca. Podría sonar un poco contradictorio esta recomendación siendo tan conocidos los efectos negativos del azúcar en nuestra salud, sin embargo, ya está comprobado que el scoby la metaboliza muy bien, resultando que al final de la fermentación de 14 días, solamente 3 gramos de azúcares simples (monosacáridos) quedan en el té por cada 100 gramos de bebida. Lo ideal sería utilizar azúcar orgánica aunque sabemos que no es tan fácil conseguirla. De ninguna manera se recomienda el uso de miel porque tiene su propio sistema microbiano que puede alterar el del scoby, además de abrir la posibilidad de creación de hongos indeseables en nuestro cultivo.

Para iniciar un cultivo se necesita contar con un scoby maduro. Un scoby sano lucirá de color blanco y  consistencia firme. Su crecimiento se va dando por capas desde su parte inferior. Dichas capas en un comienzo pueden estar separadas, pero con el tiempo se van uniendo de una forma sólida formando el scoby maduro. Por ello es tan importante extremar las medidas higiénicas y de cuidado del cultivo, pues cualquier hongo o formación anormal puede quedar escondida entre las capas sin que nos demos cuenta.

Para trabajar la Kombucha se usarán envases de vidrio, nunca objetos de metal. Para hacer el té debe usarse una olla de acero inoxidable, nunca de aluminio. El procedimiento es hervir el agua unos 3 minutos, apagar el fuego y añadir el té (1 cucharadita por cada litro si es suelto, o 2 bolsitas). Dejar la infusión máximo 10 minutos para evitar que se formen taninos; colar y dejar reposar cubriendo la olla con una manta de cielo. Una vez frío, podemos añadir el azúcar (aproximadamente 100 g por litro). Este paso puede hacerse previamente cuando ponemos el agua a hervir.

Deberemos tener destinado un frasco de vidrio limpio, preferiblemente de boca ancha para hacer el cultivo.  Colocarle un poco del elixir donde estaba el scoby, ya que es necesario tener un iniciador del fermento. Colocamos el té nuevo y el scoby. Tapamos con manta de cielo y colocamos el frasco en un lugar oscuro pero oxigenado. Ya sólo queda esperar sin mover el frasco.

Para saber el punto de fermentación que nos guste, podemos a partir de la primera semana, introducir un popote o cucharita de plástico. Cuando estemos conformes, podemos retirar el scoby y sacar el líquido. En ese momento enjuagamos muy bien el frasco (no usar detergentes) y limpiamos el scoby con su misma agua y reiniciamos el proceso.

Podemos hacer una segunda fermentación con sabores frutales o de hierbas. Esta segunda fermentación será la que le dé mayor contenido de burbujas. Puedes mezclar el elixir con zumo de frutas, embotellarlo herméticamente y refrigerarlo dos o tres días.

Es importante destacar que como toda bebida fermentada, existe la posibilidad de que estalle la botella de la segunda fermentación, por ello es recomendable, además de no llenarla completamente, de vez en cuando abrir un poco la tapa para dejar escapar el gas.

El producto final puede contener una pequeña cantidad de alcohol 0.3 a 0.7 por ciento, como en una cerveza sin alcohol. Y una pequeña cantidad de azúcares no trasformados. El contenido de cafeína puede estar entre 3 y 6 mg por litro. Esto puede variar si usamos té descafeinado.

La Kombucha es sin duda un aliado en la salud de tu hogar. Su consumo  frecuente acompañado de hábitos de vida saludables, coadyuvará a mantener tu organismo en óptimas condiciones. En caso de enfermedades crónicas, debilidad renal o hepática y niños menores de 6 años, su consumo debe hacerse con algunas restricciones, no porque les perjudique, sino porque sus altísimos poderes desintoxicantes hacen que los órganos depuradores trabajen a otro ritmo. Una recomendación para estos casos podría ser no someterlo a la segunda fermentación, y consumir dosis pequeñas y diluidas. En el caso específico de los niños menores, su sistema digestivo aún es inmaduro y la kombucha puede resultar muy fuerte. En general, en casos de enfermedad, es preferible consultar al médico o terapeuta adecuado.

En el caso de mujeres embarazadas y en lactancia, muchos especialistas no recomiendan el consumo de kombucha. Por un lado porque pasa al feto cuyo sistema digestivo está en proceso de maduración y además porque se dice –aunque no está comprobado– que la bebida contiene heparina que podría funcionar como un anticoagulante.

Si no estamos acostumbrados al consumo de Kombucha y los fermentos en general, es importante empezar con pequeñas dosis para ir acostumbrando al organismo a recibir sus poderosos beneficios.

Cómo última recomendación, queremos sugerir el consumo suficiente de agua para que las toxinas que se liberan en el proceso de desintoxicación, puedan fácilmente ser excretadas sin ser reabsorbidas.