Archivos

Un tour por la tierra de los tangos, el vino y San Martín

Por: Sandra Rodríguez, enviada especial

La Gran Época, México

20171202_213350

(Foto: Sandra Rodríguez)

Un día soleado, árboles florecidos, cielo azul y un tráfico inusualmente relajado; así nos recibe la pequeña París de Suramérica, Buenos Aires. El clima se halla caprichoso y no corresponde al verano austral, al contrario, es frio y ventoso. Un breve recorrido a lo largo de la avenida 9 de julio nos lleva al obelisco el monumento insignia de la ciudad. Alrededor se encuentran varios edificios de importancia como la Casa Rosada, el congreso, la basílica de la ciudad, así como barrios tradicionales como San Telmo, conocido por ser el hogar de Mafalda y de los bares de rock argentino y Palermo, un barrio bohemio lleno de cafés, restaurants y bares.

Caminando por Corrientes, la avenida de la canción de Fito Páez, están ubicados diferentes teatros al estilo de Broadway en los que se pueden ver espectáculos de primer nivel. Siguiendo por esta avenida se puede llegar directo a Puerto Madero, la zona más chic de la ciudad que en sus inicios era la zona portuaria de la zona en la que trabajaban todos los inmigrantes europeos pobres y quienes fundarían más tarde el famoso barrio de La Boca. Allí se encuentra Caminito lleno de casas multicolores que embellecen el lugar y le dan a este barrio popular una imagen bohemia y moderna.

En el último día de estadía en la ciudad durante un free tour, una simpática guía llamada Jeanette, nos cuenta sobre la historia desconocida de diferentes edificios, palacetes y construcciones de la ciudad a modo de chisme de última hora y nos arranca risas mientras recorremos en un día soleado la zona más exclusiva de la ciudad en la que se encuentra la Plaza San Martín el libertador. Luego una breve visita al cementerio de la Recoleta para aprender sobre la historia más reciente del país y conocer la tumba de un personaje que despierta pasiones, amores y odios: Evita Perón.

20171129_154007

(Foto: Sandra Rodríguez)

Al terminar Jeanette un poco cansada pero sonriente recomienda a La Gran Época algunos imperdibles en una visita a la ciudad: comer carne argentina o también un choripán ya sea por Puerto Madero o en los diversos restaurantes de la ciudad, tomar una clase de tango y ver a bailarines en las calles de San Telmo, shows de música de otras regiones del país como las chacareras, ir al mirador del palacio Bartolo, visitar el teatro ciego; un proyecto liderado por jóvenes no videntes para ofrecer la experiencia de no ver y potenciar los otros sentidos, bomba de tiempo un espectáculo con música y percusión, fuerza bruta otro espectáculo de performance, música e interacción con el público y tomar un par de cervezas en San Telmo escuchando buena música en algún bar histórico en los que piden incluso contraseña para entrar como en los tiempos de la dictadura.

Buenos Aires nos despide con un día lluvioso y sin un peso en el bolsillo. Recomendación para todos los viajeros: No llevar dólares de baja denominación, dólares de 100 y 50 son recibidos con los brazos abiertos, incluso se puede recibir un poco más por encima del precio oficial, pero los demás se pagan por debajo del precio o simplemente no se cambian. Cuenten siempre con su tarjeta de crédito en caso de una emergencia, si la tienen.

Ya en la terminal de buses nos encaminamos a Rosario, un viaje de casi 5 horas. Al salir de la terminal rumbo a nuestro próximo destino se divisa la otra cara de la ciudad; la pobreza extrema, así como el olvido del gobierno y del resto de la sociedad. Pobreza que se ha recrudecido según muchos argentinos por las duras medidas del gobierno Macri, prácticamente ningún entrevistado lo aprueba. Durante el recorrido, el paisaje se ve dominado por los cultivos de soya, un tema polémico en el país gaucho que se debate por el monocultivo, la falta de variedad de productos y las ganancias lucrativas para algunos pocos.

20171207_172717

(foto: Sandra Rodríguez)

Arribando a Rosario el clima es cálido y húmedo, todos nos reciben con una sonrisa y un mate en la mano. La ciudad es hermosa y tranquila y se puede pasear sin problema hasta altas horas de la noche por sus calles llenas de historia y bellos edificios antiguos, ya que muchos argentinos eligen la fresca noche para salir, cenar y tomar cerveza con amigos. En el día hay mucha actividad alrededor de los bulevares como el Oroño o el Córdoba los cuales llevan directo al río Paraná en donde hay un lindo sendero para caminar y en el cual se ubican bares, restaurants y cafés, así como clubes de pesca y el Macro; el museo de arte contemporáneo de Rosario.

En esta ciudad además nacieron dos personajes muy conocidos. Por un lado, el famoso futbolista Messi y otro personaje histórico que despierta más amores y más odios en un país de mil pasiones; Ernesto “el Che” Guevara. Y apasionados son los rosarinos con todo lo que hacen, tomar mate, ser cordiales y abiertos, conversar sobre el mundo y la vida con un toque de humor negro y ayudarte por el simple gusto de tenderte la mano. Una ciudad que enamora por su calidez y su belleza sencilla.

La próxima parada es Córdoba, una ciudad más grande con un tráfico caótico y el ritmo de una gran ciudad. La ciudad ofrece plazas, museos y un paseo por la avenida Velez Sarsfield. Siguiendo por esta calle y perdiéndonos en la ciudad nos topamos con la iglesia de los capuchinos, la joya de arquitectura histórica de la ciudad. A su lado se encuentra el paseo del Buen Pastor.

En la iglesia conocimos a Mariana, una guía que nos ofrece un interesante tour por las entrañas de la iglesia. Nos cuenta cada detalle de esta hermosa construcción bastante particular en su tipo y con una historia muy interesante. Su arquitecto era un hombre que amaba la pintura y el arte y que estudió arquitectura solo porque sus padres lo querían, sin embargo, 40 años después de haberse graduado construye esta joya sin haber ejercido jamás su carrera y nos regala una panorámica única de la ciudad desde una de sus torres. Arbotantes, pináculos, gárgolas y una técnica de pintura para la fachada nunca antes vista enmarcan la belleza única de esta iglesia.

Por último, llegamos a Mendoza. El día es soleado y muy caluroso. Solo tenemos un día para conocer la ciudad. Nos dejamos guiar del mapa y llegamos a la Plaza España y luego a la Plaza Italia luego de un rato llegamos al Museo del Pasado Cuyano. Hay un evento para recolectar fondos para el museo pues no cuenta con el apoyo oficial para su manutención. La guía, una encantadora señora de origen italiano, nos invita a pasar y comenzamos un tour por la historia de Suramérica desde Colombia hasta la Patagonia.

Nos sumergimos en la historia, nos desviamos de la versión oficial sobre la enemistad inventada por nacionalismos emergentes entre Bolívar y San Martín que en realidad se escribieron y se estimaron hasta sus últimos días y cuya amistad se evidencia en sus cartas después de la ardua y épica campaña libertadora que ambos asumieron y lograron.

Reflexionando sobre esas mentirillas oficiales escudriñamos en el pasado de nuestra tierra para darnos cuenta que el dolor y la guerra que definieron nuestras fronteras, destruyeron vidas, amores y familias por líneas imaginarias en un mapa y nos han llevado hasta hoy a mantener orgullos infundados que nos desunen, dando cuenta del largo y atropellado camino que hemos atravesado como continente y del que nos falta por recorrer para ser un solo pueblo.

Termina la tarde, se va el día, ya es hora de tomar nuestro bus a Chile. La fría madrugada nos recibe en los Andes con un cielo salpicado de estrellas como nunca los habíamos visto. Habíamos dejado la Argentina y Chile nos saludaba. Tanto Bolívar en el norte como San Martín en el sur vieron ese cielo, soportaron este frío intenso y atravesaron nuestros imponentes Andes solo por una cosa que muchos anhelan pero que temen: la libertad.

Anuncios

Migrar para volver a casa

Por: Sandra Rodríguez

La Gran Época, México

09porter1-master675

Un conserje limpia la sala de sesiones de jurados en el juzgado del condado del Bronx. (Foto: Michael Appleton para The New York Times

Al viajar salimos de nuestra zona de confort y experimentamos cosas nuevas: olores, sabores, sensaciones y realidades. A pesar de lo bueno, lo malo y lo feo los rostros sonrientes prevalecen sobre los fríos, las palabras cálidas sobre las secas y los atardeceres sobre el cansancio.

Cuando se deja el hogar se tiene miedo por lo desconocido, por lo que pueda pasar, pero al mismo tiempo hay cierta emoción que se alimenta de este temor que nos empuja a tomar el riesgo. Sin embargo, cuando hay que dejar el hogar porque no hay más alternativa, el miedo es enorme, las expectativas aumentan y la realidad golpea más fuerte.

Ser diferente es como andar a tientas en un mar de personas que saben que no somos como ellos y a veces eso puede ser aterrador. Hay miedos y prejuicios de ambos lados. Nos espanta lo diferente y vemos al otro como un extraño fuera de este mundo; del otro lado, él piensa exactamente lo mismo. Nos asaltan las dudas y ellas se alimentan de los comentarios malintencionados, de las falsas informaciones de los medios, de las malas experiencias y del miedo fortaleciendo así nuestra ignorancia.

Perder es el mayor temor frente al que es diferente. Pero en realidad ¿qué perdemos al conocer al otro? Muchos argumentan que la migración es negativa para el desarrollo de un país y que amenaza su dinámica de crecimiento afectando el empleo. En todos los países que he visitado se repite esta fórmula y en todos se repite la misma realidad: un migrante toma siempre los empleos que los locales no quieren porque son trabajos de bajo estatus o mal remunerados, sin embargo, los locales les acusan de robarse los empleos que les corresponden.

En primera instancia se debe tener en cuenta la situación de pobreza, la crisis económica, la dinámica de los mercados y los desastres naturales, así como los conflictos internos, la violencia y la radicalización de políticas de estado que conllevan a más impuestos y menos valor adquisitivo del ciudadano promedio. Todos en Latinoamérica nos hemos visto de un modo u otro tentados a salir del país para buscar otros horizontes y mejores oportunidades que no tendremos en casa, sin embargo, cuando alguien cruza nuestra frontera, el rechazo es inminente. Los comentarios a la defensiva y querer evitar conocer la historia del otro forman la barrera que impide comunicarnos y entendernos.

¿Qué haces aquí? ¿Viniste a trabajar? ¿Hace cuánto que estás aquí? ¿Por cuánto tiempo te vas a quedar? ¿No hay trabajo en tu país? ¿Todavía se puede trabajar en tu país? Las preguntas salen con temor de sus bocas porque no quieren contar a uno más. Pero hay una pregunta que escuché en Alemania y que no olvidaré ¿Por qué aquí? ¿Por qué no te vas a otro país? La molestia de ver a otros luchar por sus esperanzas y sueños es algo que a muchos les hace caer la máscara de buen samaritano y desvela su odio por lo que no quiere conocer y su cobardía por no atreverse a arriesgarse a algo así.

Al contrario de lo que muchos piensan, los migrantes dinamizan el mercado no porque tomen los empleos existentes sino porque los crean ya que muchos de ellos abren sus propios negocios generando puestos de trabajo incluso para los locales.

Por otro lado, un migrante no ha representado ningún gasto para el Estado, como ciudadano no recibe subsidios o salud y educación gratuita. ¿Cuánto cuesta un ciudadano promedio desde que nace hasta que empieza a trabajar en su país? ¿Cuántos ciudadanos promedios pagan sus impuestos y se mantienen al día con sus obligaciones? Las tasas de evasión son altísimas en Latinoamérica y curiosamente los migrantes son los primeros en pagar sus obligaciones para no ser deportados.  La tendencia se repite en Europa y Estados Unidos.

Naturalmente también hay gente poco honesta y que sale solo porque delinquir parece más rentable en otro lugar, pero de esos hay pocos y de todas las nacionalidades. Son pocos en comparación con los miles que luchan cada día por un mañana mejor, lidiando con el miedo, el rechazo y el desprecio.

El miedo a la migración alimenta fobias y tendencias sociales muy nocivas como la xenofobia y el racismo, así como el elitismo y hasta el machismo. Estas se meten en la psique del colectivo y llegan a enraizar conductas incomprensibles como los ataques verbales, los golpes y hasta el asesinato o el abuso sexual. Comprender que la diferencia es diversidad y que esta es parte vital de la esencia del ser humano es indispensable para derrocar los muros de la intolerancia y más en Latinoamérica, en donde nos llenamos de orgullo por ser un pueblo grande, único y diverso, pero al parecer solo de boca para afuera.

¿Qué he aprendido de los migrantes? La capacidad de sonreír, de enfrentar a la adversidad con optimismo y de salir adelante así cueste mucho y duela. Lo vi reflejado en las lágrimas de una venezolana amable y dulce que dejaba Chile después de un malentendido en su trabajo y que mandaba mensajes optimistas a su hijo en Colombia para que siguiera luchando porque a pesar de todo, ella se mantenía firme en su meta: migrar de nuevo esta vez a Ecuador, para algún día poder volver a casa.

La navidad en el país de Macondo

Por: Sandra Rodríguez

La Gran Época, México

1417774200_538765_1417806840_noticia_normal

Navidad en Colombia, una época de tradiciones. (Foto: Caracol Radio)

¡Llegó diciembre con su alegría, mes de parranda y animación! Reza una antigua canción que todo colombiano sin importar la región, edad o estrato social reconoce y canta de por vida al llegar las fiestas de fin de año. Y es que diciembre en el país del Divino Niño es pura alegría y parranda.

Los ánimos se avivan desde noviembre y no es raro encontrar las nuevas tendencias de decoración navideña en los almacenes desde septiembre. Sin embargo, la fiesta decembrina comienza oficialmente con sus delicias y tradiciones el 7 de diciembre, el muy famoso “día de las velitas”.

Esta fiesta es una de las favoritas de los niños y de las más tradicionales en todo el territorio nacional. En ese día se prenden velas y faroles de papel decorativos y se engalanan con ellos calles, puertas, ventanas y balcones. Según la historia más tradicional del origen de la fiesta se afirma que se celebra a la Virgen María y al Ángel que le anuncia que será la madre del Hijo de Dios.

La belleza de esta fiesta no tiene par y en algunas regiones se hacen concursos de faroles o de las calles más lindas; todo un festín para los ojos y el alma. Naturalmente la fiesta no está completa sin los manjares típicos de cada región, pero siempre habrá una combinación que es infaltable en todo hogar; la natilla y el buñuelo.

96854cccdb65c30089fbb70df87dcdf7

Natilla y buñuelos colombianos. (Foto: Pintarest)

La natilla es un postre hecho a base de maicena, canela, clavos y leche que puede tener variaciones según dicte la receta de la abuela. Esta puede ir acompañada de dulce o jalea de mora o con arequipe (dulce de leche) o tener trozos de coco y un toque de aguardiente. Los buñuelos por su parte son bolitas de harina de maíz con queso costeño, un queso duro y salado que se fríe en abundante aceite y equilibra la dulce natilla, acompañados siempre por el famoso vino espumante de manzana o un vino tinto.

Las colaciones son unas galletas especiales que no pueden faltar y que son junto con el panqué navideño de vino y frutas confitadas el mejor regalo al visitar un amigo o familiar en estas fechas. Nadie los hace en su horno, la tradicional casa Ramo es la responsable de surtir al país entero con este par de delicias que adornan la típica mesa navideña colombiana, por eso no es un misterio que al llegar Navidad sea imposible encontrarlos en el supermercado.

Pero no solo se trata de comer golosinas y tomarse un “vinito”, la música en Colombia es fundamental. Muchas personas con el buen visto de sus vecinos ponen sus equipos de sonido de última tecnología a todo volumen, pero lo que no se perdona es que no se pongan los clásicos de siempre que nos recuerdan que estamos en diciembre, canciones que datan de los años 30s y 40s, además de los típicos villancicos de origen español. Muchos hacen fiesta y bailan entre familia y amigos, no sin antes haber rezado un poco.

Desde el 16 de diciembre hasta la noche del 24 se reza en casi todos los hogares y en las iglesias “la Novena de Aguinaldos”. Durante nueve noches los colombianos se reúnen en casa o en la parroquia del barrio con sus seres queridos a rezar un rato y a recordar en nueve cortos relatos la historia de la concepción y nacimiento de Jesús. Esta fiesta es la más adorada por los niños no sólo por lo bello de los relatos sino porque no hay novena sin pesebre y luces.

El pesebre es una tradición que se niega a desaparecer y hay lugares donde se construyen pesebres enormes que tienen vida propia y evocan a Belén. Sin embargo, en muchos hogares se hace el pesebre en familia y los niños se emocionan al ver reflejado el escenario de la navidad.

Llegado el 24 de diciembre la música, la comida, la familia y la novena se unen en una celebración hogareña que hacen el disfrute de abuelos y nietos. Se reza el último capítulo de la novena en el que nace el niño Jesús al borde de la media noche y se pone a este en su cuna de paja.

A veces se esconde al niño Jesús y se les pide a los niños que lo busquen para que por fin pueda estar en su cunita junto con sus padres y obviamente el ganador gana su premio por su importante misión.

A las doce todos se abrazan y se desean la feliz navidad y se abren los regalos que el mismo Niño Dios ha traído con él. Después viene la portentosa cena que varía según cada región: ajiaco, tamal, cerdo, hayaca y demás, y para ayudar a la digestión un poco de música y de baile para celebrar.

Al día siguiente muchos se levantan tarde luego del festín y hacen un desayuno enorme en casa o asisten a un asado (parrillada) organizado por familia o amigos para pasar la resaca o el “guayabo”  y seguir celebrando, calentando motores para recibir el próximo año con toda la buena energía y el amor de los que más aman.

China: ladrones de papel higiénico tendrán que burlar a la tecnología

El robo de papel higiénico en los baños públicos, algo que sucede a menudo en China, van a sufrir un revés con la instalación de dispositivos de reconocimiento facial que racionan la cantidad asignada a cada usuario.

b8aeed96bac91a3adad31d

Un hombre usa el dispensador de papel higiénico con reconocimiento facial en el parque del Templo del Cielo, 18 de marzo 2017. (Foto: AFP/ Wang Zhao)

Una voz de computadora saluda: “Bienvenido, por favor colóquese en el área de reconocimiento facial”.

Uno se coloca dentro de un cuadrado amarillo esperando que su cara aparezca en el centro de una pantalla azul en la pared. Después de unos segundos, la máquina dispensa 60 centímetros de papel, no más.

El aparato apareció el fin de semana en uno de los baños públicos del Templo del Cielo, un parque muy popular entre los jubilados que llegan a bailar o a practicar artes marciales por la mañana. Y en algunos casos, para abastecerse de papel higiénico que se llevan del parque en bolsas bien llenas.

Pero ahora no pueden hacer trampa al dispensador. Si la misma persona se presenta ante la pantalla en un plazo de nueve minutos, le dirá cortésmente: “Por favor, inténtelo más tarde”.

Hacía años que la administración del parque estaba buscando la manera de evitar a los ladrones de papel, pero ahora la empresa Shoulian Zhineng desarrolló la máquina de reconocimiento facial.

La idea puede resultar absurda, pero se debía encontrar una manera de corregir el comportamiento de la gente.

El dispositivo cuesta más de 6,000 yuanes (800 euros), ya ha reducido en un 70% la pérdida de papel.

En las redes sociales, algunos son escépticos: “En dos días, el dispositivo también va a desaparecer”, predice un usuario.

Chino compra todos los boletos de 4 cines para mostrar su éxito a su ex novia

Un empresario chino gastó 30,000 euros al comprar todas las entradas de cuatro salas de un cine de Pekín para la premier de “Transformers”, y mostrarle a su ex novia que hizo mal en abandonarlo.

Sala de cine (Foto: Wikipedia)

Identificado con el nombre de Wang, este nuevo rico fue rechazado por una jovencita hace siete años, cuando estudiaba en una universidad de provincia.

“Yo era tan pobre que no podía comprar ni dos entradas para el cine”, escribió en su micro blog.

“Cuando te fuiste a Pekín, me dijiste que nunca iba a progresar”, escribió él en un mensaje con un dejo de amargura, los usuarios de internet lo reprodujeron más de 110, 000 veces.

“Obsesionado por tu comentario, trabajé mucho en los últimos siete años”, dijo Wang. “Y hoy, sólo quiero decirte que te equivocaste en tu decisión (de dejarme)”.

Como prueba de su éxito, publicó en internet su pedido de todos los lugares de cuatro salas de cine Imax de Pekín, por un total de 250, 000 yuanes (30, 000 euros).

Las grandes pantallas van a proyectar el viernes “Transformers: la era de la extinción”, la número 4 de la serie con escenas de robots gigantes.

Las tres primeras partes de esta superproducción tuvieron mucho éxito en China.

Wang prometió dar las entradas a los usuarios de internet que propaguen mejor sus mensajes dirigidos a su ex novia.

Goldie Hawn invita a la élite reunida en Davos a meditar

Las negociaciones secretas en las pequeñas salas de Davos, ¿los estresan? Las fiestas en los palacios enclavados en las nieves de los Alpes suizos, ¿los fatigan? El Foro Económico Mundial programó para el jueves una sesión de meditación para relajarse.

La Sra. Hawn en 2011 (Wikipedia)

La profesora no era otra que la actriz estadounidense Goldie Hawn.

Y a pesar del esperado discurso del presidente iraní Hassan Rohani minutos más tarde, la actriz de 68 años no tuvo problemas para reunir a todo el mundo. Los delegados hacían cola para participar y los que fueron rechazados no ocultaban su decepción.

El francés Matthieu Ricard primero trató de relajar a los asistentes, luego Goldie Hawn habló de su proyecto de meditación para los niños.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, “me di cuenta que el mundo había cambiado profundamente para siempre y que nuestros hijos heredarían un mundo para el que no están preparados”, la actriz decidió ayudarlos a aprovechar el poder del espíritu.

Su fundación promueve la meditación en las escuelas de los cinco continentes, los efectos son muy positivos en los niños que la practican, dijo.

Richard Davidson, profesor en la Universidad de Wisconsin en los estados Unidos, presentó datos que muestran que las personas que fueron a los cursos de meditación eran inmunes contra la gripe y tenían una mayor resistencia al dolor.

La meditación, según el profesor, cuando los niños la practican desde muy pequeños, les permite tener un mejor control de sí mismo y disminuye el riesgo de caer en la delincuencia más tarde.

Goldie Hawn llamó a los participantes del Foro, algunas personas muy influyentes en el mundo, a centrarse en las interacciones entre los individuos, para escuchar a los demás, poner atención colectivamente a nuestra sociedad tomándola como un todo, o se va a crear un mundo en el que no se podrá vivir.

Fuente: AFP

Australia. Reviven a una paciente después de 42 minutos de muerte clínica

Revivieron a una joven australiana de 41 años después de 42 minutos de muerte clínica, los médicos le dieron masaje cardíaco, dijeron este lunes.

Interior de un quirófano (Wikipedia)

La semana pasada, Vanessa Tanasio fue trasladada de urgencia a un hospital de Melbourne por un paro cardíaco, debido a una arteria bloqueada. La habían declarado clínicamente muerta después de su llegada.

Los médicos usaron un compresor cardíaco externo, Lucas 2, para seguir irrigando el cerebro, mientras el cardiólogo, Wally Ahmar, abrió la arteria para desbloquearla.  Cuando se restableció el flujo sanguíneo de la arteria, el corazón comenzó a latir a ritmo normal.

“Usé múltiples choques y varios medicamentos para resucitarla”, dijo el cardiólogo. “Es un milagro. No  pensé que saliera tan bien.”

De acuerdo al hospital, es la primera vez que le compresor cardíaco Lucas 2 fue utilizado con éxito durante mucho tiempo en un paciente en Australia.

La paciente informó que nunca antes había tenido problemas cardíacos.

“Recuerdo que estaba en mi sofá, luego en el suelo, después llego al hospital. Luego dos días que no recuerdo nada”, dijo Vanessa, madre de dos hijos. “Estuve muerta una hora, y menos de una semana después, me siento en plena forma. Es surrealista.”