Archivo de etiquetas| amnistía internacional

Abogado de derechos humanos encarcelado y torturado por el PCCh

Por Annie Wu

La Gran Época, EE.UU.

gettyimages-143660740-700x420

Jiang Tianyong con periodistas extranjeros en Pekín, 2 de mayo de 2012. (Foto: Mark Ralston / Afp / Getty Images)

El abogado de derechos humanos, Jiang Tianyong, que ha estado en prisión desde 2016 bajo sospecha de “subversión del Estado”, fue juzgado a puerta cerrada el 22 de agosto de 2017. Parece estar encerrado en la prisión 2 de la provincia de Henan, pero su esposa no está segura y está preocupada por su salud. En una entrevista con Radio Free Asia, Jin Bianling dijo que su marido se vería obligado a tomar sustancias misteriosas, probablemente drogas.

Se acusó a Jiang Tianyong de querer socavar el orden social y fue detenido en noviembre de 2016, después de haber organizado una campaña de sensibilización para ayudar a conocidos abogados de derechos humanos, detenidos en julio de 2015 en una operación nacional. Jiang Tianyong fue acusado de “intentar subvertir el sistema socialista” y de “socavar gravemente la seguridad del Estado y la estabilidad social”.

Durante la entrevista con la cadena de televisión asiática, Jin Bianling declaró que los guardias de la prisión obligan a su marido a ingerir dos veces al día sustancias desconocidas perjudiciales para la salud, lo que provoca un deterioro de su memoria. Ya en mayo, hubo noticias de que disidentes, peticionarios, abogados de derechos humanos y uigures encarcelados en los “campos de reeducación” establecidos por el régimen comunista, que se ven obligados a consumir drogas no identificadas y que han producido síntomas similares en estas personas.

Además, un miembro de Amnistía Internacional, Patrick Poon, también confirmó a Radio Free Asia que otros abogados detenidos en la operación de 2015 informaron verse obligados a tomar supuestos medicamentos.

Jin Bianling preguntó a los responsables de la segunda prisión de Henan dónde se encontraba exactamente su marido, y qué medicamentos le estaban dando. Pero al abogado se le prohíbe tanto comprar artículos de primera necesidad como recibir paquetes de sus familiares, y también se le impide hacer ejercicio al aire libre. Durante una visita a la prisión, su padre encontró a Tianyong esposado y sentado en una silla metálica fija en el suelo. Le dijo a RFA que “sus piernas estaban rojas e hinchadas”, señal de que el hombre se vio obligado a sentarse en una silla durante mucho tiempo, una de las formas de tortura más frecuentes en las cárceles chinas.

Jiang Tianyong ha defendido a muchas personas y grupos de marginados de la sociedad china que han sido tratados injustamente por el régimen comunista, como los enfermos de SIDA, otros defensores de los derechos humanos y los practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual pacífica que ha sido violentamente perseguida por la dictadura comunista durante casi veinte años. Ya había sido encarcelado en 2011 por participar en manifestaciones a favor de la democracia conocidas como la Revolución Jazmín.

Artículo en inglés: Prominent Human Rights Lawyer Jiang Tianyong Force-Fed Medication in Prison

Traducción de Lucía Aragón

Estudiante universitaria vence el temor a la persecución en China

En china, la sola mención de Falun Dafa provoca riesgos enormes

Por Cat Rooney – Epoch Times

SAN FRANCISCO – “Durante dieciséis años, viví con el temor de que me persiguieran por mi fe”, dice Gu Peiqi, 30 años, que creció en China comunista. Su creencia es Falun Dafa, una práctica de la escuela Buda que tiene como objetivo mejorar el cuerpo y la mente. Esta práctica se puede ejercer libremente en casi todo el mundo, excepto en China.

1_5_17_sf_topstorypic_peigigu_10-24-16-catrooney-676x450

El 24 de octubre 2016 en San Francisco, Gu Peiqi evocó los valores que su familia le inculcó durante su crianza y cómo sus posibilidades de terminar la universidad se redujeron gradualmente a causa de su fe en Falun Gong, una práctica perseguida en China. (Cat Rooney/ Epoch Times)

Un año antes de ponerse en marcha la persecución, Gu tenía 11 años y adopta Falun Dafa (Falun Gong) con su madre. De acuerdo con un informe oficial, había 70 millones de practicantes en China. Fuentes de Falun Dafa, dicen que la cantidad superaba los 100 millones.

Este sistema de meditación tradicional fomenta altos valores morales, y el libro Zhuan Falun enseña cómo llegar a ser un “hombre verdadero”, cómo cultivar la compasión y la tolerancia.

“Con la lectura de Dafa, siempre encuentro un significado profundo de la vida, del universo en Dafa”, dice. Pero también trata de cómo ser una buena persona y “enfrentar las tribulaciones y problemas de la vida.”

Cuando comenzó la persecución, la televisión totalmente controlada por el partido comunista, inició la difamación contra Falun Gong, Gu no creyó ni una palabra. Los programas inculcaban el miedo y el odio contra Falun Gong, para justificar la brutal persecución.

“Me sorprendió, porque era todo lo contrario de lo que había aprendido con la práctica de Dafa y la lectura del libro Zhuan Falun, que nos dice que hay que ser una buena persona y seguir los principios Zhen-Shan-Ren (Verdad, Benevolencia, Tolerancia).”

Gu y su madre se dispusieron a contrarrestar la difamación, explicando a los demás sus experiencias positivas con esta práctica, pero la iniciativa fue muy arriesgada.

Sin embargo, la joven estudiante logró forjar su camino hacia la libertad espiritual y, elevar la voz para disipar las mentiras en contra de Falun Gong.

La educación, una prioridad para la familia

Para la familia de Gu, la educación era una prioridad.

1_6_17_2-2016_10_24_sf_peigi-gu_cat-rooney-1-674x450

Peiqi Gu creció en China, hija única de dos padres amorosos que valoran la educación. (Cat Rooney / Epoch Times)

“Soy hija única. Estaba muy, muy consentida.”

Su madre siempre se levantaba primero a preparar el desayuno. “Es curioso, desde la primaria hasta la secundaria”, explica. Su padre esperaba hasta el último momento antes de despertarla para que durmiera más. Después de desayunar o mientras lo hacía, su madre la peinaba. Su padre le arreglaba la mochila y la ayudaba a ponerse los zapatos y el abrigo.

“Así que… mi padre abría la puerta y salía corriendo a la escuela. Mis padres incluso se cambiaron a un apartamento al lado de mi escuela, hacía sólo cinco minutos a pie para llegar a clase.”

Detenciones y amenazas  

Hasta febrero de 2006, Gu Peiqi se sentía segura, especialmente en la escuela.

“Nunca olvidaré ese día cuando… mi madre y yo fuimos detenidas. “

Gu, su madre y la familia de su tía pasaban sus vacaciones en un hotel.

“Nos detuvieron a seis de nosotros y la policía nos interrogó por separado”, explica.

“Entonces, comprendieron que sólo mi madre y yo practicábamos Falun gong y por eso liberaron a mi tía y a nuestros familiares.”

Las arrestaron porque ella y su mamá distribuían DVD gratis a los comerciantes. Los DVD informaban a la gente de las tácticas de propaganda empleadas por los medios de comunicación controlados por el gobierno, para que la gente odiara Falun Gong.

Madre e hija también explicaban a los gerentes de las tiendas sus experiencias personales, como se convirtieron en personas sanas y habían mejorado por vivir en la Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia.

En la comisaría, su madre se negó a decir a la policía de donde había sacado el DVD. “La policía amenazó a mi madre con bloquear mis estudios, con arruinar mi futuro.”

Después de 48 horas en la comisaría, “enviaron a mi madre a un centro de detención, y le pidieron a mi padre que me llevara a casa. La policía… le dijo a mi padre, que no es practicante, que me cuidara, porque (ahora) tenía antecedentes penales. Si reincidía… me iban a detener y me impedirían continuar con mi educación.”

“Es la primera vez que vi a mi padre tan desesperado.”

Las graves amenazas también fueron para mi madre. “Mi mamá incluso pensó en suicidarse, no se perdonaba el hecho de impedirme ir a la escuela.”

Su padre tuvo que prometer a la policía que todo iba a ir bien, y preguntó si podía tomar el lugar de su hija en caso de que fuera a la cárcel. Esperaba con esto que sus estudios no se interrumpieran.

Impacto en la familia

A través de su historia, el régimen comunista siempre ha creado temor, para dividir a los padres de sus hijos, aislar a alguien del resto de su familia.

“La respuesta es feroz si hablamos de Falun Dafa en público, o si no renuncia a su fe cuando las autoridades del régimen comunista lo exigen. Las consecuencias, bien documentadas, incluyen la prisión, privación del sueño, prohibición de ir al baño o bañarse, amenazar con atacar a los familiares”, informa Amnistía Internacional.

“Los malos tratos se traducen en brutales palizas, vigilancia las 24 horas del día, aislamiento, descargas eléctricas, y cientos de otras formas de inhumana tortura”, según Amnistía Internacional.

Por temor a las represalias por parte de las autoridades gubernamentales, los familiares de Gu les dieron la espalda. “Nos abandonaron en la noche oscura, nos abandonaron. Nunca lo olvidaré. Se fueron…olvidaron a mi padre.”

1_6_17_4-2016_10_24_sf_peigi-gu_cat-rooney-1-674x450

Ahora vive en los Estados Unidos, Peiqi Gu puede practicar abiertamente Falun Gong. Su misión es decirle a la gente los beneficios de Falun Gong como se muestra aquí en un parque en San Francisco el 24 de octubre de 2016. (Cat Rooney / Epoch Times)

En lugar de encontrar soluciones. “Todos se juntaron… para maldecirnos y culparnos.”

“Nadie quería ayudarnos a salir de la situación. Así, comprendí que mi familia se había derrumbado.”

Desde el día en que ella y su madre fueron detenidas, Gu dice: “He vivido con el temor de ser perseguida.”

“No podía imaginar que me pasara lo peor. Así que lo único que me obsesionó durante mis cuatro años de universidad (en China), fue escapar, huir.”

Se presentaron varias oportunidades para vivir en otro lugar. Ella finalmente llegó a América. Con la ayuda de los practicantes de Falun Gong de Estados Unidos, “poco a poco dejé de tener miedo”, concluye.

El deseo de practicar Falun Gong

Después de la universidad, Gu trató de vivir en diferentes lugares fuera de China.

“Me contrataron en una empresa que me envió Laos, un país en desarrollo. Prefería vivir allí… en lugar de regresar a China. No más preocupaciones.”

Sin embargo, aun tenía miedo, la policía supervisaba el teléfono de sus padres.

Su trabajo en Laos tenía relación con la hotelería, “donde encontré cierto interés en la industria hotelera”, dijo. En 2014, fue aceptada en una escuela de Estados Unidos y comenzó una Maestría en Administración hotelera.

La escuela le dio oportunidad de asistir a una conferencia en República Dominicana, donde por primera vez, pudo practicar libremente Falun Gong desde que inició la persecución.

“Ese momento fue tan hermoso. Me sentí tan aliviada de sentarme y practicar con los demás. Me di cuenta que… el mundo entero daba la bienvenida a Falun Dafa.”

“La práctica viene de China, pero desafortunadamente, la mayoría de los chinos no son capaces de conocer la belleza de Falun Dafa.”

Gu decidió seguir haciendo lo que hacía en China, “explicar a los demás, especialmente a los chinos, lo qué es Falun Dafa, (y) por qué es maravillosa.”

Una nueva vida en Estados Unidos

En mayo de 2016, terminó su Maestría en Administración Hotelera, lo que le permitió encontrar un buen trabajo como contadora para una cadena de hoteles.

Recientemente, vio a su padre que la visitó en Estados Unidos. Ella estuvo muy contenta de volverlo a ver después de dos años de vivir en ese país.

“Nunca me había separado de mis padres tanto tiempo.”

Su padre no podía creer que su niña se había convertido en una mujer adulta, independiente, después de haber terminado sus estudios, con una nueva vida, amigos y un buen trabajo.

“Él sabe hasta qué punto tuve que luchar para sobrevivir sola en el otro lado del mundo.”

Ahora, la esperanza de toda la familia es volver a reunirse.

Fuente: College Student Overcomes Fear of Persecution in China

Traducido del inglés al español por: Lucía Aragón

Malawi: “ola sin precedentes” de ataques contra albinos

Los albinos en Malawi, incluso niños de muy corta edad, son víctimas de una “ola sin precedentes de ataques brutales”, alimentados por prácticas rituales y la pasividad de las autoridades, denunció Amnistía Internacional.

f620x0-450906_450924_0

La ONU advirtió que los albinos en Malawi están en riesgo de extinción total. (Foto: Amnistía Internacional)

Desde noviembre de 2014, la cantidad de asesinatos y secuestros de albinos sigue “aumentando rápidamente”, con al menos 18 personas muertas y cinco secuestrados, entre ellos un niño de dos años que sigue desaparecido, según un comunicado de la organización de defensa de los derechos humanos.

“Abril de 2016 fue el mes más sangriento con cuatro asesinatos de personas albinas”, según el informe de Amnistía titulado “No somos animales de caza ni estamos en venta: violencia y discriminación contra los albinos en Malawi.”

Los huesos de los albinos “son vendidos a los curanderos tradicionales en Malawi y Mozambique para la elaboración de pociones mágicas que atraerán la riqueza o la suerte. Este macabro comercio se debe a la creencia de que los huesos de los albinos contienen oro”, dice Amnistía Internacional.

La ONG acusa a las autoridades malauíes de dejar a las personas albinas “a merced de las bandas criminales”. La policía carece de recursos para responder a tiempo a los ataques y mantener una presencia visible en las zonas de mayor riesgo, según la organización que pide al gobierno “tomar medidas específicas para protegerlos.”

El portavoz de la policía, Nicholas Gonda, confirmó que al menos 18 personas habían muerto desde noviembre de 2014 debido a su albinismo, y agregó que el distrito de Machinga es la región más peligrosa.

“Ni a los muertos se les deja en paz”, dijo Amnistía. La policía de Malawi registró al menos 39 casos de exhumación ilegal de cuerpos de albinos y otras tantas personas capturadas en posesión de huesos o miembros de albinos.”

Los albinos también son víctimas de discriminación en la escuela y en el sistema de salud. “Muchos mueren de cáncer de piel debido a la falta de medios de prevención como el protector solar, e información sobre su condición”, según Amnistía.

En este contexto, la población de albinos de Malawi, calculada entre 7,000 y 10,000 personas, “vive con miedo constante”, agregó.

El albinismo es un trastorno genético heredado que resulta en la falta de pigmentación de la piel, las personas albinas son víctimas de violencia en muchos países africanos.

A principios de junio, el tribunal de Malawi prohibió a todos los hechiceros y curanderos tradicionales ejercer a fin de proteger a los albinos.

China: destacada periodista condenada a 7 años de prisión

Este viernes en Pekín, una prominente periodista china galardonada con varios premios internacionales, fue sentenciada a siete años de cárcel por revelar “secretos de estado”, las autoridades amordazan así una “voz libre” según militantes de derechos humanos.

En Hong Kong el 17 de abril 2015, retrato de la destacada periodista china Gao Yu, condenada a siete años de cárcel por revelar “secretos de Estado”. (Foto: AFP/ Philippe Lopez)

La dura sentencia de Gao Yu, de 71 años, viene a confirmar que el régimen del presidente Xi Jinping no da respiro a los intelectuales con ideas reformistas, considerados por el partido comunista como peligrosos para mantener su poder.

En 1997, la Sra. Gao fue la primera en ganar el Premio Mundial a la Libertad de Prensa de la UNESCO. El año pasado, Washington decía estar “muy preocupado” por la suerte de la periodista.

Gao Yu es culpable “de pasar secretos de estado a extranjeros”, dijo el tribunal en su cuenta oficial de microblog.

Shao Baojun, uno de los abogados de la condenada, dijo estar “muy decepcionado” por la decisión.

Inmediatamente después del veredicto, Gao Yu expresó su intención de apelar, pero no le dieron la oportunidad de expresarse más, informó el abogado.

Amnistía internacional lo denunció inmediatamente como una “afrenta a la justicia” y un “ataque contra la libertad de prensa”. Gao Yu es una “víctima de una ley sobre secretos de Estado, arbitraria y vagamente formulada, usada para reprimir militantes por la libertad de expresión”, dijo William Nee, experto en China en Amnistía.

Con frágil salud, la Sra. Gao compareció a puerta cerrada en noviembre por cargos de los que se declaró inocente. La prensa extranjera no tuvo acceso al tribunal.

La Unión Europea pidió, por su parte, la “revisión inmediata” del juicio de la periodista, “conforme a las normas internacionales, así como otros casos de personas que han sido procesadas por la expresión pacífica de sus opiniones o de sus demandas de mayor transparencia”, según un portavoz de los servicios diplomáticos de la UE.

Gao Yu, ex editora en jefe de la revista Economics Weekly, fue detenida a finales de abril de 2014, en una ola de aislamiento a militantes de derechos humanos al acercarse el XXV aniversario de la Masacre de la Plaza de Tiananmen en Pekín. De acuerdo con Human Rights Watch (HRW), está acusada de transmitir a un sitio web de los Estados Unidos un documento interno del Partido Comunista Chino, que abogaba por una mayor represión a las ideas democráticas, a la independencia de los medios y al registro histórico de intentos críticos al PC chino.

Reporteros sin Fronteras (RSF) dijo que la Sra. Gao había “enviado a sus medios de comunicación una nota interna del Partido Comunista Chino (documento 9), considerado secreto por las autoridades chinas, después de que ya lo había publicado en la web”.

“La comunidad internacional no debe dar más tiempo un cheque en blanco a Xi Jinping, en nombre de los intereses económicos que los unen con Pekín”, dijo RSF.

La condena de Gao Yu “es un nuevo golpe a la libertad de expresión y la libertad de prensa”, según el PEN American Center, asociación de escritores que abogan por la tolerancia y la libertad de expresión.

El 8 de mayo de 2014, la Sra. Gao apareció en la televisión estatal china en un reportaje en el que admitía sus errores. Pero, más tarde ella explicó a sus abogados que su confesión fue bajo coacción.

La “confesión pública”, procedimiento típico totalitario de la época maoísta, experimenta un segundo aire bajo el régimen de Xi Jinping, que hace campaña por el fortalecimiento del “estado de derecho”.

En 1993, ya habían acusado a Gao Yu por divulgación de “secretos de Estado”, fue condenada a seis años de prisión y fue puesta en libertad en febrero de 1999 por “razones de salud”.

Ella participó en las manifestaciones por la democracia en Tiananmen en 1989, lo que la lleva a su primer encarcelamiento.

El caso de Gao Yu fue tratado “de conformidad con la ley en vigor”, dijo el viernes Hong Lei, portavoz de la diplomacia china, y agregó que “el caso se refiere a la soberanía interna de China”.

China, suprime los campos de reeducación y relaja la política del hijo único

La máxima legislatura de China adoptó la abolición de los campos de reeducación para el trabajo y un relajamiento en la política de control de la natalidad.

Tortura en el campo de reeducación de Masanjia, China (NTD)

Las autoridades habían prometido efectuar estas dos reformas a mediados de noviembre, después de la reunión del Comité Central del Partido Comunista Chino (PCCh) en el poder.

Aparecidos en 1957, el sistema de reeducación por el trabajo, o laojiao, permite detener a las personas por la simple decisión de la policía, hasta por cuatro años.

Objeto de múltiples abusos, impopular y denunciados por organizaciones de defensa de derechos humanos, estos campos se han utilizado para reprimir las voces disidentes, los que denuncian la corrupción, o los que simplemente el régimen ve como enemigos.

Un informe de la ONU publicado en 2009, estimó en 190,000 la cantidad de personas detenidas en virtud de este sistema.

Sin embargo, Zhao Guangjun, activista con sede en Liaoning, dijo a la AFP que esta supresión “no representa un cambio importante”, las autoridades pueden imponer la detención de uno a más meses en establecimientos de la policía y “el gobierno siempre va a castigar a las personas prolongando su estancia en un centro de detención por cualquier motivo”, agregó.

De hecho, los expertos han advertido la probable persistencia de detenciones arbitrarias en China.

Las “cárceles negras” ilegales, campos llamados “centros de rehabilitación para drogadictos” y otros sitios se utilizan para detener a ciudadanos sin ningún tipo de decisión judicial, advirtió a mediados de diciembre la ONG Amnistía Internacional.

El Comité Permanente de la APN adoptó también una resolución este sábado “para permitir que las parejas, en las que uno de ellos es hijo único, a tener dos hijos”, instando a las autoridades provinciales a “enmendar sus reglamentos y a tomar medidas específicas” en consecuencia.

Las nuevas normas entrarán en vigor “en algunas provincias y regiones” en el primer trimestre de 2014, aseguró a principios de esta semana un alto funcionario de la Junta Nacional de Salud y Planificación Familiar.

La llamada política de un solo hijo, se implementó en 1979 para frenar el crecimiento de la población en el país más poblado del mundo. Evitó, según las autoridades 400 millones de nacimientos.

Según los expertos, el cambio sólo beneficia a cerca de 10 millones de parejas, y está abiertamente diseñado para frenar el envejecimiento de la población china.

La tasa de fecundidad del país se redujo en más de una década a 1.5 hijos por mujer, muy por debajo del umbral que garantiza la renovación generacional, y el país vio bajar en 2012 su población activa, por primera vez desde 1963.