Archivo de etiquetas| china falun gong

Lo que me gustaría que hicieran los gobiernos occidentales

Qué el Partido Comunista Chino deje de asesinar gente por sus órganos

Jennifer Zeng

El 1º de noviembre de 2012, viajé por primera vez a Canadá para asistir al Festival de Cine Pensamiento Libre en Ottawa, con el premiado documental, “Free China, el valor de creer”. Esta película examina violaciones a los derechos humanos dentro de China, desde abortos forzados hasta la extracción de órganos a presos de conciencia, a través de la historia y experiencias del Dr. Charles Lee, empresario estadounidense de origen chino, y la mía; madre, escritora y ex miembro del partido comunista. Tanto Charles como yo, junto con cientos de miles de pacíficos ciudadanos chinos, nos han encarcelado, torturado y sometido a trabajos forzados por nuestras creencias espirituales en la práctica de meditación de Falun Gong.

Jennifer Zeng en la ceremonia de entrega de premios del Festival de cine Pensamiento Libre el 12 de mayo en Filadelfia. La película “China Libre” que narra la historia de sufrimientos de la Sra. Zeng durante la persecución en China por ser practicante de Falun Gong, se llevó los máximos honores del festival. (Edward Dai, Epoch Times)

Después de la proyección del documental, observé que el público se conmovió mucho con nuestras experiencias. Muchos se sorprendieron también por el grado de tortura física y psicológica que Charles y yo tuvimos que soportar, conocer del asesinato de practicantes de Falun Gong con el objeto de sacar provecho de sus órganos vitales. Una persona del público preguntó con enojo: “¿Qué ha hecho la ONU todos estos años?”

Otra persona del público, el diputado Bryan Hayes, del Partido Conservador, preguntó: “¿Qué le gustaría que hiciera el gobierno canadiense?”

David Kilgour, diputado del Parlamento de Canadá durante 27 años, y co autor de “Cosecha Sangrienta, el asesinato de practicantes de Falun Gong por sus órganos”, libro que ofrece un análisis exhaustivo, a partir de una intensa investigación, de la extracción de órganos a practicantes de Falun Gong aún con vida en China, respondió diciendo: “Bueno, en realidad hay 25 cosas que nos gustaría que el gobierno canadiense hiciera. El Ministerio de Relaciones Exteriores al menos podría publicar un aviso en su página web informando a los canadienses que si van a China por un trasplante de órgano, hay una gran probabilidad de que asesinen a alguien como Jennifer para poder usar sus órganos. ¿Todavía querría ir a China?”

A mí, me gustaría que el gobierno de Canadá, así como todos los gobiernos del mundo exigieran al Partido Comunista Chino que deje de perseguir a los practicantes de Falun Gong inmediatamente. Lo que incluye:

1. Dejar de asesinar a los practicantes de Falun Gong por sus órganos;

2. Liberar a todos los practicantes de Falun Gong encarcelados;

3. Levantar la prohibición a practicar Falun Gong, y permitir la publicación y distribución de libros de Falun Gong en China.

La pregunta aquí es ¿hasta qué punto el gobierno canadiense y los demás gobiernos están dispuestos a ir para que esto suceda? ¿Qué ha hecho el mundo para detener al Partido Comunista Chino y deje de matar a miles o decenas de miles de practicantes de Falun Gong por sus órganos? ¿Qué grado de crímenes atroces tienen que ocurrir antes de que los gobiernos estén dispuestos a hacer algo?

Han sido muchas veces, cuando los practicantes de Falun Gong han tratado de crear conciencia sobre la extracción de órganos, que la gente pregunta: “¿Dónde están las pruebas?” Cada vez que escucho esta respuesta, mi corazón se entristece mucho.

Los practicantes de Falun Gong son un grupo de ciudadanos pacíficos y respetuosos de la ley que no tienen en sus manos el poder del estado. Cuando Ana, la esposa de un médico chino, informó por primera vez en 2006 que su esposo había quitado córneas de los cuerpos vivos de más de 2000 practicantes de Falun Gong, y que miles de ellos estaban encarcelados en una instalación subterránea y podrían ser asesinados en cualquier momento, sentí como si escuchara la noticia más terrible de mis familiares desaparecidos.

Para mí, la lógica es muy clara. Si las acusaciones están allí, si personas tan respetables como David Kilgour y su co-autor David Matas usaron sus propios recursos y realizaron la investigación para demostrar que esto está pasando, si los médicos especialistas en trasplantes como el Dr. Jacob Lavee exclamó que esto ocurre en base a su criterio profesional, si 106 miembros del Congreso estadounidense han escrito al gobierno de los EE.UU. para exigir la divulgación de información relacionada con la extracción de órganos que pueda tener, ¿no es obligación de la ONU o cualquier otro gobierno que realmente respete la vida humana tomar medidas? ¿Por qué es tan difícil llevar a cabo nuevas investigaciones o publicar una advertencia o condena? ¿Se tiene preferencias o se selecciona al intentar defender la justicia? ¿Hay diferencia o se selecciona sobre el tipo de “justicia” que estamos dispuestos a defender? ¿Se puede seguir llamando justicia?

Claro, se hacen negocios con el Partido Comunista Chino, y el partido aún controla la fuerza militar más grande del mundo. Sin embargo, con el intento de deserción de Wang Lijun, ex jefe de policía de la ciudad de Chongqing, con la condena de Gu Kailai, la expulsión de Bo Xilai, más y más evidencias y la muestra de crímenes reales detrás de las acciones de estos hombres, a los que se les atribuye la extracción de órganos a practicantes vivos de Falun Gong, siguen surgiendo.

Un crimen de tal magnitud no se puede ocultar para siempre, el Partido Comunista Chino no es tan fuerte como nos imaginamos. Creo que cuando el delito de extracción de órganos se dé a conocer a la mayoría de los chinos, el partido colapsará.

Lo que se tiene que hacer ahora es poner la última gota que derrame el vaso. De lo contrario, cuando nuestros hijos o nietos nos pregunten: “¿por qué no hiciste nada para detener este crimen?” ¿Qué podemos decir?

Jennifer Zeng es la autora de “Testimonio: La lucha de una muer china por la libertad y por Falun Gong”. Antes de que la persiguieran en China por su creencia, fue investigadora y consultora en el Centro de Investigación de Desarrollo del Consejo de Estado, del gabinete estatal. Su historia aparece en el documental premiado, “China libre, el valor de creer”, co-producido por New Tang Dynasty Television y World2Be Productions.  

Médicos de Taiwán se unen para detener la extracción forzosa de órganos en China

Zhu Zhiqing, Epoch Times

TAIWÁN- Una organización decidida a exponer la práctica de extraer órganos a la fuerza se asocia con médicos.

Portada del libro “Órganos de Estado: Abuso de Trasplantes en China” escrito por David Matas y el Dr. Torsten Trey. Trey dirige una organización que investiga la extracción forzada de órganos y se asocia con médicos de Taiwán para promover esta causa.

Médicos contra la extracción forzada de órganos (DAFOH, por sus siglas en inglés), con sede en Washington, DC, se unieron a la organización taiwanesa de médicos cirujanos Asociación Internacional de Cirujanos de Trasplantes de Órganos (Organ Care),  para resaltar la preocupación de la comunidad médica con respecto a los crímenes de extracción de órganos a personas obligadas por el PCCh.

En una declaración conjunta, los dos organismos exigen que el PCCh deje de extirpar los órganos a practicantes de Falun Gong y otros presos de conciencia, demandar a los responsables, poner fin a trece años de persecución contra los practicantes, y pide a todos los países y parlamentos modificar sus leyes o crear una legislación que proteja a las poblaciones locales e impedir su participación en la colecta de órganos.

Los médicos y el personal médico que firmaron la declaración, autorizaron a DAFOH a presentar el original de la nota de prensa, fotocopias y estadísticas al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Médica de Trasplantes, Gobiernos y parlamentos de todos los países, así como a otras organizaciones que tengan credibilidad y los medios para ayudar a poner fin a las atrocidades.

Durante las últimas dos semanas, del 20 de octubre al 4 de noviembre, más de 475 médicos y 190 miembros del personal médico apoyaron con sus firmas la campaña iniciada por Organ Care. Entre ellos están el Director de la Oficina de Salud, el presidente de la Asociación de Médicos Cirujanos y el subdirector de jubilados de la Oficina de Salud.

Chen Yongxing, director de hospital y firmante del comunicado, reveló que algunos médicos taiwaneses tienen relación o asociación comercial con médicos colectores de órganos en China. Se espera que el Departamento de Salud y unidades judiciales puedan llevar a cabo una investigación a fondo para poner fin a estas prácticas ilegales.

Zhu Wanqi, portavoz del Grupo de Defensores de Derechos Humanos de Falun Gong, que contribuyó a iniciar la campaña de la Declaración Firmada, declaró que la depravación flagrante del PCCh explotando la extirpación de órganos por la fuerza a practicantes de Falun Gong y otros presos de conciencia, fue condenada internacionalmente muchas veces. Dijo que los médicos taiwaneses que han enviado pacientes a China continental para recibir un órgano de origen desconocido, deberían estar sujetos a las normas legales y condenados con firmeza.

De acuerdo a Organ Care, la campaña de Declaración Firmada proseguirá hasta que el PCCh cese la extracción forzada de órganos y se castigue a los responsables.

Nota del editor: Cuando el ex jefe de policía de Chongqing, Wang Lijun, huyó al consulado de EE.UU. en Chengdu el 6 de febrero, comenzó una tormenta política que no ha cedido. La batalla entre bastidores gira en torno a la posición que tomen los funcionarios en la persecución a Falun Gong. La facción con manos ensangrentadas, los funcionarios que el ex líder del PCCh Jiang Zemin promovió con el fin de implementar la persecución, trató de evitar la responsabilidad de sus crímenes y continuar la campaña. Los demás funcionarios se niegan a seguir participando en la persecución. Los sucesos son una opción clara para funcionarios y ciudadanos de China, así como para las personas de todo el mundo: apoyan o se oponen a la persecución a Falun Gong. La historia tomará en cuenta la elección de cada persona 

China: Los delitos de extracción de órganos son de lesa humanidad

Liang Zhen, NTD

El conocido militante chino Hu Jia, hizo un llamado al gobierno de EE.UU. a centrar su atención en la extracción de órganos en China, denunciando los actos cometidos por las fuerzas de seguridad chinas como obra del demonio.

Hu Jia (izq.) con su esposa, uno de los activistas de derechos humanos más importantes de China (Reuters)

Hu, quien fuera nominado para el Premio Nobel de la Paz por su activismo, habló con la televisora New Tang Dinasty (NTD) por teléfono, ya que lo obligaron a abandonar Pekín, un día antes del XVIII Congreso del partido. Lo alojaron en Huangshan, provincia de Anhui, y se le prohibió regresar a Pekín durante el congreso.

Declaró a NTD que al principio tenía dudas de los informes del año 2006  relacionados con la extracción de órganos a presos de conciencia, principalmente practicantes de Falun Gong. Pero después de los escándalos políticos de este año, que implican a Wang Lijun y Bo Xilai, y al ver la respuesta firme de la comunidad internacional sobre el tema, se convenció de que el asesinato de practicantes de Falun Gong por sus órganos es un hecho.

“Creo que los representantes del Congreso de EE.UU. son muy cautelosos. No se comprometerían a nada si no hubiera un problema real, ya que podría costarles su reputación y votos. Creo que tienen algo concreto, lo que explica la fuerte reacción de la comunidad internacional”, dijo.

Hu continuó: “La extirpación de órganos a personas que aún están vivas, sobrepasa lo que un ser humano es capaz de soportar desde el punto de vista racional y emocional. Cualquier persona que es capaz de perpetuar tales actos no es diferente a un demonio. El PCCh (Partido Comunista Chino) ha cometido toda clase de fechorías, y de verdad creo que se hubiera visto obligado a dimitir cien veces si esto tuviera lugar en una sociedad democrática.”

Hu pidió a los funcionarios del PCCh que tengan mayor información de estos crímenes, la revelen tan pronto como sea posible. Cree que permitiría poner fin a estas atrocidades, afirmando que ocultar pruebas es un delito de complicidad.

Washington, vigilia que honra al sacrificio

Amelia Pang, Epoch Times

Practicantes de Falun Gong con velas honran a los miles que han muerto en la persecución del régimen chino (Lisa Fan/ Epoch Times)

Una solemne escena saludó a los transeúntes, por la vigilia con velas que practicantes de Falun Gong de todo el mundo realizaron frente al monumento a Washington el 13 de julio. La mayoría vestidos de amarillo, los practicantes rindieron homenaje a las miles de vidas perdidas durante los 13 años de persecución a la práctica en China.

Falun Gong es una disciplina espiritual que se practica en todo el mundo. Hace tiempo, se practicaba abiertamente en China, pero desde el 20 de julio de 1999, fue perseguida por el régimen comunista del país.

Así llegaron a la capital de EE.UU., a reunirse pacíficamente y presentar sus respetos a los que han muerto durante la persecución. Entre ellos, se encontraban sobrevivientes de las torturas del brutal régimen comunista, los compañeros practicantes se sienten comprometidos a mostrar su apoyo.

Ren Guoxian, 39 años, voluntaria sin fines de lucro en California.

Ren Guoxian, voluntaria en California (Henry Lam/ Epoch Times)

“Esto es por todos los practicantes que han muerto en China. Yo también fui gravemente torturada. Personalmente, he visto morir a practicantes en los centros de detención. Cuando veo estas imágenes y las vigilias con velas que hacemos, siento una profunda tristeza. Todos creemos en Verdad-Compasión-Tolerancia, sin embargo, recibimos maltrato, hasta el punto de que muchos han muerto. A pesar de que terminé una Maestría en Ciencias del Medio Ambiente en China, no recibí el grado porque me negué a renunciar a mi creencia en Falun Gong. Estoy en este evento para decirle al mundo que Falun Dafa es bueno, Verdad-Compasión-Tolerancia son buenas, detengan la persecución.”

Yu Haiwen, 44 años, estilista, refugiada reciente de China. “Fui perseguida en China, fue una experiencia sangrienta. Amigos íntimos míos han muerto en el mismo centro de detención donde los torturaron. La persecución continúa en la actualidad. Los practicantes de Falun Dafa en China no tienen libertad. No pueden asistir a eventos como este. Hay tantos practicantes de Dafa que son torturados en China. Mi mejor amiga, que practica y la arrestaron conmigo, sigue en la cárcel. Ahora sólo pesa 30 kilos, sus piernas están discapacitadas. Es por ella y por todos los que son torturados, que yo asisto a todas las actividades, como la vigilia, fuera de China.”

Many Ngom, 43 años, diseñadora de modas de Canadá.

“Es importante estar aquí como practicante de Dafa. Tenemos que hacer nuestra parte para mostrar al mundo lo devastador de la persecución. Siempre es emocionante ver a tanta gente. Me siento privilegiada de estar hoy aquí. Ojalá pudiéramos hacer más.”

Bruno Malvino, 25 años, técnico de tráfico procedente de Francia.

“Estoy aquí para conmemorar a todos los practicantes de Falun Dafa que han muerto en la cárcel. Tengo un amigo que quedó discapacitado después de que lo torturaron durante años en China. Salió de la cárcel con tuberculosis.

Jose Johny, 26 años, ingeniero de software de India del Sur.

“Quiero que la persecución termine. El partido comunista chino los está persiguiendo basado en los principios ateos. Tengo amigos cuyas hermanas y padres fueron asesinados. Vine de la India sólo para esto.”

Vista desde arriba, forman los caracteres chinos de Verdad-Benevolencia-Tolerancia, principios fundamentales de Falun Dafa (Lisa Fan/ Epoch Times)

La gente que pasaba se quedaba impresionada por la serena escena, y la cuestión subyacente de la persecución.

Eric Berdan, 42 años, gerente de Nestlé en Canadá.

“Creo que la visión es muy impresionante. Somos de Canadá, no vemos a menudo este tipo de protestas. Es realmente increíble. Usted puede ver la tranquilidad de la manera en que lo hacen. Obviamente, hay mucho más de lo que sabemos. Es bueno para nosotros aprender (sobre la persecución), y es bueno que mis hijos lo sepan. Todo les va a afectar más adelante.”

Jorge Orozco, 45 años, electricista de Chicago

“Somos cristianos católicos. Compartimos el mismo sentimiento porque muchos católicos de nuestra iglesia viven en la clandestinidad en China en estos momentos. Los han asesinado también. Compartimos el mismo sentimiento. Tratamos de quedarnos un poco más para compartir esta vigilia.”

Emily Camis, 24 años, especialista en relaciones públicas en Virginia.

“Personalmente creo que es la mejor forma de protestar que enojarse y caminar con carteles. Esto demuestra que hay mucha opresión en China que la gente no conoce. No teníamos idea de lo que está sucediendo; sólo pasábamos en bicicleta.”