Archivo de etiquetas| China

Las FARC retoman las armas y abandonan la paz

La guerrilla más antigua y poderosa traiciona el voto de confianza de los colombianos por el proceso de paz y retoma armas para reiniciar su actividad revolucionaria. Hay gran desconcierto y temor en el campo colombiano y se espera el regreso de la guerra civil en Colombia. 

Por: Sandra Rodríguez 

108561310_0221f908-a946-468b-87ff-7e6fdb63d938

Iván Márquez y Jesús Santrich estaban entre varios viejos miembros de las FARC que anunciaron que regresan a las armas. (Foto: EPA)

Hoy, 29 de agosto, es un día de luto para Colombia. Muchos dieron su voto por el SÍ en el plebiscito por la paz con la esperanza de que el país tuviera por fin una era pacífica. No fue un proceso fácil. El país se polarizó en extremo y los ánimos dividieron a los colombianos en una guerra mediática llena de insultos y mentiras. Unos abogaban por la paz sin importar el precio, porque estaban cansados de masacres, desapariciones, secuestros y atentados. Otros con un discurso más cargado de odio acusaban a los primeros de ser guerrilleros, asesinos y vende patrias y pedían el NO, otros no sabíamos qué podía ser peor; solo sopesábamos la posibilidad menos maligna para un país destrozado. 

Cuando inició el proceso de paz, muchos esperaban que por fin se firmara un acuerdo que valiera la pena y que diera descanso a las armas para no seguir viendo correr ríos de sangre. Hubo muchos problemas y el diálogo se extendió por varios años, lo que llevó a pensar que no se lograría nada. Para sorpresa de muchos, se firmó un acuerdo y las FARC se desmovilizaron. La disminución en las cifras de asesinatos, secuestros y atentados cayó sustancialmente y muchos tuvimos algo de esperanza. 

Sin embargo, a título personal, mi esperanza cayó al fondo viendo cómo en el evento que se hizo en Cartagena para celebrar el acuerdo estaba presente la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, memorable por sus declaraciones sobre el peligro que representa para el mundo que la humanidad envejezca demasiado. Si Lagarde está en su país, debe preocuparse y eso hice. No solo estaba ella, sino una cantidad de representantes de organizaciones internacionales controladas por el socialismos duro y puro a la cabeza de China como la ONU. Muchos, sin embargo, nunca vieron el presagio del desastre. El Nobel de Santos solo fue el premio a este por vender a precio de huevo reservas de petróleo a Shell, petrolera noruega. Todos vinieron por su pedazo de pastel. 

La esperanza del colombiano de a pie se vio empañada después por la caída de uniformados del ejército y la policía que morían a manos de las células de la guerrilla que se negaban a negociar. Por otro lado, sucedió algo que muchos no podíamos creer: reservas naturales como La Macarena en donde se encuentra ubicado Caño Cristales, el río de los siete colores, el río más hermoso del mundo, que hasta el momento estaba protegido por la guerrilla, cayó en manos de colonos, privados y empresas petroleras. Nadie podía llegar al río sin autorización previa del comandante guerrillero y por ello se encontraba en excelente estado, lo que no pudo perdurar luego de la firma del acuerdo, pues con la entrada libre de los intereses privados el desastre llegó. Caño Cristales está casi muerto. 

Muchos desmovilizados de la guerrilla se agruparon en campamentos para iniciar su proceso y esperaban allí a que el Estado colombiano llegara con un programa para su reinserción a la sociedad. Una buena parte de estas personas fueron reclutados a la fuerza, con pistolas apuntando a sus cabezas y amenazas directas a sus familias. Otros se “regalaron” porque no había opción. El Estado los engañó y los abandonó. No era extraño escuchar en los noticieros que eran atacados, masacrados o que se devolvían al monte porque no tenían ni qué comer. Todos los traicionaron. 

Algunos con mejor suerte se fueron a la ciudad y montaron proyectos sociales, deportivos y turísticos. Era común leer noticias sobre los logros de diferentes grupos que incluso representaban al país en concursos, competencias y ferias de todo tipo. Otros, por el contrario, sufrieron todo el peso del cinismo del Estado y sus antiguos jefes guerrilleros. Algunos se convirtieron en líderes sociales, trabajaban en sus comunidades y fueron perseguidos y asesinados uno a uno. El gobierno Duque nunca ha explicado por qué y quién los mató. 

Por otro lado, el panorama político no era mejor. El ala política del partido de las FARC se sentía impotente ante las reiteradas salidas de escena de la cabeza del ala militar. Márquez, Santrich, El Paisa y Romaña desaparecían cuando se le citaba a indagatoria tanto en la fiscalía como la JEP. Ellos se negaban a aceptar su responsabilidad por cientos de delitos de lesa humanidad. La opinión pública se dividió y se temía que estos cargos quedaran en la perfecta impunidad. Un día sin más, desaparecieron sin dejar rastro. El último en desaparecer antes de comparecer fue Santrich. Hubo un escándalo mediático por una detención ilegal por parte de los entes del gobierno. En algunas esferas gubernamentales, se rumoraba el intento de suicidio del guerrillero, mientras otros en las esferas civiles alegaban que había sido torturado. Todo fue un perfecto show mediático. A Santrich nadie le hizo nada en su contra. 

El presidente Duque no daba ninguna explicación dando muestra de su ineptitud, pero la inteligencia militar ubicó a Santrich unas horas después de su desaparición en Venezuela. ¿Si el gobierno Duque sabía esto porque no pidió una orden de captura internacional? ¿Qué esconden? ¿En realidad son tan enemigos la “derecha” y la izquierda” colombiana, o pertenecen todos al mismo grupo? ¿Esperan todos sacar provecho con la destrucción del país? ¿Todos están aliados con Maduro y todas las fuerzas criminales y terroristas que se están asentando en el vecino país? 

Al parecer, todo esto es verdad. Tanto las FARC y el ELN nunca se habían aliado para tomar el poder en Colombia, pero hace apenas unas semanas el país sería testigo de su alianza consumada nada más y nada menos que en Venezuela. Las acusaciones de la “derecha” resultaron ser ciertas, pero ¿qué han hecho los derechistas además de fomentar el odio y la polarización de la opinión pública? Nada. De hecho, la “derecha” parece estar sacando provecho de esto.  

La masiva entrada de venezolanos ha fortalecido a la derecha por todos lados. Por un lado, el discurso de odio en contra de Venezuela ha hecho que sus acérrimos seguidores los apoyen con aún más ahínco y violencia y que los propios venezolanos en su afán de “escapar del socialismo” den su voto de confianza también a una derecha que está untada de este por todos lados: pactos económicos con el PCCh de China dan fe de ello.  

Hay incluso fuertes rumores de que a muchos venezolanos indocumentados se le está dando célula colombiana porque se acercan las elecciones de alcalde. Bogotá está en la mira. La “derecha” gana en las encuestas y muchos de esos potenciales votantes no son colombianos. Esperemos no ver buses y camiones cargados de gente estacionados en los puestos de votación hablando con cierto acento, siguiendo la tradición chavista más arraigada: ir en grupo a votar obligados o comprados, pero esta vez controlados por la derecha colombiana. 

Muchos culpan a Uribe de la destrucción del proceso de paz y tienen gran razón en ello. El expresidente siempre se fue lanza en ristre en contra el proceso, contra las víctimas, contra la paz, contra la economía. Sin embargo, es de dudar que sea el único culpable de esta tragedia. Su pasividad de acción con Venezuela, con Maduro, su nada clara posición con Trumpsu silencio con el pacto migratorio de la ONU, su discurso de odio contra las víctimas, dan la impresión de ser la muestra de una inacción intencionada. ¿Tienen Uribe, la guerrilla y Maduro algo que contarnos? ¿Por qué Uribe ataca de palabra al socialismo, pero hace negocios con China? ¿Por qué no habla de las células de ISIS, Hezbollah e inteligencia cubana que se pasean por Colombia y Venezuela como si nada? ¿Por qué su pupilo Duque es la burla de Trump y no su aliado “lamebotas” como muchos progresistas y de centro izquierda le quieren hacer creer a los colombianos? De nuevo ¿Qué esconden? 

Todos esperamos que el odio que corre por las venas de este país no nos lleve a una guerra más cruda y terrorífica. Más de 60 años de conflicto armado nos han marcado en lo más profundo de nuestro ser. Vivimos con miedo, hablamos con miedo y no parece haber una luz de esperanza. La única forma de frenar la tragedia que se avecina es exigir al gobierno Duque cierre de fronteras o visa obligatoria, expedir orden de captura contra los cabecillas de la FARC e informar a familiares y conocidos sobre el verdadero trasfondo de las falsas derechas e izquierdas que juegan con nuestras esperanzas y sueños rotos. 

¿Una guerra fría tecnológica entre los EE.UU. y China?

Ya está en sus inicios, y el conflicto real puede aparecer pronto.

Por: Fan Yu

La Gran Época, Estados Unidos

chips-in-china-795x447

Obreros construyen chips para teléfonos inteligentes en una fábrica en la ciudad de Dongguan, provincia de Guangdong, China, el 8 de mayo de 2017. (Nicolas Asforui / AFP / Getty Images)

Durante la Guerra Fría, casi la mitad del mundo recurrió a las tecnologías, maquinaria e ideologías políticas desarrolladas por la Unión Soviética. La otra mitad -el mundo libre- optó por seguir a Estados Unidos y a sus aliados.

Y a medida que aumentan las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, puede tener sentido hablar de una nueva Guerra Fría en el futuro.

Desde que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, describió al gigante de las telecomunicaciones Huawei como una amenaza para la seguridad nacional y le prohibió comprar algunos productos esenciales en los Estados Unidos, Pekín ha tratado de tomar represalias a cualquier costo, y todo el sector de la tecnología en realidad podría verse afectado.

Además, parece que Huawei es sólo la punta del iceberg. El Gobierno de los Estados Unidos está considerando la posibilidad de añadir otras empresas chinas a su lista negra.

Si realmente se produjera una guerra fría tecnológica, el escenario actual cambiaría significativamente: las cadenas de suministro mundiales podrían verse interrumpidas y se desmantelaría la red comercial mundial que ayudó a China en su ascenso al poder económico mundial.

Cadena de suministro global

Los consumidores de todo el mundo se han acostumbrado a leer el siguiente texto en las cajas de productos de Apple: “Diseñado por Apple in California. Ensamblado en China”.

De hecho, este es el modelo que la mayoría de las empresas de tecnología han adoptado en las últimas décadas: las empresas estadounidenses desarrollan nuevas tecnologías y productos en los Estados Unidos, que se ensamblan en China a un costo relativamente menor, y luego se envían a todo el mundo.

Las cosas pueden cambiar en el futuro.

Una medida de gran alcance, similar a la que afectó a Huawei y sus filiales, podría prohibir a otras empresas extranjeras cuyos productos contienen al menos un 25 por ciento de tecnología estadounidense el suministro de componentes a empresas chinas.

¿Qué significa en la práctica? Que más empresas pudieran adoptar un modelo localizado de investigación y desarrollo y producción, pasando de un modelo en el que las fábricas chinas abastecían al mundo, también por el bajo costo de la mano de obra, a un modelo de producción local que también podía abastecer directamente al mercado chino.

Según la encuesta más reciente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en China, publicada el 22 de mayo, alrededor del 33,2 por ciento de las empresas estadounidenses que operan en el país comunista están posponiendo o cancelando en bloque sus inversiones en China. Si se mantienen los aranceles, es probable que las empresas estadounidenses trasladen la cadena de suministro fuera de China, lo que se considera cada vez más justificado ante la creciente inestabilidad política en China y el aumento de los costos de la mano de obra.

Otro 35,5 por ciento de las empresas encuestadas dijeron que están adoptando un enfoque de “China por China” para mitigar el impacto de los aranceles, que consiste en producir productos para su venta en China. Sin embargo, esta estrategia puede resultar ineficaz con la intensificación de la Guerra Fría de la Tecnología, ya que las empresas pueden verse obligadas a ubicar también la investigación y la innovación.

Para volver a la guerra, sería China.

Es cierto que las empresas chinas tienen mucho más que perder, ya que muchos de los componentes que importan de los EE.UU. no pueden ser sustituidos por productos chinos.

Por ejemplo, la división de fabricación de chips de Huawei, HiSilicon, está construyendo actualmente la arquitectura de su chip Kirin bajo licencia del fabricante líder del Reino Unido Arm Holding. Sin embargo, en mayo, Arm informó a Huawei que dejaría de licenciar HiSilicon debido a algunas noticias preocupantes de los Estados Unidos.

Además, Google anunció recientemente que dejará de proporcionar a Huawei software y actualizaciones para Android, que es el principal sistema operativo instalado en los smartphones de Huawei. A finales de mayo, sin embargo, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos concedió a Huawei una licencia temporal, para que los teléfonos que ya están en el mercado puedan seguir recibiendo actualizaciones de seguridad durante los próximos 90 días.

Por si esto fuera poco, Huawei fue suspendido por la Wi-fi Alliance, un organismo que establece los estándares de banda ancha inalámbrica en el mundo.

Estos acontecimientos no sólo “paralizan” a Huawei, sino que frenan efectivamente sus ambiciones globales. Sin acceso a estas tecnologías, es virtualmente imposible que Huawei logre su objetivo de superar a Samsung y convertirse en el proveedor líder mundial de teléfonos inteligentes. En cuanto a las redes telefónicas, la compañía japonesa SoftBank se ha convertido en el último de los clientes potenciales de Huawei que ha rechazado oficialmente su tecnología para la implementación de redes 5G, anunciando el 31 de mayo que se dirigirá a los gigantes europeos de la telefonía Nokia y Ericsson.

Si tales medidas se dirigieran a otras compañías chinas –la mayoría de las cuales tienen presupuestos y sistemas para apoyar operaciones mucho menos importantes que Huawei -muchas tendrían que cerrar sus operaciones en bloque.

Artículo en inglés: What a Technology Cold War Could Look Like

Traducción: Lucía Aragón

Por qué China necesita urgentemente avanzar en las negociaciones comerciales

Por: Frank Fang

La Gran Época, Estados Unidos

xi-jinping-and-donald-trump-in-japan-01-700x420

El líder chino Xi Jinping le da la mano al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, antes de la reunión bilateral al margen del Osaka G20, el 29 de junio de 2019. (Brendan Smialowski / AFP / Getty Images)

Tras la reunión de Osaka, se reanudaron las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos. Y el presidente estadounidense Donald Trump ha acordado no imponer aranceles –que había anunciado en los últimos meses– a otros 325 mil millones de dólares en productos chinos.

Durante una conferencia de prensa celebrada el 29 de junio, tras reunirse con Xi Jinping al margen del G20 en Japón, Trump dijo: “Básicamente, hoy hemos acordado que seguiremos adelante con las negociaciones, que yo había interrumpido hace poco tiempo”.

Wu Qiang, ex profesor de ciencias políticas en la prestigiosa Universidad de Tsinghua en Pekín, explicó a Radio Free Asia que la suspensión de la guerra comercial era de vital importancia para Xi, ya que es un compromiso aceptable tanto para los “halcones” como para las “palomas” del Partido Comunista Chino.

El ex profesor dijo: “Fue un éxito diplomático decente. Aunque Xi obtuvo resultados modestos en esta ocasión, la verdad es que era muy urgente que se llegara a un acuerdo”.

Wu dijo que actualmente existe una gran presión sobre Xi: debe lograr resultados antes de la próxima Cuarta Sesión Plenaria del 19º Comité Central, que normalmente tiene lugar en el otoño.

La reunión está reservada para los funcionarios chinos más importantes del Comité Central del Partido Comunista Chino, un grupo de élite del partido compuesto por 205 miembros permanentes más 171 miembros nombrados de vez en cuando. Por lo general, durante los cinco años de mandato de los miembros del Comité Central, se celebran siete sesiones plenarias. La segunda sesión plenaria se celebró en enero de 2018, y la tercera el mes siguiente.

Se rumoreaba que la Cuarta Sesión Plenaria se celebraría el pasado mes de octubre, pero la reunión nunca se materializó. Se ha especulado mucho sobre por qué no fue así, y muchos líderes de opinión creen que la causa son precisamente las divisiones dentro del Partido.

“Un revés en las relaciones chino-estadounidenses, o un prolongado estancamiento en las negociaciones comerciales, sería un gran problema para el estatus político de Xi”.

He Jiangbing, economista y líder de opinión chino, también fue entrevistado por Radio Free Asia, y dijo que predice que el alto al fuego en la guerra comercial no durará mucho tiempo. Si las negociaciones comerciales no van bien en el futuro, es muy probable que Trump siga adelante con los aranceles que había amenazado con imponer sobre los 325 mil millones de dólares adicionales en productos chinos.

Feng Chongyi, profesor asociado de estudios sobre China en la Universidad de Tecnología de Sydney, explicó durante una entrevista con la edición china del Epoch Times que el acuerdo comercial es de vital importancia para Pekín: “La economía china no está funcionando muy bien en estos momentos. Las nuevas tasas obligarían a más y más empresas a abandonar [China, ed.], lo que conduciría a un mayor estancamiento de la economía y a un aumento del desempleo”.

Según Feng, es probable que el régimen, preocupado porque la pobreza económica conduce a la inestabilidad social, acepte algunas de las demandas de Estados Unidos para salvaguardar el papel del Partido.

Además, es probable que Pekín arrastre las negociaciones comerciales hasta que esté claro si Trump será reelegido o no en las elecciones presidenciales de 2020.

Artículo en inglés: Beijing Needs Progress in Trade Talks with US for Its Own Political Reasons, Analysts Say

Traducción: Lucía Aragón

¿Conoce usted la agenda 2030 de las Naciones Unidas? Primera parte: de los impuestos, la producción nacional y el consumo

Por Sandra Rodríguez

ods_2030

En la Cumbre para el Desarrollo Sostenible, que se llevó a cabo en septiembre de 2015, los Estados Miembros de la ONU aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que incluye un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, …( onu.org.mx)

Muy pocos han escuchado de la agenda 2030 de Naciones Unidas y aun menos son conscientes de las consecuencias nefastas de dicha agenda dirigida curiosamente por China, un país que es cada día más poderoso, y con una influencia que controla no solo el mercado internacional sino también naciones socialistas tales como Venezuela.

Esta agenda se justifica desde la necesidad del “desarrollo sostenible”, primordial para salvaguardar el planeta, que atraviesa en estos momentos los flagelos del cambio climático, las guerras y las hambrunas.

El objetivo central es que todos los países del mundo se acojan a estas reglas a la mayor brevedad, pero en especial los países occidentales, sobre todo las naciones ricas, pues para hacer posible el “desarrollo sostenible” se supone de la colaboración de los que tienen para con los que no. La pregunta es cómo se pretende recolectar dicha ayuda.

Los recursos no se pedirán voluntariamente según está agenda globalista de 2030, la ayuda se exigirá y los recursos de las naciones ricas pasarán a ser manejados y controlados por la ONU que decidirá a su vez a quién brindar dichas donaciones. Esto va directamente en detrimento de la economía de las naciones ricas de occidente, lo que supone indiscutiblemente un peligro inminente para la economía de todo el hemisferio occidental: si cae Europa y Estados Unidos, nos guste o no Latinoamérica caerá en desgracia. Todos nuestros países sufrirán el karma venezolano.

Nicolás Maduro es un ferviente ejecutor de dichas políticas socialistas maquilladas de humanitarias; a los ricos se les expropia, pero a los pobres no se les da nada, solo sobras. Entonces, ¿a dónde van esos dineros? A grandes multinacionales como por ejemplo Monsanto y Dupont, naturalmente también a la banca privada y a las grandes firmas del gigante asiático, sin olvidar otros actores menos legales como el narco.

La agenda 2030, un documento de 700 páginas, pareciera ser el plan de salvación del mundo, sin embargo, es una agenda socialista para el control de masas por parte de un gobierno global que inició operaciones después de 2015 y que se prevé estar completamente ejecutada para el 2030. En esta agenda, el contribuyente occidental verá cómo los impuestos que él paga a su nación se fugan al extranjero, provocando un resquebrajamiento de las economías nacionales. Tal escenario ya se ha vivido como experimento en Europa: con la crisis en Grecia, Italia y España se le obligó a los alemanes pagar un impuesto de ayuda a Grecia, el cual nunca llegó a solventar la crisis económica. Los recursos aterrizaron directo en los bancos que siguieron haciendo de las suyas, fomentando la xenofobia, la polarización y llevando a la gente a confiar en los partidos de corte ultraderechista, o más bien, nacional…socialista.

Como resultado, el desempleo y la crisis económica en Alemania creció, pero nunca en la escala de los países mediterráneos, pues la idea no es desangrar rápidamente al contribuyente, sino mantenerlo con la soga al cuello con contribuciones cada vez más numerosas y que se incrementarán de a poco, acudiendo a su moral como buen ser humano: tienes que ayudar al que necesita y si no, eres malvado. Por su parte, en los países en crisis, el desempleo y la burbuja inmobiliaria estalló y las pensiones desaparecieron.

La redistribución de la riqueza no solo se pretende lograr a través de estos impuestos sino también a través de la reestructuración de los modelos de producción y consumo de cada nación. El país que quiera implementar el proteccionismo para cuidar a su industria nacional será severamente castigado, pues interferiría gravemente con la recaudación de dineros para las naciones empobrecidas con regímenes socialistas y comunistas. Justamente, hoy un medio independiente colombiano denunció cómo Guaidó, el presidente interino de Venezuela, se apropió de recursos internacionales para ayudar a los pobres en Colombia y se los llevó a su país.

Usted se preguntará qué tiene que ver Guaidó con Maduro, pero es muy simple. Todo hace parte de una puesta en escena. Se trata de polarizar y enfrentar a los ciudadanos unos en contra de otros. El régimen se enriquece con las políticas de hambre de la ONU, mantiene a China y Rusia surtidos con petróleo gratis y roba recursos a su vecino para empobrecerlo y sofocarlo hasta que caiga en una crisis tan profunda que sea fácilmente influenciable en las elecciones de alcaldes y presidente, como pronto sucederá en Colombia. Todos juegan sus cartas con el mismo objetivo: El gobierno global.

El documento a punta en primer lugar a la insostenibilidad del sistema de consumo, lo que implica que cada nación se vea en la necesidad de restringir el poder adquisitivo de sus ciudadanos y al mismo tiempo retire el apoyo estatal a la industria nacional, provocando miles de despidos masivos, ya sea por reestructuración o por cierre de empresas y fábricas que ven cómo ya nadie compra sus productos. Esto lo ha venido propiciando China con sus industrias de muerte y esclavitud en su territorio matando las economías de muchos países. La materia prima es barata, la producción es barata, la mano obra casi gratuita. Un cóctel mortal para la mediana y pequeña industria de cualquier nación en el planeta y también para el consumidor: sus compras son de pésima calidad y se verá obligado a comprar una y otra vez lo mismo porque no dura. Esto va en detrimento de la economía y del bolsillo del consumidor empobrecido.

Todo esto se sostiene en la agenda justificando que hay demasiada gente que consume demasiados recursos y que el planeta sucumbirá a esta tendencia. Sin embargo, al analizar tal premisa se puede ver lo ilógico del asunto. Si bien, la población mundial es enorme, eso no quiere decir que todos consumen de igual manera, que todos tienen dinero para comprar, que todos tienen empleo. Solo menos del 20% de la población mundial sostiene la economía del planeta, los cientos de millones de pobres no cuentan para el sistema, no existen, y los mega ricos que son un escaso 1% de la población, evaden impuestos y obligaciones en paraísos fiscales que ninguna autoridad controla.

Entonces, ¿cómo afirman que el ritmo de consumo es insostenible? La clase media y la media alta cada día pierden más derechos debido a los impuestos y la reestructuración del sistema de producción. La especulación y el sistema de crédito engañan a los incautos y los ahogan en deudas, dejándolos en la total ruina. La clase media mundial es cada vez más pobre. Por lo tanto, ¿quién es el que consume desmesuradamente los recursos del planeta? Sí, las grandes multinacionales que, como Nestlé, llegan a naciones tercermundistas y se apoderan del territorio y del agua, alegando que el preciado líquido NO es un derecho humano, sino un bien de consumo. El consumidor sin ética ni control no son más que esos conglomerados alimenticios, tecnológicos, banqueros y farmacéuticos, no el ciudadano común.

Esta agenda se empeña con su discurso climático en hacerle creer al ciudadano de a pie que él es el culpable y no responsabiliza abiertamente a las grandes multinacionales por la contaminación. Por lo tanto, insiste en no comprar automóviles o mejorar los medios públicos de transporte, sino optar por la bicicleta, en no consumir agua y electricidad, mientras las grandes mineras a través del fracking envenenan las reservas subterráneas de agua y devoran energía sin límites ni restricciones, en no tener descendencia, mientras a los niños ya nacidos se les mata con azúcar y químicos.

Si bien, es imperativo regular cosas como el uso de plásticos, concretamente responsabilidad de una industria alimentaria devastadora e irresponsable, la agenda 2030 quiere hacerle creer al ciudadano que todo el caos planetario es su responsabilidad y de las naciones soberanas, por lo tanto, un gobierno global es la única solución. Un gobierno ideal en cabeza de las Naciones Unidas guiadas por China, el nuevo líder de la organización, bien conocido por sus crímenes de lesa humanidad, por sus políticas de producción desmesurada sin ética, de abortos forzados, de eugenesia, de esclavitud y control de masas por medio de la censura y de la represión.

En China pensar diferente es un delito mortal. Bien lo saben los practicantes de Falun Dafa. Cerca de 65,000 de ellos fueron perseguidos, desaparecidos, torturados y asesinados por el régimen chino y sus órganos vendidos en el mercado internacional de manera ilegal sin el consentimiento ni de las víctimas ni de sus familias. Incluso muchos de los cadáveres son ahora parte de la exposición BODIES de Günther von Hagens, ahora también investigado por estos crímenes.

Por su parte, los ciudadanos comunes son controlados por una red de cámaras al mejor estilo BLACK MIRROR y ven cómo sus derechos y libertades individuales básicas son coartadas y violadas por el régimen.

Eso es lo que le espera al mundo si más naciones se unen a esta agenda liderada por China. La ciudadanía debe saber y conocer a profundidad este documento. Trabajar, producir y consumir no es malo, quienes propician el caos y la crisis de recursos son las grandes industrias, es imperativo que los países protejan sus economías y fronteras y cuide de los suyos.

Bloqueo a las exportaciones de tierras raras, una opción autodestructiva para China

Si Pekín usa estos metales estratégicos como arma política contra Washington tendrá consecuencias devastadoras y podría resultar contraproducente, según los expertos 

Por: Emel Akan 

gettyimages-105983996-700x420

El bulldozer extrae suelo que contiene varias tierras raras para cargar en un barco en el puerto en Lianyungang, China, el 5 de septiembre de 2010. (Foto: STR / AFP / Getty Images)

WASHINGTON-China podría dar el giro drástico de restringir las exportaciones de elementos de tierras raras para contraatacar a Estados Unidos, mientras se intensifica la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo. Sin embargo, el uso de estos metales estratégicos por parte de Pekín como arma política contra Washington tendrá consecuencias devastadoras y podría resultar contraproducente, según los expertos. 

Aunque hasta ahora Pekín no ha dicho explícitamente que limitaría las exportaciones de tierras raras a Estados Unidos, los periódicos chinos de propiedad estatal han advertido que Pekín consideraría seriamente esta opción. 

Las tierras raras son un grupo de 17 elementos utilizados en la producción de componentes esenciales para tecnologías importantes, como los vehículos eléctricos, los teléfonos inteligentes, los aerogeneradores, satélites, misiles y los chips semiconductores. Los metales también son cruciales para el sector de la defensa, ya que se utilizan en armas guiadas con precisión, equipos de comunicaciones, motores a reacción, baterías y otros productos electrónicos de defensa. 

Los Estados Unidos fueron el mayor productor de elementos de tierras raras hasta la década de los 80. Sin embargo, muchas plantas se cerraron durante las últimas décadas debido a los costos y a cuestiones ambientales, así como a la competencia de China. Actualmente, los Estados Unidos dependen totalmente de las importaciones de tierras raras, y la gran mayoría proviene de China. 

La especulación de que China podría usar su dominio en tierras raras es una gran amenaza para Estados Unidos, según Richard Trzupek, analista del Heartland Institute, un centro de investigación con sede en Chicago. 

Los políticos y los legisladores han hecho oídos sordos al respecto, dijo. 

Si China decide restringir las tierras raras, tendría un efecto devastador en ambas partes, según Trzupek. Y un embargo total haría caer a todo el mundo industrializado, argumentó. 

Es difícil para mí creer que estén tan locos como para dar ese gran paso, dijo, y agregó que eso tendría un efecto negativo en la economía china. 

En los últimos días, los medios de comunicación estatales de China, incluyendo el Global Times y el People’s Daily, han insinuado firmemente que China podría utilizar las tierras raras como arma política en la guerra comercial con Washington. 

¿Serán las tierras raras un contra-armamento para que China contraataque la presión que Estados Unidos ha ejercido sin razón alguna? La respuesta no es ningún misterio, declaró People’s Daily en un comentario. 

Por lo que sé, China está considerando seriamente restringir las exportaciones de tierras raras a los Estados Unidos. China también puede tomar otras contramedidas en el futuro, escribió Hu Xijin, editor en jefe del periódico sensacionalista chino Global Times, en su cuenta de Twitter el 28 de mayo. 

Amenaza velada 

La especulación comenzó cuando el líder chino Xi Jinping visitó el 20 de mayo una compañía minera china de tierras raras en la ciudad de Ganzhou, conocida por sus ricos yacimientos de minerales de tierras raras. La visita de Xi ha sido considerada una amenaza encubierta dirigida a los Estados Unidos. 

Pekín ha utilizado antes las tierras raras como represalia, pero terminó disparándose en el pie. 

En 2010, Pekín cortó las exportaciones de tierras raras después de que un barco pesquero chino chocara con dos barcos de la Guardia Costera de Japón en el Mar de China Oriental. La prohibición de exportación hizo que los precios de las materias primas subieran por las nubes. La enorme subida de los precios perjudicó a Pekín, ya que alentó un aumento de la producción ilegal en China; también motivó una nueva producción en países como Australia y destruyó la demanda de metales chinos de tierras raras. 

En 2012, Japón, Estados Unidos y la Unión Europea se quejaron ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) de las restricciones de exportación de China de tierras raras. Dos años después, la OMC falló en contra de China. 

Es un posible motivo de fricción en nuestra relación bilateral, dijo Jeffrey Schott, investigador titular del Instituto Peterson de Economía Internacional, un centro de investigación con sede en Washington. 

La desconfianza crece. Por lo tanto, es algo que se debe monitorear de cerca, agregó. Pero no espera que el régimen chino instituya controles de exportación duros por segunda vez, después de haber perdido el caso en la OMC hace unos años. 

El Departamento de Defensa de Estados Unidos presentó el 29 de mayo un informe al Congreso sobre los minerales de tierras raras, según Reuters. El Pentágono no explicó los detalles del informe, pero dijo que el documento estaba vinculado a un programa federal diseñado para impulsar la capacidad de producción nacional a través de incentivos económicos. 

En diciembre de 2017, el presidente Donald Trump emitió una orden a los departamentos y agencias ejecutivas con el fin de desarrollar una estrategia para reducir la dependencia de la nación en minerales estratégicos. 

Estados Unidos perdió su capacidad de producir metales de tierras raras durante las últimas décadas, principalmente debido a la creciente oposición ambiental a la minería, dijo Trzupek, y agregó que tardaría años en reconstruir esa capacidad. 

El proceso de obtención de permisos en Estados Unidos es tan complejo y tan abierto a las obstrucciones, dijo. 

Si usted está explotando tierras raras y quiere cambiar un poco su proceso, entonces tiene que solicitar un permiso, y los grupos ecologistas que se oponen a cualquier tipo de explotación minera se romperán la espalda para oponerse a ello, explicó. Así que se vuelve más caro porque estás usando tecnología más antigua”. 

Así que, eventualmente, económicamente no tiene sentido que un operador minero o una refinería continúe haciendo negocios en este país. Ya no pueden competir más, dijo. 

Versión en inglés: https://www.theepochtimes.com/blocking-rare-earth-exports-is-a-self-destructive-option-for-china_2942855.html

Traducción: Lucía Aragón

¿Son las caravanas de migrantes parte de un plan para atacar a Estados Unidos?

Por: Brad Johnson 

La Gran Época, Estados Unidos 

gettyimages-1065219492-700x447

(Foto: Guillermo Arias/ AFP/ Getty Images)

No hace mucho, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, declaró que, según el presidente hondureño Juan Orlando Hernández, la caravana de migrantes que llegó a México con destino hacia Estados Unidos “fue organizada por grupos de izquierda en Honduras, financiada por Venezuela y enviada al norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera”. 

En los días siguientes a estas revelaciones, el periódico Wall Street Journal (que tiende a la izquierda), la conservadora Fundación Heritage, y otros, proporcionaron más detalles y pruebas que confirmaban la participación de Venezuela en esta operación. El país sudamericano tiene una larga y bien documentada historia de fricciones y antagonismo hacia Estados Unidos, y se ha declarado miembro de un “eje de unidad” entre Irán, Cuba y otros países, contra del “imperialismo norteamericano”. 

De hecho, la inteligencia y los servicios militares iraníes están integrados en organizaciones venezolanas equivalentes, y no sólo en posiciones de apoyo, sino también en altas posiciones de autoridad. Lo mismo, si no más, se puede decir de la agencia de inteligencia cubana, que ha sido durante mucho tiempo una espina clavada para Estados Unidos. 

Muerte por mil cortes 

Venezuela y sus aliados, considerando su debilidad militar en una posible confrontación directa con Estados Unidos, implementaron una estrategia de “guerra asimétrica” en un intento de atacar a Estados Unidos. 

Guerra asimétrica es un término moderno que se refiere a un viejo concepto sacado a la luz por los chinos: se conoce en la historia como “muerte por mil cortes”; es decir, infligir daño al enemigo tan pronto como sea posible y de cualquier manera que lo debilite, hasta el punto de que caiga derrotado. 

Esta caravana de migrantes irregulares fue diseñada e implementada específicamente para infligir daño a los Estados Unidos y socavar así su soberanía, al mismo tiempo que los perpetradores evitan un conflicto directo con ese país. Es probable que fuera concebida y financiada por Irán, y luego implementada por Venezuela en estrecho contacto con Cuba y Nicaragua, para crear división política y caos en Estados Unidos, absorbiendo así sus recursos a bajo costo. 

Para que esto funcione, sin embargo, existe una estrecha cooperación y coordinación con organizaciones criminales transnacionales, como narcotraficantes y bandas criminales, particularmente activos en México y por lo tanto tienen una fuerte presencia cerca de la frontera entre México y Estados Unidos. 

Una alianza 

Otro aspecto menos conocido y poco comprendido es la Alianza Bolivariana para las Américas, mejor conocida por su acrónimo: ALBA. Esta última fue fundada por Venezuela y Cuba en 2004, y es una asociación de gobiernos de izquierda de Latinoamérica y el Caribe, que a su vez cooperan en sus esfuerzos económicos y propagandísticos con gobiernos afines de la región.  

Tienen el apoyo de Irán, China y Rusia, y todos tienen en común que consideran a los Estados Unidos como su enemigo.  

El ALBA opera ampliamente y casi sin oposición, y su estrategia básica sigue siendo la misma: causar daño a los Estados Unidos, hasta el punto de destruirlos a través de la guerra asimétrica. 

Brad Johnson, como ex oficial de inteligencia de la CIA, asegura que todos los servicios de inteligencia de Irán, Rusia, China, Cuba y Venezuela, así como el personal de inteligencia entrenado de todos los grupos terroristas y cualquier otro grupo que tenga acceso, consideran esta caravana de migrantes como una oportunidad irresistible para infiltrar a su gente en Estados Unidos. 

El Presidente de Guatemala informó que de las personas recientemente detenidas en la caravana, unas 100 tienen vínculos con el terrorismo, incluida la organización terrorista ISIS. El exdirector de la CIA y actual secretario de Estado, Mike Pompeo, han llamado públicamente la atención sobre el peligro de Venezuela y han advertido que la amenaza debe ser tomada en serio. 

Como profesional en el mundo de la inteligencia, Brad Johnson está consciente de que Estados Unidos tiene enemigos y que existe cooperación entre grupos terroristas, grupos criminales transnacionales y gobiernos extranjeros hostiles. 

Sin embargo, continúa el ex oficial de la CIA, el grave problema es que la dirección del Partido Demócrata progresista y los grandes medios de comunicación más influyentes del mundo, también progresistas, parecen trabajar en conjunto con las actividades de estas fuerzas que tratan de dañar a Estados Unidos, con el objetivo final de destruirlos. 

Brad Johnson es un ex oficial retirado y exjefe de estación de inteligencia de la CIA y también presidente de Americans for Intelligence reform.  

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no necesariamente  reflejan el punto de vista de La Gran Época.

Artículo en inglés: https://www.theepochtimes.com/pence-honduras-president-says-migrant-caravan-is-funded-by-venezuela_2697731.html

Traducción de Lucía Aragón

Funcionarios de Ghana cuestionan las ambiciones de China en el plan de extracción de bauxita

El acuerdo es aportar mil 700 millones de euros en proyectos de infraestructura a cambio de los derechos para explotar los yacimientos de bauxita refinada en las reservas forestales de Atewa y Nyinahin

Por: Frank Fang

La Gran Época, Estados Unidos

ddd_gettyimages-1025672246-700x420

El Presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo (C), habla con el líder chino Xi Jinping (no se muestra) durante su reunión en el Gran Salón de los Pueblos en Pekín el 1º. de septiembre de 2018. (Foto: Nicolas Asfouri / AFP / Getty Images)

Ghana es un país rico en recursos naturales, incluyendo petróleo crudo, oro, diamantes y minerales como manganeso y bauxita, y China ‒uno de los mayores inversores del país en África Occidental– ha puesto su mirada en estos valiosos productos.

Estas inversiones forman parte del ambicioso proyecto de desarrollo de Pekín conocido como la Nueva Ruta de la Seda (OBOR, también llamada Una Franja, una Ruta), anunciado en 2013 como un plan de desarrollo de rutas comerciales que une a China, el sudeste asiático, África, Europa y América Latina.

Aunque el régimen chino afirma que la iniciativa es un intento de mejorar la conectividad regional, muchos observadores sostienen que lo que China realmente pretende lograr con OBOR es obtener una posición dominante en las empresas mundiales a través de una red comercial con sede en Pekín.

En julio, el Parlamento de Ghana aprobó un acuerdo de apoyo a proyectos (MPSA) entre Ghana y la empresa estatal china Sinohydro Corporation, según Ghana Web. En virtud del acuerdo, Sinohydro aportará mil 700 millones de euros en proyectos de infraestructura, como carreteras, puentes, hospitales y viviendas, a cambio de derechos para explotar los yacimientos de bauxita refinada de Ghana en las reservas forestales de Atewa y Nyinahin, otro bosque rico en minerales de la región de Ashanti en Ghana.

El bosque de Atewa, con una superficie de unas 26 mil hectáreas, se considera una joya de la biodiversidad de Ghana, con más de 100 especies de plantas, 230 especies de aves y al menos 50 especies de mamíferos. El bosque, que es la fuente de tres ríos importantes de la región, también proporciona agua potable a más de un millón de habitantes de Accra.

La bauxita es una roca arcillosa que se puede refinar para producir aluminio. La bauxita no es económica de extraer en los Estados Unidos porque consume mucha electricidad, que es relativamente cara en ese país. Así pues, la considerable producción de alúmina se ha desplazado al extranjero.

Kojo Yankah, fundador del Colegio Universitario Africano de Comunicaciones en Accra, la capital de Ghana, y ex ministro del ex presidente de Ghana, Jerry John Rawlings, expresó recientemente su preocupación de que China acabara pronto con el bosque de Atewa.

“No es sólo la tierra. Estoy seguro de que habrá un momento en el que habrá guardias de policía en la zona, y ningún ghanés podrá entrar porque ya no nos pertenecerá. Eso es lo que está ocurriendo en otros países africanos, eso es lo que me preocupa”, dijo Yankah en un discurso de apertura en un evento anual de relaciones públicas en Accra, según un informe publicado el 19 de septiembre por el sitio web de noticias de Ghana.

“No tengo ningún problema con un gobierno que quiere dinero. Mi problema es con qué se intercambia ese dinero”, dijo Yankah, expresando su temor de que el bosque Atewa pueda ser explotado.

El régimen chino declara explícitamente que uno de los principales objetivos de OBOR es invertir y controlar los yacimientos minerales extranjeros, lo que promoverá el crecimiento de varias industrias chinas. Por ejemplo, China ha controlado minas de cobalto en el Congo que se utilizan para fabricar baterías de coches eléctricos. Los vehículos de nueva generación de energía (NEVs) se encuentran entre los 10 sectores tecnológicos que Pekín se ha fijado como objetivo de desarrollo como parte de los planes del régimen para convertir a China en un centro de fabricación de alta tecnología.

Según las estadísticas proporcionadas por el Ministerio de Recursos Naturales chino, durante el primer semestre de 2017, las empresas chinas firmaron 17 contratos para adquirir minas extranjeras por un valor total de más de 8 mil millones de euros. Muchos de los proyectos OBOR de China han sido escudriñados por haber agobiado a los países en desarrollo con una deuda significativa.

El acuerdo de infraestructura y minería más reciente de China en Ghana ha encontrado una fuerte oposición por parte de funcionarios, académicos y residentes locales de Ghana.

eee_gettyimages-668830150-600x401-1

Un minero descansa en un campo en Kibi, al este de Ghana, el 10 de abril de 2017. (Cristina Aldehuela / AFP / Getty Images)

El daño ambiental potencial sigue siendo la principal preocupación. Un editorial del 19 de septiembre publicado por Ghana Web pidió al actual Presidente de Ghana, Nana Addo Dankwa Akufo-Addo, que revisara la historia de Sinohydro, el plan minero de la compañía, y cómo planea manejar los relaves y los desechos de la mina. De lo contrario, el artículo decía: “Sinohydro dejará nuestras tierras desnudas después de enviar nuestra bauxita”.

En el distrito de Atwima Mponua, donde se encuentra el bosque de Nyinahin, los líderes y residentes locales se quejaron de que aunque la minería está a punto de comenzar en la región, todavía no han firmado un memorando de entendimiento sobre sus reclamos socioeconómicos para asegurar que sus comunidades se beneficien de esta explotación, según un artículo publicado el 29 de agosto en el sitio de ENA Ghana.

Algunos agricultores también se quejaron de que los árboles de cacao habían sido derribados sin previo aviso, según ENA Ghana. Exigieron una compensación porque los árboles eran su única fuente de subsistencia.

Estrés por la deuda

Algunos funcionarios ghaneses señalaron que el acuerdo con Chinese Sino-hydro es de hecho un préstamo encubierto.

Cassiel Ato Forson, portavoz del Congreso Nacional Democrático (NDC), actualmente el partido político minoritario en el Parlamento de Ghana, presentó varios argumentos para demostrar que el MPSA es un préstamo, según un artículo publicado el 11 de septiembre en el sitio web de noticias Pulse. El Sr. Forson señaló que una de las condiciones del acuerdo es que el Gobierno de Ghana tenga el mandato de abrir una cuenta de garantía bloqueada y que debe garantizar que la cuenta “tenga saldo suficiente para pagar el servicio de la deuda y el reembolso en el momento de su vencimiento”.

El 24 de agosto, Reuters informó que el NDC había solicitado que el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisara el MPSA para ver si el acuerdo aumentaría la carga de la deuda de Ghana.

Ghana ya está sentada sobre una montaña de deudas. Ghana Web, citando estadísticas del Banco de Ghana, informó que la deuda del país ascendía a unos 154 mil 200 millones de cedis (unos 27 mil 500 millones de euros) en mayo de 2018, lo que representa el 63.8 por ciento del PIB (producto interior bruto) de Ghana.

El FMI advirtió recientemente contra los países en riesgo de sobreendeudamiento, con Ghana entre los países africanos donde China detenta la mayor parte de su deuda externa, según Reuters.

Lo que podría empeorar la situación de la deuda en Ghana es el hecho de que el acuerdo de  mil 700 millones de euros forma parte de un préstamo global de 16 mil 150 millones de euros, según numerosos informes de los medios de comunicación ghaneses. Parte del préstamo se utilizará para construir una línea de ferrocarril de 4 mil km que unirá varias ciudades de Ghana, como Sunyani, Techiman y Kumasi.

Versión original

Traducción de Lucía Aragón