Archivo de etiquetas| China

Guerra industrial del régimen chino: luchar sin combatir

Por: Amar Manzoor

La Gran Época, EE.UU.

gettyimages-860754744-700x420

Trabajadores se formaron para entonar canciones comunistas “rojas” frente a una fábrica de fideos instantánea cerca de Nanjie, provincia de Henan, el 29 de septiembre de 2017. (Greg Baker / AFP / Getty Images)

Cuando un país decide participar en una guerra industrial, lo hace en dos etapas. Primero, debe desarrollar sus defensas militares y económicas, para poder defender sus intereses. Segundo, puede comenzar a atacar en un nivel estrictamente industrial.

La principal arma para el ataque industrial es el sector manufacturero, con el que invade otros territorios reemplazando los productos locales por los propios. El objetivo del invasor es enriquecerse, tomar posesión de los sectores productivos del adversario, para controlarlo y obligarlo a acatar sus condiciones.

Para que esta táctica sea efectiva, una nación debe vigilar, contrarrestar a sus competidores y enfrentar tiempos difíciles, recesión o depresión económica. Además, para desplazar su producción y conquistar mercados, primero debe mantener precios bajos, salvaguardando la eficiencia de sus transacciones. Quien tenga éxito en esta operación, puede desafiar a la competencia, deshacerse de sus adversarios y, después de obtener el control del mercado, dominar.

7tao-map-723x350

El sistema 7 Tao que explica los detalles de una guerra industrial. (Imagen de Amar Manzoor)

El régimen chino ha estado librando este tipo de guerra económica durante al menos las dos últimas décadas. Después de estudiar el modelo comercial estadounidense, creó las condiciones para inducir a las empresas de Estados Unidos y de otros países industrializados a subcontratar su producción a China, comenzando con la fabricación de pequeños artículos como tuercas, pernos, juguetes y zapatos. Los bajos costos de producción atrajeron la atención de estas empresas, interesadas en mayores ganancias y beneficios para sus accionistas.

Las industrias estadounidenses y europeas rápidamente comenzaron a confiar cada vez más la fabricación de sus productos a China. Hasta llegar a la subcontratación total. Al mismo tiempo, además de contribuir al aumento de ganancias de los accionistas, redujo los costos y el uso de recursos humanos locales.

En esta situación, los mercados de estos países se han visto cada vez más sujetos a las malas condiciones económicas impuestas por China, y para ser competitivos en precios, tuvieron que recurrir a las fábricas chinas más baratas, de acuerdo con su modelo más ‘ventajoso’.

En los EE.UU., la totalidad de los sectores económicos, una vez orgullo americano después de la Segunda Guerra Mundial, han desaparecido: sus puestos de trabajo vendidos para satisfacer las demandas de los accionistas, y por lo tanto la fuerza de trabajo ha sido objeto de despidos y liquidaciones.

Una vez que entendió el modelo de guerra industrial, Pekín lo desarrolló y difundió. Siguiendo el ejemplo estatal de robo de tecnología, las empresas chinas comenzaron a copiar más agresivamente los productos, innovaciones, estructuras de gestión, sistemas de capacitación, etc., de las empresas estadounidenses, con el fin de reproducir el modelo que  las había ayudado a conseguir el éxito.

Obviamente, el régimen chino ha aplicado el programa de robo, imitación y ataque industrial en todos los países del planeta, lo que garantizó la creación de un poder económico que funciona de acuerdo con sus propias reglas, fue capaz de obligar a sus competidores a seguir sus reglas.

En la búsqueda continua de ganancias, China también intenta introducir sus productos en los mercados extranjeros. Y así, mientras Occidente ha contribuido activamente a la producción de diversos artículos en China, ésta busca acceder a los consumidores occidentales, colocando sus productos en las principales tiendas de los diferentes países.

Por ejemplo, utilizar los grandes almacenes estadounidenses Wal-Mart para adquirir, verificar y comprar sus artículos a precios bajos, lo que obliga a la competencia a recurrir al mercado chino para ser competitiva. Por lo tanto, ha provocado una afluencia de minoristas estadounidenses a China en la búsqueda constante de menores y menores costos, para asegurar su rentabilidad y satisfacer los intereses de sus accionistas.

Es claro que el régimen chino utiliza, junto con los minoristas, la misma estrategia para comerciantes y empresarios.

Pero el concepto, ya arraigado en la mentalidad de vender más barato para obtener más ganancias, ha terminado por eliminar la mano de obra estadounidense. El régimen chino ha librado su guerra no sólo en ese país, sino también en India, Japón, Corea del Sur, Europa y otras regiones y países en los que aspira a establecer su dominio económico.

Las empresas y minoristas, además, aceptaron fácil y rápidamente el suministro de productos chinos baratos, hasta el punto de que la invasión de la industria china resultó ser devastadora para los productos locales por una simple razón: la competencia insostenible.

Por cada minorista que dijo “compre artículos locales, venda artículos locales”, hubo muchos otros que dijeron: “compre artículos chinos, venda artículos locales”. En tal situación de guerra industrial, es muy difícil ganar todas las batallas porque ya llegó a su propio territorio. En esta etapa, las compañías estadounidenses, europeas o de cualquier otro lugar, deben enfrentar no sólo a China, sino también al sistema que el gigante asiático ha introducido en Occidente a través de su propia estructura de oferta/demanda de bienes.

La batalla industrial llegó así al corazón del mundo occidental, que la aceptó, a menudo alentando, completando y financiando el desarrollo económico de China.

Lamentablemente, no se trata simplemente de fomentar el desarrollo económico. La economía alimenta al ejército, especialmente en el caso de la dictadura comunista china, que deja un espacio mínimo entre los sectores público y privado, y obliga a sus empresas a servir sólo a los intereses del régimen.

Cuanto más gana el Partido Comunista Chino en la guerra industrial, más aumenta su poder militar, fortalecido por tecnologías y materias primas adquiridas a través de sus tácticas de invasión económica. Estos recursos se obtienen de hecho con el robo sistemático y conocido de propiedad intelectual y tecnología occidentales. Una situación que solo aumenta el peligro de una guerra real.

Joshua Philipp colaboró en la elaboración de este artículo.

Amar Manzoor es el autor del libro The Art of Industrial Warfare y fundador del sistema 7Tao sobre la guerra industrial.

Artículo en inglés: The Chinese Regime Is Using Industrial Warfare to Fight Without Fighting

Traducido por: Lucía Aragón

Anuncios

Los funcionarios corruptos del régimen comunista roban ayuda a 530 millones de pobres en China

Por: Sunny Chao

La Gran Época, EE.UU.

gettyimages-888000850-700x420

Zheng Yuzhi no tiene hogar hace tres meses: las autoridades destruyeron el barrio habitado por trabajadores inmigrantes, Pekín, 5 de diciembre de 2017. (Foto: Kevin Frayer / Getty Images).

El 7 de marzo, durante una conferencia de prensa posterior a una reunión del parlamento chino, el ministro de finanzas de China admitió que el año pasado el gobierno de Pekín sustrajo 730 millones de yuanes (cerca de 112 millones de dólares) de los fondos reservados para la “lucha contra la pobreza”.

Cuando Xi Jinping llegó al poder en 2012, se comprometió a erradicar por completo la pobreza en el campo chino para 2020. Esta lucha es, por lo tanto, una prioridad política para el régimen chino, evitar que la disparidad de ingresos cause inestabilidad social y caos.

Según datos del Banco Mundial, alrededor de 493 millones de personas (36 por ciento de la población china) se ven obligadas a vivir con poco más de 5.50 dólares por día. Y a veces incluso menos: las estimaciones oficiales del régimen indican que actualmente más de 43 millones de personas sobreviven con menos de 95 centavos de dólar por día.

Liu Yongfu, director de la Oficina Estatal contra la Pobreza, durante otra conferencia de prensa, admitió que las autoridades centrales y locales han cometido varios ilícitos en la lucha contra la pobreza, como haber alterado la cantidad de personas que se encuentran en ese estado. Liu también señaló que investigan a autoridades chinas por más de 60,000 casos de información falsa y otros actos ilegales como malversación de fondos en los cuales, en los últimos cinco años, han participado más de 80,000 líderes del Partido Comunista Chino (PCCh).

Tian Qizhuang, escritor y comentarista independiente, entrevistado por la radio Sound of Hope dijo que la causa fundamental del mal uso de los fondos, es que los ciudadanos chinos no tienen posibilidad de supervisar la asignación que hacen las autoridades: “¿Cuánto dinero del presupuesto del país se asigna para la reducción de la pobreza? ¿Dónde se gasta este dinero?” La Comisión Central de Inspección Disciplinaria, el organismo responsable de combatir la corrupción en el PCCh, ya ha descubierto a funcionarios corruptos que malversan fondos de la lucha contra la pobreza.

Después de que el Ministerio de Finanzas anunció un suplemento de 20 mil millones de yuanes (alrededor de 3 mil millones de dólares), a la asignación del año pasado de 86 mil millones de yuanes (alrededor de 13 mil millones de dólares), alcanzando un total de aproximadamente 106 mil millones de yuanes para 2018, Tian expresó el temor de que esto podría aumentar la corrupción. En este sentido, dio el ejemplo de lo que sucedió con los subsidios para las casas dañadas en zonas rurales, que se deberían haber distribuido, sin embargo algunas aldeas han esperado durante años la ayuda. Entonces, su opinión es que incluso ese dinero fuera sustraído por funcionarios corruptos del PCCh de diferentes niveles.

Aunque Liu Yongfu propuso intensificar los controles en la distribución de fondos para la lucha contra la pobreza, los expertos son escépticos. Ma Wenfeng, analista especializado en economía de la agencia de prensa del régimen chino Xinhua, explicó a Sound of Hope: “El hecho es que tenemos un problema sistémico: el gasto fiscal del gobierno no es transparente”.

Artículo en inglés:  Roughly $112 Million of ‘Poverty Relief’ Funds Misused by the Chinese Regime

Traducido por: Lucía Aragón

El Papa Francisco satisface al régimen chino privando de sus obispos a los católicos clandestinos perseguidos

Se removieron obispos de iglesias católicas clandestinas en favor de funcionarios del régimen

El Papa Francisco satisface al régimen chino privando de sus obispos a los católicos clandestinos perseguidos

Peregrinos de China asisten a la audiencia semanal del Papa Francisco en la Plaza de San Pedro, 26 de noviembre de 2014, Ciudad del Vaticano, Vaticano. (Franco Origlia/Getty Images)  

En una jugada que rompió con siglos de tradición católica, el Vaticano bajo el mando del Papa Francisco habría obligado a dos obispos chinos debidamente designados a que se aparten para hacer lugar a aquellos impuestos unilateralmente por el régimen chino. Esta es la última de una serie de concesiones que hizo el Papa Francisco en años recientes para buscar reanudar las relaciones diplomáticas entre el Vaticano y el régimen chino, que siempre ha rechazado la autoridad del Papa para designar obispos en China continental.

Según Asia News, se envió una delegación del Vaticano a China en diciembre del año pasado para obligar al Obispo Peter Zhuang de Shantou a “retirarse” o ser degradado, de manera que el régimen chino pudiera establecer sus propios obispos que provengan que iglesias autorizadas por el régimen.

Bajo el mando de todos los Papas anteriores, el Vaticano rechazó ese arreglo y se rehusó a reconocer los obispos “designados” unilateralmente por la ACPC. El poder de designar obispos, conocido como “Investidura”, ha sido considerado una de las enseñanzas fundamentales de la Iglesia Católica.

Pero fuera del control de la ACPC existe una red desafiante de “iglesias-hogar” clandestinas en China, cuyos seguidores estaban representados por obispos chinos ordenados legítimamente por el Vaticano, tales como Zhuang y Guo.

Cristianos chinos asisten a una misa de Noche Buena en una iglesia católica en Beijing, el 24 de diciembre de 2016. (Wang Zhao/AFP/Getty Images)

Según se informa, el Obispo Zhuang de 88 años de edad estalló en lágrimas al escuchar la orden del Vaticano, también rechazó la “oferta” de aceptar ser degradado a sacerdote para servir bajo el mando de su reemplazo, el Obispo de la ACPC Huang Bingzhang, dado que Huang podría simplemente expulsarlo en cualquier momento.

Además de ser obispo de la ACPC, Huang también es miembro del Congreso Nacional del Pueblo, el parlamento títere del régimen chino.

El Vaticano del Papa Francisco previamente exigió a Zhuang que se retirase en una carta con fecha del 26 de octubre, a lo que Zhuang respondió que preferiría “cargar su cruz” por desobedecer la orden del Vaticano, según reportó de Asia News.

La delegación del Vaticano también viajó a la provincia de Fujian, donde pidieron al Obispo Joseph Guo Xijin de Mindong, perteneciente a la iglesia católica clandestina, que “acepte” ser degradado de manera que el Obispo apoyado por la ACPC, Vincent Zhan Silu, pueda tomar su lugar. Anteriormente, Guo había desaparecido por un tiempo el año pasado luego de que el régimen chino lo obligara a “visitar” una oficina de asuntos religiosos en la ciudad de Fuan.

“Es una deshonra que los políticos del Vaticano pongan sus intereses políticos por encima de la Iglesia al doblegarse ante la Beijing Comunista”, dijo Bob Fu, fundador de ChinaAid, un ONG cristiana radicada en Midland, Texas. “Esta acción constituye una verdadera traición tanto a los principios cristianos como a los creyentes perseguidos en China. Espero que el Papa Francisco pueda intervenir y corregir el rumbo antes de que el daño sea demasiado enorme como para remediarlo”.

Satisfacer al régimen chino a toda costa

Los reiterados llamados de La Gran Época a la Oficina de Prensa del Vaticano solicitando comentarios no fueron respondidos. No obstante, las noticia del exilio forzado de dos obispos por obra del Vaticano ha sido confirmada por el Cardenal Joseph Zen, el respetado exobispo de Hong Kong que se retiró en 2009 y quien en años recientes se convirtió en la voz principal en cuestionar las varias propuestas del Papa Francisco al régimen chino.

Según se informa, Joseph Zen de 86 años de edad, visitó el Vaticano el pasado miércoles 23 de enero y se puso en fila con otros peticionarios en la fría Plaza de San Pedro para llevar personalmente una carta al Papa Francisco. No le dieron el privilegio de un acceso rápido al Papa, que es tradicionalmente ofrecido a Cardenales retirados de su nivel. La carta contiene una petición al Papa Francisco para que preste atención a la situación desesperada que viven las iglesias católicas clandestinas en China.

En esta foto de archivo, el entonces Cardenal de Hong Kong, Joseph Zen, camina en la Plaza de San Pedro el 6 de marzo de 2013, en el Vaticano. El Cardenal retirado, que ahora tiene 86 años de edad, habría visitado el Vaticano el 23 de enero de 2018 y se habría puesto en fila en la fría Plaza de San Pedro para llevar personalmente una carta dirigida al Papa Francisco. (Philippe Lopez/AFP/Getty Images)

De todos modos, el Vaticano bajo el mando del Papa Francisco marcó claramente el rumbo para reanudar relaciones con el régimen chino a toda costa. Se hicieron numerosas propuestas al régimen chino desde que el Papa Francisco fue electo en 2013, tales como un vuelo papal sobre China en 2014 y un anuncio en febrero de 2017 de que se había llegado a un “acuerdo” con Beijing sobre el asunto de la designación de obispos, entre otros acontecimientos.

La Gran Época también reportó el pasado octubre que un arzobispo superior conocido por su fuerte oposición al régimen chino fue removido de un puesto clave en el Vaticano por el Papa Francisco.

El acercamiento del Papa Francisco al régimen chino también es de un marcado contraste con muchos de sus predecesores. Por ejemplo, Juan Pablo II es conocido como el Papa que inspiró la caída el comunismo en su Polonia natal. Y a pesar de que muchos Papas antes de Francisco intentaron reanudar las relaciones del Vaticano con China, ninguno cruzó la línea de aceptar que el régimen chino prive al Vaticano de su poder de Investidura.

El asunto de la designación de obispos, no es lo único que separa al Vaticano de la República Popular China. El destino de la red de iglesias católicas clandestinas de China, que tienen un estimativo de entre 5 y 10 millones de miembros, aún tiene que ser resuelto, incluso a pesar de que sus obispos ahora fueron abandonados por el Vaticano. Los católicos clandestinos denuncian que el régimen chino arrestó a cientos de sacerdotes y obispos y destruyó sus iglesias.

Un trato del Vaticano con China también tiene que resolver el asunto de Taiwán, con el que también mantiene relaciones diplomáticas formales. En parte debido a que el régimen chino no reconoce la autoridad del Vaticano en China, Taiwán fue capaz de mantener al estado soberano de la Santa Sede como uno de los aliados diplomáticos que formalmente reconocen a la nación insular de Taiwán –o por lo menos hasta ahora.

Los observadores especulan con que el Vaticano abandonaría sus relaciones con Taiwán para sellar un trato con el régimen chino, un acto que podría ser visto no solo como una traición a Taiwán sino también a los 240.000 católicos taiwaneses a los que, a diferencia de sus contrapartes chinos, se les ha permitido practicar libremente su religión y seguir la autoridad del Vaticano.

EXCLUSIVA: Dr. Jacob Lavee, autoridad mundial en el tema del trasplante dice “el mundo está saturado de tráfico de órganos”

Por: Gina Sturdza

La Gran Época, Rumania

2017_11_01_20171020-153304_rsz_crp

Dr. Jacob Lavee (Mihut Savu / Epoch Times Romania)

En una amplia entrevista con La Gran Época en el XIII Congreso Nacional de la Sociedad Rumana de Cirugía Cardiovascular, el renombrado cirujano cardiólogo, profesor universitario, ex presidente de la Sociedad Israelí de Trasplantes y miembro del Comité de Ética del Trasplante, Dr. Jacob Lavee habla sobre los desafíos actuales en la cirugía del trasplante; lo que la comunidad médica no ha investigado en relación con el abuso de trasplantes en general, especialmente con respecto a China.

Lo invitamos a leer la entrevista completa.

La Gran Época: Buenos días, estamos en el Congreso Nacional de la Sociedad Rumana de Cirugía Cardiovascular y nos complace entrevistar al Dr. Jacob Lavee, Director del Centro Nacional de Trasplantes de Corazón y ex Presidente de la Sociedad de Trasplantes de Israel. Dr. Lavee, ¿cuáles son los desafíos actuales del trasplante de corazón?

Dr. Jacob Lavee: Los principales desafíos con respecto al trasplante de corazón en particular, y al trasplante de órganos en general, han sido desafortunadamente los mismos en los últimos 20-30 años, y me refiero a la falta, la extrema carencia de órganos – y esto sucede a nivel internacional, no sólo en Occidente sino también en Oriente, dondequiera que vaya, el número de candidatos que esperan un nuevo trasplante de órgano – aquí en este Congreso, se habla de trasplante de corazón, pero hablemos de candidatos para trasplante de hígado – pacientes que esperan un hígado, riñón, pulmón – el número de candidatos es siempre 2, 3, 4, 5 veces mayor en comparación con los donantes de órganos disponibles.

La razón de la falta de donantes de órganos difiere de un país a otro, pero la situación general en el mundo es la falta de donadores, pero hay algo que pueden hacer los países, los gobiernos, las sociedades médicas y las sociedades en general: aumentar en gran medida el potencial de donantes de órganos para encontrar una solución: procurar la vida para sus propios ciudadanos.

Usted es miembro clave de la comunidad de trasplante cardiovascular. ¿En qué ha fallado la comunidad médica para investigar sobre el abuso de trasplantes en general y especialmente en China⃰⃰?

Dr. Lavee: Durante el mes de febrero, en la Academia Pontificia de Ciencias se celebró una importante reunión en el Vaticano, que se dedicó íntegramente a la disminución del tráfico de órganos en todo el mundo.

Hubo representantes de casi 100 países del mundo, reunidos en el Vaticano – yo representé a Israel – y cada representante habló de lo que se hizo y qué se debe hacer en sus países para reducir el tráfico de órganos.

El panorama general que surgió de esta reunión fue desastroso: el mundo está saturado de tráfico de órganos, en todo el mundo, sin importar dónde vaya. Obviamente, hay varios países occidentales más avanzados y hacen todo lo posible por reducir al máximo el tráfico de órganos, pero hay otros países, especialmente China, donde el problema es realmente mayúsculo.

Todo comienza con la transparencia de cada país sobre lo que está sucediendo con los trasplantes de órganos.

Cuando el país es transparente y todos los trasplantes realizados son contabilizados y se sabe de dónde viene el órgano y adónde va, y por qué va de un donante específico a un receptor específico, entonces el problema está realmente bajo control.

Cuando el sistema de trasplante no es transparente – como en el caso de China – no hay límite para lo que se puede hacer a puerta cerrada. Lo que ocurre a puerta cerrada, especialmente en China, es algo que ya sabemos y es desastroso.

Todos sabemos que China anunció al mundo que aparentemente desde el 1º de enero de 2015, ha dejado de utilizar órganos de prisioneros como fuente principal, pero hay pruebas irrefutables, incluso hasta la fecha, de que la maliciosa ética de trasplantes se sigue llevando a cabo en China a gran escala. Es responsabilidad de la comunidad médica internacional, en particular, y de los gobiernos nacionales en general, hacer todo lo posible para poner fin a estas atrocidades.

A falta de una legislación bien establecida, ¿cuáles serían los vacíos que los médicos podrían utilizar para perpetuar el tráfico de órganos?

El primer paso (para una legislación bien establecida, ndr) debe ser que cada país se asegure de que sus leyes definan exactamente lo que significa actuar sin ética en el área de trasplantes. Cada país tiene que definir por ley lo que significa ser intermediario de órganos, lo que significa comprar un órgano, lo que significa vender un órgano y lo que se debe hacer a quienes violan estas normas.

Una vez la ley establece las normas, el segundo paso es garantizar que la autoridad aplique la ley y actúe en consecuencia, de lo contrario la ley no puede hacer nada.

Puedo poner el ejemplo de Israel cuando aprobamos la ley de trasplantes en 2008, pero eso no fue todo. Nuestra institución que aplica la ley se lo tomo muy en serio y ha llevado a una red de traficantes de órganos ante los tribunales uno tras otro y los condenaron, así la cantidad de turistas que salen de Israel a cualquier país del mundo – donde se iba a traficar el órgano – disminuyó drásticamente, puedo darles un ejemplo: en 2010, se sabía que más de 150 israelíes salieron de Israel para obtener trasplantes de riñón en el extranjero. El año pasado, la cantidad fue de sólo 23.

Así que, es una combinación de dos elementos – la ley, y la aplicación de la ley por parte de la autoridad policiaca.

Dada la escala de tráfico de órganos en el mundo, es ingenuo creer que si la policía de un país no tiene casos concretos que investigar ¿el tráfico de órganos no existe en ese país?

Si, por supuesto es ingenuo pensarlo. Si un país informa que no hay casos de tráfico de órganos identificados en su territorio, sólo significa una cosa: no investigan lo suficiente.

Mientras haya falta de órganos, como señalé al principio, podría decir que hay una tendencia natural en las personas a tratar de hacer lo mejor para encontrar una solución a su problema.

Es la principal obligación de cada país, en primer lugar de toda la comunidad médica, porque son la primera fila que enfrentan a los pacientes y, luego de la policía, que debe garantizar la necesidad de salvar una vida pero no a costa de la vida de otras personas.

Porque, de hecho, esto es tráfico de órganos: tratar de salvar la vida de un paciente poniendo en peligro o matando a veces a otro paciente. Esto no es ético.

Como miembro del Comité de Ética de la Sociedad de Trasplantes y uno de los iniciadores de la ley israelí que prohíbe el acceso a los órganos en China, ¿tiene una recomendación para la comunidad médica sobre la ética del trasplante de órganos?

Una vez más, si tomamos el ejemplo de la ley de Israel – como ejemplo de cómo se debe formular una ley de trasplantes con acierto – puedo decir por los resultados de la aplicación de la ley en Israel son un éxito – cualquier ley de trasplantes debe tener dos componentes fundamentales: uno, como dije, es definir qué es el tráfico de órganos y qué se debe hacer para bloquearlo.

Tan importante es esta parte como la otra: lo que hay que hacer y debe hacerse para aumentar las donaciones de órganos en el país. No se puede bloquear la solución para estas personas que están desesperadas por su vida sin ofrecerles ninguna solución dentro del país.

Así que, volvemos a la ley israelí, una vez que bloqueamos el turismo de trasplante en Israel, y por otro lado, por ley, hemos aumentado considerablemente la donación local – tanto de donantes fallecidos como de donantes vivos – en Israel, y esto se debió a la forma única en que dimos prioridad a los candidatos para trasplante si se registraban como donadores de órganos, por lo que los estimulamos a convertirse en donantes registrados,

dando prioridad a cualquier ciudadano que se registrara como donador si necesitaba un órgano.

Esto ha aumentado la donación de órganos y ha creado un gran cambio en Israel.

Gracias, Dr. Lavee

Notas:

* En una entrevista anterior de La Gran Época, el Dr. Jacob Lavee acusó a los médicos chinos de matar personas para obtener sus órganos.

Versión original en rumano: http://epochtimes-romania.com/news/exclusiv-dr-jacob-lavee-personalitate-a-transplantului-mondial-lumea-este-saturata-de-trafic-de-organe-video—267276

Traducido del inglés al español por: Lucía Aragón

China lanza una “guerra química” de opiáceos contra los EE.UU. y Canadá

RB y AFP

gettyimages-862387536

El Subprocurador General de Estados Unidos, Rod Rosenstein, anuncia en una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia en Washington, que se presentarán cargos para evitar que el fentanilo y otras sustancias opiáceas entren a EE.UU. (Foto: SAUL LOEB / AFP / Getty Images)

En “Canadá, en el infierno del fentanilo”, que se transmitió en el programa Ligne Directe, el periodista Derek Thomson entrevistó en Vancouver a drogadictos, policías y profesionales de la salud que se enfrentan a la explosión de muertes relacionados con esta droga, un analgésico opioide “50 veces más potente que la heroína”.

En esta ciudad del este de Canadá, el fentanilo se consume en las calles, ya sea puro o mezclado con otras drogas. Los adictos a menudo no son conscientes de lo que se inyectan, a pesar de los considerables riesgos de sobredosis si se toma este opioide, incluso en cantidades muy pequeñas.

Junto con otras drogas opiáceas, el fentanilo está en el centro de la muy grave crisis sanitaria en Estados Unidos y Canadá, debido al aumento en los últimos meses de

sobredosis relacionadas con el abuso de estas sustancias, la mayoría de las veces en combinación con otros productos.

El reportaje, que contiene secuencias muy duras, incluso una escena donde se inyectan drogas en plena calle, describe como llega el fentanilo a Vancouver, y cómo en Columbia Británica ha destruido por completo la vida de los consumidores de heroína que afirmaban poder lidiar con su adicción hasta ese momento.

Se ven obligados a aumentar el consumo debido a lo breve de los efectos de la sustancia, gastan cientos de dólares al día para compensar su carencia, y corren el riesgo de una sobredosis en cualquier momento.

Los bomberos locales están agobiados con las 20 a 90 llamadas al día por sobredosis. Por su lado, la policía estableció una brigada especial con unos 30 agentes activos de tiempo completo para detener este flagelo, que provoca un promedio de una muerte diaria en Vancouver.

Una tarea que parece imposible por las cifras que menciona su sargento Bill Spearn, medio miligramo de fentanilo es suficiente para matar a una persona, y una bolsa de un kilo de polvo puro puede, por lo tanto, causar potencialmente dos millones de muertes…

La sustancia fabricada en China, llega directamente por correo, dice el policía, y es muy difícil de detectar entre los millones de paquetes que llegan todas las semanas a Canadá.

Además, el sargento cree que es “sólo cuestión de tiempo” antes de que el fentanilo, tan presente en América del Norte, invada al mundo entero…

Versión original en francés:

La Chine livre une guerre chimique aux opiaces contre les usa et le Canada-105561.html

Traducido del francés al español por: Lucía Aragón

Las inversiones de China en América Latina, a expensas de EE.UU.

La compra desenfrenada de infraestructura en Latinoamérica podría resultar un arma útil contra Estados Unidos

Por: Paul Huang

La Gran Época, EE.UU.

gettyimages-460783246-5-700x420

El empresario chino Wang Jin (Izq.) del Grupo HKND da la bienvenida a miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional para la inauguración de trabajos relativos a un canal interoceánico en Tola, 22 de diciembre de 2014 (Inti Ocon / AFP / Getty Images)

La creciente influencia económica de China en América Latina, debido a la compra desenfrenada de infraestructura, podría resultar útil como arma contra los Estados Unidos en caso de conflicto militar. Es lo que sostiene el doctor Evan Ellis, investigador de Estudios Latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos del War College de los EE. UU.

El profesor Ellis argumenta que Sudamérica está cada vez más en los pensamientos del Partido Comunista Chino, ya que el Dragón tiene la intención de crear una “base operativa” en el hemisferio occidental.

Durante una conferencia en el Hudson Institute, Ellis dijo que aunque China afirma estar interesada solo en el aspecto económico de estas operaciones, el enorme alcance de estas sugiere que hay motivos militares.

Tal como se observó en Medio Oriente y África, China comenzó a comprar infraestructura y otros activos estratégicos en Latinoamérica en años recientes a un ritmo desenfrenado, a menudo a través de empresas estatales chinas, financiadas con dinero del régimen.

En Brasil, por ejemplo, China compró 87 grandes proyectos por valor de 46,800 millones dólares, vinculados a todas las áreas importantes de los sectores público y privado, que incluyen: centrales hidroeléctricas, puertos, aeropuertos, empresas agrícolas, compañías de telecomunicaciones, hospitales y bancos.

Según Ellis, la expansión de China en América Latina debería servir de advertencia a quienes toman las decisiones de seguridad nacional en Estados Unidos. Los países latinoamericanos, alguna vez considerados como el patio trasero de Estados Unidos, están recogiendo dinero chino, regalando la propiedad y el control de su infraestructura y activos críticos.

Todo lo que China compró o intentó comprar en América Latina podría usarse contra los Estados Unidos “en caso de conflicto”; Ellis afirma: “Si yo estuviera al mando del Ejército Popular de Liberación de China, miraría un mapa (de América Latina, ndr) y comenzaría a hacer preguntas sobre qué podemos hacer”.

“Si no podemos lograr que la Organización de Estados Americanos (OEA) actúe en Venezuela dada la situación ridícula que ocurre ahí, ¿cómo esperamos que estas compañías y países que están profundamente involucrados con los chinos apoyen a los Estados Unidos?”, pregunta Ellis. Venezuela sigue siendo uno de los aliados más cercanos de China, a pesar de que la economía socialista del país ha fracasado en los últimos años, convirtiéndose en un caso de crisis humanitaria.

Ellis señala que China ha definido sus relaciones con muchos estados que desea cortejar, y en América Latina hay siete (Argentina, México, Brasil, Venezuela, Ecuador, Chile y Uruguay) ‘asociaciones estratégicas’. El término parece oscuro para la mayoría de los observadores occidentales, pero en realidad es muy significativo.

En 2016, mientras los Estados Unidos estaban distraídos con sus elecciones, China silenciosamente promovió a seis de esos siete países (excluyendo Brasil) a la categoría más prestigiosa de “asociaciones estratégicas integrales”, lo que significa que China ahora considera de importancia estratégica aún mayor sus relaciones con estos países.

Ellis dice que las compras estratégicas de China en Latinoamérica, podrían permitirle acceder a “puertos de importación y puntos de apoyo de los Estados Unidos, que están muy cerca de las instalaciones comerciales operadas por los chinos”. Los que toman las decisiones en los EE.UU., dice Ellis, deberían reflexionar en las posibles consecuencias de esto.

Por ejemplo, a cien kilómetros de la costa de los EE.UU., las empresas chinas tienen depósitos, instalaciones logísticas y aeropuertos por valor de 10 mil millones de dólares, e incluso un hotel en las Bahamas, valuado en 4,200 millones de dólares.

Según Ellis, la expansión de China en África reveló muchas pistas de cómo pretende explotar estas propiedades una vez que se haya establecido una presencia lo suficientemente grande. De hecho, con el pretexto de operaciones contra la piratería, se construyó una base naval en Yibuti en el Cuerno de África, que se inauguró formalmente en agosto de 2017.

De acuerdo con el ritmo al que China compra e instala estas bases comerciales (en América Latina), puede en el futuro fácilmente convertir una base civil normal en una instalación equipada militarmente.

Versión original en inglés: https://www.theepochtimes.com/chinas-investments-in-latin-america-could-turn-military-assets-against-us-says-expert_2337148.html

Traducido del inglés al español por: Lucía Aragón

 

Aerolínea china transporta órganos humanos a gran escala

Por: Annie Wu

La Gran Época, EE.UU.

gettyimages-458885564-700x420

Un stand de China Southern Airlines en el Airshow China en Zhuhai, provincia de Guangdong, el 13 de noviembre de 2014. (Johannes Eisele / AFP / Getty Images)

Ahora se utilizan las aerolíneas chinas para transportar una carga macabra: órganos humanos.

En un reportaje publicado el 4 de octubre, el medio de comunicación del Estado, China News Service, anunció que en mayo de 2016 China Southern Airlines habilitó una ruta rápida en los aeropuertos de todo el país para el transporte de órganos humanos, y que ya había transportado 500 de ellos con muy buenos resultados.

El artículo se vanagloriaba de poder entregar los órganos por todo el país, desde el noroeste en Xinjiang hasta la ciudad de Hangzhou en el sureste de China para las cirugías de trasplante.

En los últimos años, investigaciones independientes y reportajes de La Gran Época han demostrado cómo la industria del trasplante en China se desató en gran escala cuando el exlíder del PCCH Jiang Zemin comenzó una persecución a nivel nacional contra la práctica espiritual Falun Dafa, o Falun Gong, con muchos de sus adeptos detenidos y sentenciados a prisión.

Los investigadores concluyeron que al utilizar a los practicantes de Falun Gong y otros prisioneros de conciencia, como uigures, tibetanos y cristianos, a modo de banco de órganos viviente, el régimen chino se ha visto beneficiado por la demanda internacional de cirugías de trasplante. Para asegurar que los órganos permanezcan en el mejor estado, la cirugía a menudo se lleva a cabo mientras el corazón de la víctima sigue latiendo, lo que resulta en la muerte de la víctima por la pérdida de sangre y el traumatismo.

En julio la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG, por sus siglas en inglés) publicó un informe señalando que hasta cien hospitales en China continúan realizando entre cientos y miles de cirugías de trasplante de órganos al año. El corto tiempo de espera y el completo cumplimiento de la demanda permanece inalterable, ya que cada paciente recibe un órgano trasplantado. Esto que indica que persiste la práctica de extracción forzada de órganos, concluyó la organización.

Investigaciones previas de la WOIPFG revelaron que los militares chinos controlan el sistema de extracción forzada de órganos, realizando la gran mayoría de las cirugías de trasplante en hospitales militares o asociados al ejército.

Sin embargo, esta noticia sobre la entrega de órganos por medio de esta aerolínea, revela que podría haber otro canal para el trasplante de órganos, dijo Wang Zhiyuan, portavoz de la WOIPFG. “El crecimiento explosivo de la industria de trasplantes sigue en marcha. Los oscuros secretos de los trasplantes de órganos aún no se han revelado completamente”, dijo.

Mientras el régimen busca mostrar al mundo que China tiene un sistema estándar para el trasplante de órganos, las noticias recientes solo plantean más preguntas.

“Con la ruta rápida, quieren garantizar que los órganos sean transportados lo antes posible. El propósito era promover sus logros. Pero la pregunta importante es, ¿de dónde provienen estos órganos? ¿Hay transparencia en cómo se obtuvieron estos órganos?”, dijo Huang Shiwei, subdirector de la Asociación para el Sistema Internacional de Trasplantes de Órganos de Taiwán. La organización busca crear conciencia sobre la extracción forzada de órganos y desalentar el turismo de salud a China para cirugía de trasplante.

Los medios de comunicación del Estado han informado anteriormente que las aerolíneas transportaron órganos a las fronteras del país, a lugares como Kashgar y Ghulja en la provincia de Xinjiang.

A Ilshat Hassan, presidente de la Asociación Uigur de Estados Unidos, le preocupa que en Xinjiang, donde el grupo étnico uigur constituye la mayoría de la población, se esté realizando la extracción forzada de órganos.

En los últimos meses, Hassan ha recibido relatos de padres cuyos hijos estudian en la Universidad de Xinjiang, y al parecer estos han desaparecido.

Temen que sus hijos se hayan convertido en víctimas de la extracción forzada de órganos. “La policía local y la universidad no pueden encontrarlos. ¿A dónde se fueron? Sólo podemos vincularlos con la extracción forzada de órganos a gran escala”, dijo.

Este artículo contó con la contribución de Tang Xianya.

Versión original en inglés: https://www.theepochtimes.com/chinese-airline-transports-human-organs-on-a-large-scale-raising-questions-about-organ-harvesting_2331237.html

Traducido por: Lucía Aragón