Archivo de etiquetas| falun gong

Practicantes de Falun Gong se manifiestan para terminar con 18 años de persecución en China

Por Leo Timm, Epoch Times

20170720daibing-2-1-676x450-675x400

Cientos de practicantes de Falun Gong marcharon en un desfile en Washington el 20 de julio de 2017. Piden terminar con la persecución puesta en marcha en China el 20 de julio de 1999. (Larry Dye/ Epoch Times)

El 20 de julio en Washington, más de 1,000 practicantes y simpatizantes de la disciplina espiritual Falun Gong organizaron un desfile para protestar contra los 18 años de sangrienta represión ordenada por el régimen comunista en China. Los participantes en el desfile, la mayoría portando camisetas amarillas con símbolos de Falun Gong, salieron de la colina del Capitolio. Atravesaron el centro de la ciudad para llegar al monumento a Lincoln. También hubo una manifestación en el Capitolio y una vigilia con velas frente al monumento a Washington.

Falun Gong es una tradicional disciplina espiritual china que consiste de ejercicios y meditación. Su fundamento son los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El 20 de julio de 1999, Jiang Zemin, entonces jefe del partido Comunista Chino (PCCh), por temor ante la creciente popularidad de esta práctica y en especial su independencia vis-a-vis del régimen, organizó una campaña de represión a nivel nacional que continúa hasta hoy.

“La persecución del régimen chino no tiene ningún sentido y es extremadamente violenta. Hacemos un llamado a la justicia de manera pacífica. No usamos ningún arma. No tenemos más que buenas intenciones. Sin embargo, enfrentamos a la policía, patrullas, policía armada. La policía armada nos trata como si fuéramos su peor enemigo”, dijo Liu Zhaohe, profesor de filosofía de 64 años que llegó de Pekín en marzo pasado a los Estados Unidos.

img_1395-e1500586470422-580x773

Zhaohe Liu, ex profesor de la filosofía, y su esposa Wang Lurui participan en el desfile en Washington el 20 de julio de 2017. (Irene Luo / Epoch Times)

Su esposa, Wang Lurui, de 60 años, fue arrestada once veces por hacer su meditación en público y pegar carteles de Falun Gong. Los arrestos se repitieron muchas veces en la Plaza de Tiananmen. También la despidieron de su puesto de administrador del hospital de Pekín.

“Desde que llegamos, seguimos manifestándonos contra la persecución sin violencia. Para que todo el mundo sepa que Falun Dafa es bueno y que la verdad, benevolencia, tolerancia son los principios morales universales”, explica Wang.

Millones de practicantes de Falun Gong en China y el extranjero han utilizado siempre diversos medios pacíficos para sensibilizar a la gente y detener la persecución, a veces con muchos riesgos. Según las estimaciones de investigadores en el campo de los derechos humanos, las autoridades chinas han detenido a millones de practicantes y cientos de miles de personas siguen detenidas en campos de trabajos forzados y centros de lavado de cerebro.

Desde 2006, las investigaciones han revelado que una cantidad importante pero sin determinar de practicantes de Falun Gong han sido ejecutados y sus órganos extraídos en hospitales administrados por el Estado y las fuerzas armadas chinas.

Li Jianying, una china de Taiyuan, provincia de Shanxi, tuvo que huir de China en 2015, cuando alguien informó a la policía que practicaba Falun Gong. Hoy en día, vive en Nueva York y habla benevolentemente de la persecución en China a los habitantes locales. Su madre de 79 años, también practicante de Falun Gong, vive aún en China.

“Me gustaría volver a verla, pero no puedo regresar a China”, dijo Li, y precisó: “Si usted regresa le arrestan en el aeropuerto.”

Cada año, los practicantes de Falun Gong en los Estados Unidos y en otros muchos países organizan actos para recordar un año más de persecución.

Durante el desfile en Washington, los practicantes llevaron pancartas pidiendo se detenga la persecución y la extracción forzada de órganos en China. Una banda de practicantes también participó en el desfile.

Muchos transeúntes se sorprendieron al enterarse de tanta violencia en China. A Wilna LaPorte, que trabaja en el Servicio de Defensa pública en Washington, le atrajo la armonía de la música tradicional china.

20217385_2338463079711153_930111079_n-674x899

Wilna LaPorte. (Eva Fu / Epoch Times)

“Lo que pasa en China es increíble”, dijo, emocionada hasta las lágrimas después de saber que la industria china de trasplantes se abastece con los órganos de los practicantes de Falun Gong. “No entiendo por qué la vida humana se tiene que comercializar así”, agregó.

“La gente debe saber que pasa en otros países, no solamente en el nuestro”, dijo Cynthia Simms que trabaja como administrador educativo. “Muy a menudo, no sabemos qué les pasa a otras personas y lo que afrontan todos los días.”

Christina Oz conoció Falun Gong en mayo pasado en un parque en el centro de Nueva York, donde los practicantes hacen sus ejercicios con una música dulce y armoniosa.

“Sentí que regresaba a mi casa después de un largo viaje”, dijo y agregó: “Lo busqué toda la vida.”

large_nyc-vigil-benjamin-chasteen-20170716-5621-674x449-768x512

Christina Oz en una manifestación frente al consulado chino en Nueva York, 16 de julio de 2017. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Christina Oz es de Rumanía, país ex miembro del eje comunista que dirigía la Unión Soviética. Ella conoce muy bien la crueldad de un régimen comunista y sus violaciones de los derechos humanos. “Muchas personas murieron, muchos fueron perseguidos en la época del régimen comunista en Rumanía.”

Liu Zhaohe, ex profesor en Pekín, declaró que las autoridades chinas “persiguen todos los pensamientos y creencias fuera del sistema comunista.”

“No hay libertad de creencia ni de expresión. Es lo más inmoral ejecutado por el régimen chino. No sólo te destruyen físicamente, sino también mentalmente. Te obligan a “transformarte”. Reprimen tus pensamientos de modo que no tienes pensamientos propios”, recalcó.

large_nyc-vigil-benjamin-chasteen-20170716-6016-674x449-768x512

Cientos de practicantes y seguidores de Falun Gong realizaron una manifestación y la meditación con velas frente al consulado chino en Nueva York, 16 de julio de 2017. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Versión en inglés: Falun Gong Marks 18 Years of Persecution in Washington DC Parade

Traducción: Lucía Aragón

Falun Dafa celebra 25 años con gran desfile en Manhattan

Larry Ong, Epoch Times

20170512-falundafaparade-samirabouaou-5727-1-676x450

La Banda de la Tierra Divina marcha en un desfile por la calle 42 durante el Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York el 12 de mayo de 2017. (Samira Bouaou / Epoch Times)

NUEVA YORK – Más de 10,000 practicantes de Falun Dafa de 57 países y regiones se reunieron en Manhattan el 12 de mayo para un gran desfile, que es el evento central de las actividades del Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York.

Falun Dafa, o Falun Gong, es una tradicional disciplina espiritual china que consiste en ejercicios lentos y enseñanzas que tienen como fundamento los principios de verdad, benevolencia y tolerancia.

El Sr. Li Hongzhi, fundador de Falun Dafa, dio su primera conferencia hace 25 años el 13 de mayo en su ciudad natal, Changchun, noreste de China. Hoy en día, decenas de millones de personas la practican en más de 70 países.

Unos 6,500 practicantes de todo el mundo se reunieron en la Plaza Dag Hammarskjöld, cerca de la sede de Naciones Unidas en la madrugada de un viernes soleado para el inicio del gran desfile.

grand-parade-wfdd-benjamin-chasteen-7118-1-674x449

Miles de practicantes de todo el mundo marchan en un desfile por la calle 42 en Nueva York por el Día Mundial de Falun Dafa el 12 de mayo de 2017. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Muchos practicantes llevaban camisetas amarillas o suéteres adornados con las palabras “Falun Dafa es bueno” en chino y en inglés.

Uno de los contingentes se componía en su totalidad de practicantes con trajes folclóricos: coreanas con vestidos hanbok, austriacos y alemanes con sus tradicionales sombreros y pantalones de cuero, chaquetas o trachten, los polacos llevaban kontusz, una prenda elegantemente bordada usada tradicionalmente por la nobleza polaca.

Se llevó a cabo un corto mitin cerca de las 9 en punto, con oradores de las asociaciones de Falun Dafa y de organizaciones no gubernamentales. Anastasia Lin, la actual Miss Mundo de Canadá y un practicante de Falun Dafa, se dirigieron también a los participantes del desfile.

20170512-falundafaparade-samirabouaou-4673-674x449

Un grupo de practicantes de Falun Gong ejecuta la danza del dragón en el desfile del Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York el 12 de mayo de 2017. (Samira Bouaou / Epoch Times)

El desfile comenzó inmediatamente después de la media hora que duro el mitin.

El primer contingente del desfile fue una de las tres bandas Tianguo, seguidas de la danza del dragón con practicantes de Nueva York. Tras ellos, los practicantes que llevaban banderas de colores, carros alegóricos donde los practicantes hacían la demostración de los ejercicios, y los que llevaban traje dorado tocaban melodías tradicionales chinas con tambores de cintura de color rojo.

20170512-falundafaparade-samirabouaou-5167-674x449

Miles de practicantes de Falun Gong marchan en un desfile por la calle 42 en Nueva York por el Día Mundial de Falun Dafa el 12 de mayo de 2017. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

El desfile terminó en el consulado chino en Nueva York, donde desde hace mucho tiempo, los practicantes locales se han manifestado en contra de la persecución a los practicantes de Falun Dafa en China.

20170512-falundafaparade-samirabouaou-5830-674x449

Un grupo de practicantes de Falun Gong ejecuta la danza del león en el desfile del Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York el 12 de mayo de 2017. (Samira Bouaou / Epoch Times)

20170512-falundafaparade-samirabouaou-5648-674x449

Practicantes llevan guirnaldas con las fotos de las personas que murieron en China por sus creencias durante el desfile del Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York el 12 de mayo de 2017. (Samira Bouaou / Epoch Times)

Con la contribución de Irene Luo y Leo Timm

Falun Gong conmemora el XVIII aniversario de fatídica manifestación en China

Larry Ong, Epoch Times

b164651-676x450

Practicantes de Falun Gong marchan en un desfile en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017, para conmemorar el XVIII aniversario de la manifestación pacífica del 25 de abril de 10,000 practicantes en Pekín. (Larry Dye / Epoch Times)

FLUSHING, N.Y. – Tarde del 23 de abril, cornos, brillantes banderolas, y las danzas del león y el dragón formaron parte del desfile de una hora en la calle principal de Flushing.

Los peatones se detenían en las atestadas aceras mirando las banderolas. “Falun Dafa es bueno”, lee un transeúnte. “Lleven a Jiang Zemin ante la justicia”, leyó otra persona. Otros sacaron los teléfonos inteligentes para sacar vídeos y fotos de la banda que pasaba, los carros de colores, y alegres señoras tocando los tambores de cintura chinos.

Casi mil practicantes de Falun Gong de Nueva York formaron parte del desfile. Falun Gong, o Falun Dafa, es una tradicional disciplina espiritual china que en la actualidad el régimen chino sigue reprimiendo. El desfile marcó el aniversario de una manifestación pacífica de los practicantes en China, hace casi 18 años.

El 25 de abril de 1999, 10,000 practicantes de Falun Gong se reunieron en Pekín para pedir a las autoridades chinas la restauración del entorno seguro y legal que habían disfrutado durante los siete años anteriores.

Jiang Zemin, entonces líder del Partido Comunista Chino, interpretó la manifestación pacífica como un desafío para el régimen chino. Tres meses más tarde, comenzó una campaña de persecución contra Falun Gong, que es sin duda el problema más grave de derechos humanos en  China actual.

Pero, “Falun Gong no era nada malo para China”, dijo en el desfile el participante Sterling Campbell. “Se trató siempre de iluminación espiritual, que es parte de la cultura china.”

fg-flushing-parade-benjamin-chasteen-4545-20170423-580x387

El músico Sterling Campbell en el desfile de Falun Gong en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017, para conmemorar el XVIII aniversario de la manifestación pacífica del 25 de abril de 10,000 practicantes en Pekín. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Campbell, ex baterista del fallecido David Bowie, encontró por primera vez el bienestar físico después de comenzar a practicar Falun Gong en 1998. Venció al alcoholismo y la drogadicción, sin recaídas en sus 19 años de practicante.

Más tarde Campbell, al igual que muchos practicantes, encontró en las enseñanzas de Falun Gong su principal motivación. Lo que incluye encontrar equilibrio en la vida, mirar al interior de uno mismo en lugar que externamente cuando se enfrentan dificultades, y aplicar al actuar los principios de verdad, benevolencia y tolerancia.

Liu Hong, natural de Datong, provincia de Shanxi, también encontró mejoría en su salud y la elevación espiritual con Falun Gong, que encontró en 1996. Cuando comenzó la persecución el 20 de julio de 1999, Liu sintió que necesitaba explicar a las autoridades centrales de China qué es Falun Gong y como se había beneficiado él y otras personas. En un remolque, fue a Pekín con su madre, e hija de 5 años.

18090464_10156007843716521_1511275298_o-1-740x555

Liu Hong, un practicante de Falun Gong de la provincia de Shandong, que escapó a los Estados Unidos, estuvo en el desfile en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017. (Larry Ong / Epoch Times)

Agentes de seguridad atraparon a Liu antes de llegar a la manifestación. En varios períodos de detención, incluso seis meses en un campo de trabajo forzado en 2006, lo torturaron y maltrataron. En 2014, escapó de China con su familia.

A pesar de saber que enfrentan la posibilidad de graves torturas e incluso perder la vida al ser capturados por la policía china, practicantes como Liu hacen los ejercicios en espacios abiertos y reparten volantes de Falun Gong y la persecución, hablan de su fe a amigos, familiares, jefes en su trabajo, e incluso funcionarios y policías chinos.

“El 25 de abril marca un hito en la historia de la humanidad”, dijo Ge Yunling, quien dirigió una de las dos bandas de tambores de cintura en el desfile de Flushing. “Los practicantes de Falun Dafa querían aclarar la situación con los líderes chinos”, pero el Partido Comunista Chino acusó, al final, a los practicantes de “asediar Zhongnanhai.”

Ge, que escapó a los Estados Unidos hace aproximadamente medio año, señaló que “la propaganda del partido comunista ha cegado a muchas personas. Así que tenemos este evento con el fin de que la gente sepa la verdad y lleguen a la conclusión correcta.”

Algunos observadores están de acuerdo

A Carlos Suarez, administrador médico, lo atrajo el desfile por la música de la banda militar. Suárez dijo no estar de acuerdo con la persecución que ejecuta el régimen chino, y cree que “toda persona tiene el derecho a expresarse, siempre y cuando no afecte a otras personas.”

“Y cuando el gobierno u otros partidos van en contra de ellos, violan los principios de los derechos humanos”, agregó.

En su intervención en el mitin llevado a cabo al final del desfile, el portavoz de Falun Gong, Zhang Erping, dijo: “Todo el mundo ha visto a lo largo de 18 años cómo Falun Gong no usa la violencia para resistir la violencia, habla de la verdad y los hechos en contra de las mentiras, y demuestra de verdad el espíritu de verdad, benevolencia y tolerancia.”

“Todos los practicantes quieren mejorar tranquilamente con una práctica tradicional china.”

fg-flushing-parade-benjamin-chasteen-4978-20170423-740x493

Practicantes de Falun Gong marchan en un desfile en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017, para conmemorar el XVIII aniversario de la manifestación pacífica del 25 de abril de 10,000 practicantes en Pekín. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

fg-flushing-parade-benjamin-chasteen-4672-20170423-674x449

Una vista de los transeúntes de Flushing, Nueva York el 23 de abril de 2017. (Benjamin Chasteen/ Epoch Times)

fg-flushing-parade-benjamin-chasteen-4996-20170423-740x493

Practicantes de Falun Gong marchan en un desfile en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017, para conmemorar el XVIII aniversario de la manifestación pacífica del 25 de abril de 10,000 practicantes en Pekín. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Irene Luo contribuyó en este artículo

Artículo original en inglés: http://www.theepochtimes.com/n3/2244821-falun-gong-marks-18th-anniversary-of-fateful-appeal-in-china/

 

Tres carniceros de China: Mao Zedong, Deng Xiaoping y Jiang Zemin

Por Larry Ong – Epoch Times

En China, los niños aprenden en la escuela que la bandera china es de color rojo por la sangre derramada por los mártires comunistas, sin embargo, nunca se hace mención de las decenas de millones de personas sacrificadas por el Partido Comunista Chino (PCCh).

killers-1

Mao Zeong, Deng Xiaoping, Jiang Zemin. (AFP/ Getty Images, John Giannini/ AFP/ Getty Images, Feng Li/ Getty Images)

Entre las diferentes dictaduras comunistas, según el famoso Libro Negro del Comunismo, la china fue la más mortal. Es responsable de unos 65 millones de muertos. Está claro que la Unión Soviética, en segundo lugar con 20 millones de muertos, está muy por detrás.

En China, la mayoría de las matanzas iniciadas por el partido tuvo lugar durante las campañas políticas y económicas del líder fundador, Mao Zedong. El 4 de junio de 1989, su sucesor, Deng Xiaoping, siguió la tradición con la masacre de estudiantes y civiles, que exigían más libertades, en la plaza Tiananmen.

A pesar de que la República Popular se ha unido a la comunidad internacional, los asesinatos han continuado. En el nuevo milenio, la amplitud de la más grande masacre, la persecución a los practicantes de Falun Gong iniciada en 1999, no se revelará hasta se termine oficialmente.

Jiang Zemin creó esta campaña de erradicación, mientras dirigía el país. Se han documentado miles de muertos, torturas y malos tratos. Los observadores que investigan la extracción forzada de órganos calculan que han asesinado a cientos de miles de presos de conciencia para traficar con sus órganos desde el año 2000, y sigue hasta hoy.

Mao Zedong, Deng Xiaoping y Jiang Zemin provocaron baños de sangre en periodos de paz, en nombre de la estabilidad del partido.

El camarada Mao

Mao Zedong, tenía claro que la revolución no terminaba con la toma del poder por los comunistas en octubre de 1949.

Después de eliminados los enemigos con fusiles, quedarán aún los enemigos sin fusiles…Si ahora no planteamos ni comprendemos el problema de este modo, cometeremos errores muy graves.”,  declaró en el VII Congreso del PCCh en marzo de ese mismo año.

El pueblo chino se convirtió en la presa del partido comunista en su lucha revolucionaria sin fin.

Los grupos sociales que Mao consideraba como “contrarrevolucionarios”: propietarios, intelectuales, “partidarios de la vía capitalista”, los “simpatizantes nacionalistas”, y ciertos cuadros del partido, fueron entonces humillados públicamente, difamados durante las famosas “sesiones de lucha”, o los obligaron a portar orejas de burro de metal, golpeados y torturados por sus antiguos compañeros.

Mao se distinguió, durante sus campañas políticas, por sus “cuotas de ejecuciones”. Habiendo encontrado, por ejemplo, que el 10% de los cuadros del partido eran “derechistas” y buscaban socavar al régimen, arrestaron y ejecutaron a todos los cuadros necesarios para lograr el porcentaje.

En 1959, Mao puso en marcha una política económica, El Gran Salto Adelante, con el fin de “superar al Reino Unido”, en quince años. Lejos de provocar una era de abundancia, este gran esfuerzo de colectivización e industrialización dio lugar a la pérdida de cosechas que condujo a una hambruna histórica, que los expertos dicen provocó de 30 a 45 millones de muertes.

El Gran Salto Adelante empujó al pueblo chino a la barbarie. En Liuyang, por ejemplo, en la provincia de Hunan, trescientos hombres y mujeres trabajaban sin camisa en la nieve; uno de cada siete hombres murió…la gente trabajaba como esclava durante horas con el estómago vacío. Para sobrevivir, desenterraban las raíces de las plantas, se tragaban su propio cinturón y, en casos extremos, cadáveres.

“La historia nos juzgará a ti y a mí”, dijo Liu Shaoqi a Mao Zedong en julio de 1962, era entonces el número dos del régimen. “¡Incluso el canibalismo aparecerá en los libros!”

Mao le guardó rencor a Liu por su postura crítica con respecto a El Gran Salto Adelante. Liu Shaoqi fue detenido un año después del inicio de la Revolución Cultural (1966-1977), una campaña política destinada a restablecer el dañado prestigio de Mao, y al mismo tiempo se erradicaban los valores chinos y la cultura tradicional.

Lo golpearon durante las asambleas de denuncia ante el pueblo, se le negaron los medicamentos, aunque tenía diabetes y neumonía. Jiang Qing, la cuarta esposa de Mao, hambrienta de poder, le permitió más tarde recibir tratamiento. Ella quería mantenerlo con vida para tener un blanco político que atacar en el crucial IX Congreso del PCCh (1969). Un mes después del Congreso, Liu Shaoqi, el que sucedería a Mao Zedong como presidente de la República Popular China, murió debido a la falta de higiene y enfermedad, atado a una cama en custodia.

“Veinte años de paz”

Deng Xiaoping había tratado de revertir las políticas económicas devastadoras de Mao promoviendo “la reforma y la apertura”. Sin embargo, sus ajustes dejaban intacta la razón de ser del partido comunista, lo que comprendieron los estudiantes chinos y e mundo, el 4 de junio de 1989.

Desde el 17 de abril de ese año, estudiantes de todo el país se reunieron en la Plaza de Tiananmen después de la muerte de Hu Yaobang, el reformista ex secretario general del partido.

Los manifestantes, que sumaron un millón en el momento culminante, exigieron un gobierno más honesto, más democrático, así como también la libertad de expresión. La protesta atrajo la atención internacional porque muchos periodistas occidentales se encontraban en Pekín por la visita del jefe de estado soviético Mikhail Gorbachov.

El secretario general del partido, Zhao Ziyang, simpatizó con los estudiantes y consideró algunas de sus demandas, como, por ejemplo, el deseo de poner freno a la burocracia corrupta. Sin embargo, el líder supremo, Deng Xiaoping y otros partidarios de la línea dura del partido entraron en el juego de la supervivencia política.

En la noche del 3 de junio hasta las primeras horas del 4 de junio, el Ejército Popular de Liberación entró en la capital para abrir fuego contra los estudiantes.

El corresponsal estadounidense, Scott Savitt, vio como los soldados disparaban contra la multitud que lo rodeaba. En su libro, Crashing the Party: An American Reporter in China, Savitt recuerda el momento cuando se puso en contacto con su oficina para informar de una ejecución:

“Dave, dije, cuando escuché la voz de mi jefe, disparan contra la multitud y un chico está muerto.

-¿Cómo sabes que está muerto?

-Por los trozos de cerebro que salpicaron el pavimento.”

La Cruz Roja China y el embajador de Suiza, los dos en el lugar, calcularon que el ejército asesinó a 2600 o 2700 personas esa noche.

Después de la matanza, Zhao Ziyang, fue purgado y puesto bajo arresto domiciliario hasta su muerte en 2005. Para reemplazarlo, Deng vuelve hacia Jiang Zemin, exalcalde de Shanghái, hostil con los manifestantes, y que además cerró una publicación liberal de buena reputación en la misma ciudad.

Tráfico de órganos

Diez años después de Tiananmen, Jiang Zemin decidió suprimir una de las mayores comunidades espirituales del país, que parecía ser más popular que el Partido Comunista Chino.

“Nosotros, miembros del partido comunista, armados con el marxismo y nuestra creencia en el materialismo y el ateísmo, no podemos derrotar a Falun Gong. Si ese fuera el caso, ¿no sería una broma?” Jiang escribió en una carta febril al Politburó la noche del 25 de abril de 1999.

Ese mismo día, alrededor de diez mil practicantes de Falun Gong, se reunieron en Pekín para pedir a las autoridades centrales que liberaran a 45 practicantes golpeados y detenidos en la ciudad vecina de Tianjin. Aunque los peticionarios estaban en silencio a lo largo de las aceras cercanas a Zhongnanhai, recogieron la basura y colillas de la policía antes de irse, Jiang consideró que esta petición pacífica constituye “el más grave incidente político” desde el 4 de junio de 1989.

El 20 de julio de 1999, ordenó la erradicación de la disciplina espiritual de Falun Gong. Durante la noche, de 70 a 100 millones de simples ciudadanos chinos, que meditaban en los parques, y seguían las enseñanzas de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”, se enfrentaron a una campaña política de tipo maoísta extremadamente violenta.

Con la persecución de Jiang Zemin, que persiste hasta el día de hoy, se han reportado más de 4,000 practicantes torturados o golpeados hasta morir, de acuerdo con cifras incompletas de Minghui.org, el sitio de información que sigue los acontecimientos. La cantidad real de víctimas es mucho mayor.

De acuerdo con observadores, el gobierno chino ha obtenido grandes beneficios gracias a la extirpación forzada de órganos de los practicantes de Falun Gong, secuestrados en los centros de detención. Los practicantes, aún con vida, mueren durante la operación. De acuerdo a las conclusiones del abogado canadiense, David Matas, el ex miembro del Parlamento de Canadá, David Kilgour y el periodista estadounidense, Ethan Gutmann, médicos han asesinado de esta manera a cientos de miles de personas.

Se estima que el comunismo ha asesinado al menos a 100 millones de personas, aunque no se han identificado sus crímenes y esta ideología aún persiste. Epoch Times se da a la tarea de exponer la historia y las creencias de esta doctrina, que ha servido de base a la tiranía y la destrucción desde su aparición. 

Fuente: China’s Butchers-in-Chief : Mao Zedong, Deng Xiaoping, and Jiang Zemin

 

Órganos por Demanda

Alix Rovi

Prisioneros, Turismo de Órganos y Mentiras

Era el año 1999 cuando el entonces Dictador del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, ordenó el desprestigio, la persecución política, encarcelamiento y asesinatos de los practicantes de cualquier creencia espiritual ajena a aquella impuesta por el Régimen -en especial a quienes practicaran la vía de meditación espiritual Falun Gong. Su única razón: celos. Mientras que su partido político tenía tan sólo setenta y cinco millones (75,000,000) de seguidores adquiridos a lo largo de los años desde la culminación de la Revolución Cultural en China; Falun Gong (FG) adquirió más de cien millones (100,000,000) de practicantes en tan sólo seis (6) años. Esta vía de meditación y cultivo personal tuvo una acogida tan favorable debido a que sus practicantes gozaban de excelente salud sin importar la edad, y debido a las mejoras en cuanto a salud y el comportamiento ético que se observaba en quienes practicaran dicha vía espiritual, Falun Gong hoy en día es ampliamente reconocido a nivel mundial y goza de distintos premios en países como los Estados Unidos y China; y su fundador, el Sr. Li Hongzhi ha sido nominado varias veces al Premio Nobel de la Paz. En su libro, Falun Dafa: Girando la Rueda del Fa, el sr. Hongzhi explica de manera sencilla qué es Falun Gong.

“Falun Gong, también llamada Falun Dafa, es una práctica de cultivo de mente y cuerpo o Qigong que consiste en cinco ejercicios suaves y sencillos, y unas enseñanzas basadas en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia”. (Li Hongzhi, 2012)

La controversia inicial era el hecho de que se persiguiera, capturara a prisioneros de conciencia, sin embargo, el hablar de la gente despertó dudas y surgió una controversia mayor, ésta última radica en el hecho de que los prisioneros (los practicantes de la vía de meditación espiritual Falun Gong), fueran utilizados, o mejor dicho, fueran los únicos utilizados para la extracción ilegal de órganos mientras se encontraban con vida y pagando condenas en cárceles, campos de trabajo forzado o en instituciones mentales. Por un lado, el Partido Comunista Chino (PCCh) mantiene su postura en negar dicha práctica alegando la utilización de los órganos de los presos con sentencia de muerte. Por otro lado, la CIPFG (Coalición para Investigar la Persecución a Falun Gong en China), los practicantes de Falun Gong y los autores del Libro Cosecha Sangrienta (David Kilgour y David Matas), se apoyan en una investigación realizada a lo largo de 6 años para reunir las pruebas suficientes contra este nuevo tipo de genocidio chino. Sin embargo, al final del análisis demostraré que China utiliza los órganos de los prisioneros de consciencia con fines de lucro y no los órganos de los presos condenados a muerte de manera altruista.

14074494_934727283337439_1005734302_o

(Foto: Public domain)

El argumento más fuerte de la posición contraria es el hecho de que China es el país que más ejecuta presos a nivel mundial, según las cifras mostradas por el PCCh (Partido Comunista Chino), se ejecutan alrededor de 7,000 a 8,000 condenados a muerte al año, y de ésta alta cifra de ejecuciones proceden los órganos para los trasplantes de órganos internos. En una entrevista televisada en la cadena estatal china conocida como CCTV13, el ex viceministro del Ministerio de Salud de China, el Sr. Jiefu Huang procede a declarar:

“En la actualidad, nuestro país realiza entre 10,000 y 11,000 trasplantes de órganos al año, somos el país con el mayor volumen de órganos. La fuente de los órganos para trasplante es en su gran mayoría de los prisioneros sentenciados a muerte”. (Human Harvest, 2010)

En una entrevista para la Televisión Estatal China, el Sr. Mao Qunan, portavoz del Ministerio de Salud de China declaró:

“El impacto que la investigación de la comunidad internacional ejerce, especialmente en el extranjero, va más allá de la cuestión del trasplante de órganos. Es un ataque intencional a China como país y a su gobierno”. (Human Harvest, 2010)

En el mismo documental realizado por el Estado se puede apreciar como el Dr. Lu Guoping, del área de trasplantes de riñón del Hospital Nacional de Guangxi, desmiente la llamada telefónica que atendió y que es utilizada como prueba en la investigación del libro Bloody Harvest.

“Cuando me encontraba de turno, en el mes de mayo del año 2006, recibí la llamada de una señora con acento norteamericano. Tenía alrededor de 50 años de edad, y me dijo que un pariente suyo sufría de uremia aguda. Le sugerí que contactara el Centro de Trasplante de Órganos de la Provincia de Guangzhou. Cuando ella preguntó si allí recibían órganos extraídos a practicantes de Falun Gong le comenté que no estaba involucrado en el proceso quirúrgico y no sabía de la procedencia de los órganos, que no podía dar respuesta a sus preguntas. 

El informe dice que cuando se me preguntó si sabía de dónde sacaban a los practicantes de FG, si de centros de detención o de cárceles, este informe alega que mi respuesta fue que los sacaban de las cárceles, pero esa no fue mi respuesta. Mi respuesta fue que ni el hospital, ni yo, estábamos calificados para realizar este tipo de cirugías. El informe inventó mis respuestas y también agrega preguntas que jamás se me hicieron”. (Human Harvest, 2010)

Puede objetarse la teoría del “Sistema por Demanda de Trasplantes” que comenzó en el año 2010, y que el PCCh utiliza para exponer que la procedencia de la totalidad de los órganos utilizados para los trasplantes -en un periodo de espera no superior a un mes- provienen exclusivamente de los sentenciados a muerte por el régimen, puesto que, según cifras dadas por la misma dictadura, ejecutan cerca de 7,000 y 8,000 presos anualmente y realizan exitosamente entre 10,000 y 11,000 trasplantes de órganos al año. La diferencia entre las ejecuciones realizadas y las operaciones exitosas no tiene fuentes apoyadas por donantes voluntarios.

Un trasplante es cuestión de tiempo, de mucho tiempo, el Sistema de Obtención y Trasplantes de Órganos (OPTN, según sus siglas en inglés), de la Administración de Servicios y Recursos de Salud (HRSA, según sus siglas en Inglés) del Departamento Estadounidense de Salud & Servicios Humanos, muestra en su portal en línea una tabla la cual contempla, entre muchos otros datos, el tiempo de espera para un determinado tipo de órgano, la espera inicial, desde el momento en que se ingresa a la lista, es superior a los 2,500 días, lo cual es refutable con el corto periodo de tiempo de espera que los Hospitales Estatales Chinos anuncian en sus portales en línea -de 2 días a 3 semanas.

“No tienes que ser un experto en la obtención y trasplante de órganos para comprender  que, si puedes obtener un trasplante de hígado o riñón en un periodo de espera de una semana, existe una gran cantidad de personas en fila compatibles con los requerimientos de tejido y sangre. En realidad, no se necesita ser genio para entender que algo no está bien con esa situación”. (David Kilgour, Bloody Harvest, 2010)

“En cualquier parte del mundo la espera por un órgano es de años, sea el órgano que sea,  hígado, riñones, corazón o pulmones. Entonces, cuando agendas con anterioridad un trasplante de corazón, con sólo viajar a China y entrar a cirugía en un plazo de un par de días, están asesinando a alguien por lo que has ordenado, no existe otra manera de explicar este tipo de procedimiento”. (David Matas, Bloody Harvest, 2010)

Además, para que un órgano sea compatible, tanto el donante como el paciente deben dar
positivo en el Test de Cromosomas (sangre y tejido), que se realiza antes de un trasplante para evitar el rechazo del nuevo órgano en el cuerpo del paciente, y es prácticamente imposible que, en caso de que china ejecutara 10,000 prisioneros al año, estos prisioneros fueran 100% compatibles con los 10,000 pacientes. Entonces viene a colación la utilización de los prisioneros de consciencia para suplir el exceso de demanda, y probablemente un gran porcentaje de la demanda en el turismo de órganos.

Como lo explica el Doctor Damon Noto de la Facultad de Medicina Mount Sinai de la Universidad de New York:

“¿Cómo tiene el PCCh la capacidad de surtir este “Sistema por Demanda de Trasplantes” en periodos de tiempo tan cortos? – La única manera en que pueda hacerlo es el tener otra fuente de recursos de donantes vivos, disponibles bajo demanda. Repito, donantes vivos, y es en este punto, es donde en algunos casos, el hecho de realizar un trasplante de órganos, por sí mismo, es un acto de asesinato. Y se debe a varias investigaciones que hemos llegado a creer que son los prisioneros de conciencia, en especial los practicantes de Falun Gong, quienes han sido asesinados por sus órganos, siendo éstos las mayores víctimas de este genocidio. Estos prisioneros conforman en su mayoría las estadísticas de presos de conciencia a lo largo de todo el territorio chino, lo cual va de la mano con la acogida en trasplantes de órganos de China. También, se puede concluir, al analizar las tablas de tiempo de los trasplantes realizados por china, de 9 trasplantes realizados en el año 1998, se pasó a 1,601 trasplantes para el año 1999, ascendiendo de manera paralela con el comienzo de la persecución a los practicantes de Falun Gong”. (Audiencia en el Congreso Americano, 12 de septiembre de 2012).

Unos claros ejemplos de esto son: la Investigación realizada por los autores del libro Cosecha Sangrienta, donde se reúnen varios años de investigación científica- política. Y demás medios donde aún se pueden apreciar los testimonios de víctimas y autores de asesinatos a practicantes de Falun Gong.

La participación de un doctor que seguía órdenes y creía en la Teoría del Sistema de Órganos por Demanda del Sistema de Ejecuciones:

Enver Thoti, antiguo cirujano de Uyghur en la Provincia de Xijiang, China, declaró: “Para el verano del año 1999, creo que era el mes de julio, uno de mis jefes de cirugía me llama y me pregunta: ¿Quieres hacer algo alocado? -Le dije que sí – era joven. Entonces me dio  instrucciones de solicitar el equipo de cirugía, dos asistentes del hospital, un asistente propio, una ambulancia y tener todo listo para el día siguiente a las 9:30 AM. A la hora esperada, nos dirigimos a un lugar llamado Western Mountain Execution Ground, ahí fue cuando escuchamos el disparo. Para mi sorpresa, cuando abrí el cuerpo, la sangre estaba fluyendo, esta persona seguía con vida, el disparo había sido en el pectoral derecho, yo debía extraer su corazón, ya saben, ubicado debajo del pectoral izquierdo”. (Testimonio en el Parlamento Escocés, abril 24 de 2014).

La declaración de una practicante de Falun Gong y afortunada sobreviviente:

“Fui forzada a realizarme varios exámenes de sangre, rayos-x y ultrasonidos para examinar el estado de mis órganos”. Cindy Son, Practicante de Falun Gong y sobreviviente a un Campo de Labor Forzado. (Human Harvest, 2010)

La entrevista a un reconocido médico en materia de obtención y trasplante de órganos a nivel mundial:

Torsten Trey, Médico Especialista, Director Ejecutivo de la Organización Médicos en Contra de la Extracción Ilegal de Órganos, declaró para NTDTV: “Cuando hablé con practicantes de Falun Gong sobrevivientes a la persecución, y supe de la continua toma de muestras de sangre, desde un punto de vista médico, si un paciente no tiene ningún problema de salud, o no solicita un examen médico, el que se realicen exámenes de sangre (10 exámenes en un lapso de dos años), no tiene ningún sentido. Sin embargo, cuando se busca un donante para un órgano, tiene sentido que se realice una continua toma de muestras para darle seguimiento”. (NTDTV, 2010)

La investigación de un periodista, investigador y escritor independiente:

Ethan Gutmann, autor del libro “The Slaughter”, declaró: “El Dr. Ko Wen-Je, Jefe del
Departamento de Traumatología de la Universidad Nacional de Taiwán, viajó en el año 2004 para negociar en un hospital de gran importancia en China la adquisición de órganos, al día siguiente le llamaron para decirle que le aseguraban que la totalidad de los órganos que sus pacientes requerían serían extraídos de practicantes de Falun Gong. Le dijeron: estas personas, son las mejores, estas personas son jóvenes, son saludables, no beben, no fuman y practican un qigong muy avanzado”. (Human Harvest, 2010).

Lo que hace la dictadura china no es algo nuevo, con anterioridad ya se había hecho uso del desprestigio, o la táctica de satanizar algo para obtener un resultado favorable, sucedió con la Alemania Nazi en contra del a comunidad judía, y en Ruanda en contra de la comunidad tootsie. Jiang Zemin, vio el surgimiento de un grupo independiente y se sintió amenazado. La dictadura china funciona con propagandas falsas y una red de mentiras, y que la población comience a creer en la Verdad, fue visto como la pérdida del control del pueblo por parte del estado.

Por ley, cuando un prisionero es condenado a muerte por ejecución, sus órganos pueden
utilizarse para trasplantes de órganos sin necesidad de obtener el consentimiento de un familiar.

Entonces, se volvió evidente que la extracción de órganos en China se ha convertido en un
negocio bastante bien remunerado cuando se sabe que los Centros Médicos Chinos
acostumbraban a declarar que la fuente número uno de ingresos era la unidad de trasplantes. En los distintos portales en línea de cada hospital, se encontraban los precios de una córnea (USD $30,000), un riñón (USD $60,000), un corazón (USD $150,000), ahora imagínense el precio que tiene una sola persona.

Por las razones expuestas con anterioridad, se sabe y se prueba que el PCCh utiliza presos de consciencia para suplir una demanda con fines lucrativos.

Falun Gong: por qué el 20 de julio es una fecha importante

Durante 16 años en China, decenas de millones de personas inocentes han sufrido una brutal persecución, que incluye la detención, la tortura, el despido del trabajo, el lavado del cerebro, y la extracción de órganos de los practicantes para venderlos y traficar con ellos. Fue el 20 de julio de 1999, cuando Jiang Zemin, entonces líder del Partido Comunista Chino (PCCh), movilizó a todos los niveles del Estado para erradicar a Falun Gong y eliminar a sus practicantes.

Practicantes de Falun Gong en Washington el 16 de julio de 2015,, pidiendo que Jiang Zemin sea llevado ante la justicia. (Foto: Larry Dye/Epoch Times)

Falun Gong (o Falun Dafa) es una disciplina que enseña los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia, y fue puesta a disposición del público en 1992 en China. De acuerdo con el gobierno había cerca de 100 millones de practicantes en China, incluyendo muchos miembros de alto nivel del PCCh. Jiang Zemin comenzó la persecución contra Falun Gong porque sus enseñanzas tienen relación con la gloriosa cultura antigua china, nada que ver con la ideología marxista profesada por el régimen.

De hecho, Jiang temía perder el poder al ver la gran cantidad de practicantes de Falun Gong, superior a los afiliados al partido comunista, una amenaza para su supervivencia en la escena política. Él decidió erradicar la práctica, de manera autónoma, sin el consenso de los otros miembros del Comité Permanente del Politburó del PCCh, el máximo órgano político en China.

Para Jiang, “ningún medio era excesivo” en el asunto de Falun Gong y “los muertos se cuentan como suicidios”, según algunos funcionarios del PCCh que desertaron. Jiang también estableció la Oficina 610, órgano extralegal del Estado con el objetivo de difamar la reputación de los practicantes, arruinarlos económicamente y destruirlos físicamente.

La brutalidad de la persecución alcanzó su punto máximo con la extracción forzada de órganos. En 2006, el abogado de derechos humanos David Matas y el ex Secretario de Estado canadiense David Kilgour, llevaron a cabo una investigación independiente que demostró que el personal militar y el de salud en las cárceles y hospitales de China extirpan a la fuerza los órganos de los practicantes de Falun Gong todavía vivos con fines de lucro. Según su informe, entre 2000 y 2005 casi 41,500 practicantes murieron a causa de esto, pero la cifra real podría ser mucho mayor.

Resistencia Pacífica

Dieciséis años después del inicio de la persecución, los practicantes de Falun Gong fuera de China siguen exponiendo la verdad sobre la brutal persecución. Vigilias con velas, actividades públicas, manifestaciones pacíficas frente a las embajadas y consulados chinos, eventos con el apoyo de políticos, son las actividades más comunes para sensibilizar a la gente. Incluso en China, a pesar de la férrea represión, los practicantes se las ingenian para exponer pancartas y se han manifestado en público, y hablan con las personas para despertarlas.

Cada vez son más los ciudadanos chinos y también de otras partes del mundo, que denuncian a Jiang por crímenes de lesa humanidad y genocidio, y más de 210 millones de chinos han renunciado al PCCh y a sus organizaciones afiliadas.

El sitio web Minghui.org ofrece información de primera mano sobre Falun Gong, ahí se informó que a finales de mayo se habían presentado 232 denuncias contra Jiang Zemin, hasta el 11 de junio eran casi 4,000, a mediados de julio llegaron a más de 35,000. Ya que los tribunales chinos deben aceptar denuncias por escrito sin poderlas rechazar, como era el caso antes, maestros, ingenieros, pilotos, militares, están denunciando a Jiang. La humanidad está despertando.

“Es como demandar a Hitler”, abogados y académicos chinos dicen sobre la denuncia contra el ex líder del Partido Comunista, Jiang Zemin

Larry Ong – Epoch Times

En los últimos meses, se han presentado una serie de denuncias penales contra el ex líder chino Jiang Zemin quien ordenó la persecución a Falun Gong desde 1999. La mayoría de los denunciantes son practicantes de esta disciplina espiritual, algunos fueron detenidos por las autoridades, otros no. A medida que el clima político que rodea a la persecución a Falun Gong sigue cambiando a China, abogados y académicos comienzan a estudiar el caso.

Policías en la puerta del Tribunal Intermedio de Kunming, provincia de Yunnan, 12 de septiembre 2014. (Foto: STR/ AFP/ Getty Images)

Zhong Weiguang es un investigador chino que se encuentra en Alemania, comparó el proceso contra Jiang Zemin con “el de Hitler por crímenes de lesa humanidad después de la Segunda Guerra Mundial”. Dijo que este proceso es inevitable históricamente.

Guo Lianhui, fundador del despacho de abogados chinos Jiangxi Mingli, dijo en una entrevista que esos intentos legales eran “algo bueno”, porque, según Guo, Jiang Zemin “causó mucho daño en China y al pueblo chino, pues él inició la brutal persecución a los practicantes de Falun Gong.”

“Los que hacen maldades deben recibir su retribución”, añadió.

Zhang Zanning, profesor de derecho de la Universidad del Sudeste de la ciudad de Nanjing, provincia de Jiangsu, instó a los tribunales chinos a aceptar denuncias y acusaciones contra Jiang Zemin, en virtud del “estado de derecho”, promovido por el régimen últimamente.

“Creo que denunciar a Jiang Zemin es adecuado desde el punto de vista de la ley y la justicia”, dijo. “Mis colegas y yo tenemos la certeza de que demandar a Jiang Zemin es un signo alentador. Demuestra que la conciencia jurídica del pueblo chino está mejorando.”

Los practicantes de Falun Gong, meditación tradicional china que incorpora enseñanzas morales, han presentado al menos 70 denuncias penales contra Jiang Zemin por delitos de lesa humanidad del 28 al 30 de mayo de 2015, en China, de acuerdo con Minghui, sitio web de Falun Gong que informa regularmente de la persecución en China.

Jiang Zemin es demandado porque él inició la persecución de la práctica en 1999, y utilizó todo el aparato del partido y del Estado en la implementación de esta campaña. Una cantidad desconocida de practicantes de Falun Gong, probablemente más de 100,000, según las estadísticas y estimaciones de los investigadores, fueron torturados a muerte en custodia o víctimas de la extirpación forzada de órganos. La cantidad de muertes es imposible de evaluar en la actualidad, porque el partido comunista trata de mantener control total de esta información en China.