Archivo de etiquetas| medio ambiente

Los mexicanos se baten contra molinos de viento

México es barrido por fuertes vientos en la casi totalidad de su territorio, pero es en el estado de Oaxaca donde las condiciones son óptimas para los molinos de viento. En ese estado se concentra la mayoría de los molinos del país.

16201704-quand-des-mexicains-se-battent-contre-des-moulins-a-vent

Energía eólica en La Ventosa, en el estado de Oaxaca, el 27 de julio 2017. (Foto: AFP/ Patricia Castellanos)

Según la asociación mundial WWEA, México es el segundo país de América Latina en energía eólica, después de Brasil.

Pero podría perder su avance si la revuelta de los habitantes, que exigen una revisión de contrato, evita que los molinos de viento funcionen.

Desde hace años, denuncian a los grupos de energía por las diferencias en los pagos, entre las que se encuentra la española Iberdrola.

En el pueblo de La Ventosa, llamado así por los vientos que lo atraviesan, el viento es tan fuerte que ningún cultivo se da.

Los campesinos de la zona alquilaron sus tierras a una de las empresas eólicas, hay una docena en total, que llegó a México desde 1994. Al principio, percibieron 500 dólares al mes, pero después de luchar en contra de la empresa, recibieron una renta mensual de 2,800 dólares por molinos que giran las 24 horas todo el año, en sus terrenos.

Los molinos son tan altos que llegan a 60 metros, y se han multiplicado en el paisaje mexicano.

Por la ruta de La Ventosa, se ven centenares, en esta zona rural cercana a la costa del Pacífico.

A principios de agosto, los habitantes de la ciudad Unión Hidalgo presentaron un recurso legal para cancelar la licencia concedida a Electricité de France (EDF).

El grupo francés quiere instalar un centenar de molinos, pero la población local afirma que no respetaron la obligación de consultar primero a la comunidad zapoteca.

La ciudad alberga decenas de molinos, ejemplo del boom que se registró en el pobre estado de Oaxaca donde, desde 2009, la capacidad de energía eólica aumentó en más de un 50% al año, según el gobierno.

El estado cuenta con 23 parques eólicos, alrededor de 2,000 aerogeneradores  y una capacidad de 2,347 megawatts, capaz de cubrir la mitad del consumo de la capital México.

Los animales no quieren un muro en la frontera de México-Estados Unidos

En sus biósferas protegidas, jaguares, muflones y antílopes pasan la frontera, deambulan libremente entre México y Estados Unidos, sin embargo, la construcción de un muro podría significar la extinción de estas especies en peligro.

image21

Foto proporcionada por la Reserva de la Biósfera del Pinacate y desierto de Altaír de un antílope de Sonora, cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

En ambos lados de la frontera, se establecieron áreas protegidas, en el norte de Arizona, está el refugio para la vida silvestre Cabeza Prieta. Al sur, en el estado de Sonora, está la Reserva de la Biósfera del Pinacate y el desierto de Altaír, clasificado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.

Dos santuarios que cubren 90 kilómetros de los más de 3,000 que forman la frontera: una sección que, a diferencia de otros, no está delimitado por una barrera metálica, para deleite de ciervos, ocelotes, coyotes o lobos que pasan constantemente de un país a otro.

Simplemente la construcción del muro ocasionaría muchos problemas, el muro que tanto promueve el presidente Donald Trump para impedir el paso de ilegales y traficantes de droga, sería devastador para la fauna y flora de la región, advierten los expertos.

En esta zona la temperatura llega a veces a 55°C, las lluvias son cada vez más escasas, obligando a los animales a recorrer distancias cada vez más largas en busca de agua, alimentos y refugio.

Los primeros en sufrir serían los grandes mamíferos endémicos que ya están en peligro de extinción, como el antílope Sonora de pelaje color miel, y el muflón con grandes cuernos en espiral.

El muro cortaría el flujo migratorio de algunas especies, lo que agotaría gradualmente la diversidad genética de la fauna local.

Si la población se divide en dos, se tendría cruzas entre la misma familia, lo que preocupa a los expertos.

Todo el ecosistema de la región se rompería si los movimientos de estos mamíferos se limitan por un muro.

Muchos animales rompen con sus garras la costra que se forma en la superficie del desierto después de años sin lluvia, lo que permite que el agua atraviese el subsuelo. Los herbívoros permiten dispersar muchas semillas, asegurando la perpetuidad de la fauna local. Lo que no sucedería debido al muro.

El muro, también tendría impacto en el curso del río de la frontera, se bloquearía su paso entre los dos países, afectando a la fauna y provocando inundaciones.

Los hombres también sufrirían por todas las alteraciones en el ecosistema, la calidad y cantidad de agua disponible se modificaría, así como el microclima, las partículas suspendidas en el aire y la productividad del suelo.

Varias ONGs mexicanas y estadounidenses preparan ya una ofensiva contra el proyecto de Trump.

Clima: la ONU advierte de fenómenos extremos en 2017

Por Lucía Aragón

Las condiciones meteorológicas y climáticas extremas continuarán en 2017, advierte Naciones Unidas, después de un año 2016, donde la temperatura media alcanzó un récord, el hielo se ha reducido mucho, el nivel del mar sigue aumentando y los océanos se calientan.

deshielo-en-el-c381rtico

Un oso polar entre bloques de hielo en el Ártico. (Foto: AFP)

La Organización Meteorológica Mundial (OMM), la agencia especializada de la ONU, publicó su informe anual sobre el estado del clima para el Día Meteorológico Mundial, que tuvo lugar el 23 de marzo.

“El informe confirma que 2016 fue el año más cálido jamás registrado: el aumento de temperatura en relación a la época preindustrial alcanzó 1.1°C, o sea 0.06°C más que el récord anterior establecido en 2015”, dijo el Secretario general de la OMM, Petteri Taalas, en un comunicado.

Según la OMM, los “fenómenos extremos” seguirán “siendo relevantes en el año 2017”, pero la situación es peor “los estudios publicados recientemente (…) sugieren que el calentamiento de los océanos podría ser aún más pronunciado de lo que se pensaba.”

Los datos preliminares que tiene la ONU han demostrado que el ritmo de crecimiento de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono (CO2) no ha bajado.

“A pesar de que el poderoso Niño se disipó en 2016, asistimos ahora a otros cambios en el mundo que apenas podemos aclarar: aquí tocamos los límites de nuestro conocimiento científico sobre el clima, y ahora avanzamos en territorio desconocido”, dijo el director del Programa Mundial de Investigación sobre el clima, David Carlson.

El fenómeno de El Niño, que se produce cada 4 o 5 años con una intensidad variable, que resulta en un aumento de temperatura del Océano Pacífico, causa sequías y precipitaciones superiores a la normal. El fenómeno alcanza su máxima intensidad al final del año, de ahí su nombre de El Niño, el niño Jesús.

Por lo menos tres veces en este invierno, el Ártico experimentó el equivalente a una ola de calor polar, según la OMM que señala, que incluso en lo más frío del invierno ártico, hubo días que estuvo cerca del descongelamiento.

De acuerdo con las conclusiones de los investigadores, los cambios observados en el Ártico y la fusión de los témpanos conllevan, a mayor escala, una modificación de la circulación oceánica y atmosférica, lo que repercute en las condiciones meteorológicas de otras regiones del mundo.

Así, regiones como Canadá y gran parte de Estados Unidos se han beneficiado de un clima excepcionalmente templado, mientras que otros, la Península Arábiga y el norte de África por ejemplo, a principios de 2017 registraron temperaturas anormalmente bajas.

En 2016, las temperaturas de la superficie del mar fueron las más altas jamás observadas. Además, el aumento del nivel del mar continúa, y la extensión del hielo del Ártico está muy por debajo de lo normal la mayor parte del año.

“Las concentraciones de CO2 en la atmósfera siguen batiendo récords, lo que demuestra más claramente la influencia de las actividades humanas en el clima”, dice con preocupación el Sr. Taalas.

Pakistán: Karachi desbordada por la basura

Tres niños murieron en Karachi, la capital económica de Pakistán, cuando el fuego comenzó en una montaña de basura cerca de su apartamento, víctimas de la mala administración de residuos que hace de Karachi un basurero a cielo abierto.

imagen-12847291-2

Un niño busca en la basura material de reciclaje en Karachi, Pakkistán. (Foto: Shahzaib Akber/ EFE)

Los vecinos salvaron a los padres, Mohammad Umayr, comerciante en telas de 31 años, y su esposa Shameen, pero sus niños pequeños no fueron rescatados a tiempo, dos de ellos murieron antes de llegar al hospital. El tercero, murió cuando los médicos trataron de reanimarlo.

El fuego comenzó en una pila de basura que cubría la estrecha calle, frente a su edificio de cinco pisos, y se propagó hasta el primer piso donde vivía la familia Umayr.

La policía no pudo determinar qué provocó el fuego, pero la única habitación del apartamento se llenó rápidamente de asfixiante humo.

El trágico caso, no es aislado, accidentes así tienen lugar aquí y allá debido a la basura.

En la actualidad, los organismos municipales sólo pueden procesar el 60% de los residuos. Los dos vertederos que existen en las afueras de la ciudad se encuentran muy lejos, accesibles por carreteras congestionadas, y de todos modos están hasta el tope.

Karachi, una metrópolis portuaria del Mar Arábigo, es la ciudad más grande de Pakistán, su población ha crecido a unos 20-25 millones de personas (no hay una cifra concreta reciente), y barrios enormes se extienden en sus laderas sin orden ni concierto.

El crecimiento se ha visto impulsado por las sucesivas oleadas de inmigrantes, incluidos los refugiados que huyeron de la guerra de Afganistán y desplazados de las zonas tribales de Pakistán.

Karachi produce cerca de 12,000 toneladas de basura al día, según las autoridades de salud.

Las autoridades son capaces de recoger cerca de la mitad, lo que no creen los más escépticos. La otra mitad se apila en las calles, arroyos y caminos, la basura orgánica se descompone con el calor húmedo, el resto se acumula cada vez más alto.

Los habitantes y dirigentes locales recurren a un sistema disque tranquilizador: la quema de basura que contiene grandes cantidades de plástico…lo que libera gases tóxicos.

Entre los dirigentes que culpan a otros y la ingobernabilidad, es difícil considerar soluciones concretas.

La corrupción y la incompetencia, las denuncias de sobornos en los contratos de recolección de basura e incluso en la gasolina usada por los camiones.

El actual alcalde, Waseem Akhtar, elegido en 2016, se queja de que no tiene dinero ni poder.

Su autoridad se ve socavada por el ejecutivo provincial, que trajo empresas chinas para manejar la basura en al menos dos de los cinco distritos de la ciudad.

Mucha gente piensa que esto no es suficiente para enfrentar el problema: la acumulación de basura de millones de habitantes en una ciudad sin reciclaje organizado, sin esfuerzos para limitar el uso del plástico, y sin gente que esté dispuesta a asumir la responsabilidad de la limpieza.

Baja del 2% en la cantidad de oxígeno disuelto en los océanos

Por Lucía Aragón

En los océanos, la cantidad de oxígeno se redujo un 2% desde 1960, una disminución que podría traer graves consecuencias para los ecosistemas marinos, advierte un estudio que apareció el miércoles en la revista Nature.

costa_pacifico

Vista panorámica de una costa del Pacífico. (Foto: GeoEnciclopedia)

El volumen de oxígeno mundial en los océanos “bajó en más del 2% (…) desde 1960, con grandes variaciones entre las diferentes cuencas oceánicas y profundidades”, afirma un equipo de investigadores del Centro Geomar Helmholtz de Investigaciones Oceanográficas de Kiel (Alemania).

Además, el volumen del agua oceánica desprovista de oxígeno se ha cuadruplicado durante el mismo período.

Los modelos predicen “una baja del 1 al 7% de oxígeno disuelto en los océanos hasta el año 2100, causada por una disminución de la solubilidad de oxígeno debido al calentamiento de las aguas y una menor ventilación de las aguas profundas”, escriben Sunke Scmidtko, Lothar Stramma y Martin Visbeckk.

“Tal baja en la cantidad de oxígeno de los océanos podría afectar los ciclos de nutrientes y el hábitat marino, con consecuencias potencialmente nefastas para la pesca y las actividades económicas costeras”, dijeron.

A diferencia de estudios anteriores, que eran de periodos más cortos o áreas más pequeñas, este estudio abarca toda la columna de agua del conjunto de océanos durante cincuenta años (1960 – 2010).

Los investigadores encontraron “una baja significativa de los niveles de oxígeno desde un punto de vista estadístico para todos los océanos, y para cinco de las diez regiones oceánicas estudiadas: Ártico, Atlántico ecuatorial, Atlántico Sur, pacífico Norte y el Océano Austral”, señala Denis Gilbert, del Instituto Maurice – Lamontagne en Mont – Joli (Canadá), en un comentario del estudio que apareció también en Nature.

Para las otras cinco regiones (Atlántico Norte, Pacífico Ecuatorial, Pacífico Sur, Océano Índico Ecuatorial y Océano Indico Sur), sus estimaciones no son estadísticamente significativas, pero son negativas.

El Océano Ártico representa sólo el 1.2% del volumen total de los océanos, pero representa el 7.6% de la baja de oxígeno mundial, según el estudio.

“Esto parece indicar que el Océano Ártico cambia mucho más rápidamente que cualquier otra parte de los océanos, en respuesta al calentamiento provocado por los gases efecto invernadero”, dijo Gilbert.

“Una baja del 2% de oxígeno en los océanos, no parece mucho, pero su impacto en los ecosistemas marinos podría ser grave en las zonas oceánicas donde el nivel de oxigeno ya es bajo (…) porque el umbral crítico para la sobrevivencia podría alcanzar otro nivel”, dijo Denis Gilbert.

“Además, cuando otros factores de estrés asociados al calentamiento global, como el aumento de CO2 y agua más caliente, se agregan a los niveles de oxígeno más bajos, los efectos acumulados en la vida marina pueden ser incluso peores.”

El guepardo corre directo hacia la extinción

El guepardo, el animal terrestre más rápido del mundo, corre rápido hacia la extinción, según un estudio publicado en el revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

guepardo-cheetah-peligro-extincion-africa

Fotografía de un guepardo de la reserva privada de Damien Vergnaud. (Foto: AFP)

Menos de 7,100 guepardos subsisten actualmente en libertad en el mundo, el 99% en África, ocupan menos del 9% de la superficie que tenían hace tiempo.

De acuerdo con cálculos previos, que no se encuentran en el estudio de la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL, por sus siglas en inglés) y la organización de defensa del medio ambiente Wildlife  Conservation Society, la población mundial de guepardos aumentó a cerca de 100,000 a principios del siglo XX.

“El guepardo corre derecho hacia la extinción, y puede desaparecer muy pronto a menos que se tomen medidas urgentes”, dijo la Sociedad Zoológica de Londres, en un comunicado.

En cuanto al guepardo asiático, sólo se registraron 43 individuos en Irán. En Zimbabue, su población se redujo de 1,200 a 170 animales en 16 años, una caída de 85%.

Considerado como uno de los depredadores más pequeños, a pesar de su velocidad máxima de 120 km/h, el guepardo necesita grandes espacios con poca densidad de carnívoros, para no tener que enfrentarse a la competencia con mejores cazadores como leones y leopardos.

Por eso, aproximadamente el 77% de ellos viven fuera de las zonas protegidas, lo que los hace particularmente vulnerables a los cazadores furtivos y a las actividades humanas que amenazan su hábitat.

Los autores esperan que el guepardo pase de la categoría de especie “vulnerable” a la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UCN, por sus siglas en inglés), de especies en peligro de extinción para que los protejan mejor.

¿Habrá futuro? – Editorial de Chris McCahill

La mayor amenaza a la que nos enfrentamos hoy en día no es una organización terrorista, no es el impacto de Brexit, no es la próxima elección presidencial; la mayor amenaza a la que nos enfrentamos es el calentamiento global. Hemos escuchado durante años a través de expertos, investigadores y científicos cómo los efectos serán catastróficos, a su vez, ya estamos viendo algunos de ellos, los casquetes polares se están derritiendo más y más cada año y más recientemente hemos visto los efectos de la decoloración de los corales en la gran barrera de coral -la mayor entidad viviente en el planeta que puede ser vista desde el espacio- se está muriendo y no se recupera como debería.

Polar bear http://barnimages.com/

(Foto: Dominio público)

En el pasado, hemos visto colosales tormentas, olas de calor y un clima realmente destructivo, y todavía no tenemos ningún impulso para tomar acción. Otras “prioridades” siempre parecen tener preferencia sobre la lucha contra el calentamiento global y el cambio climático. Pero de lo que la gente no parece darse cuenta es que todas esas cosas que priorizan ahora no importarán en el futuro, porque probablemente no habrá alguno. Admito ser pesimista sobre la situación, creo que la política será lo que nos condenará a las especies y el planeta. Salvar y proteger el medio ambiente no es considerado importante por la gran mayoría de los políticos porque no es algo relevante para la próxima elección o no llama la atención de los votantes.

Me parece muy triste que de cierta forma nuestros políticos, dirigentes y los ciudadanos del mundo se preocupen más por el dinero en su bolsillo, por los trabajos que pueden conseguir y así sucesivamente, cuando todo hará poca diferencia cuando el planeta no sea habitable a largo plazo, o incluso a corto plazo, cuando podríamos muy bien intentar sobrevivir a la elevación del nivel del mar y al devastador clima. Realmente nuestros pequeños problemas y preocupaciones adquieren perspectiva cuando damos un paso atrás y consideramos el asunto de manera global.

Traducido del inglés al español por: Alix Rovi

Fuente: https://uccexpress.ie/will-there-be-a-future-editorial-from-chris-mccahill/