Archivo de etiquetas| médium

La ciencia lo reconoce. El alma existe y es inmortal

Una entrevista con Julie Beischel, quien dice que el objetivo de sus estudios es cambiar la forma de pensar de la vida después de la muerte

Por: La Gran Época, Estados Unidos

istock_000079137191_large-700x420

(iLexx/iStock)

El centro de investigación de Windbridge en Arizona es un recurso invaluable: no solo estudia y certifica médiums, sino que también publica sus resultados en numerosos artículos científicos. Según Julie Beishel, científica investigadora en farmacología y toxicología, la misión de esta institución, de la que es directora, “es aliviar el sufrimiento de la muerte, el fallecimiento y lo que viene después, llevar a cabo una rigurosa investigación científica”.

La Gran Época la entrevistó para averiguar cómo se realizan las pruebas de Windbridge en médiums, qué sucede cuando dicen que se conectan con el otro lado y cómo eso podría cambiar la forma en que piensan sobre la vida después de la muerte.

Actualmente, ¿qué prueba utiliza su grupo de investigación para examinar a los médiums?

El procedimiento que utilizamos para certificarlos consta de ocho pasos, con revisión por pares. Pero el más importante, el quinto, se realiza solo si el médium es capaz de reportar información precisa sobre las personas que murieron en condiciones controladas.

Esta prueba muy compleja fue diseñada con los mismos principios que utilizamos para todas nuestras investigaciones: optimizar el entorno de investigación y dar el máximo valor a los controles experimentales. Mi analogía favorita, para mejorar la idea, es que no se puede poner una semilla en una mesa y llamarlo un engaño solo porque no creció un árbol. Es necesario proporcionar agua, sol y tierra para que crezcan, de la misma manera, para estudiar el crecimiento de la semilla de una manera natural, no se puede poner sustancias en el suelo o usar una lámpara UV.

En resumen, probamos la sesión en situaciones realistas: los médiums se analizan justo cuando escuchan por teléfono la voz que pertenece a una persona fallecida. Pero también comprobamos sus fuentes de información: un experimentador (en este caso, el abajo firmante) actúa como si fuera el teléfono del médium, y se para junto a la persona sentada que desea conocer información sobre el difunto. Esta segunda persona no puede oír lo que dice el médium cuando comunica su información al investigador. Además, al final de la sesión, la persona sentada evalúa la transcripción de la lectura que recibió del experimentador, sin saber a qué sesión pertenece.

Esto elimina posibles errores de evaluación, lecturas en frío, trampas y señales sospechosas. En la lectura fría, los médiums impostores usan “indicaciones” de la persona sentada enfrente, para proporcionar información aparentemente exacta. Esta técnica también puede incluir noticias tan generales que se pueden aplicar a prácticamente cualquier caso. Se elimina la lectura fría, porque el médium no recibe información antes de la sesión, no hay retroalimentación durante y después de la sesión, y se hacen preguntas específicas sobre el fallecido.

La prueba también comprueba la presencia, intencionada o no, de señales sospechosas de la persona que actúa como teléfono para el médium (en este caso, el que suscribe). Esto se debe a que no sabe quién es la persona que quiere saber la información, ni el difunto, ni las respuestas a las preguntas. Además, verifica posibles errores de valoración, porque el examinador tiene que juzgar múltiples lecturas, sin saber cuál es la suya. En cuanto a las estafas, o cualquier pérdida involuntaria de los sentidos, es probable que se eliminen, porque los cinco participantes en el experimento (el médium, la persona sentada y los tres experimentadores) no conocen toda la información.

Es, por supuesto, un procedimiento que requiere tiempo y recursos. Para certificar a los médiums, formamos nuestro equipo con una beca y, al final, utilizamos encuestas en línea para aprender sobre experiencias, historias y formas de trabajar de los médiums en todo Estados Unidos.

¿Qué se estudia exactamente?

En el centro de investigación de Windbridge, hacemos tres preguntas a los médiums: la primera, si pueden hacer lo que dicen y, si es así, qué los hace únicos, y finalmente, preguntamos cómo pueden ayudar a la sociedad. Contamos con tres programas de investigación que evalúan la precisión y especificidad de la información reportada por los médiums en condiciones de laboratorio. También estudiamos su fisiología, psicología y experiencia, y la lectura médica como tratamiento para el dolor.

¿Qué ha observado en el cerebro del médium cuando dice que ha recibido información paranormal?

La regla general es que todos los médiums son psíquicos, pero no todos los psíquicos son médiums. Aunque cualquier persona puede tener experiencias psíquicas o espirituales, los médiums se comunican regularmente con los fallecidos, mientras que las personas sensibles reciben información de personas vivas, lugares distantes, eventos pasados ​​o futuros (que no han experimentado antes).

Realizamos un estudio con el electroencefalógrafo, y concluimos que cuando el médium se comunica con el difunto, se encuentra en un estado mental diferente al que tiene cuando inventa el contenido, o cuando lo recuerda. Sin embargo, el electroencefalógrafo funciona mientras la psíquica habla, y es susceptible de errores debido al movimiento de los músculos faciales, por lo que no es el mejor método para estudiar su actividad cerebral. Diseñamos un estudio usando técnicas alternativas de imágenes cerebrales para examinar su actividad mental durante la comunicación con los difuntos, así como para obtener información psíquica sobre personas vivas, para comparar. Estas tecnologías son caras y, por lo tanto, necesitaremos fondos.

También estamos estudiando las experiencias de los médiums durante una actividad espiritista y psíquica, dos experiencias que tienen similitudes. Por ejemplo, ambos parecen involucrar más los sentidos (ver con los ojos de la mente, sentir con la mente y el cuerpo). Pero también hay diferencias: las lecturas psíquicas de las personas vivas no parecen implicar el sentido del gusto, mientras que los médiums pueden probar los alimentos favoritos del difunto y compartir esta información con el sujeto.

Recientemente completamos un estudio en el que analizamos las experiencias de más de 120 médiums estadounidenses, los resultados se publicarán en nuestro sitio web.

¿Qué tanto está involucrado el lóbulo frontal?

Buena pregunta. Nadie sabe la respuesta. Se ha realizado muy pocas investigaciones con médiums modernos y aún menos con el cerebro.

¿Qué objetivo tiene su investigación?

En el centro de Windbridge, trabajamos para ayudar a las personas a aliviar el sufrimiento mediante la investigación y la educación. En particular, tratamos de definir fenómenos como el de los médiums y las experiencias de comunicación después de la muerte, experimentadas por personas normales, como los sueños, olores o música sobre los muertos, o incluso la percepción de su presencia. De esta manera, pueden dejar de considerarse locos o delirantes. Las investigaciones nos dicen que el 30 por ciento de las personas tienen experiencias con sus seres queridos que han muerto, mientras que el 80 por ciento tendrá al menos una experiencia en el primer año de la muerte de su ser querido.

También estamos muy interesados en el tratamiento del dolor. La comunidad de la salud ofrece poco cuando ocurre el duelo, pero las experiencias con los médiums parecen tener efectos positivos significativos. Sin embargo, se necesita investigación adicional.

También nos interesa proporcionar evidencia que muestre que la supervivencia del alma después de la muerte física del cuerpo disminuye el miedo a la muerte. Este es un punto importante para las personas que están muriendo, para sus seres queridos y para todos nosotros. Cuando abandona el cuerpo, es solo el cuerpo mismo el que muere, no la conciencia. Con esta noción, la vida se vuelve más fácil.

Con base en su investigación, ¿cómo explica la relación entre la conciencia y el cerebro?

La teoría de que el cerebro crea conciencia se llama materialismo: una forma de pensar confinada a las aulas, los libros y las películas. El materialismo significa que un radio produce el sonido que emite.

La teoría alternativa considera la conciencia como “no local”, un término acuñado por el médico Larry Dossey. Según la teoría de la no localidad, la conciencia no está localizada en el cerebro, no está ligada al espacio y al tiempo, es infinita y simplemente es canalizada por el cerebro que traduce su mensaje. Esta teoría explica los médiums que se comunican con las personas después de la muerte, los niños que recuerdan vidas pasadas, las experiencias cercanas a la muerte o extracorpóreas, el programa de observación remota del ejército, la capacidad de saber quién está llamando por teléfono, la capacidad de soñar con futuros eventos, etc.

Un ejemplo familiar es una madre que sabe que su hijo acaba de tener un accidente automovilístico. ¿Cómo sabe esto su cerebro si está en otro lugar? Gracias a la no-localidad, la conciencia no tiene lugar ni tiempo. Pero esto normalmente no se experimenta en la vida con el trasegar cotidiano.

La conciencia existe separada del cerebro: una es la señal, la otra la antena. Si la antena está dañada, la señal se distorsiona o no llega, pero sigue existiendo. Durante décadas, la ciencia ya ha tenido pruebas de laboratorio de la existencia de “no-localidad”. Pero la gente teme el cambio, y sacudir el paradigma actual es difícil. Diferentes ideas, aunque probadas empíricamente y comparadas con otros estudiosos, a menudo tienen dificultades para recibir atención o financiamiento y ser aceptadas. Pero esta es la situación actual.

¿Qué opina de la vida después de la muerte?

El alma no es una palabra que a los científicos les guste mucho, pero es un concepto similar a la mente, el yo o la conciencia. Las áreas de investigación que creen en la supervivencia de la conciencia después de la muerte (las tres más importantes son el espiritismo, las experiencias al borde de la muerte y los niños que recuerdan vidas pasadas) muestran que la conciencia no es local y continuará existiendo después de la muerte del cuerpo. También parece que, en el estado sin cuerpo, la conciencia continúa aprendiendo, sanando y mejorando.

Artículo en inglés: ‘A research scientist on what happens to the brains of mediums when they talk to the other side

Traducción de Lucía Aragón