Archivo de etiquetas| muerte

Cinco personalidades cuentan sus experiencias al borde de la muerte

Quizás la muerte no es tan aterradora como parece

Por: Jocelyn Neo

La Gran Época, Estados Unidos

jane-i-700x420

Foto tomada cuando Seymour era estudiante de drama y aún usaba su nombre de nacimiento, Joyce Frankenberg. (Foto: Michael Stroud / Daily Express / Hulton Archive / Getty Images)

¿Es la muerte tan aterradora como parece? Quizás no, al menos no a los ojos de estas cinco celebridades que han contado sus experiencias al borde de la muerte.

Cinco personalidades cuentan sus experiencias al borde de la muerte

  1. Elizabeth Taylor
et7-600x849

© Getty Images | AFP / Stringer

Elizabeth Taylor fue una famosa actriz estadounidense que comenzó su carrera en el mundo del cine cuando era niña. Durante varias entrevistas contó cómo durante una intervención quirúrgica en 1962, dejo de respirar durante cinco minutos, viviendo así su experiencia al borde de la muerte (Nde).

En 1992, durante un episodio del programa de Oprah Winfrey, Taylor confirmó que después de vivir esa experiencia de pre-mortem ya no tenía miedo de morir.

et8-600x788

Elizabeth Taylor y su tercer marido Mike Todd (© Getty Images | AFP / Stringer)

Dijo que su alma había abandonado su cuerpo y vio a los médicos tratando de revivirla antes de dirigirse a un túnel para ver a su tercer esposo, Mike Todd, quien murió en un avión en 1958.

Taylor dijo durante una entrevista con CNN que estaba contenta de volver a ver a Todd, que quería quedarse con él, pero que él no podía: “Tienes que luchar para volver. Todavía tienes mucho que hacer. Tienes que luchar”.

Cuando regresó a su cuerpo y se despertó, se dio cuenta de que los médicos ya habían anunciado su muerte.

  1. Jane Seymour
et6-600x751

© Getty Images | Alberto E. Rodriguez

Jane Seymour es una actriz británica, naturalizada en Estados Unidos, famosa por sus papeles en las películas de James Bond; en 1988, a la edad de 36 años, ella también tuvo una experiencia al borde de la muerte.

Seymour estaba en España para rodar una película, cuando de repente tuvo una bronquitis. Desafortunadamente, le colocaron el antibiótico en la vena, en lugar de al músculo, causándole un shock anafiláctico.

“Estaba muerta y renací”, dijo Seymour al periódico Omaha World-Herald. “Vi una luz blanca, luego miré hacia abajo y me vi a mí misma en la cama y a una enfermera que estaba frenéticamente tratando de salvarme y me puso inyecciones mientras miraba toda la escena en silencio”.

Después de esta experiencia de muerte, toda su visión de la vida cambió, y se dio cuenta de que las cosas materiales no son tan importantes en la vida.

“Me dio una idea de lo frágil que es la vida y me hizo apreciar las cosas realmente importantes. No los lujos, como yates, casas o premios, sino el amor que compartes con tu familia y amigos, y el compromiso de crear conciencia del bien, o de ayudar a otros a mejorar sus vidas”.

  1. Sharon Stone
et2-600x852

© Getty Images | Gregg DeGuire

La famosa actriz estadounidense Sharon Stone tuvo una hemorragia cerebral en 2001, y tuvo una experiencia al borde de la muerte durante la cual vio “todo lleno de luz blanca” mientras estaba inconsciente dentro de una máquina de resonancia magnética.

“Empecé a ver y conocer a algunos de mis amigos… gente muy, muy querida para mí. Fue un verdadero viaje que me llevó a lugares dentro y fuera del mundo. Pero todo fue tan rápido… ¡Whoosh! De repente estaba de vuelta. Estaba en mi cuerpo”.

Como muchas otras personas que han tenido experiencias prematuras, Stone ya no le teme a la muerte.

“Como resultado, ya no tengo miedo de morir, y a menudo les digo a otros que morir es algo maravilloso y un regalo. Cuando la muerte llega, como debe ser, es algo glorioso y hermoso. Tuve una increíble sensación de bienestar, y la percepción de que en realidad es algo muy ‘cercano’. La muerte está muy cerca y es muy segura. No es ‘distante’ o aterradora”.

Finalmente, añadió: “Siento que debe haber una razón para que Dios me mantuviera con vida”.

  1. Tracy Morgan
et12-600x777

© Getty Images | Kris Connor

El cómico estadounidense Tracy Morgan resultó gravemente herido en 2014 tras un grave accidente automovilístico que causó la muerte de su amigo James McNair.

Mientras Morgan estaba en coma después del accidente, tuvo una experiencia al borde de la muerte durante la cual vio a su difunto padre, Jimmy Morgan, quien murió en 1987.

“Todo lo que recuerdo es que me dijo: Aún no estoy listo para ti, hijo. Empecé a llorar mucho, probablemente más que en su funeral. Y luego sólo dije: ¡Papá! Era mi mejor amigo en la vida”.

Morgan también dijo que habló con Dios durante su experiencia extracorpórea: “¿Sabes lo que Dios me dijo? Él dijo: Tu cuarto no está listo todavía. Todavía tengo algunas tareas más para ti”.

No hace falta decir que después de esta experiencia se convirtió en otra persona.

“No puedes ser el mismo después de pasar por algo así. No mueres en unas semanas y luego vuelves a ser normal, créeme. Algo se perderá, mientras que tú ganarás algo más, sólo tienes que seguir viviendo tu vida”.

Se encontraba diciendo “Te amo” 200 veces al día a extraños. “¡No tengo que conocerte para amarte! Así es como debemos ser como seres humanos. Deberíamos cuidarnos el uno al otro”.

También añadió que después de su encuentro cercano con la muerte, descubrió la paz.

“Cuando entras en coma durante 10 días y sobrevives, créeme, estás en paz. Estaba en el otro lado, y volví con regalos. Estos chistes que te hago ahora son regalos”.

  1. Carl G. Jung
et4-600x827

© Getty Images | Prensa Central

Carl G. Jung fue un famoso psiquiatra nacido en Suiza. En 1944 tuvo un ataque al corazón después de lesionarse el pie y tuvo una experiencia al borde de la muerte en el hospital, que luego describió en su libro Recuerdos, sueños, pensamientos.

Recuerda haber experimentado “delirios y visiones”, haber subido “al espacio” y haber visto la Tierra, el mar, los continentes: “Podía incluso ver la nieve en la cima de los Himalayas”.

Entonces Jung llegó a un templo, donde, dice, sucedió algo extraño.

“Tenía la sensación de que todo era removido; todo a lo que aspiraba, quería o pensaba, toda la fantasmagoría de la existencia terrenal se había derrumbado, o me había sido arrebatada, en un proceso extremadamente doloroso”.

“Esta experiencia me dio un sentimiento de extrema pobreza, pero al mismo tiempo de gran plenitud. No me quedaba nada que desear o querer”.

Más tarde vio al médico que lo trataba volando hacia él en lo que Jung llama su “forma primordial”, para decirle que tenía que volver a la Tierra; lo que lo enfureció mucho: “Estaba desconcertado, parecía que todo se había hecho en vano. El doloroso proceso de ‘defoliación’ había sido en vano, no podía entrar al templo y llegar a las personas que formaban parte de mi compañía”.

Jung se dio cuenta más tarde de que el médico debía haber muerto en su lugar porque le había revelado su “forma primordial”. Su miedo se hizo realidad: el médico murió el día que el psiquiatra pudo volver a sentarse en la cama por primera vez.

Según una encuesta realizada por Gallup en 1992, y citada por la Near-Death Experience Research Foundation, se estima que 13 millones de estadounidenses han vivido una experiencia al borde de la muerte, y que diariamente hay alrededor de 775 experiencias al borde de la muerte solo en los Estados Unidos.

Artículo original: Hollywood celebrities who had near-death experiences offer insights into afterlife

Traducción: Lucía Aragón

Muere en Chile Margot Honecker, viuda del ex líder de la RDA

Margot Honecker, viuda del ex líder de la República Democrática Alemana (RDA) Erich Honecker, murió este viernes a la edad de 89 años en Santiago, donde se instaló hace más de 20 años.

160506215316_margot_se_reencontr_con_erich_honecker_en_1993_despus_de_qu_624x415_afp_nocredit

Erich Honecker, ex líder de la República Democrática Alemana y su esposa Margot, en Santiago de Chile, 13 de enero de 1993. (Foto: AFP/ Cris Bouroncle)

Según los medios chilenos, su muerte se produjo la mañana del viernes, debido al cáncer.

Comunista incondicional, ministro de Educación de la RDA de 1963 hasta la caída del muro de Berlín en 1989, llevó una vida discreta sus últimos años, rodeada de su familia y amigos, entre ellos refugiados chilenos en Alemania.

Ella llegó a Chile en 1992 con su hija Sonja, tres años después de la caída del muro.

Conocida en la época de a RDA como la “bruja púrpura”, por su cabello y carácter, Margot Honecker, había impuesto doctrina y entrenamiento militar en la enseñanza secundaria.

Durante una de sus últimas intervenciones públicas en octubre de 2009, la mujer más poderosa de Alemania del Este defendió a su marido, quien dirigió la RDA de 1976 a 1989, antes de obligarlo a renunciar tres semanas antes de la caída del muro.

Acusados de violaciones a los derechos humanos y criticados por la represión contra los que intentaban cruzar el muro de Berlín para huir al Oeste, Erich Honecker y su esposa huyeron a Moscú y se refugiaron en la embajada chilena, donde permanecieron hasta julio de 1992.

Después de meses de negociaciones, el gobierno ruso entregó a Erich Honecker a las autoridades alemanas, que lo juzgaron por la muerte de 49 alemanes orientales abatidos al tratar de cruzar el muro.

Entonces, Margot viajó a Chile con su hija Sonja, casada con un chileno.

El Sr. Honecker fue liberado por razones humanitarias en 1993, padecía de un cáncer terminal, el gobierno chileno le permitió ir a Santiago.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), la RDA recibió a muchos chilenos que huían del régimen militar, entre ellos la actual presidente socialista Michelle Bachelet, fue ahí que realizó parte de sus estudios de medicina.

Rusia: la lucha de una madre contra la extracción de órganos sin consentimiento

Al consultar el informe de la autopsia de su hija, atropellada por un auto en Moscú a la edad de 19 años, Yelena Sablina supo que habían removido del cuerpo el corazón, riñones y otros órganos un mes antes.

17ba722c07708c8662a8ed8db49ec6b085eae240

Una fotografía tomada el 2 de abril 2016, muestra a Yelena Sabrina sosteniendo una foto de su hija Alina en su apartamento de Ekaterimburgo en los Urales. (Foto: AFP/ Vladislav Lonshakov)

A raíz de este descubrimiento, realizado en febrero de 2014, esta madre rusa pelea contra la ley que permite a los médicos extirpar órganos sin permiso, sin informar a las familias, abriendo el camino al tráfico de órganos.

Alina, como se llamaba su hija, pasó seis días en coma antes de morir. El último día, sin ninguna explicación los médicos muy ocupados le impidieron entrar a la habitación. Al día siguiente, le llamaron de una funeraria informándole la macabra noticia.

El hospital moscovita que trató a la jovencita aseguró en 2014 a los medios de comunicación rusos que actuaron de acuerdo a la ley.

La Sra. Sablina, decidió llegar hasta la Corte Constitucional de Rusia para desafiar la ley en vigor desde 1992, que autoriza la extracción de órganos sin consentimiento. Sin éxito, su denuncia se desestimó en febrero.

Leyes similares se aplican en varios países europeos, entre ellos Francia, España y Austria: el paciente es donador de órganos por omisión, él o su familia deben hacer saber si se oponen a la donación, de lo contrario, se considera como consentimiento.

En otros países como Estados Unidos, los pacientes deben dar su consentimiento explícito para permitir la extracción.

En Rusia, algunos se preocupan por la falta de transparencia que permite a los médicos sin escrúpulos abusar del sistema.

A pesar de una ley muy permisiva, se realizan menos trasplantes en Rusia que en los países occidentales; sólo cerca de 1,500 en 2015 frente, por ejemplo, en Francia con más de 5,700.

Elena Sablina escribió al procurador general, al representante de Derechos Humanos y al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa, Kirill. Pero nadie quiso involucrarse porque el tema es delicado.

Algunos parlamentarios pidieron la adopción de un sistema basado en el consentimiento pero rechazaron los proyectos.

La iglesia ortodoxa, que mantiene estrechos vínculos con el poder, ha criticado el sistema. En respuesta a la carta de la Sra. Sablina, el Patriarca de Moscú la calificó de “inaceptable violación de la libertad humana”.

Yelena reconoce: nada me traerá de vuelta a mi hija. Pero ella asegura que evitará que otros se encuentran en la misma situación.

La gente se transforma en trozos de carne, lo que es lamentable. El Estado se atribuye derechos ilimitados para dirigir nuestras vidas incluso nuestros órganos, lo cual es inaceptable.