Archivo de etiquetas| OTAN

Eje franco-alemán hacia el aislamiento

Por: Príncipe Michael de Liechtenstein

Geopolitical Intelligence Services

c43a652e2d3984c52de8285841f5d30f-700x447

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron llegan a una ceremonia en la Cancillería de Berlín, Alemania, el 15 de mayo de 2017. (Foto: REUTERS / Hannibal Hanschke)

Angela Merkel y Emmanuel Macron han adoptado una política en virtud de la cual sus naciones deben tomar la iniciativa en Europa. Sin embargo, a pesar de que los dos gobernantes son política y filosóficamente cercanos, sus países se proponen seguir caminos diferentes.

Un punto en común entre los dos líderes es la postura crítica hacia la administración Trump. A ninguno de los dos les gusta el “proteccionismo” de Washington y su preferencia por las relaciones bilaterales sobre el multilateralismo. Sin embargo, no hablan del hecho de que la Unión Europea es más proteccionista que los Estados Unidos del presidente Trump. No olvidemos que el proyecto de la Asociación Trasatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) ya estaba condenada al fracaso mucho antes de las elecciones estadounidenses de 2016, principalmente debido a la oposición europea.

Merkel y Macron coinciden en la necesidad de reformar la UE, para hacerla más centralizada y “armoniosa”. Esa es también la política del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. Pero, al mismo tiempo, los “grandes” de la UE acusan a los gobiernos democráticos de la Unión de antiliberales y autoritarios, especialmente los de Europa Central.

Dejan entrever, entre líneas, que los ciudadanos de estos países eligen gobernantes que no gustan a Merkel, Macron y Juncker, porque no están preparados para la democracia: una posición que algunos importantes medios de comunicación europeos también suelen relacionar con respecto a los Estados Unidos. Los dos líderes también son muy críticos con Rusia, y están pidiendo fuertes sanciones contra este país.

Falta de coherencia

Sin embargo, las necesidades económicas no están necesariamente a favor del eje entre la canciller Merkel y el Presidente Macron, ni de su filosofía política. De hecho, recientemente, Merkel se ha distanciado de la línea común, debido a la situación económica y política alemana. En general, a Alemania le preocupa que una unión centralizada con un único Ministerio de Economía y Finanzas de lugar a un sistema de transferencias continuas de fondos de los países ricos a los pobres y provocar un elevado déficit. Los alemanes no aprueban este sistema, mientras que Francia está a favor.

Alemania y Francia justifican algunas de sus críticas a Rusia y Estados Unidos, llamándose “democracias liberales”. Sin embargo, el sistema tiene muy poco en común con el liberalismo clásico, y contradice la tesis política con las fuerzas económicas reales de la Unión Europea, alejándose de Estados Unidos, el mayor aliado comercial y militar.

Timothy Less, ex diplomático y consultor británico, lo explicó claramente en su ensayo The Dawn of Post-liberalism: “El liberalismo [clásico] cree que el libre mercado y la competencia son los mejores medios para promover el crecimiento. Trata de minimizar el papel del Estado, que existe sobre todo para hacer cumplir las reglas del mercado. Apoya la libre circulación de bienes, capital y mano de obra a través de las fronteras internacionales”. Continúa diciendo que el liberalismo contemporáneo, en particular el de la Unión Europea, “representa una mezcolanza de racionalismo, cosmopolitismo, socialdemocracia, marxismo y autoritarismo burocrático”.

Lo que se observa es la transformación de una democracia descentralizada en una burocracia centralizada. La centralización creó la base para el Brexit. Atacar a Europa Central de “inmadura” y “no liberal” la aleja más de la Unión Europea. Por un lado, la política alemana favorece severas sanciones contra Rusia, pero por otro, descuida la inversión en defensa, y las sanciones, combinadas con una disuasión insuficiente, no funcionan.

Merkel y Macron son muy críticos con Estados Unidos, a pesar de ser totalmente dependientes de la protección de la OTAN. Critican a Rusia, pero son cada vez más dependientes del gas ruso.

Sin duda, Alemania y Francia son un componente esencial e indispensable para una Europa fuerte y competitiva. Sin embargo, en la actualidad, este eje está haciendo todo lo posible por perjudicar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. Esto también debilita la cohesión de todo el bloque, debido a la excesiva centralización y a la arrogancia moral de los burócratas que se autodenominan “liberales”.

El príncipe Michael de Liechtenstein es presidente ejecutivo de la empresa Industrie & Finanzkontor, fundador y presidente de Geopolitical Intelligence Services. Este artículo se publicó originalmente en GIS Reports Online.

El punto de vista expresado en este artículo es el del autor y no necesariamente refleja el de La Gran Época.

Artículo en inglés: The German–French Axis Heading Toward Isolation

Traducción de Lucía Aragón