Archivo de etiquetas| ozono

Paneles vegetales en lugar de árboles en la ciudad

Filtra tanto aire como 275 árboles, una buena idea para descontaminar ciudades

Por: La Gran Época, México

Capura

Captura de pantalla: glasgowcitycouncil en Youtube

Una empresa alemana ha desarrollado un panel que puede reducir la contaminación del aire en las ciudades. La estructura, a la que se ha dado el nombre de City Tree, consta de una pared de tres metros de ancho y cuatro de alto, y dos bancos para sentarse. La característica principal, y el valor, es la composición del panel, dada por diferentes especies de plantas que filtran el aire, con la capacidad de un bosque de 275 árboles, ocupando el uno por ciento del espacio.

El complejo tiene el potencial de filtrar 240 toneladas de aire al año, y sin duda ayudará a las ciudades sin espacios verdes. El proyecto ya ha sido adoptado por una veintena de ciudades de todo el mundo, y su popularidad aumenta constantemente.

lucha

Luchando contra la contaminación. (Foto: Andreea Mares/ #citytree#scotishsummer)

La operación es muy simple, y se basa completamente en la capacidad natural de las plantas para filtrar el aire circundante. La parte verde está compuesta por diferentes tipos de musgos y plantas que absorben el polvo, el dióxido de nitrógeno y el ozono presentes en el medio ambiente.

Además, gracias a los paneles solares integrados en la estructura, el City Tree proporciona información en tiempo real sobre el nivel de contaminación, la temperatura o la calidad del aire.

La calidad del aire se ha convertido en una prioridad para las autoridades municipales [en Francia]. Un ejemplo, es el caso de una metrópoli como París, donde los administradores actuales pretenden eliminar los vehículos que liberan polvo fino a la atmósfera. Sin embargo, será necesaria una acción global en una serie de ámbitos: por ejemplo, es bien sabido que un buque mercante de tamaño medio contamina como 50 millones de coches.

China exporta su contaminación por ozono a EE.UU.

Las medidas adoptadas en los Estados Unidos para mejorar la calidad del aire en la costa oeste del país ven sus efectos limitados por el aire contaminado de China, según un estudio publicado el lunes.

Un tercio de los gases de efecto invernadero son de manufactureras (Foto: REUTERS)

Entre 2005 y 2010, los Estados Unidos lograron reducir en un 20%, en la costa oeste, las emisiones de óxido de nitrógeno, debidas sobre todo al transporte por carretera. Estas substancias contribuyen a la formación de ozono, un contaminante mayor que causa problemas respiratorios y reduce la capacidad de las plantas de realizar la fotosíntesis.

Aun así, “curiosamente, esta baja poco mejoró la calidad del aire local, especialmente con respecto a la capa de ozono”, señala Willen Verstraeten, investigador de la Universidad Wageningen de Holanda y del Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos, quien dirigió el estudio publicado en la revista británica Nature Geoscience.

Según los investigadores, mientras ellos bajaban en EE.UU. las emisiones de óxido de nitrógeno, éstas aumentaban en China debido al fuerte crecimiento económico. Dio lugar a un aumento aproximadamente del 7% en la concentración de ozono del país entre 2005 y 2010, en la troposfera, es decir, la zona más baja de la atmósfera.

“Los vientos predominantes del oeste empujaron la contaminación”, directamente a través del Pacífico a los EE.UU., los investigadores llegaron a esta conclusión mediante la combinación de observaciones de satélite y modelos informáticos sobre el movimiento de las moléculas en la parte inferior de la atmósfera.

Según el Sr. Verstraeten, ya se conocía la presencia de aire contaminado proveniente de China en la costa oeste de EE.UU., pero nadie había demostrado que su cantidad era “tan enorme que anuló parcialmente las medidas de reducción adoptadas por el gobierno de Estados Unidos.”

Para los autores, el estudio muestra que la mejora de la calidad del aire requiere medidas locales y a nivel mundial. “Nuestro ambiente es mundial más que local”, dijo el Sr. Verstraeten.

“China no es el único exportador de contaminación del aire”, también se ve “afectada por la contaminación de otros lugares”, agregó.

Nuevos gases destruyen el ozono que se encuentra en la atmósfera

Cuatro nuevos gases fluorados, prohibidos desde 2010, que destruyen la capa de ozono, se encontraron en la atmósfera donde se han acumulado desde los años 60, de acuerdo a un estudio publicado el domingo.

Capa de ozono (Wikipedia)

Las sustancias cavan los famosos “agujeros” en la capa de ozono encima de los polos, parte de la atmósfera entre 20 y 50 Km de altitud, que absorbe la mayor parte de los rayos ultravioleta.

Los científicos especialistas en medio ambiente, publicaron el estudio en la revista Nature Geoscience. Analizaron muestras de aire no contaminado recogidas en Tasmania entre 1978 y 2012, y en núcleos de nieve de Groenlandia.

“La identificación de estos cuatro nuevos gases es muy preocupante, ya que contribuirán en la destrucción de la capa de ozono”, dicen los investigadores.

Su origen no se ha identificado, pero se discuten algunas hipótesis: los productos químicos usados en la fabricación de insecticidas y solventes para limpiar componentes electrónicos.

Las diferencias de concentración indican que se emitieron principalmente en el hemisferio norte.

Tres son gases clorofluorocarbonos o CFC, usados en refrigeración y aerosoles, cuya producción es ahora casi nula, gracias a un acuerdo internacional firmado en 1985 en Montreal.

El cuarto pertenece a la familia de los hidroclorofluorocarbonos o HCFC, que también se usa en los refrigeradores, aerosoles, o aire acondicionado, y su eliminación progresiva está en proceso.

Más de 74, 000 toneladas de estos nuevos gases se han acumulado en la atmósfera hasta 2012. Sin embargo, es una cantidad muy limitada en comparación con las emisiones de CFC, que se elevan a varios millones de toneladas en los años 80.

Dos de estos gases, un CFC y un HFCF, se siguen acumulando en la atmósfera, según el estudio.

Hasta ahora, siete tipos de CFC y seis de HCFC eran conocidos por sus efectos destructivos en el ozono.

La capa de ozono dejó de extenderse a finales de los años 90 y hay algunos signos de recuperación, dice uno de los autores del estudio, Johannes Laube de la Escuela de Ciencias Ambientales de la Universidad de East Anglia.

Contaminación del aire aumenta el riesgo de cáncer del pulmón y del corazón

La exposición por mucho tiempo a las partículas aumenta el riesgo de cáncer del pulmón, incluso a niveles inferiores a los autorizados por la Unión Europea, según un estudio publicado en la revista The Lancet.

Smog en Shanghái (Wikipedia)

A corto plazo, un aumento de la contaminación aumenta el riesgo de ser hospitalizado o de morir de insuficiencia cardíaca, según otro estudio publicado en la misma revista.

Las partículas se distinguen por su tamaño. Las llamadas “respirables” que tienen un diámetro aerodinámico con una media de menos de 10 micras (partículas en suspensión PM10), su tamaño es lo suficientemente pequeño para entrar en los pulmones. Las actividades humanas generan esta clase de partículas como la calefacción domestica, el tráfico por automóviles, la agricultura y la industria.

En la revisión de 17 estudios europeos que agruparon a 313,000 personas, un equipo de investigadores dirigidos por Ole Raaschou-Nielsen demostró que un aumento en la contaminación con partículas finas (PM 2.5) de 5 microgramos por metro cúbico aumentaba el riesgo de cáncer pulmonar 18%, mientras que un aumento en las partículas (PM10) de 10 microgramos por m3 aumentaba el riesgo un 22%.

Los límites establecidos por la Unión Europea para la calidad del aire son de 400 microgramos por m3 para los PM10 y de 25 microgramos por m3 para los PM2.5.

La OMS recomienda por su parte limitar la exposición a 20 microgramos por m3 de PM10 y 10 microgramos por m3 de PM2.5.

Sin embargo, los investigadores señalan en su estudio,  que el riesgo de cáncer de pulmón subsiste incluso a concentraciones inferiores a las normas europeas y que aumenta en función del nivel alcanzado.

Añaden que no encontraron “ningún límite debajo del cual no existe ningún riesgo.”

En el otro estudio publicado en The Lancet, los investigadores de la Universidad de Edimburgo en Escocia revisaron 35 estudios para evaluar el impacto de las partículas, pero también otros cuatro contaminantes: monóxido de carbono, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y el ozono.

Ellos encontraron que incluso una breve exposición a estos contaminantes, que se producen luego de una alerta de smog, aumenta el riesgo de hospitalización o muerte por insuficiencia cardíaca del orden de 2 al 3%, excepto en el caso del ozono.