Archivo de etiquetas| persecución

Desapareció el reconocido abogado chino Gao Zhisheng

gettyimages-108136312-676x450-675x400

Geng He, esposa de Gao Zhisheng, abogado chino de derechos humanos perseguido, habla con la prensa en el Capitolio en Washington, 18 de Enero, 2011 (Tim Sloan / AFP / Getty Images)

Chang Chun, NTD Television

Gao Zhisheng, el reconocido abogado chino de derechos humanos, que el régimen comunista puso bajo arresto domiciliario desde hace tres años, desapareció de repente de su domicilio el 13 de agosto.

El 15 de agosto, nadie sabía dónde pudiera estar.

Geng He, la esposa de Gao que vive en los Estados Unidos, confirmó su desaparición a la cadena de televisión independiente New Tang Dynasty Television (NTDTV).

Geng dijo que había intentado llamar a su marido el 13 de agosto, pero no pudo comunicarse con él. Finalmente, pudo contactar a su hermano mayor, Gao Zhiyi, que le informó que Gao había desaparecido esa mañana.

“El hermano fue a casa de Gao a las 8 de la mañana para desayunar con él. Lo llamó varias veces, pero no salió de su cuarto. El hermano de Gao entró al cuarto pero no estaba. Informó de su desaparición a la policía a las 9 de la mañana. La policía local inició su búsqueda en la montaña cercana”, dijo Geng a NTDTV.

Geng añadió que desde entonces no tiene noticias. Intentó volver a llamar al hermano de Gao, pero ya no pudo contactar con él.

“Estoy muy angustiada desde que me enteré de su desaparición. Vivo en los Estados Unidos desde hace más de ocho años. A pesar de que vivo en un país libre, no me siento cómoda ni libre. Desde hace tres años, Gao fue liberado de prisión y puesto bajo arresto domiciliario, el Partido Comunista Chino (PCCh) no le permite ver a un dentista para tener tratamiento. Ya perdió casi todos sus dientes. Cada vez que veo comida, pienso en sus dientes. No me siento nada bien”, dijo.

Después de varios años de tortura, los dientes de Gao se debilitaron.

gao-collage-2-674x337

Gao Zhisheng en su oficina de Pekín (izq.) el 2 de noviembre de 2005 (Verna Yu / AFP / Getty Images) y en 2017 (foto de militantes difundida en China).

Geng recuerda que la última vez que habló con su marido, fue por el 11 de agosto. Señala que el PCCh no ha dejado de perseguir a su familia en China. Las autoridades chinas confiscaron los papeles de la familia de su hermana y les prohibió salir de su ciudad natal. Geng tiene miedo de llamar por teléfono a su familia, porque podría conducir a su persecución.

La desaparición de Gao se produjo una semana después de dar una entrevista exclusiva a NTDTV.

El 7 de agosto, dijo por teléfono a NTD Television que todos en China han perdido su libertad y viven como en la cárcel.

“En China, 1,300 millones de personas están bajo arresto domiciliario, no solo yo. Desde el punto de vista de la naturaleza humana, los derechos humanos, la humanidad y el mandato del cielo, es una prisión. Mi mayor deseo es cambiar este sistema perverso para que los chinos puedan vivir una vida normal y que China pueda volver a ser una civilización normal”, dijo.

Gao desapareció la víspera del XIX Congreso Nacional del PCCh prevista en otoño, periodo que el partido considera como muy “crítico”.

De las alabanzas a la tortura

En el pasado, el Ministerio de Justicia consideraba a Gao Zhisheng como uno de los diez mejores abogados en China. Cristiano convencido, tuvo problemas con el régimen comunista chino cuando comenzó a apoyar legalmente la causa de los practicantes de Falun Gong, una muy popular disciplina espiritual cruelmente perseguida en China.

Las fuerzas de seguridad chinas intensificaron la vigilancia de Gao después de haber escrito cartas abiertas a los principales dirigentes chinos condenando esta persecución. Lo detuvieron oficialmente en el año 2006.

Pasó los siguientes ocho años en idas y venidas a la prisión, donde sufrió las mismas torturas utilizadas con los practicantes de Falun Gong que él defendió: privación de sueño, golpes, choques eléctricos con bastones, etc.

En 2014, Gao Zhisheng fue liberado y puesto bajo arresto domiciliario en su provincia natal de Shaanxi.

Constantemente acosados, la esposa de Gao y sus dos hijos tuvieron que huir de China en 2009. Actualmente viven en los Estados Unidos.

Versión en inglés: Renowned Human Rights Lawyer Gao Zhisheng Disappeared, Says Wife

Traducido por: Lucía Aragón

Anuncios

Practicantes de Falun Gong se manifiestan para terminar con 18 años de persecución en China

Por Leo Timm, Epoch Times

20170720daibing-2-1-676x450-675x400

Cientos de practicantes de Falun Gong marcharon en un desfile en Washington el 20 de julio de 2017. Piden terminar con la persecución puesta en marcha en China el 20 de julio de 1999. (Larry Dye/ Epoch Times)

El 20 de julio en Washington, más de 1,000 practicantes y simpatizantes de la disciplina espiritual Falun Gong organizaron un desfile para protestar contra los 18 años de sangrienta represión ordenada por el régimen comunista en China. Los participantes en el desfile, la mayoría portando camisetas amarillas con símbolos de Falun Gong, salieron de la colina del Capitolio. Atravesaron el centro de la ciudad para llegar al monumento a Lincoln. También hubo una manifestación en el Capitolio y una vigilia con velas frente al monumento a Washington.

Falun Gong es una tradicional disciplina espiritual china que consiste de ejercicios y meditación. Su fundamento son los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El 20 de julio de 1999, Jiang Zemin, entonces jefe del partido Comunista Chino (PCCh), por temor ante la creciente popularidad de esta práctica y en especial su independencia vis-a-vis del régimen, organizó una campaña de represión a nivel nacional que continúa hasta hoy.

“La persecución del régimen chino no tiene ningún sentido y es extremadamente violenta. Hacemos un llamado a la justicia de manera pacífica. No usamos ningún arma. No tenemos más que buenas intenciones. Sin embargo, enfrentamos a la policía, patrullas, policía armada. La policía armada nos trata como si fuéramos su peor enemigo”, dijo Liu Zhaohe, profesor de filosofía de 64 años que llegó de Pekín en marzo pasado a los Estados Unidos.

img_1395-e1500586470422-580x773

Zhaohe Liu, ex profesor de la filosofía, y su esposa Wang Lurui participan en el desfile en Washington el 20 de julio de 2017. (Irene Luo / Epoch Times)

Su esposa, Wang Lurui, de 60 años, fue arrestada once veces por hacer su meditación en público y pegar carteles de Falun Gong. Los arrestos se repitieron muchas veces en la Plaza de Tiananmen. También la despidieron de su puesto de administrador del hospital de Pekín.

“Desde que llegamos, seguimos manifestándonos contra la persecución sin violencia. Para que todo el mundo sepa que Falun Dafa es bueno y que la verdad, benevolencia, tolerancia son los principios morales universales”, explica Wang.

Millones de practicantes de Falun Gong en China y el extranjero han utilizado siempre diversos medios pacíficos para sensibilizar a la gente y detener la persecución, a veces con muchos riesgos. Según las estimaciones de investigadores en el campo de los derechos humanos, las autoridades chinas han detenido a millones de practicantes y cientos de miles de personas siguen detenidas en campos de trabajos forzados y centros de lavado de cerebro.

Desde 2006, las investigaciones han revelado que una cantidad importante pero sin determinar de practicantes de Falun Gong han sido ejecutados y sus órganos extraídos en hospitales administrados por el Estado y las fuerzas armadas chinas.

Li Jianying, una china de Taiyuan, provincia de Shanxi, tuvo que huir de China en 2015, cuando alguien informó a la policía que practicaba Falun Gong. Hoy en día, vive en Nueva York y habla benevolentemente de la persecución en China a los habitantes locales. Su madre de 79 años, también practicante de Falun Gong, vive aún en China.

“Me gustaría volver a verla, pero no puedo regresar a China”, dijo Li, y precisó: “Si usted regresa le arrestan en el aeropuerto.”

Cada año, los practicantes de Falun Gong en los Estados Unidos y en otros muchos países organizan actos para recordar un año más de persecución.

Durante el desfile en Washington, los practicantes llevaron pancartas pidiendo se detenga la persecución y la extracción forzada de órganos en China. Una banda de practicantes también participó en el desfile.

Muchos transeúntes se sorprendieron al enterarse de tanta violencia en China. A Wilna LaPorte, que trabaja en el Servicio de Defensa pública en Washington, le atrajo la armonía de la música tradicional china.

20217385_2338463079711153_930111079_n-674x899

Wilna LaPorte. (Eva Fu / Epoch Times)

“Lo que pasa en China es increíble”, dijo, emocionada hasta las lágrimas después de saber que la industria china de trasplantes se abastece con los órganos de los practicantes de Falun Gong. “No entiendo por qué la vida humana se tiene que comercializar así”, agregó.

“La gente debe saber que pasa en otros países, no solamente en el nuestro”, dijo Cynthia Simms que trabaja como administrador educativo. “Muy a menudo, no sabemos qué les pasa a otras personas y lo que afrontan todos los días.”

Christina Oz conoció Falun Gong en mayo pasado en un parque en el centro de Nueva York, donde los practicantes hacen sus ejercicios con una música dulce y armoniosa.

“Sentí que regresaba a mi casa después de un largo viaje”, dijo y agregó: “Lo busqué toda la vida.”

large_nyc-vigil-benjamin-chasteen-20170716-5621-674x449-768x512

Christina Oz en una manifestación frente al consulado chino en Nueva York, 16 de julio de 2017. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Christina Oz es de Rumanía, país ex miembro del eje comunista que dirigía la Unión Soviética. Ella conoce muy bien la crueldad de un régimen comunista y sus violaciones de los derechos humanos. “Muchas personas murieron, muchos fueron perseguidos en la época del régimen comunista en Rumanía.”

Liu Zhaohe, ex profesor en Pekín, declaró que las autoridades chinas “persiguen todos los pensamientos y creencias fuera del sistema comunista.”

“No hay libertad de creencia ni de expresión. Es lo más inmoral ejecutado por el régimen chino. No sólo te destruyen físicamente, sino también mentalmente. Te obligan a “transformarte”. Reprimen tus pensamientos de modo que no tienes pensamientos propios”, recalcó.

large_nyc-vigil-benjamin-chasteen-20170716-6016-674x449-768x512

Cientos de practicantes y seguidores de Falun Gong realizaron una manifestación y la meditación con velas frente al consulado chino en Nueva York, 16 de julio de 2017. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Versión en inglés: Falun Gong Marks 18 Years of Persecution in Washington DC Parade

Traducción: Lucía Aragón

Falun Dafa celebra 25 años con gran desfile en Manhattan

Larry Ong, Epoch Times

20170512-falundafaparade-samirabouaou-5727-1-676x450

La Banda de la Tierra Divina marcha en un desfile por la calle 42 durante el Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York el 12 de mayo de 2017. (Samira Bouaou / Epoch Times)

NUEVA YORK – Más de 10,000 practicantes de Falun Dafa de 57 países y regiones se reunieron en Manhattan el 12 de mayo para un gran desfile, que es el evento central de las actividades del Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York.

Falun Dafa, o Falun Gong, es una tradicional disciplina espiritual china que consiste en ejercicios lentos y enseñanzas que tienen como fundamento los principios de verdad, benevolencia y tolerancia.

El Sr. Li Hongzhi, fundador de Falun Dafa, dio su primera conferencia hace 25 años el 13 de mayo en su ciudad natal, Changchun, noreste de China. Hoy en día, decenas de millones de personas la practican en más de 70 países.

Unos 6,500 practicantes de todo el mundo se reunieron en la Plaza Dag Hammarskjöld, cerca de la sede de Naciones Unidas en la madrugada de un viernes soleado para el inicio del gran desfile.

grand-parade-wfdd-benjamin-chasteen-7118-1-674x449

Miles de practicantes de todo el mundo marchan en un desfile por la calle 42 en Nueva York por el Día Mundial de Falun Dafa el 12 de mayo de 2017. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Muchos practicantes llevaban camisetas amarillas o suéteres adornados con las palabras “Falun Dafa es bueno” en chino y en inglés.

Uno de los contingentes se componía en su totalidad de practicantes con trajes folclóricos: coreanas con vestidos hanbok, austriacos y alemanes con sus tradicionales sombreros y pantalones de cuero, chaquetas o trachten, los polacos llevaban kontusz, una prenda elegantemente bordada usada tradicionalmente por la nobleza polaca.

Se llevó a cabo un corto mitin cerca de las 9 en punto, con oradores de las asociaciones de Falun Dafa y de organizaciones no gubernamentales. Anastasia Lin, la actual Miss Mundo de Canadá y un practicante de Falun Dafa, se dirigieron también a los participantes del desfile.

20170512-falundafaparade-samirabouaou-4673-674x449

Un grupo de practicantes de Falun Gong ejecuta la danza del dragón en el desfile del Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York el 12 de mayo de 2017. (Samira Bouaou / Epoch Times)

El desfile comenzó inmediatamente después de la media hora que duro el mitin.

El primer contingente del desfile fue una de las tres bandas Tianguo, seguidas de la danza del dragón con practicantes de Nueva York. Tras ellos, los practicantes que llevaban banderas de colores, carros alegóricos donde los practicantes hacían la demostración de los ejercicios, y los que llevaban traje dorado tocaban melodías tradicionales chinas con tambores de cintura de color rojo.

20170512-falundafaparade-samirabouaou-5167-674x449

Miles de practicantes de Falun Gong marchan en un desfile por la calle 42 en Nueva York por el Día Mundial de Falun Dafa el 12 de mayo de 2017. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

El desfile terminó en el consulado chino en Nueva York, donde desde hace mucho tiempo, los practicantes locales se han manifestado en contra de la persecución a los practicantes de Falun Dafa en China.

20170512-falundafaparade-samirabouaou-5830-674x449

Un grupo de practicantes de Falun Gong ejecuta la danza del león en el desfile del Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York el 12 de mayo de 2017. (Samira Bouaou / Epoch Times)

20170512-falundafaparade-samirabouaou-5648-674x449

Practicantes llevan guirnaldas con las fotos de las personas que murieron en China por sus creencias durante el desfile del Día Mundial de Falun Dafa en Nueva York el 12 de mayo de 2017. (Samira Bouaou / Epoch Times)

Con la contribución de Irene Luo y Leo Timm

Falun Gong conmemora el XVIII aniversario de fatídica manifestación en China

Larry Ong, Epoch Times

b164651-676x450

Practicantes de Falun Gong marchan en un desfile en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017, para conmemorar el XVIII aniversario de la manifestación pacífica del 25 de abril de 10,000 practicantes en Pekín. (Larry Dye / Epoch Times)

FLUSHING, N.Y. – Tarde del 23 de abril, cornos, brillantes banderolas, y las danzas del león y el dragón formaron parte del desfile de una hora en la calle principal de Flushing.

Los peatones se detenían en las atestadas aceras mirando las banderolas. “Falun Dafa es bueno”, lee un transeúnte. “Lleven a Jiang Zemin ante la justicia”, leyó otra persona. Otros sacaron los teléfonos inteligentes para sacar vídeos y fotos de la banda que pasaba, los carros de colores, y alegres señoras tocando los tambores de cintura chinos.

Casi mil practicantes de Falun Gong de Nueva York formaron parte del desfile. Falun Gong, o Falun Dafa, es una tradicional disciplina espiritual china que en la actualidad el régimen chino sigue reprimiendo. El desfile marcó el aniversario de una manifestación pacífica de los practicantes en China, hace casi 18 años.

El 25 de abril de 1999, 10,000 practicantes de Falun Gong se reunieron en Pekín para pedir a las autoridades chinas la restauración del entorno seguro y legal que habían disfrutado durante los siete años anteriores.

Jiang Zemin, entonces líder del Partido Comunista Chino, interpretó la manifestación pacífica como un desafío para el régimen chino. Tres meses más tarde, comenzó una campaña de persecución contra Falun Gong, que es sin duda el problema más grave de derechos humanos en  China actual.

Pero, “Falun Gong no era nada malo para China”, dijo en el desfile el participante Sterling Campbell. “Se trató siempre de iluminación espiritual, que es parte de la cultura china.”

fg-flushing-parade-benjamin-chasteen-4545-20170423-580x387

El músico Sterling Campbell en el desfile de Falun Gong en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017, para conmemorar el XVIII aniversario de la manifestación pacífica del 25 de abril de 10,000 practicantes en Pekín. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Campbell, ex baterista del fallecido David Bowie, encontró por primera vez el bienestar físico después de comenzar a practicar Falun Gong en 1998. Venció al alcoholismo y la drogadicción, sin recaídas en sus 19 años de practicante.

Más tarde Campbell, al igual que muchos practicantes, encontró en las enseñanzas de Falun Gong su principal motivación. Lo que incluye encontrar equilibrio en la vida, mirar al interior de uno mismo en lugar que externamente cuando se enfrentan dificultades, y aplicar al actuar los principios de verdad, benevolencia y tolerancia.

Liu Hong, natural de Datong, provincia de Shanxi, también encontró mejoría en su salud y la elevación espiritual con Falun Gong, que encontró en 1996. Cuando comenzó la persecución el 20 de julio de 1999, Liu sintió que necesitaba explicar a las autoridades centrales de China qué es Falun Gong y como se había beneficiado él y otras personas. En un remolque, fue a Pekín con su madre, e hija de 5 años.

18090464_10156007843716521_1511275298_o-1-740x555

Liu Hong, un practicante de Falun Gong de la provincia de Shandong, que escapó a los Estados Unidos, estuvo en el desfile en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017. (Larry Ong / Epoch Times)

Agentes de seguridad atraparon a Liu antes de llegar a la manifestación. En varios períodos de detención, incluso seis meses en un campo de trabajo forzado en 2006, lo torturaron y maltrataron. En 2014, escapó de China con su familia.

A pesar de saber que enfrentan la posibilidad de graves torturas e incluso perder la vida al ser capturados por la policía china, practicantes como Liu hacen los ejercicios en espacios abiertos y reparten volantes de Falun Gong y la persecución, hablan de su fe a amigos, familiares, jefes en su trabajo, e incluso funcionarios y policías chinos.

“El 25 de abril marca un hito en la historia de la humanidad”, dijo Ge Yunling, quien dirigió una de las dos bandas de tambores de cintura en el desfile de Flushing. “Los practicantes de Falun Dafa querían aclarar la situación con los líderes chinos”, pero el Partido Comunista Chino acusó, al final, a los practicantes de “asediar Zhongnanhai.”

Ge, que escapó a los Estados Unidos hace aproximadamente medio año, señaló que “la propaganda del partido comunista ha cegado a muchas personas. Así que tenemos este evento con el fin de que la gente sepa la verdad y lleguen a la conclusión correcta.”

Algunos observadores están de acuerdo

A Carlos Suarez, administrador médico, lo atrajo el desfile por la música de la banda militar. Suárez dijo no estar de acuerdo con la persecución que ejecuta el régimen chino, y cree que “toda persona tiene el derecho a expresarse, siempre y cuando no afecte a otras personas.”

“Y cuando el gobierno u otros partidos van en contra de ellos, violan los principios de los derechos humanos”, agregó.

En su intervención en el mitin llevado a cabo al final del desfile, el portavoz de Falun Gong, Zhang Erping, dijo: “Todo el mundo ha visto a lo largo de 18 años cómo Falun Gong no usa la violencia para resistir la violencia, habla de la verdad y los hechos en contra de las mentiras, y demuestra de verdad el espíritu de verdad, benevolencia y tolerancia.”

“Todos los practicantes quieren mejorar tranquilamente con una práctica tradicional china.”

fg-flushing-parade-benjamin-chasteen-4978-20170423-740x493

Practicantes de Falun Gong marchan en un desfile en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017, para conmemorar el XVIII aniversario de la manifestación pacífica del 25 de abril de 10,000 practicantes en Pekín. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

fg-flushing-parade-benjamin-chasteen-4672-20170423-674x449

Una vista de los transeúntes de Flushing, Nueva York el 23 de abril de 2017. (Benjamin Chasteen/ Epoch Times)

fg-flushing-parade-benjamin-chasteen-4996-20170423-740x493

Practicantes de Falun Gong marchan en un desfile en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2017, para conmemorar el XVIII aniversario de la manifestación pacífica del 25 de abril de 10,000 practicantes en Pekín. (Benjamin Chasteen / Epoch Times)

Irene Luo contribuyó en este artículo

Artículo original en inglés: http://www.theepochtimes.com/n3/2244821-falun-gong-marks-18th-anniversary-of-fateful-appeal-in-china/

 

“Es como demandar a Hitler”, abogados y académicos chinos dicen sobre la denuncia contra el ex líder del Partido Comunista, Jiang Zemin

Larry Ong – Epoch Times

En los últimos meses, se han presentado una serie de denuncias penales contra el ex líder chino Jiang Zemin quien ordenó la persecución a Falun Gong desde 1999. La mayoría de los denunciantes son practicantes de esta disciplina espiritual, algunos fueron detenidos por las autoridades, otros no. A medida que el clima político que rodea a la persecución a Falun Gong sigue cambiando a China, abogados y académicos comienzan a estudiar el caso.

Policías en la puerta del Tribunal Intermedio de Kunming, provincia de Yunnan, 12 de septiembre 2014. (Foto: STR/ AFP/ Getty Images)

Zhong Weiguang es un investigador chino que se encuentra en Alemania, comparó el proceso contra Jiang Zemin con “el de Hitler por crímenes de lesa humanidad después de la Segunda Guerra Mundial”. Dijo que este proceso es inevitable históricamente.

Guo Lianhui, fundador del despacho de abogados chinos Jiangxi Mingli, dijo en una entrevista que esos intentos legales eran “algo bueno”, porque, según Guo, Jiang Zemin “causó mucho daño en China y al pueblo chino, pues él inició la brutal persecución a los practicantes de Falun Gong.”

“Los que hacen maldades deben recibir su retribución”, añadió.

Zhang Zanning, profesor de derecho de la Universidad del Sudeste de la ciudad de Nanjing, provincia de Jiangsu, instó a los tribunales chinos a aceptar denuncias y acusaciones contra Jiang Zemin, en virtud del “estado de derecho”, promovido por el régimen últimamente.

“Creo que denunciar a Jiang Zemin es adecuado desde el punto de vista de la ley y la justicia”, dijo. “Mis colegas y yo tenemos la certeza de que demandar a Jiang Zemin es un signo alentador. Demuestra que la conciencia jurídica del pueblo chino está mejorando.”

Los practicantes de Falun Gong, meditación tradicional china que incorpora enseñanzas morales, han presentado al menos 70 denuncias penales contra Jiang Zemin por delitos de lesa humanidad del 28 al 30 de mayo de 2015, en China, de acuerdo con Minghui, sitio web de Falun Gong que informa regularmente de la persecución en China.

Jiang Zemin es demandado porque él inició la persecución de la práctica en 1999, y utilizó todo el aparato del partido y del Estado en la implementación de esta campaña. Una cantidad desconocida de practicantes de Falun Gong, probablemente más de 100,000, según las estadísticas y estimaciones de los investigadores, fueron torturados a muerte en custodia o víctimas de la extirpación forzada de órganos. La cantidad de muertes es imposible de evaluar en la actualidad, porque el partido comunista trata de mantener control total de esta información en China.

Políticos canadienses piden liberar a una prisionera china

Lu Chen, Epoch Times

Dos diputados canadienses pidieron pública y enérgicamente a las autoridades chinas, la liberación de una practicante de Falun Gong que está en huelga hambre desde hace más de un mes.

15 de abril de 2014, Huang Jinlin muestra una pancarta durante una conferencia de prensa en Calgary, Canadá, para exigir la liberación de su hija Chen Yinghua (Foto: Wu Weilin/ Epoch Times)

Joan Crokatt, diputado del Centro de Calgary, declaró: “La vida de Yinghua Chen está en peligro. El padre de Chen es ciudadano de Calgary y de Canadá, ayer le impidieron ver a su hija presa en el Centro de Detención no. 2 de Shijiazhuang. Está muy preocupado por ella, como yo.”

Otro diputado, James Lunney, en representación de Nanaimo Alberni, anunció: “Queremos que se tomen medidas de inmediato.”

Los políticos actuaron en parte debido a los gritos de la madre de setenta y cinco años de Chen, Huang Jinling, que el 15 de abril dio una conferencia de prensa llorando delante del consulado chino en Calgary.

En un momento, Huang dijo en voz alta: “¡Ayuden a mi hija! Se está muriendo”.

Chen Yinghua fue detenida el 12 de marzo en Shijiazhuang, capital de la provincia de Hebei, mientras acompañaba a su sobrina Bian Xiaohui a visitar al padre encarcelado por practicar Falun Gong, disciplina espiritual tradicional china perseguida por las autoridades comunistas desde 1999.

Después de que la policía les negara la visita, Bian empezó a protestar frente a la prisión, mostrando una pancarta en la que estaba escrito: “Quiero ver a mi padre”. Chen quiso apoyar a Bian en ese momento y le tomó fotografías. Según explicó Huang, la madre de Chen, durante una rueda de prensa, ambas fueron detenidas después de la protesta.

Según datos oficiales, durante la década de los 90, más de 70 millones de personas practicaban en China la disciplina espiritual Falun Gong, que enseña los principios de Verdad, Benevolencia, Tolerancia. La persecución, que se inició en 1999, condujo a la detención y el encarcelamiento en campos de trabajo o prisiones de cientos de miles de personas, a menudo torturadas. Las “cárceles negras” y los centros de reeducación, donde los agentes tratan de inducir a los practicantes de Falun Gong a renunciar a sus creencias, se encuentran por toda China.

Chen comenzó una huelga de hambre en cuanto fue arrestada. Lan, su abogado, la describe como “muy flaca” y “cerca de la muerte”. Al padre no se le permite a visitarla. El viernes, la madre de Chen explicó que la policía quería forzarla a comer, pero la condición de su cuerpo no lo permite.

Según su padre, Chen Zhiming, dijo en entrevista telefónica, que su hija fue acusada de hacer “actividades religiosas heréticas que perjudican la aplicación de la ley”. A menudo, la policía utiliza esta acusación contra los practicantes de Falun Gong, pero los abogados chinos la ven como carente de fundamento jurídico.

Chen añadió: “Primero la arrestan, luego escogen un cargo para castigarla.”

Lo que me gustaría que hicieran los gobiernos occidentales

Qué el Partido Comunista Chino deje de asesinar gente por sus órganos

Jennifer Zeng

El 1º de noviembre de 2012, viajé por primera vez a Canadá para asistir al Festival de Cine Pensamiento Libre en Ottawa, con el premiado documental, “Free China, el valor de creer”. Esta película examina violaciones a los derechos humanos dentro de China, desde abortos forzados hasta la extracción de órganos a presos de conciencia, a través de la historia y experiencias del Dr. Charles Lee, empresario estadounidense de origen chino, y la mía; madre, escritora y ex miembro del partido comunista. Tanto Charles como yo, junto con cientos de miles de pacíficos ciudadanos chinos, nos han encarcelado, torturado y sometido a trabajos forzados por nuestras creencias espirituales en la práctica de meditación de Falun Gong.

Jennifer Zeng en la ceremonia de entrega de premios del Festival de cine Pensamiento Libre el 12 de mayo en Filadelfia. La película “China Libre” que narra la historia de sufrimientos de la Sra. Zeng durante la persecución en China por ser practicante de Falun Gong, se llevó los máximos honores del festival. (Edward Dai, Epoch Times)

Después de la proyección del documental, observé que el público se conmovió mucho con nuestras experiencias. Muchos se sorprendieron también por el grado de tortura física y psicológica que Charles y yo tuvimos que soportar, conocer del asesinato de practicantes de Falun Gong con el objeto de sacar provecho de sus órganos vitales. Una persona del público preguntó con enojo: “¿Qué ha hecho la ONU todos estos años?”

Otra persona del público, el diputado Bryan Hayes, del Partido Conservador, preguntó: “¿Qué le gustaría que hiciera el gobierno canadiense?”

David Kilgour, diputado del Parlamento de Canadá durante 27 años, y co autor de “Cosecha Sangrienta, el asesinato de practicantes de Falun Gong por sus órganos”, libro que ofrece un análisis exhaustivo, a partir de una intensa investigación, de la extracción de órganos a practicantes de Falun Gong aún con vida en China, respondió diciendo: “Bueno, en realidad hay 25 cosas que nos gustaría que el gobierno canadiense hiciera. El Ministerio de Relaciones Exteriores al menos podría publicar un aviso en su página web informando a los canadienses que si van a China por un trasplante de órgano, hay una gran probabilidad de que asesinen a alguien como Jennifer para poder usar sus órganos. ¿Todavía querría ir a China?”

A mí, me gustaría que el gobierno de Canadá, así como todos los gobiernos del mundo exigieran al Partido Comunista Chino que deje de perseguir a los practicantes de Falun Gong inmediatamente. Lo que incluye:

1. Dejar de asesinar a los practicantes de Falun Gong por sus órganos;

2. Liberar a todos los practicantes de Falun Gong encarcelados;

3. Levantar la prohibición a practicar Falun Gong, y permitir la publicación y distribución de libros de Falun Gong en China.

La pregunta aquí es ¿hasta qué punto el gobierno canadiense y los demás gobiernos están dispuestos a ir para que esto suceda? ¿Qué ha hecho el mundo para detener al Partido Comunista Chino y deje de matar a miles o decenas de miles de practicantes de Falun Gong por sus órganos? ¿Qué grado de crímenes atroces tienen que ocurrir antes de que los gobiernos estén dispuestos a hacer algo?

Han sido muchas veces, cuando los practicantes de Falun Gong han tratado de crear conciencia sobre la extracción de órganos, que la gente pregunta: “¿Dónde están las pruebas?” Cada vez que escucho esta respuesta, mi corazón se entristece mucho.

Los practicantes de Falun Gong son un grupo de ciudadanos pacíficos y respetuosos de la ley que no tienen en sus manos el poder del estado. Cuando Ana, la esposa de un médico chino, informó por primera vez en 2006 que su esposo había quitado córneas de los cuerpos vivos de más de 2000 practicantes de Falun Gong, y que miles de ellos estaban encarcelados en una instalación subterránea y podrían ser asesinados en cualquier momento, sentí como si escuchara la noticia más terrible de mis familiares desaparecidos.

Para mí, la lógica es muy clara. Si las acusaciones están allí, si personas tan respetables como David Kilgour y su co-autor David Matas usaron sus propios recursos y realizaron la investigación para demostrar que esto está pasando, si los médicos especialistas en trasplantes como el Dr. Jacob Lavee exclamó que esto ocurre en base a su criterio profesional, si 106 miembros del Congreso estadounidense han escrito al gobierno de los EE.UU. para exigir la divulgación de información relacionada con la extracción de órganos que pueda tener, ¿no es obligación de la ONU o cualquier otro gobierno que realmente respete la vida humana tomar medidas? ¿Por qué es tan difícil llevar a cabo nuevas investigaciones o publicar una advertencia o condena? ¿Se tiene preferencias o se selecciona al intentar defender la justicia? ¿Hay diferencia o se selecciona sobre el tipo de “justicia” que estamos dispuestos a defender? ¿Se puede seguir llamando justicia?

Claro, se hacen negocios con el Partido Comunista Chino, y el partido aún controla la fuerza militar más grande del mundo. Sin embargo, con el intento de deserción de Wang Lijun, ex jefe de policía de la ciudad de Chongqing, con la condena de Gu Kailai, la expulsión de Bo Xilai, más y más evidencias y la muestra de crímenes reales detrás de las acciones de estos hombres, a los que se les atribuye la extracción de órganos a practicantes vivos de Falun Gong, siguen surgiendo.

Un crimen de tal magnitud no se puede ocultar para siempre, el Partido Comunista Chino no es tan fuerte como nos imaginamos. Creo que cuando el delito de extracción de órganos se dé a conocer a la mayoría de los chinos, el partido colapsará.

Lo que se tiene que hacer ahora es poner la última gota que derrame el vaso. De lo contrario, cuando nuestros hijos o nietos nos pregunten: “¿por qué no hiciste nada para detener este crimen?” ¿Qué podemos decir?

Jennifer Zeng es la autora de “Testimonio: La lucha de una muer china por la libertad y por Falun Gong”. Antes de que la persiguieran en China por su creencia, fue investigadora y consultora en el Centro de Investigación de Desarrollo del Consejo de Estado, del gabinete estatal. Su historia aparece en el documental premiado, “China libre, el valor de creer”, co-producido por New Tang Dynasty Television y World2Be Productions.