Archivo de etiquetas| pesca

Kiribati: El paraíso que desaparecerá por el cambio climático

Por: Sandra Rodríguez
La Gran Época, México

kiribati-turismo

(Foto: viajesoceania.com)

Los lugareños miran impotentes el mar y a pesar de que luchar en contra de su fuerza es difícil, ellos siguen levantando vehementemente muros para impedir que las aguas inunden sus casas. Los que tienen menos recursos recolectan piedras coralinas para tal fin, mientras que los que pueden hacer buen dinero levantan sus muros de cemento y ladrillo. Sin embargo, todos temen por su futuro y se resisten a la idea de dejar su país y renunciar a sus raíces.

A pesar de las muchas controversias que desata la polémica del cambio climático, las consecuencias ya se ven en estas pequeñas islas que forman esta república. Para cualquiera, este lugar es a simple vista un paraíso tropical, pero si se ve de cerca, se evidencia el abandono de aldeas enteras y la constante migración forzada de sus pobladores a la capital, Taragua, para tratar de huir de la pobreza que han generado los efectos del cambio climático. No obstante, en la capital el problema es el mismo y se suman además la sobrepoblación, la falta de empleo y la dificultad para abastecer a la población a nivel alimentario.

Como lo indica el sitio web La Información, Kiribati, fue parte de la colonia británica de las islas Gilbert y Ellice. Este consta de 32 atolones y una isla de coral, entre Australia y Hawái con una extensión de 3,5 millones de kilómetros cuadrados de océano. Sus islas cuentan con una altura promedio de apenas 2 metros sobre el nivel del mar, lo que evidencia el peligro que corre este país ante el inminente aumento del nivel del océano.

coral_wall

(Foto: viajesoceania.com)

Los períodos de sequías y los de lluvias se han recrudecido, van a los extremos afectando la producción de alimentos locales y alterando significativamente la cantidad y calidad del agua dulce. Por otro lado, la vida de la isla se encarece porque tratar de mantener las carreteras y el territorio como tal, es muy costoso y además deben importar comida que no se produce allí, sin embargo, esto también ha alterado la dieta de los kiribatianos, provocando enfermedades como diabetes junto con el sobrepeso y todo lo que este padecimiento implica.

Tanto el gobierno como ciudadanos, por iniciativa propia, están creando programas para atacar de raíz los muchos problemas de la población y encarar con más herramientas los efectos del calentamiento global. Una maestra, por ejemplo, enseña con un grupo de nutricionistas cómo alimentarse debidamente con los productos de la isla que la gente no conoce tales como las plantas y flores comestibles, así como la preparación más sana y tradicional del pescado.

Esto tiene como fin rescatar los cultivos autóctonos, revitalizar el hábitat de las islas y estimular el cultivo para mermar los efectos inclementes del cambio climático, además de darle a la gente la opción de alimentarse mejor y prevenir enfermedades relacionadas con los malos hábitos alimenticios desarrollados por el alto consumo de gaseosas y alimentos procesados traídos de fuera.

Los niños tienen mucho miedo por el futuro y hablan del tema en sus clases. Temen morir por las inundaciones y perder su casa, su nación. Todos contemplan con preocupación y tristeza la idea de dejar su tierra y migrar a algún lugar lejano. Se rehúsan a perder su identidad cultural y que su legado se sumerja en el olvido junto con las islas.

Según informó en 2016 el New Zealand City, Ioane Teitiota pidió a la justicia neozelandesa que le aceptaran su solicitud de asilo como primer refugiado del cambio climático en el mundo. Sin embargo, se le negó ya que su demanda no cumplía los requisitos legales establecidos para el estatus de refugiado, es decir, Teitiota no es perseguido por algún grupo político o armado ni ha recibido amenazas de muerte en su contra. Teitiota continúa en Nueva Zelanda y ha apelado la decisión pues se niega a volver a Kiribati con su familia.

Por otro lado, la pesca es cada vez más difícil. Los pescadores no saben si esto se deba no solo a la sobrepoblación que aqueja a las islas, sino también al cambio climático. Se preocupan porque las corrientes parecen haber cambiado y llevar los peces a otro lugar, aunque reconocen que naturalmente la sobrepesca es la causa primera. Sin embargo, es evidente lo que sucede con el mar, su ritmo y sus ciclos, ya nada es como antes.

A pesar del panorama, los kiribatianos buscan soluciones y tratan de ver el futuro con esperanza. Buscan ganarle al mar territorio por medio de islas artificiales que están a cargo de un equipo japonés. Se están llevando estudios del territorio y llevan a cabo pruebas para determinar cómo realizar este mega-proyecto que por el momento podría ser la medida más efectiva en contra del hundimiento del archipiélago.

“Marea roja” en Chile, los pescadores piden ayuda al Estado

Los pescadores de la isla chilena de Chiloé, sin trabajo debido a la presencia de “marea roja”, que es la proliferación de algas tóxicas, sin duda ligada al calentamiento del océano, se manifestaron este miércoles para pedir ayuda al Estado.

160503233959_chile_marea_2_624x351_getty_nocredit

la marea roja dejó sin trabajo a los pescadores de Chiloé. (Foto: Getty Images)

Casi un millar de pescadores y sus familias bloquearon con sus neumáticos en llamas los caminos de acceso al embarcadero desde y hacia Chiloé, que se encuentra a unos 1,000 kilómetros al sur de Santiago.

La semana pasada, decenas de miles de machas, concha típica de Chile, se encontraron varadas cerca de esta isla, obligando a las autoridades a prohibir la extracción de mariscos en la región.

Las muertes masivas se deben a una “marea roja”, multiplicación de algas tóxicas, vinculada al calentamiento del agua bajo el efecto de El Niño.

En compensación, el gobierno ofreció a las 500 familias de pescadores afectados un bono de 100,000 pesos (150 dólares) cada una, una cantidad que los interesados consideraron insuficiente.

La presidente socialista Michelle Bachelet prometió considerar nuevas propuestas, pero advirtió que la economía chilena está actualmente en desaceleración.

Los manifestantes bloquearon caminos desde el lunes y no han permitido la descarga de los vehículos transportados por barco.

Se han detenido a doce personas desde que comenzaron las protestas. Las tiendas en la isla, que cuenta con 140,000 habitantes, estaban cerradas y las autoridades temen una escasez de alimentos.

La industria del salmón, que produce 800,000 toneladas al año y genera 3,500 millones de dólares en ingresos, también sufre por este conflicto.

Según los cálculos del sector, el bloqueo de caminos produce pérdidas de nueve millones de dólares al día. Chiloé concentra las dos terceras partes de las plantas de producción. Chile es el segundo mayor productor de salmón después de Noruega.

Japón: el enigma de los barcos fantasma

Barcos de madera a la deriva, esqueletos como única tripulación, inscripciones en coreano, Japón intenta desentrañar el misterio de los barcos fantasma aparecidos frente a sus costas.

barco-afp-620x349

Rescate de un barco fantasma en el puerto de Wajima, en la prefectura de Ishikawa el 21 de noviembre de 2015. (Foto: AFP)

Desde octubre, la guardia costera vio al menos 14 barcos hundidos en el Mar de Japón (Mar del Este para los coreanos), con más de dos docenas de cuerpos en estado de descomposición a bordo.

La única pista, algunos barcos llevan caracteres en coreano que se relacionan con Corea del Norte.

Una fuente confirmó el jueves el descubrimiento de un naufragio cerca de la isla de Sado. En el casco, de nuevo inscripciones en coreano, y al interior una mochila con una insignia en una foto de Kim Jong-Il, el difunto padre del dirigente norcoreano Kim Jong-Un, dijo un portavoz de la guardia costera, Hiromasa Suzuki.

No es la primera vez que la guardia costera hace tales descubrimientos. En los últimos cinco años, se identificaron 250 incidentes relacionados con barcos.

Sin embargo, hay muchos casos recientes en un periodo corto de tiempo.

Medios de comunicación japoneses, ávidos de todo lo que se refiere a Corea del Norte, vecino hostil e impredecible, de inmediato se ocuparon de la situación y enviaron reporteros para investigar el misterio.

Las relaciones de Tokio y Pyongyang están marcadas por la sospecha. Entre los años 1970 y 1980, Corea del Norte secuestró a ciudadanos japoneses para enseñar a los espías el idioma y las costumbres niponas. Aunque ha reconocido algunos secuestros, el destino de muchos es desconocido, y el tema sigue siendo muy sensible en Japón.

Al igual que muchos países, Japón también está preocupado por la investigación nuclear de los norcoreanos.

Una de las hipótesis es que estas personas tratan de escapar del severo régimen comunista, lo que es poco probable porque la gran mayoría de refugiados escapan por China para ir luego a Corea del Sur. Las evasiones por mar son raras.

Los expertos se inclinan más por la pista de pescadores perdidos, en un país que sufre de desnutrición, tratando de ampliar esta actividad económica y abastecerse de alimentos.

Casi todos los pescadores norcoreanos pertenecen a organizaciones gubernamentales o militares, que los presionan con la búsqueda de mayores capturas en aguas costeras cada vez más lejanas.

Los barcos son viejos y mal equipados, en caso de problemas mecánicos o de otro tipo, en alta mar, son muy vulnerables. En estas circunstancias, encuentran una muerte segura, sin combustible ni alimentos.