Archivo de etiquetas| socialismo

Historia oculta del comunismo

Recordando la brutalidad del Gulag: la obra de Alexander Solzhenitsin

Por: Gary L. Gregg

La Gran Época, Estados Unidos

alexandersolzhenitsyn-gettyimages-103853294-700x420

Rosas sobre la tumba del escritor y disidente ruso Alexander Solzhenitsin en Moscú el 6 de agosto de 2008. El escritor ruso, ganador del Premio Nobel, nos ayuda a recordar los horrores del socialismo, que hoy en día parecen ser olvidados por muchos en Estados Unidos y por el mundo. (NATALIA KOLESNIKOVA/AFP/Getty Images)

La Guerra fría terminó hace más de un cuarto de siglo. Cuando el viento del cambio comenzó a soplar en el bloque oriental y el Muro de Berlín finalmente cayó, muchos nos preguntamos qué nos depararía el futuro.

Recuerdo que, en el verano de 1990, al cruzar el valle del río Shenandoah en Virginia, con un líder experimentado del movimiento anticomunista, hablé de cómo sería la vida sin la amenaza soviética que dominaba nuestra política exterior.

“¡Nunca más debía quedarse con nosotros! Olvidaremos cómo fue y ¿será más fácil introducir el socialismo en Estados Unidos después de la desaparición de la Unión Soviética porque lo hemos olvidado?”, le pregunté. Estuvo de acuerdo en que esto era un gran peligro –Estados Unidos podría olvidar los horrores del socialismo cuando ya no es una doctrina armada que amenaza nuestra existencia.

La prueba de que gran parte de Estados Unidos ha olvidado los horrores del socialismo en el siglo XX parece estar emergiendo en los campus universitarios y entre los ciudadanos. Mientras que a los que crecimos durante la Guerra Fría nos resultará muy difícil de creer, e incluso estaremos en shock, el socialismo parece estar convirtiéndose en un sistema político y económico aprobado en Estados Unidos.

Algunos estudiantes, incluyendo algunos con los que hablé, ahora perciben a Marx, Lenin y Stalin con cierta nostalgia y extraña fascinación.

Más de 100 millones de personas murieron a manos de regímenes comunistas del siglo XX e incontables millones más pudieron haber sobrevivido físicamente a la tortura y la inanición forzada en los campos de trabajo y de educación dónde fueron llevados por sus “crímenes” (por pensamiento y oposición), pero nunca se recuperaron de ellos.

En el mes de diciembre pasado, tuvimos una oportunidad perfecta para revisar algunas de las brutales lecciones del siglo XX, ya que en ese mes conmemoramos el centenario del mayor testimonio del precio que el socialismo debe pagar si hablamos del comunismo soviético: Alexander Solzhenitsin.

Un patriota

¿Quién fue Alexander Solzhenitsin? Un gigante intelectual, un escritor con logros impresionantes y un patriota ruso que resistió lo que los comunistas habían hecho a su pueblo y amado país. Sin embargo, el ganador del Premio Nobel de Literatura ha sido olvidado en gran medida en las aulas estadounidenses y en nuestra conciencia pública de hoy.

Al olvidar públicamente a Alexander Solzhenitsin y la lectura de sus libros, hemos perdido gran parte del material imaginario que una vez nos armó contra las atracciones del poder gubernamental y las visiones políticas imbuidas de su propia superioridad. Revisar su trabajo hoy traería mucha claridad moral a nuestro discurso político.

Alexander Solzhenitsin nació en Kislovodsk, Rusia, el 11 de diciembre de 1918, sólo unos meses después de la muerte de su padre. Fue criado por su madre soltera y estudió matemáticas, filosofía e historia.

Durante sus estudios y hasta la Segunda Guerra Mundial, no pareció cuestionar la validez del sistema soviético.

Sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial, Solzhenitsin comenzó a cuestionar al régimen al examinar los crímenes de guerra cometidos contra civiles alemanes.

Su gran error fue escribir sobre tales preocupaciones en lo que él consideraba una carta privada a un amigo de confianza. Sin embargo, bajo gobiernos totalitarios, no hay cartas privadas (o pensamientos) y muy pocos amigos de confianza.

Aunque fue un soldado condecorado al servicio de la URSS, A. Solzhenitsin fue encarcelado por expresar sus preocupaciones. Finalmente fue condenado a ocho años de prisión en un campo de trabajo y puesto en el exilio interno permanente tras ser liberado vivo de su estancia en esos lugares.

Comenzó a escribir en la cárcel, incluso memorizando largos poemas y prosa porque no tenía pluma ni papel. Lo que finalmente produjo fue un conjunto de obras que se encuentra entre los grandes de la literatura rusa y que no tiene parangón al abrir una ventana a la deshumanización del terror socialista.

Obras maestras

Su gran obra maestra, El archipiélago Gulag, publicada en 1973, consta de múltiples volúmenes que se cita con mucha más frecuencia como referencia que como lectura, pero recientemente se ha vuelto a publicar una versión abreviada en una edición asequible y accesible con un prefacio de Jordan Peterson.

Sus libros El Pabellón del Cáncer y El Primer Círculo son también una brillante visión de las consecuencias humanas de un gobierno totalitario. Pero si está leyendo al escritor ruso Solzhenitsin por primera vez, permítame recomendarle que empiece con su novela corta Un día en la vida de Iván Denissovich, que como su nombre indica, sigue un día en la vida de un detenido en un campo de prisioneros soviético.

El lector se deja llevar por el protagonista Iván, que lucha por mantener una apariencia de humanidad dentro de los muros de un sistema carcelario de lo más inhumano. Usted lo ve arriesgándose a un severo castigo por esconder una miga de pan en su colchón, con el cual espera raspar el último alimento que le queda en un posible tazón de avena. Usted ve a los prisioneros referidos por números sin sentido en lugar de por los nombres que sus padres escogieron para ellos o cuyos amigos los apodaron. Se ve la dureza de los inviernos rusos sin botas y guantes adecuados, y la lucha por dar sentido a la vida más allá de la simple supervivencia animal en medio de la represión.

Solzhenitsin fue finalmente expulsado de su país natal y vivió en Vermont, Estados Unidos, durante las dos últimas décadas de la existencia de la Unión Soviética. Aunque fue un recluso, sus escritos han alimentado la imaginación de muchos de los que lucharon contra las fuerzas deshumanizadoras del siglo XX. También desafió a Occidente, regañándonos por nuestra propia pérdida de conciencia y por el creciente materialismo.

Este centenario del nacimiento de Solzhenitsin es un buen momento para recordar a la gente, la inhumana brutalidad del totalitarismo en el mundo, y no hay mejor manera de hacerlo que leyendo y compartiendo su trabajo.

Gary L. Gregg ocupa la Cátedra Mitch McConnell de Liderazgo en la Universidad de Louisville, donde también es director del McConnell Center for Political Leadership. Es autor o editor de una docena de libros, incluyendo sus novelas para jóvenes adultos publicadas en la serie Remnant Chronicles.

Versión original

Traducción Lucía Aragón

Socialismo, el sueño que genera pesadillas

En la China de Mao, al menos 80 millones de hombres, mujeres y niños murieron para crear un “paraíso de los trabajadores”

Por: Richard Ebeling

La Gran Época, Estados Unidos

sanders-700x447

Partidaria del candidato Bernie Sanders con motivo de las primarias de New Hampshire el 9 de febrero de 2016. Los milenials se sintieron atraídos por la visión utópica del socialismo. Olvidan que la realidad del siglo XX fue muy diferente. (Win McNamee / Getty Images)

Las encuestas del año pasado muestran que más del 50 por ciento de los milenials tienen una visión positiva del socialismo, en detrimento de los sistemas económicos y las sociedades de mercado. Las encuestas también revelan que cuando se les pide que expliquen lo que quieren decir con “socialismo”, generalmente presentan una imagen vaga de un gobierno que “cuida de la gente” y les proporciona “cosas gratis”.

Esto es lo que sucede cuando una nueva generación [nacida aproximadamente entre principios de los 80 y finales de los 90, ed.] no conoce la realidad de la historia contemporánea.

Es una lástima, porque el siglo pasado ejemplifica mucho mejor que cualquier experimento de laboratorio las consecuencias devastadoras que sufren las sociedades que han aceptado, o se han visto obligadas a aceptar, los sistemas totalitarios de gobierno.

El 7 de noviembre de 2017 se cumplió el centenario de la Revolución Socialista Rusa dirigida por Vladimir Lenin. Lo que, según las declaraciones de sus líderes, y la creencia de la mayoría de sus seguidores, crearía un brillante y hermoso “nuevo mundo”. Sin embargo, en retrospectiva, se puede decir que el resultado fue más bien un reino de terror.

El costo humano para la realización del socialismo

El politólogo R.J. Rummel (1932-2014) dedicó su carrera al estudio de los efectos de las dictaduras y guerras del siglo XX en la humanidad. Según sus cálculos, el régimen soviético mató a más de 64 millones de personas entre 1917 y 1986. En la China de Mao Zedong, desde su ascenso al poder en 1949 hasta su muerte en 1976, al menos 80 millones de hombres, mujeres y niños habrían muerto para crear un “paraíso de los trabajadores”.

Si añadimos las personas que murieron en el curso de los intentos de crear sociedades socialistas en otros países durante el siglo XX, el total supera con creces los 150 millones de personas.

Estas decenas de millones de seres humanos inocentes y desarmados fueron asesinados por ejecuciones, torturas, campos de trabajo o por hambre. Al mismo tiempo, los que sobrevivieron en estas sociedades experimentaron la realidad y el fracaso de la planificación socialista central.

La propiedad privada y la libre empresa fueron abolidas. El gobierno nacionalizó o reguló fuertemente la producción agrícola e industrial. Qué se tenía que producir, cómo y dónde se tenía que producir, qué calidad y en qué cantidad, todo tenía que ser establecido por los departamentos gubernamentales de planificación centralizada. Desde pasta de dientes hasta papel higiénico, desde ropa hasta maíz enlatado, los burócratas del gobierno determinaron la disponibilidad de todos los bienes, y a quién deben ser asignados.

La decadencia generada por la planificación gubernamental

Aquellos que fueron regularmente a esos territorios por trabajo, durante los últimos años de la Unión Soviética, por ejemplo, fueron testigos de este fenómeno por sí mismos.

Teóricamente, se suponía que las tiendas de Moscú serían el escaparate del socialismo, y de hecho las estanterías siempre carecían de los productos que a la gente le hubiera gustado comprar, mientras que estaban llenas de esos productos de mala calidad que nadie quería comprar.

Dado que las empresas privadas habían sido abolidas hacía mucho tiempo y que “ganar” era ilegal, no se alentó a los líderes de las empresas gubernamentales a producir y vender lo que los rusos realmente querían comprar. A diferencia de las empresas privadas, no tenían que preocuparse por satisfacer la demanda de los consumidores, lo que normalmente da lugar a pérdidas y ganancias. De hecho, los gerentes de las empresas gubernamentales sólo tenían que alcanzar las cuotas de producción establecidas por los departamentos de planificación centralizada. Si llegaban a ellos, conservaban su lugar, recibían premios, tenían acceso a tiendas especiales e incluso el gobierno les permitía elegir el lugar de vacaciones al cual ir.

Todo esto estimuló la proliferación de la corrupción y el mercado negro. Como en las tiendas oficiales del gobierno no era posible obtener lo que se necesitaba o deseaba, era necesario ponerse en contacto con aquellos que tenían acceso directo a esos bienes, y luego hacer que se los dieran los unos a los otros mediante “sobornos” o “favores”.

La farsa de las libertades civiles en las sociedades socialistas

Al mismo tiempo, dado que el gobierno era responsable de la producción y suministro de todo, el arte, la literatura, la música y la cultura en general también dependían de los propios departamentos de planificación del gobierno para proporcionar camisetas, emparedados y jabón.

La constitución soviética hablaba de libertad de expresión y de prensa, libertad de religión y libertad de asociación. Pero en realidad el gobierno los controlaba y los limitaba a todos de acuerdo a sus propios objetivos y a la ‘necesidad’ de frenar y prevenir cualquier forma de descontento o de disidencia política.

Al revisar los suministros de papel y las impresoras, los únicos libros, periódicos y revistas que se publicaron fueron los aprobados por la dirección del gobierno socialista. Y no se permitía que las visiones contradictorias se manifestaran a la luz del día.

Por supuesto, los estudios de grabación musical y los equipos de producción de cine y televisión también estaban bajo el control y la dirección del gobierno. La única música, películas y programas de televisión disponibles eran aquellos que los planificadores socialistas consideraban que estaban en línea con una visión socialista, y con una visión “positiva y saludable” de la sociedad, según lo establecido por los funcionarios del gobierno en los departamentos de planificación central.

De hecho, había un mundo clandestino de música, libros y películas prohibidas, pero los que fueron descubiertos en posesión de estos objetos, ya fueran vendedores o compradores, corrían el riesgo de pasar mucho tiempo en la cárcel, en campos de trabajos forzados, o incluso de ser ejecutados como una barrera “contrarrevolucionaria” o “enemiga del pueblo”.

La inevitabilidad de la dictadura socialista

De hecho, el socialismo no conduce realmente a esa sociedad “justa y equitativa” que mucha gente ha imaginado, sino más bien a un mundo sombrío, sucio y descorazonador en el que los hombres deben ajustarse unilateralmente a los dictados del Estado y de los planificadores. Con la abolición de la empresa privada, el gobierno se convierte en el único empleador. Todo el futuro de las personas en términos de carrera, trabajo, salario, expectativas y calidad de vida, pasa de sus propias manos a las de quienes detentan el poder político.

En la práctica, este ha sido el socialismo en todos los países que han intentado realizar plenamente el sueño de un mundo sin libertad de empresa, libertad personal y libertad de asociación.

El resultado sería el mismo si la generación de milenials realizara realmente su sueño de vivir un futuro socialista.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente las opiniones de La Gran Época.

Richard M. Ebeling es un distinguido profesor de ética y gestión de libre empresa en el Citadel Military College de Charleston, Carolina del Sur.

Artículo en inglés: Millennials Dream of Socialism–It Will End a Nightmare

Traducción de Lucía Aragón