Archivo de etiquetas| trasplante de órganos

Jiang Zemin, 91 años de edad y 209 mil procesos por crímenes de lesa humanidad

Por: La Gran Época Inspired

985fbbcbbad258820ad3067455c67b2c-700x447

Jiang Zemin. (Foto: Getty Images/ Feng Li)

Puede describirse con razón como el líder político más brutal, malvado y cruel que la historia moderna haya visto jamás. Nacido el 17 de agosto de 1929, el ex dictador chino, Jiang Zemin, es también famoso por haber llegado al poder a través del soborno y el crimen, demostrando ser el tirano más astuto e insensato de nuestro tiempo.

El primero de mayo de 2015, la adopción de una nueva ley dio a los chinos la oportunidad de denunciar a un ejecutivo del PCCh, aún en funciones o en libertad. Desde entonces, una ola de juicios contra Jiang Zemin comenzó a llegar de toda China y de todo el mundo: hasta el 15 de julio de 2016, más de 209 mil ciudadanos chinos habían denunciado al ex dictador por crímenes de lesa humanidad.

Jiang ha sido acusado por genocidio, tortura y crímenes de lesa humanidad en 30 países, entre ellos Estados Unidos, Suiza, Australia, Bélgica, España, Taiwán, Alemania y Canadá. La avalancha de procesos penales contra el ex dictador comunista, es la demanda internacional de derechos humanos más relevante del siglo XXI.

7-ntd-jiang-zemin-lawsuits-4-667x400

(Foto: Epoch Times/ Edward Dai)

Durante su mandato al frente del Partido Comunista Chino de 1989 a 2002, causó daños inconmensurables a China, llegando a su punto más bajo el 20 de julio de 1999, cuando ordenó personalmente un verdadero genocidio para “aniquilar” a Falun Gong, una antigua práctica de meditación con fundamento en los principios de verdad, compasión y tolerancia.

Según las minutas del PCCh, en principio la mayoría de sus altos dirigentes y los representantes del Politburó se habían negado a unirse a la persecución, ya fuera por una evidente opacidad política o porque conocían los beneficios de la práctica espiritual para los individuos y la sociedad en su conjunto. Y, en varias ocasiones antes de 1999, incluso el régimen comunista chino había apoyado a Falun Gong.

La furia de Jiang no dejó a los dirigentes del Partido Comunista Chino ningún margen de maniobra. En una carta a los líderes, Jiang escribió: “¿Los miembros del Partido Comunista, armados con marxismo, materialismo y ateísmo, no pueden derrotar a Falun Gong? ”.

Durante los siguientes veinte años, cientos de miles (si no millones) de practicantes de Falun Dafa han sido detenidos sin juicio (o después de juicios falsos), sometidos a tratos inhumanos y tortura en prisiones, centros de detención y hospitales psiquiátricos.

En un esfuerzo por destruir Falun Gong, la furiosa locura asesina de Jiang Zemin fue más allá de todos los límites: Movilizó a la policía militar, la seguridad pública y los servicios secretos, desvió enormes cantidades de recursos financieros y humanos del país para su campaña personal de terror. Con el fin de manipular la opinión pública en contra de Falun

Gong, usó el sistema de propaganda del PCCh para desinformar y difamar esta inofensiva práctica espiritual.

8-2003-5-13-tam_brutal-1-1-563x400

©minghui.org

Esta campaña de difamación y desinformación total ha revelado uno de los hechos más graves: la falsa “auto-inmolación” de los practicantes de Falun Dafa, escenificada en la Plaza de Tiananmen el 23 de enero de 2001, continuamente difundida por la televisión, la radio y los periódicos del régimen para exacerbar la persecución.

Curiosamente, un régimen que había hecho todo lo posible por impedir la información sobre monjes budistas tibetanos que realmente se sacrificaban, escenificó meticulosamente una falsa autoinmolación, incluso instalando cámaras desde diferentes ángulos, para asegurarse de que todos los chinos estuvieran “informados” de la “locura” de lo que –desde julio de 1999 – los órganos de propaganda del PCCh empezaron a definir como una “secta peligrosa y malvada”.

Más tarde, el fiasco fue desenmascarado por la Agencia Internacional para la Educación y el Desarrollo en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra y lo calificó de “conspiración” del régimen para engañar al pueblo chino.

En su masacre, Jiang Zemin también involucró a las familias de los practicantes y a los supervisores de sus unidades de trabajo. La directiva era clara: “arruinar la reputación de los practicantes de Falun Gong, destruirlos financiera y físicamente” y, además, “si un practicante es golpeado hasta la muerte, era, y se sigue considerando un suicidio”.

13-ntd-persecution-china-5

(Foto: Epoch Times/ Benjamin Chasteen)

En consecuencia, las autoridades del partido podían hacer cualquier cosa con los practicantes de Falun Gong. Incluso ordenan a los estudiantes de medicina y a los médicos que extirpen por la fuerza sus órganos aún estando vivos y vendan los cuerpos a ciertas compañías que ‘plastinan’ cadáveres.

Ethan Gutmann, conocido escritor e investigador estadounidense, encontró que entre 2000 y 2005, unos 65 mil practicantes de Falun Gong fueron asesinados en secreto por la industria de trasplantes. Desde entonces, este horror ha seguido aumentando, hasta el grado de que hoy se estima que se han realizado entre un millón 500 mil y dos millones 500 mil trasplantes. Y sigue así hasta el día de hoy.

En 2014, el ex Director de Salud del Ejército Chino y jefe del Departamento General de Logística, Bai Shuzhong, en una investigación encubierta de la Organización de Investigación de la Fiscalía de Falun Gong en Estados Unidos, confirmó que fue el propio Jiang Zemin quien ordenó la extracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia: “Luego, fue el ex Primer Ministro Jiang… hubo una orden, una especie de instrucción, que decía que estaba haciendo esas cosas, trasplantes de órganos… Porque entonces, después de que el ex Primer Ministro Jiang emitió la orden, trabajamos en contra de Falun Gong”.

En el silencio generalizado, el millonario de Hong Kong, Zhu Keming, fue uno de los primeros en presentar valientemente una denuncia penal contra Jiang ante los más altos tribunales chinos el 25 de agosto del 2000: “Muchas familias de practicantes han sido destruidas por la persecución; algunos han muerto por sus órganos, ¿acaso podemos permanecer indiferentes?”.

Artículo en inglés:  This 92-year-old dictator has 209,000 lawsuits piled up against him, and this is still happening

Traducido por: Lucía Aragón

Libro presenta la práctica macabra de la extirpación de órganos en China

Joan Delaney, Epoch Times

De dónde provienen exactamente los órganos utilizados para abastecer la lucrativa industria del trasplante en China, es una pregunta espinosa abordada en Órganos de Estado: abuso de trasplantes en China.

El candidato al Premio Nobel de la Paz, David Matas, habla en la presentación en Australia de su último libro Órganos de Estado: abuso de trasplantes en China. (Sonya Bryskine/ The Epoch Times)

El candidato al Premio Nobel de la Paz, David Matas, habla en la presentación en Australia de su último libro Órganos de Estado: abuso de trasplantes en China. (Sonya Bryskine/ The Epoch Times)

Editado por David Matas, abogado de derechos humanos en Winnipeg y por el Dr. Torsten Trey, director ejecutivo de Médicos contra la extracción forzada de órganos. Órganos del Estado es una colección de ensayos sobre la práctica ilegal de la extracción forzada de órganos de prisioneros en China, incluyendo los prisioneros de conciencia de Falun Gong.

Desde su lanzamiento inicial en junio, el libro tuvo varias presentaciones para llamar la atención hacia el problema.

La explicación oficial sobre el origen de los órganos trasplantados en China, país que no tiene un programa nacional de donación de órganos, es que los órganos provienen de los condenados a muerte.

Sin embargo, Trey encuentra fallas en esta historia, señalando que poco después de la prohibición de Falun Gong o Falun Dafa por el régimen chino en 1999, y el encarcelamiento de decenas de miles de practicantes, que han “servido de banco viviente pero sin su consentimiento como donadores de órganos.”

“Una vez que la sangre y tejidos correspondan con el receptor del trasplante, asesinan al practicante de Falun Gong seleccionado y extraen sus órganos”, escribió Trey en su ensayo.

Aunque no existe una cifra oficial, Matas estima que para proporcionar 10,000 trasplantes, asesinan a 1,000 presos condenados a muerte cada año por sus órganos, 500 trasplantes provienen de donantes de familiares; 500 de uigures, tibetanos y cristianos; y 8,000 de practicantes de Falun Gong.

La historia de la extirpación forzada de órganos a practicantes de Falun Gong en China apareció por primera vez en marzo de 2006, cuando un médico militar chino, un empleado del hospital y un periodista revelaron que mataban a miles de practicantes por sus órganos en los campos de trabajos forzados y hospitales de todo el país.

Más tarde en ese año, Matas fue coautor de un informe de investigación que muestra la extracción generalizada de órganos a practicantes de Falun Gong. El informe encontró que entre el año 2000 y 2005, hubo 41,500 trasplantes cuya única explicación son los practicantes de Falun Gong.

Los ensayos en Órganos del Estado proporcionan hechos, estadísticas, testimonios y postulan que matar a prisioneros por sus órganos es una violación a la ética médica más elemental.

Los autores también comparten su punto de vista sobre la manera de combatir la práctica e influir en los cambios con la esperanza de detener la extracción forzada de órganos en China.

“Cualquier persona preocupada por la ética médica sentirá escalofríos pero también alentado por este libro, escalofríos por la gran cantidad de prisioneros de conciencia, asesinados por sus órganos y alentados por las personas importantes en la profesión médica que se levantan para luchar en contra de este abuso”, dijo Matas en un comunicado de prensa.

Iniciativas internacionales contra el tráfico de órganos de practicantes de Falun Gong en China

David Kilgour*

Naciones Unidas

David Kilgour en una reciente conferencia en la Universidad McGill (Evan Ning/The Epoch Times)

Desde 2006, varios Relatores Especiales de la ONU han pedido al gobierno de China una explicación sobre las acusaciones de extirpación de órganos a practicantes aún con vida de Falun Gong. Pidieron al régimen que diera una explicación completa que refutara las afirmaciones, pero el gobierno chino no ha dado una respuesta significativa.

Los siguientes son dos puntos planteados por los Relatores:

  • “La extracción de órganos que se ha infligido a muchos practicantes de Falun Gong en una amplia variedad de ubicaciones con el propósito de poner a disposición órganos para trasplantes. Los practicantes recibieron inyecciones para inducir un paro cardíaco, y por lo tanto murieron en el transcurso de la cirugía de extirpación de sus órganos o inmediatamente después.”
  • “Se ha informado que empleados de los centros de trasplante indican que han utilizado órganos de practicantes de Falun Gong para trasplantes. Funcionarios de varios centros de detención han indicado que los tribunales están involucrados en la administración del uso de esos órganos.”

Pekín respondió con una negativa categórica. Los relatores, sin embargo, insistieron: “Recibimos nuevos informes sobre la extirpación de órganos a presos condenados a muerte y practicantes de Falun Gong[i]” e “información recibida de que los practicantes de Falun Gong fueron objeto de torturas y malos tratos en prisiones y que algunos de ellos fueron utilizados para trasplantes de órganos.”

En 2008, el Comité de la ONU contra la Tortura recomendó a las autoridades chinas, investigar y sancionar a los responsables de extirpación forzada de órganos de los practicantes de Falun Gong.

Parlamento Europeo

En septiembre de 2006, el Parlamento Europeo llevó a cabo una audiencia y adoptó una resolución condenando la detención y tortura a los practicantes de Falun Gong, y expreso su preocupación por las denuncias de extracción de órganos, el tema también fue planteado por la dirección de la UE liderazgo de la troika a través del Ministro de Relaciones Exteriores finlandés en la cumbre UE-China de este año en Helsinki.

En diciembre de 2009, la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo celebró audiencias sobre el abuso de trasplantes de órganos en China. Su resolución del 19 de mayo de 2012[ii], “Plan de acción en la donación y trasplante de órganos (20092015)”, dice en parte:

“Tome nota del informe de David Matas y David Kilgour del asesinato de miembros de Falun Gong para vender sus órganos, y pide a la Comisión presente un informe sobre estas acusaciones, junto con otros casos, al Parlamento Europeo y al Consejo[iii].”

El 6 diciembre de 2012, la extirpación de órganos en China fue uno de los temas principales en una audiencia de Derechos Humanos en China, en el Parlamento Europeo, se contó con el testimonio de David Matas.

Australia

En 2006, el Ministerio de Salud de Queensland terminó con los programas de formación en las técnicas de trasplante de órganos para médicos chinos en los hospitales Príncipe Carlos y Princesa Alejandra, así como la prohibición de los programas conjuntos de investigación en materia de trasplantes de órganos. En Nueva Galés del Sur, el diputado David Shoebridge propuso que sea ilegal para los ciudadanos australianos recibir órganos que provengan del tráfico ilegal.

Taiwán

En 2007, Hou Sheng-mao, ex Director del Departamento de Salud, informó que los doctores taiwaneses no recomiendan a sus pacientes viajar a China para recibir un trasplante. El Colegio de Abogados de Taipéi aprobó recientemente una resolución, condenando el “turismo de órganos” en China.

Canadá y Bélgica

En 2006, dos senadores belgas presentaron al Parlamento una ley que aborda el turismo de trasplantes de órganos. En 2008, el ex diputado canadiense Boris Wrzesnewskyj presento en la Cámara de los Comunes una legislación extraterritorial que prohíbe el “turismo del trasplante”. Penalizaría al paciente que reciba el trasplante de órgano sin el consentimiento del donador, cuando el paciente tenía conocimiento de la ausencia de consentimiento.

Israel

Israel aprobó en 2008, a instancias del Dr. Lavee y otros especialistas del trasplante, una ley que prohíbe la venta e intermediación de órganos y terminar su financiamiento a través el sistema de seguro de trasplantes para ciudadanos israelíes. También ofreció algunas iniciativas interesantes de fomento de donación de órganos para sus ciudadanos, incluido dar prioridad a las personas que firmaron tarjetas de donante. Después de promulgar el proyecto de ley, el “turismo de órganos” de israelíes en China cesaron de inmediato.

Francia

La diputada Valerie Boyer y otros miembros de la Asamblea Nacional propusieron una ley en 2010, que establece los requisitos de certificación y presentación de informes similares a los de Canadá. Sería necesario que cada residente francés que se someta a un trasplante de órganos en el extranjero, adquiera, en un plazo de 30 días, la certificación que acredite que el órgano fue donado y no pagado. El receptor debe proporcionar el certificado a la Agencia Biomédica francesa antes de regresar a Francia.

El 3 de octubre de 2012, 106 miembros del Congreso escribieron a la entonces Secretaria de Estado Clinton, instándola a conocer información sobre la extirpación de órganos en China de los practicantes de Falun Gong y otros presos políticos y religiosos, y dieran a conocer la información que tuvieran del ex alcalde de Chongqing, Wang Lijun, que se piensa proporcionó durante su breve paso por el Consulado de los EE.UU. en febrero. Wang y Bo Xilai, ahora en prisión, estuvieron activamente involucrados en la extirpación de órganos.

El Departamento de Estado ha reconocido en su informe de Derechos Humanos 2011, publicado en mayo 2012, que “los medios de comunicación nacionales y extranjeros y grupos de apoyo continúan denunciando casos de extirpación de órganos, en particular de practicantes de Falun Gong y uigures.”

http://www.state.gov/j/drl/rls/hrrpt/humanrightsreport/index.htm#wrapper

Desde junio de 2011, la solicitud de visa en internet para no-inmigrante, forma DS-160, requiere la siguiente información del solicitante: “¿Alguna vez ha estado directamente involucrado en el trasplante coercitivo de órganos o tejidos humanos corporales?”

ONGs y organizaciones médicas

Varias ONGs y organizaciones médicas han emitido declaraciones instando a investigar y poner medidas para detener la extirpación forzada de órganos de presos de conciencia y en particular de Falun Gong. Ejemplos:

  • En 2007, la Sociedad de Trasplantes presentó una nueva política de relaciones con China, contra el uso de los órganos de presos.

https://www.dafoh.org/TTS__policy_on_Interactions.php

  • La norma de la AMM (Asociación Médica Mundial), incluye en un párrafo que la donación de órganos de presos no es aceptable en países donde se practique la pena de muerte. Se trata de una nueva política.
  • La ONG Médicos contra la Extracción Forzosa de Órganos (DAFOH, por sus siglas en inglés) tiene por objeto promover normas éticas en medicina y terminar con la extirpación de órganos en China, en 2012, DAFOH presentó varias peticiones en Europa, Australia y EE.UU. (incluyendo la llamada White-House Petition) para pedir el fin de la extirpación de órganos en China y su posterior investigación a través de la UNHRC. En 3 meses, las peticiones han obtenido 250,000 firmas.

Iniciativas individuales recientes

  • En julio de 2012, el Dr. Torsten Trey y David Matas publicaron un libro sobre el abuso de trasplantes en China, incluyendo el asesinato de presos de conciencia de Falun Gong. El libro, Órganos del Estado, es una colección de ensayos escritos por médicos y otros comentaristas que consolida evidencia de estos abusos, se analizan sus implicaciones éticas, y da una idea de cómo combatir estas violaciones.
  • El 2 de diciembre de 2012, tres médicos, Arthur Caplan, Alejandro Centurión y Xu Jianchao, iniciaron una petición pidiendo a Obama investigar y ayudar a detener la extracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong en China. La petición se publica en la sección “We the people” del sitio web de la Casa Blanca. La dirección electrónica de la petición en: http://wh.gov/5Jmn.

Por desgracia, estas y otras iniciativas aún no han detenido el tráfico de órganos de “donantes” involuntarios en toda China.

China

El régimen chino ahora acepta que el abastecimiento de órganos de presos es inadecuado. El ex Viceministro de Salud, Huang Jeifu, en 2009, dijo que los presos ejecutados “definitivamente no son una buena fuente de trasplantes de órganos. “En 2005, admitió que más del 95% de los órganos trasplantados en China provenían de prisioneros ejecutados. El partido-estado había negado que usara órganos de prisioneros antes de admitirlo. Huang admitió hacer 100 trasplantes de hígado anuales.

En 2006, la resolución de la Asociación Médica Mundial exigió a China que deje de usar prisioneros como donantes de órganos, y en 2007, la Asociación Médica China accedió a hacerlo.

En 2010, en una conferencia de trasplante en Madrid, Huang dijo que entre 1997 y 2008 China había realizado más de 100, 000 trasplantes, más del 90% de los órganos son de presos ejecutados.

En febrero de 2012, Huang declaró de nuevo que la práctica de extirpación de órganos a presos sigue hoy en China, pero que el gobierno planea eliminarla en 2015 y crear un plan nacional de donación. Esto será muy difícil de conseguir en parte porque muchos chinos no están dispuestos a donar sus órganos.

Antes de que el partido-estado pudiera abolir la extracción de órganos de presos ejecutados, decenas de miles más serán asesinados para sacar sus órganos. Desde que Matas y yo comenzamos nuestro trabajo voluntario, el número de personas condenadas a muerte y luego ejecutadas ha disminuido, pero la cantidad de trasplantes, después de un ligero descenso, alcanzó los niveles anteriores. Dado que las únicas otras fuentes sustanciales de órganos para trasplantes en China, además de Falun Gong, son los presos condenados a muerte, una disminución en el abastecimiento de esa población significa un aumento en el abastecimiento de Falun Gong.

En el pasado, la pena de muerte se administraba por arma de fuego, pero ahora la inyección letal es la práctica más común para la conservación de los órganos. La mayoría de las ejecuciones en China toman lugar en autobuses aparcados junto a los hospitales.

Responsabilidad social de las farmacéuticas

Algunas compañías farmacéuticas, como Novartis y Pfizer, han retirado voluntariamente medicamentos anti-rechazo en China debido a las preocupaciones éticas. Hoy, sin embargo, se necesita una regulación nacional vinculante. Arne Schwarz en los Órganos del Estado y David Matas en un discurso detalla una amplia gama de pruebas de medicamentos anti-rechazo hechos en China. Algunos se llevaron a cabo en los hospitales donde, nuestros investigadores telefónicos obtuvieron la admisión de que vendían órganos de practicantes de Falun Gong.

Recomendaciones

A Matas y a mí nos gustaría animar a los legisladores de todo el mundo a considerar nuestras recomendaciones, entre ellas instar al partido-estado en China a:

  • Poner fin a la represión a Falun Gong.
  • Terminar con la extirpación de órganos de todos los prisioneros
  • Retirar a las fuerzas armadas del negocio de trasplante de órganos
  • Establecer y reglamentar un sistema de donación de órganos legítimo
  • Abrir todos los centros de detención, incluidos los campos de trabajos forzados a la investigación, y
  • Liberar a Gao Zhisheng y a muchos otros presos de conciencia

Poner en práctica las siguientes medidas hasta que cese la extirpación de órganos a presos:

  • Los médicos extranjeros no deben viajar a China para dar formación en cirugía de trasplante
  • Las contribuciones presentadas en las revistas médicas sobre la experiencia en trasplantes en China debe ser rechazada, y
  • Las compañías farmacéuticas de todo el mundo deben excluir por medio de su gobierno nacional de exportar a China cualquier medicamento usado únicamente en la cirugía de trasplante.

Conclusión

Cualquier gobierno responsable debería adoptar medidas para combatir las violaciones a los trasplantes de órganos: la legislación extraterritorial, informes obligatorios del turismo del trasplante, y que los sistemas de seguro de salud no paguen un trasplante en el extranjero, prohibir la entrada a los implicados en el tráfico de órganos.

Muchos de nosotros dentro y fuera de China debemos alzar nuestras voces para lograr un mayor impacto, no sólo porque es necesario por decenas de millones de practicantes de Falun Gong y sus familias, que han desarraigado por todo el país, sino también porque es bueno para China y la comunidad internacional en su conjunto. Todos queremos una China que disfrute del estado de derecho, la dignidad para todos y un gobierno democrático.


[ii] 2009/2104(INI)

[iii] Párrafo 39.

*David Kilgour fue Secretario de Estado para Asia Pacífico en Canadá, América Latina y África. Fue diputado en el Parlamento Canadiense desde 1979 hasta el año 2006. Ahora está jubilado pero sigue activo en los asuntos de derechos humanos internacionales, estuvo nominado para el Premio Nobel de la Paz 2010.